Carátulas de libros de Cajamarca - 2022

 

 

Ir a Presentación    Ir a Carátulas de libros    Ir a Página Literaria

 

 

 

En este año 2022, hay poca publicación de libros en la Región Cajamarca,

o mejor, no tengo conocimiento de las publicaciones de libros

que se están realizando en la Región Cajamarca; inicio esta sección

publicando la carátula del libro "José Sabogal" de Santiago Salazar Mena

gracias al obsequio que me hiciera el educador y economista cajabambino

Gamaniel Guillermo Silva Rodríguez, a quién reitero mi agradecimiento.

Seguiré en la búsqueda de más carátulas para nutrir esta sección tan importante

de dar a conocer los libros que se publican en nuestra Región. / jcpa.

Cajamarca, 30 de mayo 2022.

 

 

 

LLANOS OLIVERA, Rosa Etelvina. Pétalos de vida. Primera edición, junio 2022. Edición: G. Milagros Salas Ochoa. Miraflores, Lima, Perú. Impreso en Litho&Arte / Breña, Lima. 96 pág. 14.9 x 21.0 cm.

MEMORIAS DE MI ABUELA.

CREENCIAS DE MI PUEBLO.

Este pequeño libro narra las tradiciones y costumbres de un lindo pueblito olvidado de los Andes, enfocado en la observación y el vínculo con la naturaleza.

Sucesos trascendentales desde la mirada de una niña citadina que va de vacaciones a su pueblo de origen, en el campo, donde encontró la fantasía de la vida en todo su esplendor.

Las creencias ancestrales, las enseñanzas tiernas de una abuela a su nieta, el amor a la creación de un Dios Todopoderoso...

Historias tomados del hilo de la memoria puestas en letras y renglones bañados de magia y misticismo, donde la imaginación atiza y calienta los corazones.

Inicio

CABRERA MIRANDA, Carlos Ernesto. El viento y la piedra. Premio Internacional de Poesía Editorial Praxis – México. ©Carlos Ernesto Cabrera Miranda. ©Primera Edición: CL Editorial Praxis. México F.D. 2018. Impresión: Crear’t S.R.L. Cajamarca, Perú. 96 pág. 12.0 x 17.0 cm.

ACTA DEL PREMIO DE POESÍA EDITORIAL PRAXIS

MÉXICO 2017

En la ciudad de México, el 6 de octubre de 2017, el jurado del CONCURSO DEL PREMIO DE POESÍA EDITORIAL PRAXIS 2017 DECLARÓ GANADOR AL TRABAJO PRESENTADO CON EL NOMBRE DE "EL VIENTO Y LA PIEDRA”, CON EL SEUDÓNIMO DE ANDRÉ GUIDÉ —QUE UNA VEZ ABIERTA LA PLICA RESULTÓ SER DE CARLOS ERNESTO CABRERA MIRANDA—  POR CONSIDERAR QUE A TRAVÉS DE SU LENGUAJE SENCILLO Y TRANSPARENTE EL

LIBRO ACERCA AL LECTOR A LO PROFUNDO DE LA NATURALEZA HUMANA EN SU PERENNE DIÁLOGO CON SU ENTORNO. A LO LARGO DE LAS PÁGINAS UNA VOZ CONSTANTE NOMBRA LO ANCESTRAL DEL PAISAJE Y LA GEOGRAFÍA, POR MEDIO DE VARIACIONES QUE DAN CUENTA DE LAS DISTINTAS ARISTAS DE LA PIEDRA, TESTIGO CALLADO DEL PASO DEL TIEMPO Y LAS GENERACIONES.

EN UN EJERCICIO DE ASOMBRO SOSTENIDO, EL POETA TEJE LAS IMÁGENES QUE RECREAN EL COTIDIANO ENCUENTRO CON LOS | ELEMENTOS DE UNA NATURALEZA QUE SE SABE SAGRADA, CANTADA Y I TRABAJADA POR LOS ANTEPASADOS, Y FORJA UNA POÉTICA QUE BUSCA, L POR MEDIO DE LA MEMORIA, EL ENCUENTRO CON LOS OTROS.

VÍCTOR RIVERA,
ARACELI MUÑOZ,
MARIO ROBERTO MORALES


Breve historia del Premio de Poesía
Editorial Praxis

En 2008, con la idea de incentivar la creación por medio de la palabra, nació el Premio de Poesía Editorial Praxis para laurear el arte con arte. El premio único consiste en la publicación del libro ganador, la entrega de una colección completa de libros publicados por Editorial Praxis y una obra de arte. El jurado se escoge entre reconocidos poetas. En la ceremonia pública de premiación el autor lee parte del libro ganador y los artistas entregan la obra plástica.

Ganadores:

2008:     Acuérdate de cuando llegues al infierno, Adrián Román (México, DF); jurado: Claudina Domingo, Rogelio Guedea, Félix Suárez; óleo de Guillermo Ceniceros; 101 libros participantes.

2009:     Cenizas del mediodía, Carlos Barbarito (Buenos Aires, Argentina); jurado: Daniela Camacho, Saúl Ibargoyen, Juan Antonio Rosado Zacarías; óleo de Lola Benton; 95 libros participantes.

2010:     Sírveme otro Jack doble, por favor, Arturo Valdez Castro (México, DF); jurado: José Ángel Leyva, Eusebio Ruvalcaba, Gloria Vergara; óleo de Christine Aebi-Ochsner; 87 libros participantes.

2011:   Apuntes de viaje, Isolda Dosamantes (Tlaxcala, México); jurado: Estrella Asse, Carlos Barbarito, Arturo Valdez Castro; óleo de Aarón Cruz; 90 libros participantes.

2012:   Parte de guerra, David Rosales Aragón (Ectazingo, México); jurado: Miguel Ángel Muñoz, Pedro Miguel, Silvia Pratt; óleo de lola Benton; 228 libros participantes.

2013; Cámara de Gesell, Arturo Loera (Chihuahua, México); jurado: Isolda Dosamantes, Hernán Lavín Cerda, Vania Vargas; óleo de Christine Aebi-Ochsner; 75 libros participantes

2014: Desde estancias habitadas, Danny Yesid León Moneada (Bucaramanga, Colombia); jurado: Carlos Tirado Zavala, J.L. Perdomo Orellana, Eddy Roma; óleo de lola Benton; 125 libros participantes

2015: Poemas irlandeses, Gerardo Guinea Diez (Guatemala); jurado: Ariadna Vásquez Germán, Carlos Santibáñez Andonegui, Édgar Aguilar; óleo de Lola Benton; 51 libros participantes

2016:   Libro del origen, Víctor Andrés Rivera Fernández (Popayán, Cauca, Colombia); jurado: María Cruz, Refugio Pereida, Oscar Wong; grabados de José Antonio Platas Olvera; 81 libros participantes

2017:   El viento y la piedra, Carlos Ernesto Cabrera Miranda (Cajamarca, Perú); jurado: Araceli Muñoz, Víctor Rivera, Mario Roberto Morales; grabados de Delfíno Marcial Cerqueda; 192 libros participantes.

------------------

N.R.: Agradezco al Lic. Carlos Ernesto Cabrera Miranda por el obsequio de un ejemplar de este bello libro - Premio Internacional de Poesía. Editorial Praxis - México. Acción que me permite incluir la carátula en esta importante sección. / jcpa.

Inicio


DÍAZ HERRERA, Irma Jesús. Tejedora de Memorias. Primera edición, junio 2022. Edición: G. Milagros Salas Ochoa., Miraflores, Lima, Perú. Impreso en Litho&Arte / Breña, Lima. 66 pág. 14.9 x 21.0 cm.

Presentación

Los relatos reunidos aquí son algunos de los muchos que Mavila Mejía Cubas, nuestra bisabuela, utilizó para transmitir sus conocimientos o, más precisamente, para enseñar a sus descendientes una manera determinada de percibir el mundo e interactuar con él.

El legajo impresionante de tradición oral que fue ella en sí misma, plasmado en su voz y en sus actos (los grandes y los cotidianos), sumado a su valentía, fortaleza y ternura, hicieron de la Mavila una mujer increíble.

Desde su más corta infancia, nuestra mamá, Irma, su nieta mayor, fue oyente atenta de sus cuentos y consejos.

Lo que su abuela le contó y enseñó, la enriqueció sobremanera, en dimensiones difíciles de describir en pocas palabras, e imposibles de explicar a quien no tiene sensibilidad, apertura y/o respeto frente a otras cosmovisiones.

Creemos que esas noches alrededor del fogón sirvieron para que -hasta hoy- la mejor versión de nuestra mamá reluzca, potente, en la naturaleza. Admiramos profundamente su trato cuidadoso y horizontal con cada otro ser vivo, su inmenso y evidente amor por las plantas, su sabiduría en torno a lunas y hierbas, su incorporación de "lo mágico" en su vida y en ia nuestra. Valoramos también sus cualidades propias, legadas o no, que la hacen una mujer íntegra y fuera de ío común: gran caminante, lectora voraz, curiosa, viajera hasta el tuétano...

Qué mejor que ella, entonces, tan virtuosa por tantos lados, para registrar esos pedacitos de tradición oral que recibió de su abuela: retazos que la conforman, que la hacen ser quien es. Así, además del homenaje que este libro le rinde a su querida Mavila, pensamos que escribir estos relatos ha sido también una manera de encontrarse consigo misma, de entenderse y quererse mejor.

Nosotras, sus hijas, lo celebramos con orgullo, amor, y también alegría porque estos cuentos de la Mavi seguirán escuchándose.

Ana Luisa y Alicia Burga Díaz.

Lima/ Barcelona, febrero 2022.

Inicio


VILLANUEVA CRUZADO, Jorge Wálter. Genesaret (dulce lamento). ©Jorge Walter Villanueva Cruzado. ©KN Editores de Carlos Ernesto Cabrera Miranda. Primera edición: octubre 2022. Impresión: Crear’t S.R.L. 48 pág. 14.7 x 20.8 cm.

GENESARET, UN CANTO A LA TERNURA EN LAS ENTRAÑAS DE LA POESÍA CAJAMARQUINA

Sólo hablar del título GENESARET (dulce la­mento) coparía toda una presentación. Hablar de Genesaret, es hablar de una entrañable canción terrenal, pero lo terrenal no material o chato sino alto como un grito, limpio como el aire, diríase un viento de libertad o un batir de plumas, o esos horizontes sin fin de aquella hermosa página del poema plástico de las aguas que se quiebran en el oleaje azul de la alborada o en el quebradizo sonido de la tarde:

"Porque tu amor es trajín;

escalar cada día un poco de tu piel

de densas aguas.

Tú, que acaso atajo tras atajo, defines la vida

con tan solo una mirada

decidida a llevártelo todo

con un abrazo,

con una sonrisa

de claridad y alegría

, que ya nada esperas

Solo a mi..." (Malacostumbrado)

En el poema "Manuscrito", Villanueva se rasga las vestiduras, se desprende de sus afectos más profundos y con un dolor que desborda la dulce palabra, como el mimo lo manifiesta, líri­camente se desgaja en el nombre del amor y su­fre volcando en las páginas el verdadero signifi­cado del verbo amar, pero a la vez la fuerza de la palabra amor, se hace luz, motivo, sinceridad y permanencia.

Solo tú y yo

Conocemos de distancias y mitos.

Tú porque eres la alegre muchacha, que camina hacia el viento dispersando las flores que atrás quedaron buscando la verde yerba...

esperando la lluvia

Yo, porque te esperaba

detrás de la aurora;

escondido y caminado

como un fugitivo que busca en el fondo...

amarte en silencio. (Manuscrito)

El libro Genesaret se va construyendo a través de encabalgamientos, tiernos sonidos y suaves palabras que van encadenándose al fluir de las figuras literarias, haciéndose vida y emoción su­blime, como el río que se desprende de su cauce:

"Y eres la pradera puesta eclécticamente, sobre las dos terceras partes

de tu murmurar

Coger tus manos cuando tu corazón es la habitación perfecta, donde yo, recobro por fin, mi procedencia; y es la guitarra que toca en una sinfonía sin compás;

y es la noche que viene, alegre y ausente pues oyes, su cantar..." (Volver)

Villanueva se estremece con la fuerza de sus palabras, hasta postrarse ante ellas y ver su es­peranza florecer en los caminos junto a la fuerza del amor de su inspiradora de tanto anhelos y sueños.

"Postrados mis pies doblegué.

Cuando el viento en su dulce lamento, cuando tu corazón mira de pie;

llega la luz con tal fuerza y es verde la esperanza que en ti yo sembré

(Verte así)

En el presente poemario, Villanueva ya es un aeda con voz madura y equilibrada que se traslada entre la ternura, entre el amor reparti­do y compartido y las ráfagas de angustia; entre el albor del viento convertido en hojas y los recuerdos de la historia. La ductilidad del verso su ufana en las estructuras del lenguaje de sencillez emotiva y tonalidades testimoniales. Un lirismo de asociaciones por imágenes directas y percepciones visuales y que más que recurrir los resortes estilísticos, aprovecha de la ubicación connotativa del lenguaje, poesía sencilla, pero prisionera de una estatura expresiva suigéneris.

Su poesía tiene el encanto de cristal burilado y el sonido de un campanario loco en lluvia de estrellas. El amor se proyecta hacia personajes y figuras que admira, a quien recibe en la cercanía que le da pertenencia a él mismo.

"Te doy mi corazón perdido.

Retenedlo.

Porque allí donde tú vas

iré yo.

En el cauce de tus manos

está mi corazón marchito.

Socorredlo. (Mi corazón)

Su estro poético se funde en el fuego de la poesía entraña ya a veces se enciende con lengüetazos que no se sienten dolorosos porque tienen el perfume de una lírica que describe y revive el amor.

Sus versos renacen la utopía y renacen en ave constructora: en que las palabras se atan a la sombras, a las voces frescas de la realidad, a la memoria que estacionada en la palabra se vuel­ve recuerdo:

"Porque de noche nacemos a una tierra virgen, y así la soledad engalana nuestros pasos...

en el camino que dan grabados los recuerdos que el olvido no pudo exterminar". (Recuerdo)

El libro muestra una temática definida y en toda la obra se muestra la personalidad del au­tor; sus palabras están cargadas de un positivis­mo creador que las sublimiza sin necesidad de recurrir a circunloquios para involucrarse en el corazón de la espiritualidad por ellos contenida.

"En el árbol frondoso de la noche, del silencio, de la luna y de la paz;

eres vida, savia verde..." (Tú renaces con la noche)

La palabra desde que nace, recorre un espa­cio y se vuelve viajera. Va buscando preguntas y respuestas y así se eleva Genesaret hacia cami­nos eternos.

A

"Es que tu forma y tu palabra

nacen sin caminar hacia la noche;

y tus ojos que son nada.

Desde el altillo de sus versos, ya se ven un panorama de vida enriquecida de varios mati­ces: lucha y palabra.

En su poesía, hay una visión de conjunto de la situación, hay agua en oxígeno, anticipación, alegría de años y mucho amor.

Deseo muchos éxitos, en su vida literaria, al autor de Genesaret (dulce lamento). Y agradezco el haberme dado oportunidad para hacer la pre­sentación de este hermoso libro.

GUILLERMO MANUEL TORRES RUIZ

Integrante del Grupo Literario Voces de Altura

---------------------

Expreso mi sincero agradecimiento al Prof. Jorge Walter Villanueva Cruzado por el obsequio de un ejemplar de este excelente libro de poemas , que me permite compartir con los amables visitantes la carátula y el prólogo. / jcpa.

 

Inicio


GALLARDO PLASENCIA, Fransiles. Kumpy Mayu. La primera gran obra de la ingeniería peruana. Colección Bicentenario del Perú. ©Fransiles Gallardo Plasencia. Primera edición: Diciembre 2022. Editado por: Colegio de Ingenieros del Perú – Consejo Nacional. Impreso en los Talleres Gráficos del Fondo Cultura Peruana E.I.R.L. Lima 1. 174 pág. 17 x 24 cm.

PRESENTACIÓN

El Colegio de Ingenieros del Perú fue creado el 8 de junio de 1962, una institución deontológica sin fines de lucro, que por intermedio de su Consejo Nacional y sus 28 Consejos Departamentales, representa e integra a los profesionales de todas las especialidades de la Ingeniería que ejercen en nuestro país, promoviendo y velando por el ejercicio de la Ingeniería en un contexto de orden, respeto, competitividad, calidad y ética; así como en el marco de los valores sociales, culturales y políticos.

A más de doscientos años de la fundación de la República del Perú, vemos hoy en día, una nación que ha sabido salir adelante superando enormes retos, bajo la premisa de forjar una nación integrada y conectada entre la sociedad y el Estado.

Es por ello, que el Colegio de Ingenieros del Perú, conmemora la Independencia del Perú, con el firme compromiso de construir un legado en el presente para un mejor futuro, contribuyendo desde los valores y los principios fortalecidos de todos los Miembros de la Orden del Colegio de Ingenieros del Perú, pri­mando la búsqueda de un desarrollo sostenible desde el ejerci­cio de sus profesiones.

El libro "Kumpy Mayu, la Primera Gran Obra de la Ingenie­ría Peruana", escrito por el Ing. Fransiles Gallardo Plasencia, ganador de la Primera Convocatoria para la Publicación de Libros - Colegio de Ingenieros del Perú, Colección Bicentenario del Perú, edición 2022. Obra que cuenta con un sustento arqueológico admitido por la arqueóloga Ruth Shady Solís, responsable del proyecto Caral y el sustento técnico admitido por el ingeniero Jorge Alva Hurtado, ex Rector de la Universidad Nacional de Ingeniería y Past Decano Nacional del Colegio de Ingenieros del Perú.

Obra que nos permite viajar en el tiempo, logrando apreciar y valorar nuestras diversas y hermosas culturas de nues­tro país, lo valioso y fundamental de las obras de ingeniería, construidas por ingenieros peruanos o Killikachas ancestrales, mismos que hoy en día, son el orgullo de nuestra Nación. Que, al pasar de los años, demostraron ser prodigiosos de la ingeniería, conocedores de estudios avanzados en la ingeniería hidráu­lica, geología, astronomía y cosmología.

Obras como el presente libro, son trascendentales para conocer, promover y difundir los estudios y las investigaciones en el campo de la ingeniería, avivando un análisis, crítica y las propuestas que nos conduzcan a una adecuada comprensión de lo que somos como Ingeniería y sociedad. Compartiendo las palabras de nuestro Ing. Fransiles Gallardo, dónde nos dice, que:

La arqueología recupera en cada parte de nuestro país, la memoria compartida con el colectivo social, para generar reflexiones sobre lo realizado en el pasado y comparar esas acciones con las ejecutadas en el presente y qué resultados se obtuvieron, evaluándolos con la finalidad de tomar decisiones en relación con los valores sociales y culturales, necesarios para impulsar el desarrollo del país con inclusión social.

En este 2022, año que celebramos los 60o aniversario de nuestro Colegio de Ingenieros del Perú, "Bodas de Diamante", queremos reafirmar nuestro compromiso con el desarrollo de nuestro país, teniendo presente ser siempre los protectores y conservadores del legado de nuestros antepasados.

Ing. María del Carmen Ponce Mejía

Decana Nacional

Colegio de Ingenieros del Perú.

---------------------

Expreso mi agradecimiento al Ing. Fransiles Gallardo Plasencia por el obsequio de un ejemplar de esta primera gran obra de ingeniería peruana que expande el horizonte cultural de Cajamarca. / jcpa.

Inicio


FARFÁN CEDRÓN, Jack. El juego de la bestia. ©Jack Farfán Cedrón, 2021. Diseño, diagramación y maquetación: El Cabuyal Editores S.R.L. Edición Electrónica, al cuidado de El Cabuyal Editores S.R.L., 2022. 215 pág. Formato pdf. Tamaño A5.

PRÓLOGO

El juego de la bestia, en esencia, aborda al ser humano y sus farragosas vicisitudes existenciales. Usando un lenguaje coloquial, verso libre y una filosofía desencantada, busca guiar al lector hacia una reflexión profunda sobre lo que anda mal en este mundo. Pretende ser la emancipación portentosa de todos los actos que conllevan a una libre redención del espíritu humano, a través de cada verso y cada poema contenidos en el libro. Expresa un descontento por las malas acciones de los seres humanos.

Vivimos sumergidos en la cultura del descarte, como dijo el papa Francisco. Los programas televisivos basura y la cultura chicha, ganan, a zancadas, cada día más adeptos.

Ello es alarmante y es también una honda preocupación el hecho de que las personas, de a pocos, se están convirtiendo en esclavas de las pantallitas móviles.

Vivimos, nos alimentamos, respiramos y hasta escuchamos clase, estando alertas a cada instante, de qué es lo que pasa en la vida de ‘fulano’ o en el viaje del amigo del amigo del ‘mengano’, mediante el Facebook® u otras redes sociales.

La hipocresía, el fetiche por el objeto recién comprado, el consumismo, el egoísmo, en general, nos van convirtiendo en esclavos de nuestras propias almas y esto es una desgracia para el ser humano.

El juego de la bestia pretende ser “un golpe de mar sobre el rostro” (Verástegui, 1971). Pretende ser la patada existencial, muy necesaria para algunos seres cuya modorra, hastío y egoísmo los ha conllevado a ser autómatas en serie.

El libro contiene un conjunto de prosas perpetradas en verso blanco, libre de cursilería y sandeces. Está dividido en tres partes: I.- La carne fragorosa, II.- La señal del espíritu y III.- Coda. Las tres partes del libro están compuestas, en su mayoría, por prosas poéticas escritas en versículos y en la II Parte encontramos una combinación de prosas poéticas con poemas de versos cortos; la Coda es un remanso espiritual y únicamente consta de un poema minimalista, como cierre a la brecha existencial que siempre transmite calma, como la borrasca interior que se allega al cielo de la espiritualidad.

Creo yo, con toda modestia y con mucha esperanza, que la lectura de mi libro contribuirá a ese despertar del consumismo y de la modorra existencial en que nos viene sumiendo la tecnología, la hipocresía y la nula o escasa solidaridad para con nuestros hermanos semejantes. Y esto nos acercará al bienestar subjetivo del ser humano, que a su vez conduce a la felicidad, que es el sentido de la vida.

El filósofo Aristóteles, ya en el siglo IV a. C. hablaba de “Sumo Bien” y de la “Felicidad Suma” y manifestaba que la felicidad humana consistía en el desarrollo de las facultades intelectuales y de la vida virtuosa.

La poesía es una luz que jamás se extinguirá; es el diario alimento de las almas sedientas de lectura, es el remanso ante la rutina.

La lectura de El juego de la bestia es importante y muy necesaria, ya que describe nuestras falencias como seres humanos y llega al final a darnos ese feedback, tan necesario para estos tiempos difíciles. Es un sermón contemporáneo en clave de filosofía poética, para este mundo aciago, en picada. Con intención subjetiva, lírica, de encaminar a la sociedad hacia la humanización, el bienestar subjetivo y la felicidad.

 Jack Farfán Cedrón

 Cajamarca, agosto de 2019


Introito

 El canto anhelante del poeta posibilita el retorno de los dioses al mundo. ¿Volverán acaso algún día aquellos seres que sacralizaban el mundo? ¿Aprenderemos a tomar distancia de la superficialidad pública? Es este libro una respuesta a estas inquietudes existenciales. Con la poesía nos acercamos a la divinización de las cosas en su danzar, pues poéticamente habita el hombre libre. En El juego de la bestia, Jack Farfán Cedrón nos invita a navegar por la tempestuosa marea de sus páginas, a un ritmo implacable. Las prosas conducen al lector por una crítica despiadada a las conductas de docilidad y ensoñación del hombre moderno, en su uso y abuso de las tecnologías. Sin embargo, el jugar dionisíaco de la bestia no se contenta únicamente con la formulación de una denuncia profunda, sino que expresa también su visión propositiva para la superación de este hastío. A lo largo de las tres partes que contiene el libro: I. La carne fragorosa, II. La señal del espíritu y II. Coda, el camino del héroe alcanza la redención del sufrimiento y de sus padecimientos, justificando y elevando, finalmente, su existencia.

Lucas G. Aldonati

 Buenos Aires, Argentina, 21 junio 2021

Inicio


ORTIZ ZAMORA, Doan. Plexo América. Poesía y gráfica del Perú. ©Omar Livano y otros. Gestión: Luciana Gonzales Saavedra y Doan Ortiz Zamora. Edición digital. Páramo Editorial La Castalia. Setiembre, 2022. 174 pág. Formato pdf. Tamaño A5.

Contracarátula:

En esta selección de poemas, se trata de vincular el panorama heterogéneo y diverso que tiene el Perú, desde una vista cartográfica de coherencia, muestra y exposición; con el objetivo de reivindicar y dar conocer las distintas propuestas que comenzaron a cocerse en las últimas dos décadas y las nuevas que inician su tejido medular desde los distintos elementos que exige y comunica lo contemporáneo.

En suma, las tendencias y formas que presentamos en esta selección buscan su propia autonomía y diestro navegar, con el fin de desarrollar una propuesta que tienda hacia la idea de reivindicación de los manifiestos de vanguardia, innovación, revolución; y lo funda mental, mostrar un poema o grupo de poemas auténticos.

Doan Ortiz Zamora

Inicio

BAZÁN BECERRA, Guillermo. I Encuentro Internacional ante el Árbol Patrimonial Ficus de Malcas. Tema: El árbol en la vida humana. Antología Internacional concientizadora. Serie: Alimentado mi interior. 7/14. Diagramación, elaboración, Fotos y edición fotográfica: Cortesía Asociación Cajamarca, Identidad y Cultura. Distribución gratuita en formato pdf. Cajamarca, noviembre 2022.430 pág. Formato A5.

PRESENTACIÓN

La idea para este Encuentro internacional surgió en una improvisada visita nuestra a este Caserío Malcas y conocimos a este enorme ficus, personaje referencial de incontables hechos. A la iniciativa y trabajo de la Asociación Cajamarca Identidad y Cultura - ACIC Perú, se ha sumado felizmente Mesa Redonda Panamericana de Cajamarca, institución que integra una alianza en todo el continente americano, quien es responsable de la transmisión vía Zoom del evento, haciendo brillar a Malcas ante el mundo. Y, por su parte, esta institución educativa, “Mariscal Ramón Castilla” con su comunidad docente, estudiantil, padres de familia y población local.

Hablando de las plantas, desde las pequeñas a los grandes árboles, desde hace unos años ya se está investigando lo que a nivel popular se ha comprobado que ciertas personas tienen "buena mano" para cultivarlas y mantenerlas siempre bellas, sea como sea que se le llamara a dicho fenómeno desde la antigüedad.

Ahora, con la tecnología que se va perfeccionando y la dedicación de investigadores en este tema, se avanzó en tal sentido y ya hay equipos electrónicos fabricados para este fin, a tal punto que con programas especiales sintetizan esas vibraciones vegetales y las convierten en melodías auditivas que, continúan investigando, qué tipo de efectos tienen entre las mismas plantas y para las personas. Quienes califican esos productos musicales afirman que poseen caracteres agradables, relajantes y energéticos.

Se está usando el término cavitación para lo que suele llamarse a los "sonidos" de las plantas. Podría explicarse con el paso del agua por los tubos de xilema de las plantas, que en su desplazamiento forman burbujas de aire y éstas al explotar generan vibraciones. De eso los especialistas podrán explicarnos en algún momento.

Obviamente, los seres humanos no tenemos capacidad sensorial para captar directamente esas ondas o biorritmos vegetales, porque no estamos en ese nivel en el que deberíamos "sentir afecto natural" hacia las plantas, cuando ni siquiera se sabe sentir afecto para todos nuestros semejantes, incluso dentro de una familia, peor aun para tratar de entender, aceptar las diferencias, considerar ¡o amar...! a las otras personas, en un mundo que cultiva la salvaje competencia, la búsqueda incansable y terrorista de saciar las propias ambiciones y despreciar lo que es caridad, solidaridad, servicio gratuito u otras facetas que tanta falta hace para ser verdaderos humanos.

Lograr conectarse con la naturaleza es uno de los caminos para tocar algo de eso que en el paso del tiempo se perdió en la sociedad humana, quizá desde sus orígenes, que varias religiones procuran explicar con diferentes relatos concientizadores.

Desde la perspectiva más elemental sabemos que para conseguir objetivos de carácter positivo que nos ayuden a desarrollar integralmente en lo orgánico, mental y espiritual, se precisa tener apego a la misión –algunos lo llamarán afecto, cariño o, incluso, amor– pues eso es el invisible motor que logra entrever las nubes refrescantes en un firmamento en que los demás sólo pueden captar vacío y pérdida de tiempo.

Refiriéndonos al homenaje que rendimos al árbol en este Encuentro desde lo literario y artístico, podríamos preguntarnos: ¿Qué porcentaje de la humanidad considera a las plantas –en este caso a los árboles– como infaltables en nuestra vida? ¿Cuánto hacen para conservarlos y mejorar su presencia para nuestro ambiente vital? ¿Cuántos, en cambio, solamente los ven estorbo o medio para conseguir riqueza monetaria, a costa de destruir los ecosistemas y desertificar paisajes de incalculable valor, como lo que pasa en la selva peruana y en tantos otros lugares de todos nuestros países?

¿Cómo entender y explicar tremenda ceguera irracional? ¿O cómo explicar que cuando muere una persona de esas que tuvo influencia positiva en sus plantas... al poco tiempo éstas, por mucho que se las cuide y atienda para conservarlas, irremediablemente mueren también? En los experimentos que se han hecho con personas que escuchaban esa música sintetizada se observó que buen número de ellas reaccionó ingresando en estados meditativos.

De las culturas nativas de hace siglos se tiene referencias de esa especie de culto que rendían a los árboles y, en general, a la naturaleza, como forma de encaminar las propias virtudes o corregir los vicios humanos. Hoy se ha perdido gran parte de esas costumbres y formas de cultura, porque más pesa la inclinación mundana de saciar las ambiciones negativas.

En un experimento que hizo la investigadora Retallack, utilizando dos cámaras insonorizadas y con cámaras de filmación, comprobó que las plantas colocadas en la cámara con música rock, durante 3 horas por día, al quinto día empezaron a dejar notar raquitismo, se atrofiaron, se marchitaron progresivamente y las ramas se inclinaron hacia el lado opuesto donde estaban los parlantes; mientras en la otra cámara, con música relajante, suavemente melodiosa, siguieron creciendo lozanas, su follaje se puso más verde y aumentó, inclinándose más y más hacia los parlantes. No fue posible explicar cómo ocurre ese fenómeno. Algo similar ocurrirá con los humanos, de allí el carácter que exteriorizan; por eso se sigue investigando para aplicar ese tipo de melodías entre los trabajadores dedicados a tareas que exigen tensión constante.

Se afirma también que los árboles podrían demostrar que desde sus raíces hasta sus hojas más pequeñas tienen emisiones que las conectan con las demás plantas y con los seres seres vivientes de su entorno. Por eso convocamos a este evento y su antología. Espero lo repitamos después.

Puede haber quienes no acepten que se diga que las plantas producen "música", porque no sería lo apropiado según definiciones, pero ya aparecerá algún término que la ubique con precisión. Ya hay quienes la utilizan como recurso para sus procesos de sanación humana, indicando que surten efecto positivo, aunque todavía parece que no hay estudios estadísticos al respecto, pero comercialmente es un éxito para sus promotores. Lo que sí necesitamos es establecer comunicación con los árboles y todo el reino vegetal, indispensable para nuestra existencia, tocando a los artistas culturales volcar sus obras a ello, con mensaje formador o re-formador. Considérese el llamado "efecto Mozart" para que las plantas crezcan sanas y fuertes, porque cuando se les hace escuchar música de ese compositor se observa mejoras en la calidad vegetal.

A nivel popular se ha generalizado la recomendación de caminar descalzos entre los bosques y con nuestros pies desnudos abrazar árboles durante varios minutos, procurando transmitirles mentalmente mensajes positivos y agradables, para que podamos ver en nosotros los efectos benefactores, sin excluir la fe en Dios, porque el tallo de los árboles podría considerarse como "antena" dirigida al cielo, como morada de ese Ser Supremo que guía la existencia.

Entregamos al mundo este Encuentro y su libro antológico, como el siguiente paso en nuestro afán. Gracias a cada uno de los que lo hicieron posible.

Cajamarca, setiembre 2022.

Guillermo A. Bazán Becerra

Presidente Asociación

ajamarca Identidad y Cultura

Inicio


LEZCANO RUIZ, Consuelo y BARRANTES ZURITA, Socorro. Fuego entre flores. Agrupación de Escritoras Norteñas ADEN. Cajamarca. Primera edición: Mayo 2022. Editorial: Matices’s Arte y Publicidad EIRL., Cajamarca, Perú. 96 pág. 14.5 x 21.0 cm.

A MANERA DE JUSTIFICACIÓN

LA AGRUPACIÓN DE ESCRITORAS NORTEÑAS, liderada, en la filial Cajamarca, por nuestra amiga, compañera, maestra, periodista, escritora CONSUELO LEZCANO RUIZ, acordamos atender la invitación que nos hiciera el espacio regional de LOS JUEVES LITERARIOS, que vienen instituyéndose, como un espacio de reciprocidad literaria. A esta iniciativa con el ánimo y decisión que caracteriza a nuestra Presidenta, llevamos a cabo el acuerdo de editar un sencillo librito, que consigne los trabajos literarios de las socias y amigas de la ADEN Cajamarca.

Hacía largo tiempo que no hemos publicado como agrupación, colectivo, conjunto las mujeres que integramos esta entidad. A pesar de lo difícil y arduo

convocar, compilar los poemas, nos parece muy importante alcanzar este reto de edición de lo que hacemos, con el objetivo de darnos a conocer y dejar registro de nuestro quehacer poético.

Nos es imposible editar cien ejemplares de estos trabajos, no teniendo el apoyo, para nada de las entidades culturales. Esta situación se repite siempre, de tal manera que sólo editaremos una docena de ejemplares, pagando cada una el costo. Mas a la Agrupación de Escritoras Norteñas, nos une la solidaridad entre nosotras, cumplir el reto de presentar el libro, el Jueves Literario del 19 de mayo del 2022, al que gentilmente, nos convoca el maestro, poeta escritor, promotor cultural, Coordinador de esta actividad; Sr. César Mejía Lozano y su equipo de trabajo.

Cada trabajo tiene la esencia de quien lo escribe. Hemos juntado la siembra de diversas comarcas, en cosecha común, abriendo las puertas para que los lectores y lectoras entren y nos descubran con propios ojos, nuestra personal forma de escribir. Nos falta convocara mayor número de compañeras escritoras, este es un inicio para que ojala abramos puertas y ventanas de todas las escritoras de esta andina y hermosa región.

Inicio


BAZÁN BECERRA, Guillermo. Sabina, la esclava. Diagramación, elaboración, fotos y edición fotográfica: Cortesía Asociación Cajamarca, Identidad y Cultura. Distribución gratuita en formato pdf. Primera edición. Cajamarca, 18 noviembre 2022.116 pág. Formato A5.

PRESENTACIÓN

Con la autorización pertinente, la referencia notarial que tuve ocasión de conocer de la compra venta de una adolescente de raza negra, en condición de esclava, en los archivos regionales de Chachapoyas, a través del investigador y docente universitario José H. Rodríguez Villa -investigador, sociólogo, poeta y narrador- nació de inmediato el afán de desarrollar el doloroso hecho en una especie de novela corta redactada en décimas espinelas, porque relaciono esa forma literaria como una expresión que puede reflejar el ambiente social de esa raza tan sufriente en siglos de coloniaje, pero dejando constancia que no fue la única raza que padeció tan cruel realidad puesto que en esa época los musulmanes, al mando de Barbarroja, hacían lo propio asaltando puertos y poblados de blancos en el norte europeo y secuestraban a incontables cristianos de

todas las edades para llevarlos como esclavos al norte de África, donde eran explotados y asesinados inmisericordemente como ocurría con los negros en extensos territorios del continente americano. Desde luego que tal situación no tiene que ser motivo, ni siquiera como broma, de considerarse una especie de compensación social, porque su descalificación es absoluta y total, teniendo en cuenta que las víctimas fueron millones de nuestros semejantes.

Para quienes hemos estudiado una profesión como ciencias sociales, y dentro de ellas la historia, confieso que estudiar tales hechos desde las aulas universitarias fue captarlas incompletas, como si se tratara de extraer el pan listo del horno cuando éste ya no resulta hiriente por su calor. Otra cosa ha sido, lo confieso, leer textualmente una escritura de fría comercialización de una persona como si se tratara de un bien mueble o de un animal. Aquellas lecciones de aula no despertaron, ni siquiera rasguñaron, nuestras vísceras, como ha sido lo que ocurrió al leer esa escritura, en que el sacudón inicial se convirtió tras breves segundos en una honda herida invisible que no podía quedar allí sin motivamos a desarrollar el tema para que haga reaccionar siquiera un poco a esta humanidad que fue, es y seguirá siendo cruel a extremos inenarrables, porque es como lava volcánica que -a pesar de tener conciencia- actúa a sabiendas y arrasa todo lo que forma parte esencial que debería justificar en lo positivo el escalón superior que se nos otorga a los humanos dentro de la escala zoológica. Explicable, pues, que haya tenido que brotar la humilde grama de estas décimas para que esas huellas volcánicas se cubran, siquiera tímidamente, del insignificante verdor en las laderas y nos ayude a tomar conciencia de lo que debemos hacer para que la maldad humana sea frenada y reemplazada por mayor verdor sobre el cual caminar todos juntos.

Los traficantes de esclavos, salvajes delincuentes que secuestraban a poblaciones enteras y tribus africanas no ponían consideración alguna en la edad de sus víctimas y no se preocupaban en absoluto de su supervivencia, de tal modo que en los barcos negreros o de esclavos venían hacinados y sin los mínimos niveles de atención, puesto que conforme iban muriendo en el trayecto se limitaban a panorama, porque la tierra no allana las montañas que surgieron por los que padecieron y ya no están en el mundo, como , que en lo profundo te quedaste en mi pecho. Hoy somos propietarios, claro, pero siguen los temores, porque hay nuevos patrones que se burlan de las leyes y han de encontrar mil pretextos para lograr despojamos...

¡Quiero tenerte presente ante mis ojos, mamila, pero estás detrás de ellos y me miras desde adentro! Yo era una niña pequeña, con cuatro años apenas, y al quedar huérfana en el barco me acunaste en tus siete años, mentiste que era tu hermana convirtiéndote en mi madre, madurando cada día para hacer vida en mi muerte; tu sufrir me fue tejiendo el calor en los inviernos, no comías para darme lo poco que nos dejaban, tus relatos consolaban los miedos de tu adoptada y trasnochando me dabas los sueños que me faltaban. Por ti aprendí que el Sol ya no tuesta nuestra piel... porque tenemos adentro un sol que nos llena pleno el mundo que en sí traemos; tus cantos, tus oraciones y tus consejos hicieron posible mi vida: ¿De dónde sacaste tanto en la orfandad que te hería?

Quisiera, mama Isabel, que me digas qué ves en mis ojos y en los de "tu nieto", éste que te nombra tanto y que pregunta por ti; éste al que yo le miento que refleja tus facciones y tu risa y tus canciones; éste que en sus oraciones a la Virgen le suplica que pida a Dios que visites nuestra casita de ahora y que traiga a "la abuela" a que le cante sus coplas...

Mama, ¿cómo podría ser posible que logremos ser mejores humanos, para amar, perdonar y nunca protestar?

¿Cómo - si será posible- añorar a Pancho, sin sentir este inseparable dolor de su ausencia? ¿Cómo saber si este peso espiritual me hace daño o no? ¿Cómo convencerme que llegaste a conocerlo y que ahora estás con él, compartiendo esa felicidad del Cielo, mientras juntos nos miran a mi hijo y a mí, quedando contentos de lo que cada día hacemos para un mañana mejor?

Mama, ¿debemos renegar del dolor, si el mismo Jesús no lo hizo, a pesar de ser -como muchos de los esclavos- inocente? Creo que no debemos hacerlo y esperar confiados en que su justicia hará valer cada uno de nuestros padecimientos para damos el disfrute de su amor, cuando ya estemos libres de este cuerpo material.

Mama, ¿nuestras lágrimas no tienen igual sabor que las de los blancos? ¿Su corazón, acaso, está en el lado derecho y no como el de nosotros? Pero yo he tocado el pecho de los niños y también está en nuestro lado... ¿es que conforme crecen se va al otro lado.  .. y por eso odian y hacen crueldades sin parecer que les pesa o que no tienen compasión?

¿Cómo explicarán -si es que pueden explicar- el haber destruido nuestras familias, nuestras tribus, nuestras poblaciones para cazamos como a animales y hacemos padecer tanto? ¿Dios podrá entenderlos y les aceptará esas explicaciones?

Sabina habla y seguirá hablando en estas páginas a cada uno de los que explotan a sus hermanos, a los que de algún modo abusan de la vida ajena, a los injustos, a los egoístas extremos, a los ciegos de caridad y solidaridad, a los ambiciosos que consideran como base y fin de su vida el saciar todo lo que se les ocurra, a costa del sufrimiento ajeno o de la violación de sus derechos.

¿Captaremos y aprenderemos la lección? Podría ser que es la última oportunidad que se nos concede antes de desaparecer de este mundo...

Este trabajo está dividido en cinco Eslabones, denominados así por la cadena que simboliza la pérdida de libertad y de derechos.

El autor

Inicio


RODRÍGUEZ VILLA, José H. Monólogo de Sabina, la esclava. Primera edición, noviembre 2022. Ediciones Asociación Cajamarca Identidad y Cultura. Diseño: Guillermo Bazán Becerra. 45 pág. 15.1 x 20.8 cm.

Presentación

Hace algunos años que vengo trabajando en el Archivo Regional de Amazonas tras la pesquisa de documentos que me permitan rastrear la historia de un personaje, entre mítico y real, que nutre la copiosa tradición oral de Chachapoyas, llamado Hernán Pantoja y que tuvo una existencia concreta como encomendero a finales del siglo XVI e inicios del XVII. En este trajín me topé por casualidad con un manuscrito de la sección de Protocolos Notariales que me impresionó por su tema y la historia que se podía intuir desde su lectura. No es único, pues en el Archivo mencionado hay otros muchos contratos y escrituras que versan sobre la compra-venta de esclavos, en tanto, como sabemos, ésta era una práctica muy extendida en todo el virreinato peruano. Pero su contenido mueve a compasión cuando uno se imagina a una esclava, apenas una niña, enfrentando el viaje que lo

llevaría a pie por un larguísimo camino de 150 leguas que separaban Chachapoyas desde la ciudad de los Reyes, recorriendo un extenso tramo de los arenales de la costa y la cordillera de los Andes.

El monólogo trata de imaginar las emociones y los sentimientos de una persona sin derechos, consciente de su realidad y obligada a obedecer sin preguntar ni protestar, pero capaz de sentir la soledad, el miedo, el abandono; de analizar las circunstancias de su vida, de impresionarse ante la magnitud de las montañas, la apariencia del paisaje, los pueblos y la gente.

He combinado datos reales con mucha imaginación. Son verdaderos los nombres de los personajes, las fechas y los lugares por los que pasa Sabina. La ruta del viaje y el tiempo que emplea esta reconstruida hipotéticamente a partir de otros manuscritos, especialmente contratos de flete, que indican las distancias y el rumbo que seguía uno de los principales caminos que vinculaban a Chachapoyas y a la Ciudad de los Reyes. Lo demás es imaginación; es casi como atribuir a Sabina lo que yo mismo hubiese podido sentir ante el desarraigo, la incertidumbre, la segregación; así como ante la inmensidad de las montañas, la soledad de los paisajes y la negrura de los abismos.

José Hildebrando.

Inicio


BAZÁN BECERRA, Guillermo. Estuve o estoy enamorado-a. El amor es mi fogata personal. Antología internacional concientizadora. Serie: Alimentado mi interior. 2/14. Diagramación, elaboración, fotos y edición fotográfica: Cortesía Asociación Cajamarca, Identidad y Cultura. Distribución gratuita en formato pdf. Cajamarca, marzo 2022.136 pág. Formato A5.

PRESENTACIÓN

Cuando el mundo es testigo del abuso excesivo de Rusia contra Ucrania, mientras en medio oriente Irán busca afanosamente armarse con fines destructivos usando la energía nuclear y en otros numerosos lugares se mantienen ataques terribles por fanatismo anticristiano, entre muchas otras formas de violencia irrefrenable, nosotros seguimos aportando nuestras obras para cultivar y reverdecer los aspectos positivos en la sociedad humana.

La pandemia que todavía no es dominada no ha dejado las enseñanzas que deberíamos haber aprendido, porque la tozudez humana se encapricha en la auto destrucción,

rivalidad y odio. Ojalá pudiera cambiarse esas actitudes descalificadoras en lo político, económico, social y desde nuestro país lográramos madurar y comportarnos positivamente, aunque parezca misión imposible.

Nuestra permanente gratitud a los autores que se hicieron presente en esta obra, entre cuyos trabajos la Comisión Evaluadora ha vuelto a calificar los mejores, para otorgar los pergaminos de premio.

Puntualmente, conforme a lo planificado, entregamos la antología en la fecha fijada.

Cajamarca, 18 de marzo 2022

Guillermo A. Bazán Becerra

Presidente Asociación

Cajamarca Identidad y Cultura

ACIC Perú

Inicio


   

BARRANTES ZURITA, Socorro Isabel. Desde la ventana. Antología literaria de la Asociación Peruana de Literatura Infantil y Juvenil de Cajamarca. Revisión y edición Guillermo Bazán Becerra. Distribución gratuita en formato pdf. Cajamarca 2022. 139. Pág. Formato A5.

 

PRESENTACIÓN

Socorro Isabel Barrantes Zurita, fiel a su ritmo de trabajo y entrega, al asumir la presidencia de APLIJ Cajamarca se comprometió impulsar a mayor ritmo a esta institución y lo ha cumplido con creces, sin duda, porque estaba como en "piloto automático" y eso afecta a la existencia misma de las entidades culturales. La APLIJ cajacha ha tenido etapas brillantes, como cuando fue la organizadora del primer Encuentro Nacional de su historia y el 37° en 2018 o aquellos en que estuvo representada por varios de sus más preclaros representantes. Nos tocó proponer y elaborar la antología de hace cuatro años, pero nos parece que no consiguió captar la importancia que tenía como documento histórico, cosa que esperamos no ha de ocurrir con la presente.

En estas páginas aparecen 21 autores con sus trabajos en poesía y narrativa, diez damas que transmiten mensajes con toque especial a cada una de ellas y, como señal de renovación generacional, hay una pareja de hermanos jóvenes que ya representan a los que tomarán la posta. No todas estas creaciones tienen ese nivel que antaño se consideraba para infantes y jóvenes, más para entretener que para exigir la profundización del razonamiento, pero que en este siglo son necesarios para reforzar o ayudar a madurar la capacidad intelectual de los pequeños lectores. Eso, nos parece, le pone un sello más trascendente al presente volumen, que tiene tras bambalinas el manejo muy acertado de esta poeta y creadora que conduce esta filial. Felicitaciones a ella y gratitud por habemos dado por propia iniciativa la oportunidad de redactar esta presentación.

Luzmán

pinta a ese “pañuelito del cielo”, a veces de un color o de una admirable gama, de cuyo peregrinaje movido por el viento depende que huyan los sueños o emprenda vuelo la fantasía. Sin embargo, allí no queda, porque nos lleva a esa carpa con magia, escenario ideal del querido cotosique, nariz de ciruela, alegre e inocentemente burlón, irónico con su alma llorosa. De este autor diremos, además, que es el generoso maestro, líder que guía a la PLIJ, desde que impulsó su fundación, en las diferentes líneas que aborda esta entidad. Sus escritos, libros, investigaciones, compilaciones, antologías, ensayos, entre otros aportes, iluminan el camino de cada socio y el de Cajamarca literaria.

Nimia

enseña a condolernos de aquellos trinos enjaulados y clama para que los liberemos, con esa ternura de cosechadora de sueños rurales nos abre la conciencia haciendo enraizar allí esa tristeza ajena que también nos duele. Si abrimos los brazos y allí coloca la madeja para ovillar, qué hermoso será escuchar en su voz susurrante relatos sinfin para que construyamos nuestros caminos por la ruta exacta...

Guillermo,

como casi siempre, desajusta algunas de nuestras ideas: ¿una tarea escolar podrá darse por cumplida cuando se refiere a la muerte? ¿Un árbol es igual de útil para nosotros que para un perrito que marca su territorio?

Consuelito,

como cabal modelo de madre admirada y de amiga ejemplar, de mujer justiciera y de impulsora de buenas causas, saca a relucir su honda sensibilidad y nos lleva a su vieja casa, uno de los lugares donde floreció el inmenso e incomparable amor de su madre, pilar fundamental que a pesar de estrecheces y ya viuda hizo posible construir un grandiosamente humilde castillo desde donde batalla en todos los frentes contra las injusticias e indiferencias.

José

nos sacude con la historia real de una esclava adolescente cuya piel diferente fue pretexto de sobra para robarle toda su vida, anularle sus sueños y truncarle cada ilusión. Este autor logró encontrar, dentro de sus intensas búsquedas de documentos antiguos, la escritura de compraventa de esa adolescente. Cada ampolla de sus pies y manos basta para escribir incontables vidas. Esta versión de lo mucho que se vivió en nuestro país debe servimos para evaluar todas esas etapas nefastas de la humanidad.

           Deilú,

fiel a su sentida identificación con el arte hecho poesía y convirtiendo a cada verso en canción, nos lleva de la mano hacia ese mundo feliz que construye a diario. Dios habrá dispuesto que justamente el día de su cumpleaños quede concluida esta antología aplijense, y que sin que lo sospeche resulte ser como obsequio oportuno para ella.

Miguel

fusiona en sí su sacerdocio y su arte literario diciendo, como debe ser, las verdades hasta con la dureza que deben ser dichas para llegar a las conciencias, a sabiendas que los humanos tenemos la tutuma dura, muy dura y rumi sonqo (corazón de piedra). Él, como rebautizando, nos moja a todos en la "pileta nueva".

Sarita

nos demuestra que los sueños pueden cumplirse, y cómo no si nos dejamos guiar por una abuela con manos de algodón y corazón inmenso de tibia y sentida ternura, aunque no podamos mostrar la inocencia de quien pregunta por el sauce despeinado. Ella sabe cómo damos la lección con alegría, a pesar que el mundo ya nos deformó enormemente.

Antonio

reconoce que no tenemos por qué extrañar a las flores que convertidas en frutos nos dan gozo... Así, el amor de la madre florece cada día y hace milagros para damos el pan de cada día, aunque la harina esté faltando, o para que el profesor destacado a la jalea ahogue el silencio triste con las gotas de la lluvia que él convierte en música compañera.

Glendy,

madre primeriza, vuelca como volcán ese sentimiento que transforma todo, pues estuvo acunándolo desde sus primeras muñecas, tejiendo esa ilusión en cada día hasta que se desborda con el primogénito, entonces teje el ropón con puntos de risa y llanto, fiel reflejo de la vida.

GuiManuel,

tal como vive y nos hace vivir los poemas ajenos, también al leer los suyos nos parece verlo en el escenario con sus gestos y modulaciones de voz, captando plenamente la intención de cada uno de sus versos. Gracias por compartir sus juguetes y refrescar nuestro ya lejano mundo de pequeños

Jaqueline

extiende sus manos invitando a que la acompañemos en el retomo a casa, sin dejar el equipaje con amarillentas páginas colmadas de poemas y de sueños que, aunque parezca tienen mucho de tristeza, siempre serán el motor que nos impulse a retocar en cada jornada a la humanidad hasta hacerla mejor.

Camilo,

caminador de paisajes en las cuatro estaciones conoce el secreto para aconsejar que nadie llore y regala la llave con secretos disfrazados de poesía, remolcando así, entre sus dedos, a cada lector, y convierte a sus dedos en alas... Le ayudamos a llevar una canasta con pan fresco decorado, con acuarelas del alma, para repartirlo entre todos. Así se hace más liviana nuestra cuesta..., al mismo tiempo que su sonrisa satisfecha va volcando con modestia.

Luz

sabe que el telar de nuestra vida requiere clavar en el piso las estacas en las cuales prepararemos las hebras antes que la sikicha las tiemple desde la cadera y haga posible convertirlas, con la trama, en figuras y sueños que han de abrigar las noches y los inviernos; nos explica por qué se extraña a alguien y por qué es necesario dar y recibir perdón para renovar nuestro camino con esperanzas...

 

Rosita

hace reflexionar para que la humanidad sea más sensible a las necesidades de las mujeres campesinas que sufren pobreza y el peso de represiones o costumbres transmitidas a lo largo del tiempo. Dice y actúa en concordancia con sus convicciones y lucha por todas las reivindicaciones posibles, para devolver la esperanza de un futuro diferente.

Wilson

nos lleva a esa realidad del oriente peruano, tan lleno de verdor con abundante fauna e incontables leyendas, para entender la historia de personajes que enriquecen nuestra visión andina o costeña y logramos aprender a querer más a esta patria tan compleja en su multiplicidad de vidas, a cuál más pintorescas.

Dalila,

alma, guía y vida no solamente de su hogar sino de todos los ambientes en los que le toca actuar como mujer llena de cualidades, deja constancia de su paso en cada sitio. Sus jardines y macetas son la muestra palpable. Las flores reflejan lo que es ella y es a ellas a las que dedica mucho de su ternura, que le retribuyen con belleza y exquisitos aromas.

Francisco,

trotamundo que lleva a la espalda sus instrumentos y en el pecho la carga de recuerdos vividos y proyectos por nacer, retoma en la memoria a esa etapa infantil de lugares que al recorrerlos hicieron madurar los pasos, ayudaron a construir y reconstruir los logros y vacíos para convertirlos en ofrendas que después devolverán los frutos correspondientes, dulces o amargos, saciadores de hambre o medicinales para lo que eludirnos y ya es inalcanzable ...

Juan,

constructor paciente, calmado ante las tempestades, con respuestas siempre bien enmarcadas a favor de conocidos o desconocidos; lo importante para él es dar, servir, ayudar, para que todos caminen a su propio paso, sin importar que por el apuro no estiren la mano para despedirse o queden mudos y ciegos para agradecérselo; inmutable, en paz, sigue pendiente hasta verlos ocultarse en el horizonte, con lo que pudo poner en sus manos...

Socorro Isabel

¿Alguien podría dudar que en cada uno de sus poros no tiene una taleguita colmada con caramelos de ternura, con mágicos secadores de lágrimas o con mensajes de organillero para hacemos humedecer los ojos cuando ya están resecos por tanto mundo? ¿En qué parte de su corazón está la inmensa sala donde esconde su inagotable amor protector para las mujeres y el amor para sus hijos    y ya no alcanza para todos los varones conocidos y desconocidos, a pesar que sabemos que esa selección es la precisa y justa? Ella sabe sujetar el tiempo, no cabe duda, y hace trenzas multicolores con el trino de los pajarillos o los ladridos perrunos... ¿acaso volará también con su paraguas parasol? ¿Cómo pedirle que nos enseñe a encontrar y recoger los últimos respiros de la anciana misha que invaden la sombra de los membrillos, de los caballos negros que vuelan con las arcas vacías, de las flores del poro poro que va pariendo la naturaleza en medio de variado concierto faunal que, acaso, ni el mismo Layo pudo olfatear o presentir en el último instante? Ya no desgranes nuestras canas, Creadora de ascendencia llapina, porque de por van haciendo mutis para preparar la pista de despegue pues ya es casi hora del vuelo...

En esta antología están setenta y seis obras palpables en manuscrito, con tinta de trasnochadas y horas cubiertas con capas de Mandrake y un trío de los que escriben sus obras con actos diarios, como fieles vigías salvadores para que quienes construimos en nubes no perdamos el norte y nos ayuden a pisar el suelo para retomar afanes haciendo posible que cojamos nuevas piedras y argamasa para cerrar portillos, reconstruir derrumbes, hacer puentes o poner hitos, de tal modo que nadie se extravíe por lo menos hasta hallar el siguiente tambo...

Guillermo Bazán Becerra

Cajamarca, 20 enero 2022

Inicio


VILLANUEVA DÍAZ, Estuardo. ¡¡Ahí viene Benel!!. Primera edición, setiembre 2022. © Estuardo Villanueva Díaz. TESSELLATA BOOKS. Virginia, EE. UU. (USA). Documento en pdf. 392 pág. Formato A5.

PRÓLOGO

Por: Francisco Rodríguez Buezo de Manzanedo, actor, poeta y analista literario.

Estuardo Villanueva uno de los escritores más vastos y prolijos, desarrolla varios géneros literarios con solvencia y creatividad —poesía, teatro y novela—, con un manejo del idioma en forma profunda, y un conocimiento y uso de la palabra muy convincente. Estuardo, siendo médico, paralelamente se dedica a las letras a lo largo de toda su vida. Inquieto, creativo y, sobre todo, de una personalidad generosa y una gran sencillez, lo que le ha permitido captar, mirar y conocer al ser humano a fondo.

¡¡Ahí viene Benel!! es una novela intensa, llena de sorpresas y personajes costumbristas, con una descripción de la sierra norte peruana que nos permite disfrutar de su lectura e imaginar algunos hechos de nuestra historia de manera vívida.

La novela narra sucesos de ficción, así como hechos reales que ocurrieron por los años veinte del siglo pasado. Hechos de violencia y conflictos de lucha por el poder en la zona de Chota, Cutervo, Santa Cruz y Hualgayoc, por intereses y diferencias de diferentes grupos entre hacendados y comerciantes, ligados o relacionados con el poder central de los gobiernos en Lima, que se manifiestan en esta región. La narrativa de la novela nos deja ver los intereses de estos grupos.

El lenguaje y los giros idiomáticos que usa Estuardo Villanueva tanto en los diálogos como en las descripciones, nos permiten introducirnos en ese mundo andino, en ese mundo rural chotano. La influencia del idioma quechua en el proceso de aculturación es determinante en las formas de pensamiento, que se refleja en el uso del idioma castellano, lo que permite una visión y un sentimiento únicos y particulares en el mundo andino peruano. Es tal la importancia para el autor del uso de la palabra, que nos entrega un vocabulario de la sierra norte del Perú utilizado en su narrativa.

Estuardo Villanueva nos lleva en su relato a diferentes momentos: momentos de angustia, zozobra y temor frente al ataque sorpresivo. Como cuando nos describe:

«El sol quemaba como plomo recién disparado desde su altura un poco más hacia oeste del centro del cielo donde fungía como único y mudo testigo de la tragedia que estaban sufriendo dos hombres aislados y sin escape alguno, en las afueras de un pequeño y aislado villorrio, que en esa tarde se había convertido en obligado escenario bélico el templado y pequeño pueblo de Piedrajas».

Sigue la narrativa con el viaje del hondureño Aldías Lagocaz Padierna hacia Ninabamba (Hualgayoc) y luego a Tacabamba. Va narrando los diferentes enfrentamientos entre grupo de hacendados que luchaban por el control territorial (sus haciendas y los terrenos de sus vecinos) o por influencia de la política local o nacional.

Nos cuenta la forma de dominio y subyugación de los hacendados con sus empleados y campesinos, así en el capítulo «Virgen de la Lluvia», nos narra cómo el patrón Don Agucho le prestó unas tijeras a un pobre muchacho para que cortara un poncho para hacerse un pantalón. Como se perdieron estas tijeras, Agucho lo hizo trabajar por años por el pago de las mismas, solamente dándole comida hasta desquitar el costo de éstas. La descripción física que hace el autor de este muchacho es digna de escribirla:

«El Damas hablaba siempre sonriendo, pues tenía la cara permanentemente alegre, mostrando sus encías dilatadas y sonrosadas con sus enormes dientes separados, picados y renegridos. Hablaba a ráfagas, con ligeros cortes en su conversación y había que estimularlo para que continuara. Era un muchacho pobre, rachaposo y solo, abandonado por la suerte y el ser humano».

Y sigue describiendo al muchacho:

«Pues que al Damas lo andaba el patrón siempre a pie y descalzo, a pesar de que era piquiento y nigüento y tenía los pies infestados e infectados, hinchados y deformados, y caminaba muy lentamente».

Exactamente a cien años de estos sucesos, ¿cuántos niños y jóvenes en el norte Peruano estarán en condiciones similares? Creo que esta descripción es vigente y actual.

Lewis Taylor en su libro Gamonales y Bandoleros, Violencia Social en Hualgayoc- Cajamarca, 1900-1930 (Asociación Editora Cajamarca Obispo Martínez Compañón, Cajamarca, Noviembre 1993), nos hace saber que «el caudillismo estaba arraigado en tan alto grado de autonomía terrateniente dentro de los limites de la hacienda, lo que dio lugar a la proliferación de Centro de Poder Político».

Después de un periodo de casi quince años entre, 1914 y 1930 aproximadamente, por cambios en la política central del gobierno y el debilitamiento de los protagonistas, muchos de los eventos de violencia narrados en la novela se calmaron, se sosegaron sin desaparecer completamente.

Los sucesos descritos en la novela nos mantienen en atención permanente por la acción, los entrañables personajes y la narración histórica. Es introducirse en un mundo que Estuardo recuerda y nos hace compartir.

Inicio


VALLEJO, Santiago. Enlazados hasta las estrellas. Publicada por: Editorial Independently Published (EE. UU.), mayo 2022. Impresión: Editorial Vector Sgráfico, Perú. 96 pág. 16.6 x 20.8 cm.

¡El verdadero amor jamás se olvida, quizá queda tan solo dormido por un momento! Claudio y Cristina son dos jóvenes que viven una real historia de amor desde la pubertad. ¡Sabes que estás enamorado en el momento en que puedes tocar las estrellas sin llegar a ellas! Un amor que decidió sobrevivir a las copiosas pruebas y obstáculos para estar juntos hasta el último segundo de sus vidas. ¡Un amor que todo lo cura, es locura! Claudio es privado de su amada por rencillas familiares. ¡No creo que exista el olvido ni que deba de existir. La vida se hace de escombros y de cenizas que sigan ardiendo! ¡El amor nunca muere de muerte natural. Muere por componendas, ceguera, errores y traiciones!... ¿Existe en Perú y en pleno siglo XXI la imposición de un matrimonio?

¡Los sueños solo mueren, si muere el soñador! ¡Hay amores que nada los extermina, aunque no se pudieron

realizar! Por otro lado... ¿Por qué ocurren los feminicidios o uxoricidios? ¿Te has analizado si eres machista o una feminista? ¿Existen los masculinicidios? “Enlazados hasta las estrellas”, conoce la más tierna, jocosa, espeluznante y macabra historia de amor de todos — los tiempos.

¡Una novela que no debes dejar de leer, te apasionará!*

--------------------

*Contracarátula.

Inicio


BUSE, Mónica. La negación del ser. Primera edición, agosto 2022. Fondo Editorial: Municipalidad Provincial Cajamarca. © La negación del ser. Impresión Servicios Gráficos Srl. 220 pág. 14.8 cm x 21.1 cm.

INTRODUCCIÓN

Llegaron los españoles en 1532 y la organización social, política y económica del pueblo originario se hizo añicos y, supuestamente, desapareció. Además de esta inconmensurable tragedia, millones murieron y los sobrevivientes y sus descendientes fueron sometidos a los más denigrantes maltratos e injusticias. Esto lo sabemos todos. No son novedad la obligación de tributar, los padecimientos en los obrajes, el castigo físico, el despojo de tierras, la imposición de una religión incomprensible y toda suerte de explotación y abusos. El indígena sufrió la negación de su ser hasta el punto que el invasor se planteara interrogantes sobre su humanidad.

Así, este pueblo vivió los trescientos años de dominación española escondiendo su miedo, su odio y su añoranza con el disimulo, y defendiéndose del maltrato con el

servilismo. Sin embargo -he ahí lo asombroso-, nada de esto logró asfixiar en la idiosincrasia de los naturales la alegría, la creatividad, la autoestima y la esperanza de una vida mejor. De ahí el mito de Inkarri.

A medida que fuimos encontrando más y más documentos, prácticamente vírgenes, que una vez más demostraban el sufrimiento del indígena bajo la opresión del invasor, fue aumentando nuestra admiración por la proeza del pueblo cajamarquino y del Perú en general, que no solamente sobrevivió como etnia, sino que mantuvo los elementos más potentes de su idiosincrasia que son la acogida y solidaridad entre ellos, la infinita creatividad y la alegría celebrante. A estos elementos positivos, que venían desde tiempos inmemoriales, el coloniaje, con todas sus brutalidades, añadió el hermetismo, el disimulo y la desconfianza. Más aún: una fuerte resistencia a los cambios que, en ocasiones y no necesariamente con mala voluntad, se pretende introducir en su mundo para llevarles el llamado progreso y mejorar sus condiciones de vida.

¿Qué derecho tenemos de criticar esos rasgos que con menosprecio atribuimos al indio, al natural, al campesino, al aborigen o como querramos llamarlo? Admirémonos más bien de la sobrevivencia de su idiosincrasia que hasta ahora se defiende, ya no del español sino de aquellos que sintiéndose superiores, la desprecian.

De todo lo nombrado lo que más nos impacta es esa solidaridad a la que se refiere José María Arguedas cuando se pregunta: “¿Cómo progresa más el hombre, mediante la competencia individual, el incentivo de ser uno más poderoso que todos los demás, o mediante la cooperación fraternal de todos los hombres, que es lo que practican los indios?”

Mónica Buse

Inicio


BAZÁN BECERRA, Guillermo. La carta que faltó... y dejó un vacío. Antología internacional concientizadora. Serie: Alimentado mi interior. 1/14. Ediciones Virtuales Asociación Cajamarca, Identidad y Cultura. Distribución gratuita en formato pdf. Cajamarca, febrero 2022. 306 pág. Formato A5.

PRESENTACIÓN

La Asociación Cajamarca Identidad y Cultura ingresa en este nuevo año a una nueva etapa, no solamente con antologías que abarcar temas aparentemente más difíciles pero que consideramos son indispensables para que la humanidad siga reconstruyéndose. No era cuestión de quedarse en el avance por inercia, que es casi como decir indiferencia o tibieza que no trasciende, sino en tomar la decisión de lanzarse a una nueva aventura con valentía, decisión, coraje y hasta con espíritu de sacrificio porque no será improbable que aparezcan quienes pongan piedras en el camino, pero eso dará más mérito a los que participen en estos libros que en la nueva Serie “Alimentando mi interior” abarcará, con 14 títulos, los años 2022 y 2023.

Todos los volúmenes que salgan estarán obligatoriamente registrados en la Biblioteca Nacional del Perú, con los derechos reservados para resguardar el derecho de los autores que aquí se integran. Siempre quedaremos en deuda con cada uno de ellos, pero que nuestra gratitud sea la retribución íntegra que podemos darles, por sobre nuestras limitaciones.

Este primer volumen de la flamante Serie les dará a los lectores más de una agradable sorpresa por su contenido y los nuevos nombres que se incorporan. Siempre tendremos los brazos abiertos para recibir a quienes deseen ocupar nuestras páginas. Servirlos es gran satisfacción pues nos convencemos cada vez que no estamos sobrando en el mundo y cumplimos la misión asumida por propia decisión y sin ninguna condición ni búsqueda de beneficios personales o institucionales, como será hasta que Dios decida cuándo y cómo debemos dar por cumplido el camino que nos ha marcado. Pero dejamos constancia que si hemos planificado trabajo para dos años es que mantenemos el optimismo de que podremos sobrevivir a la situación actual, tan negativa en el Perú y el mundo.

A partir de la presente antología se considerará la calidad de los trabajos para que al final de la secuencia bianual se conceda un premio a quien con sus aportes creativos se constituya como merecedor a ello. También se tendrá en cuenta la asiduidad o constancia en su presencia en cada número. De las 14 antologías programadas hay excepciones que dejan en libertad de participación, por la temática, a los autores extranjeros, pero si desean aportar será muy bien reconocida su presencia.

Suponemos que hasta setiembre la pandemia originada en Asia ya estará más o menos bien controlada, de tal manera que nos hemos decidido a convocar en estos dos años a Encuentros presenciales de poetas, narradores y artistas plásticos en un lugar muy atractivo de la provincia Cajabamba, comprensión de la Región Cajamarca, cuyos detalles serán precisados con la necesaria anticipación.

Igualmente se señaló un evento para presentar libros que no hayan sido lanzados en ningún evento anterior; inicialmente se ha pensado hacerlo de modo virtual, pero si las condiciones son propicias acaso se haga presencial.

A nombre de nuestra institución damos la más cordial bienvenida a quienes conforman con sus obras este libro antológico.

Cajamarca, 05 de mayo 2022.

Guillermo Bazán Becerra

Presidente de ACIC Perú

Inicio


ALCALDE PALOMINO, Manuel. Argumentos para volar. 1ra. Edición. Lima, agosto 2022. ©Manuel Alcalde Palomino y Grupo Editorial Arteidea Perú EIRL. Impreso en los talleres gráficos Kartergraf S.R.L.110 pág. 14.7 c 20.7 cm.

Presentación

LOS ARGUMENTOS POÉTICOS
DE MANUEL ALCALDE

La poesía se abre paso, por entre el paisaje diverso, de pe­numbras y destellos de la existencia humana, y nos eleva, pero al elevarnos, nos interroga, nos desafía, nos conmina. ¿Cuál es el sentido final de la vida?, parece preguntarnos esa arquitectura de palabras que se nos presenta en la forma de imágenes, deslumbrantes o sencillas, vertiginosas o persuasivas, desbordantes o serenas. Y de esa manera nos convoca a decir y hacer algo, a asumir una actitud.

¿Y cuál sería esa actitud, de acuerdo a la propuesta de Manuel Alcalde, quien con su ya asentado oficio con la

palabra, ha optado por hacer de mensajero de una postura mediante la poesía?.

O asumimos la obediencia y el cumplimiento de las fórmulas, las plantillas, los clichés, las convenciones, o más bien optamos por el desacato, la exploración, la batalla por expandir la expe­riencia de cualquier signo, en fin, elegimos la libertad...

Está claro que el camino que nos plantea Alcalde no tiene nada que ver con la pasividad, el sosiego, la agachada de cabeza. Desde el título del libro y desde el epígrafe inicial (Abre tus alas y vuela muy lejos. / Demuestra que no hay límites. / No hay imposibles cuan­do tienes fe y voluntad.), el poeta no se va por las ramas: se trata de darle sentido a una actitud, de sostener con argumentos aquello que hemos abrazado.

En algunos casos, los creadores apelan a figuras o imágenes vinculadas a la sed de conocer la inmensidad de nuestra historia, personal o social, vía la metáfora del mar y la navegación. Es lo que hizo, por ejemplo, el gran poeta chimbotano y universal, Juan Ojeda, en su Arte de navegar. En otros, la iluminación de la palabra designa un referente directo pero no menos incitador: las alas, el vuelo, las aves, como lo asume, para citar un caso, la poeta peruana Rosina Valcárcel en su Loca como las aves.

Podría haber sido la mirada que explora, la carrera que no se detiene, la lectura que ensancha, sin límites, nuestra sensibilidad y nuestra conciencia. Pero Manuel Alcalde ha escogido, en la pri­mera parte del poemario, el argumento del viento, las alas, las aves, la libertad de volar y de soñar, que en algún momento se hermana, se hace una con el discurrir de las aguas, con el mar irrefrenable en su movimiento, como se expresa en los poemas «Tengamos que volar a mares desconocidos» y «Dadme solamente alas».

Es ese mismo sentido, pero ya en la fecunda, agónica y deslumbrante experiencia del amor, el que orienta la poética de Alcalde en la segunda parte del Ebro. Si no hay Emites para el vuelo en el vivir, tampoco los habrá para el vuelo en el amar, parecen explicarnos sus versos de amor: al final, es el ejercicio de la libertad, «solamente la libertad del viento para tocar el cielo», en este caso de y con la mujer amada, lo que se defiende, con ardor pero también con sabiduría.

Con imágenes sencillas y transparentes, con la luminosidad de lo auténtico, Manuel Alcalde ha compuesto un argumento poético para un ejercicio que con toda seguridad habrá de embellecer no solo nuestra sensibilidad cultural y literaria sino, sobre todo, la hermosa posibilidad de ser libres, es decir, ser humanos.

Jorge Luis Roncal

Inicio


GARNETT, Miguel. El ocaso del Sol. Primera Edición, octubre 2022. Fondo Editorial: Municipalidad Provincial Cajamarca. © El ocaso del Sol. Impresión: Servicios gráficos S.r.l.  98 pág. 14.8 cm x 21.0 cm.

"EL OCASO DEL SOL"

En su libro La Fama de Caxamalca, Monseñor José Dammert Bellido cita a Femando Funzalida: “Dramatizar, una vez más, la muerte de Atahualpa, es un acto de arrojo temerario. Es exponerse a la tentación irresistible de una necromancia banal para evocar las caricaturescas larvas de un Pizarro analfabeto, codicioso y bárbaro enfrentando al noble Inca socialista. O peor, enfrentando al pagano idólatra, tirano y sanguinario con el español caballeresco, que trae la luz del cristianismo. Sería hispanismo fácil, o indigenismo más fácil todavía que, pretendiendo hacer historia, no consigue sino comunicarnos los prejuicios y malentendidos de la memoria de nuestras clases ilustradas.

Pecado que aún purga más de uno de nuestros dramaturgos, en ese círculo dantesco del infierno literario en donde la indiferencia del público castiga al ripio y al lugar común. "Ahora, con esta advertencia, me lanzo a crear una obra que espero evite los estereotipos indicados aquí.

Toda historia implica una interpretación de los datos, y estos, con respecto a la captura, encarcelamiento y muerte de Atahualpa son relativamente escuetos y contradictorios. Son de los cronistas españoles que interpretaron los acontecimientos desde su propio punto de vista. Aquí pretendo ofrecer una interpretación que sea justa con los actores del drama de 1532-3. Tienen virtudes y fallas y están condicionados por su contexto histórico -sea de la España emergente como el poder político-militar principal de Europa, o sea de un continente con civilizaciones hasta hacía poco totalmente desconocido a los europeos-. En este continente, los naturales ya habían desarrollado varias civilizaciones y aquella de los Incas era admirable, pero totalmente diferente a aquella de los españoles. Los conquistadores españoles eran hombres valientes,
 

pero no tenían escrúpulos en su búsqueda del oro, y eran ciegos con respecto a su propia idolatría. Parece que Hernando de Soto vino a ser el español más cercano al Inca; Francisco Pizarro jugaba ajedrez con él, y no se debe ignorar que Fray Valverde llegó a ser el primer Obispo de Cusco y allí defendía a los naturales. No fue simplemente una herramienta oscura en manos de los Conquistadores. De otra parte, Atahualpa no fue un gran Inca como Pachacútec, o aún como su padre, Huayna Cápac, pero fue el Inca que se encontró en una situación sumamente compleja. El tenía sus propias debilidades y ceguera, como también su dignidad y virtud, más su propia sicología.

Para crear esta obra teatral, he consultado a los siguientes historiadores: Jorge Basadre Grohmann, Rubén Vargas Ugarte S.J., María Rostworowski, Horacio Villanueva Urteaga, Mons. José Dammert Bellido, Fernando Silva Santisteban, y Julio Sarmiento Gutiérrez; más artículos en el Internet sobre la Conquista, especialmente aquel sobre la muerte de Atahualpa, escrito por Juan Luis Vargas Sifuentes y publicado en El Peruano, el 26-10-2019. También he utilizado la novela de Rafael Dumett, El espía delinca, y agradezco al Profesor Hermóngenes Rodríguez Campos por la información histórica que me ha brindado.

He limitado el número de personajes para que así sea relativamente fácil montar la obra. Entonces, no están los intérpretes Martinillo y Felipillo -aunque este último tenía sus propios motivos para vengarse contra Atahualpa-, Espero que la cronología de la secuencia de eventos durante el cautiverio del Inca sea correcta. He presentado los conflictos entre los cautivos, y enfatizado el conflicto que la llegada de Diego de Almagro provocó 10 \La Muerte de Atahualpa con Francisco Pizarro, porque influyó mucho en la suerte de Atahualpa. Entre los líderes de los conquistadores que llegaron a Cajamarca con Pizarro y luego con Almagro, solo he incluido a Hernando Pizarro y a Hernando de Soto, más Pedro Cataño, amigo de De Soto y defensor de Atahualpa, y Pedro Sancho de la Hoz, secretario de Francisco Pizarro. Entre los naturales presento a Carahuarayco, curaca de los caxamarcas y Apu Sana, el sacerdote de Pachacamac. El vínculo entre Pachacamac y el Cristo Morado he encontrado en las obras de María Rostworowski. Hernando Pizarro y De Soto no estuvieron en el juicio -llevado a cabo el 25 de julio de 1533-, porque el primero había sido mandado por Francisco Pizarro a llevar el Quinto Real del oro a España; partió de Cajamarca el 15 de junio. Pizarro despachó a De Soto -opositor firme de matar al Inca- hacia Huamachuco, a fin de comprobar si era verdad que los indios se hallaran en pie de guerra y que Atahualpa estuviera en connivencias con sus capitanes para atacar a los españoles por sorpresa. Entonces, apartado así De Soto e impulsado por Almagro para ejecutar a Atahualpa, Pizarro hizo abrir un proceso contra el Inca. Gracias al bautismo de Atahualpa -¿con el nombre Juan o Francisco?- la condena a la hoguera fue trasmutada-¿al garrote o a la degollación?- La evidencia para contestar ambas preguntas es confusa.

Inicio


LEZAMA ABANTO, David. El último hacendado. © Elizalde David Lezama Abanto. Primera edición: Setiembre 2022. Impreso en Cajamarca: Pardys Imprenta y Servicios. 206 pág. 14.9 x 21.5 cm.

PRÓLOGO

Uno de las características más sobresalientes del profesor David Lezama Abanto es el amor profundo por su tierra, Chancay, en la provincia cajamarquina de San Marcos. Ha escrito varios libros elogiando aquel rincón del Ande, y esta obra, El Último Hacendado, es una nueva entrega en la cual manifiesta su inmenso cariño por Chancay y su historia. El estilo de la obra es bastante sui géneris, dentro del modo literario llamado facción, en la que se mezclan datos históricos con la ficción. Todo está relatado en el contexto de conversaciones con el anciano Lisandro Olavid Torres Sánchez, un hombre de 108 años de edad.

Aquí cabe anotar que una dimensión de la técnica

narrativa del profesor David Lezama es presentar conversaciones bastante largas entre sus personajes, a través de las cuales se revela la visión sociopolítica del autor. Él anhela un cambio radical en el Perú para crear una sociedad mucho más humana y justa para todos. Es una visión que forma el trasfondo de la obra que presenta una historia vivida durante las primeras décadas del siglo veinte; tejida con una variedad de hilos que crean un lienzo muy rico y complejo. Es una historia que provoca pensar no solo en el pasado, sino también en el presente porque, aunque el escenario de las haciendas ya no existe, hasta el día de hoy, al Perú le hace falta un profundo cambio sociopolítico para crear una sociedad justa y democrática.

Gracias a la habilidad que tiene el autor de adentrarnos en el ambiente chancayano, casi inmediatamente sentimos como quien tomar una taza de exquisito mate de toronjil. Mientras leemos la obra que comienza con un aprecio notable por Atilio Romero Mendoza, el dueño de la hacienda Carguaypampa, y un caballero a carta cabal, nos encontramos consumiendo mentalmente los potajes más deliciosos que en vida le haya gustado (a él): papa con cuy, chicharrones, caldo de gallina, etc. Así nos adentramos en el corazón del Ande chancayano.

El heredero de la hacienda Carguaypampa es el hijo de don Atilio Romero, Femando, criado en Lima por su madre y dos tías. Conocido como Cachito, es todo lo opuesto a su padre, vicioso, malcriado y despótico. Unos amigos lo inducen a Cachito con una dama de compañía llamada Dalila para que le inicie en las relaciones sexuales. El autor nos ofrece un relato sobre Dalila - una historia triste de la explotación de una chica provinciana que nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre la lacra contemporánea de la trata de personas, en que miles de chicas resultan ser esclavas y explotadas sexualmente.

Todavía bastante joven, Cachito realiza una visita a la hacienda Carguaypampa y, durante un paseo, casi se ahoga. Es salvado por Joaquín, el hijo del capataz, que le grita: «No míruste al agua, patrón, se vaya a mareyar, se está ladeando patrón, mire al frente, se va usté a caerrr.» Cachito cae en el agua y le cuesta a Joaquín todas sus fuerzas para salvarlo. Con eso el paseo termina, como también las vacaciones terminaron para Cachito, y los dos amigos se despidieron. Joaquín se había encariñado y le entristeció la partida del niño patrón. Esta parte de la historia termina con el joven heredero sintiéndose seguro para una larga y tranquila vida5.

Cachito deja de ser Cachito y viene a ser un joven apuesto, Femando Romero y Romero. Se encuentra de nuevo con Dalila e, inicialmente, ambos gozan del sexo desenfrenado. Pero esto se vuelve rutinario: Ya no habían flores, no había baños en la ducha, las caricias eran momentáneas... se iba perdiendo la fogosidad, el calor, el arrebato, la pasión de las primeras citas. La relación se troca en una de amistad y de reflexión hasta que se despiden y, luego Femando ve un día que la casa de Dalila está en venta; Fernando Romero la extraña. Se había acostumbrado con ella, era la única persona con quien podía conversar. Tenía la sensación de haber perdido a una mujer valiosa, y reconoció su error de haberla considerado como una bonita joya de su propieda. Fernando ingresa en la universidad para estudiar Derecho. Hay un ambiente intelectual de querer cambiar las estructuras sociales del país, pero eso no interesa a Femando: Mal estudiante, como siempre nunca fue más allá del promedio acostumbrado en la mediocridad... No destacaba en el aspecto intelectual, trató de hacerlo en lo social. Fernando se gradúa y sueña con una vida destacada entre gente importante, pero interviene la muerte de su padre y vuelve a la hacienda con la intención de venderla.

En su viaje de Lima a Chancay, Fernando tiene que pasar unos días en Cajamarca y se aloja en un hotel que resulta ser propiedad de Dalila. Después de unas largas conversaciones él sigue su viaje y encuentra que su antiguo amigo, Joaquín, ayuda a su padre, Rodrigo, en la administración de la hacienda. Pronto la amistad se quiebra porque no se logra vender la propiedad y Femando simplemente quiere sacar todo el dinero que pueda, tratando a los peones como esclavos. Despacha a Rodrigo de la administración y trae a un administrador desde Lima que no sabe nada de cómo manejar una hacienda en la sierra. Con eso, Joaquín decide abandonar el lugar. Después de varias peripecias, es llevado por la «leva» a servir en el ejército. Gracias a sus estudios en la escuela y su experiencia en el manejo de la hacienda, Joaquín sobrevive bien, pero cuando un comandante les da una arenga patriótica, se queda desconcertado: «¿Todos somos iguales ante la Ley? ¿Igualdá entre peruanos? De qué igualdá se habla si en mi tierra el hacendáo nos trata como animales, pa’ él, no somos humanos.»

Pronto la historia nos lleva a la guerra con Ecuador. Joaquín se destaca en salvar la vida de un alférez, es herido, recibe el grado de sargento y es condecorado. Va de regreso a la hacienda. Sabe que su padre ha fallecido y se pregunta cómo encontrará a los otros miembros de la familia. Desde una fila observa una parte de la hacienda. Hay pocas chacras sembradas, pocos animales y parece que la fábrica de quesos ya no funciona. Un raro escalofrío se apoderó de su cuerpo, y un mal presentimiento recorría su mente, parecía que el miedo se apoderaba de él a medida que se acercaba a su pueblo... Se suponía que debería ser un momento de alegría para él, ya que de tiempos volverá a ver a su familia, pero no...

De allí, la historia se desarrolla como una tragedia griega y, lejos de los apacibles inicios, hay un desarrollo que pasa por el desalojo de la familia de Joaquín y la violación de Fiore, su hermana, por el desgraciado Femando. Con razón en un momento Joaquín lamenta haber salvado la vida de Femando cuando eran muchachos: «Así como una vez le salvé la vida, a’ura la puedo quitar.» No lo hace y luego inspira la creación de una cooperativa en las tierras de nadie, fuera de los linderos de Carguaypampa. Esta pronto rivaliza la hacienda en producción y el hacendado Femando entabla un juicio, con el resultado igual como se encuentra en la novela de Ciro Alegría El Mundo es Ancho y Ajeno: el juez adjudica que las tierras de la cooperativa pertenecen a la hacienda Carguaypampa.

Hay una batalla entre el hacendado y los campesinos de la cooperativa que termina con la muerte del abusivo hombre a manos de Fiore: ...vio el revólver que estaba en la mesa de noche, fue hasta él, la tomó con su mano derecha. «¡Desgraciáo, maldito, dije que t'iva a matar, hasta aquí llegaste mal parido!» Se acercó al hacendado y dirigiendo el cañón a la cabeza de su violador, sin tener tiempo de pensar aplastó el gatillo y pummm. El proyectil atravesó la cabeza que se abrió como un abanico con los sesos en el piso. También mueren dos policías y varios campesinos. Con un trasfondo de la casa hacienda quemada, algunos campesinos son llevados para ser ajusticiados, mientras los periódicos capitalinos presentan el acontecimiento como si fuera un levantamiento de gente salvaje e ignorante contra un hacendado educado y culto. No solo es todo el enlace como una tragedia griega, sino es digno de la pluma de Shakespeare que termina su obra Hamlet regando el escenario con cadáveres.

Joaquín sobrevive y se aleja de la escena de la tragedia acompañado por su enamorada, Alegría. Ella insiste: «Tenemos que volver pué... Fernando Romero y Romero ha síu «EL ÚLTIMO HACENDAO» así quedará escrito aunque haya costáo la vida de seis hombres y un angelito». Joaquín la contesta: «Muchas veces la historia de los pueblos se escribe con sangre y muerte, pero esto ha de servir paque cambien las leyes y conquistemos la igualdá. Sus nombres estarán escritos en la historia de los pueblos humildes donde su gente es aplastada como lu’a hecho este maldito ÚLTIMO HACENDÁO».

Miguel Garnett,

Cajamarca, setiembre de 2022.


PRESENTACIÓN

Cuarto aporte a mi tierra, al pueblo donde nací, pasé mi niñez, y antes que yo, todo mi linaje. Este trabajo contiene chispazos de historia acontecida en el lugar de Carguaypampa, posible nombre con el que en la antigüedad se le conoció al actual Tauripampa. Pero no dejaré que esta incertidumbre quede en la mente de mis coterráneos, porque es una tarea que me he propuesto excavar.

Este libro lleva destellos de cuento y novela fantasiosa. Pero en las páginas de reseña habidas en el Archivo Departamental de Cajamarca, encontré, que en este caso, se han escrito con tinta de sangre, mezcladas con el polvo de la tierra de Carguaypampa, donde se enfatiza la actitud de nuestros antiguos pobladores, contra el abuso de los hacendados que Chancay los tuvo desde sus primeros habitantes, es decir, a partir de la época de Chancaybamba.

Absorbido por mi propia curiosidad y en un afán de hacer investigación emotiva más que técnica, he deambulado y desempolvado archivos de cuatrocientos años atrás. Los he compilado en cuatro tomos referidos a Chancay en épocas de la colonia, como queriendo hurgar entre los secretos que guardan eficazmente la historia de nuestro distrito.

En «El Ultimo Hacendado» trato de dar a estas reseñas un sentido novelesco, donde siempre hay contraposiciones: el hacendado bueno y el malo. El cariño por la tierra donde hemos nacido y el desinterés por ella, la lucha del pobre contra el poder del acaudalado, la esperanza de un futuro diferente contra la opresión del adinerado bajo la protección de las leyes y los que hacen cumplir las mismas; el desperdicio de los valores contra la práctica de los mismos, precisamente por la clase pobre y humilde, la soberbia del capitalista contra la modestia del trabajador virtuoso.

El autor.

Inicio
 

PORTAL CABELLOS, Manuel J. Oro y tragedia de los incas. Cuarta edición, 2022. Fondo Editorial: Municipalidad Provincial Cajamarca. © Manuel J. Portal Cabellos. Impresión: Ideas Servicios gráficos S.r.l. 313 pág. 14.8 cm x 20.8 cm.

Introducción

La fama de la riqueza del Tahuantinsuyo había llegado a las tierras centroamericanas y las costas del Mar Caribe, donde los españoles tuvieron las primeras noticias y, empezaron la búsqueda desesperada del oro andino, hasta que Pizarro y sus compañeros hallaron “las riquezas jamás vistas ni oídas" en ninguna otra parte del mundo; cuyas inverosímiles cantidades, depredadas en sólo diez años, exponemos en estas páginas; abordando las causas de la destrucción del Estado Imperial de los Incas del Cusco.

Al arribo de los españoles, la población aborigen se desangraba en una guerra civil entre los estamentos sociales: Hurin Cusco, de los sacerdotes cusqueños, representados por Huáscar; y los Hanan Cusco de los guerreros andinos, encabezados por Atahualpa.

La pretensión del poder había engendrado un abismo de odio, que dividió a los pueblos del Tahuantinsuyo; circunstancia que favoreció a los cristianos, quienes decían que la desunión lúe la verdadera tragedia de los naturales. Pedro Sancho, uno de los protagonistas de estos hechos escribe: “ y se puede creer que si no fuera por la discordia que había entre la gente de Quito y los naturales y señores de la tierra del Cuzco, ni habrían sido bastantes para pasar adelante de Jauja... y nunca el Gobernador poder ir con menos de quinientos cristianos a conquistarla, pacificarla y hacerla tributaria; pero como entendió la grande desunión que había entre aquella tierra y los de Quito, se propuso, con los pocos cristianos que tenía, ir a librarlos de sujeción y servidumbre

Los pueblos de la costa norte, partidarios de Huáscar, diezmados por las tropas atahualpistas, enrolaron sus jóvenes sobrevivientes en la expedición de Pizarro, con la intención de vengar sus agravios. Los cristianos llegaron a Cajamarca, reforzados por miles de indios amigos', y en esta caótica situación en que se hallaban los pueblos andinos, Pizarro podría haber venido solo y se habría posesionado del Tahuantinsuyo, puesto que los indígenas huascaristas facilitaron la invasión extranjera.

Las tropas atahualpistas enfrentaron a los españoles y combatieron en defensa del Cusco; pero los huascaristas protegían a los invasores, permitiéndoles el saqueo de la ciudad imperial. En la guerra de resistencia nativa, los atahualpistas luchaban en contra de sus compatriotas, convertidos en aliados de los extranjeros. El testigo Miguel de Estete, dice: “la gente de guerra de Atabalica era de Quito, Cayambi y Caranqui, de donde era la naturaleza y asiento de Atabalica, y esta gente nos defendía la tierra y no los naturales della”.

Los que sentimos identidad con el mundo andino y honramos nuestra raigambre nativa, exaltamos la lucha de los naturales en contra de la invasión extranjera. Valoramos el sacrificio de los orejones que defendieron al Inca, en la plaza de Cajamarca; así como la resistencia de Quízquiz, el guerrero nativo acosado por las tropas indohispanas, desde Cusco hasta la tierra de Quito; y, la entereza de los orejones Yúrac Huallpa y Huayna Palcon, quienes vencieron a las tropas de Almagro en el norte del Tahuantinsuyo. Nos reconforta la gesta de Manco Inca y sus numerosas victorias sobre las tropas indohispanas, pues, “prefería ser despedazado antes que someterse a los Pizarro pero fue asesinado, a traición, por los españoles.

Honramos la valentía del adalid aborigen Tito Cusi Gualpa, el paradigmático defensor del santuario de Sacsayhuaman, hasta los máximos límites del heroísmo, quien fue admirado por los cristianos que lo combatieron, y pasó a la memoria de su pueblo con el nombre de Cahuide. Aclamamos los triunfos del orejón Quizo Yupanqui, el digno prosélito del patriota Manco Inca, cinco veces vencedor de los españoles, hasta que fue traicionado y muerto en el combate de Lima, en 1536.

Entre los aborígenes huascaristas que pelearon en contra de sus compatriotas, demostrando lealtad a los extranjeros, descuellan los líderes huancas: Guacrapáucar, Alaya y Surichaqui del Valle del Mantaro; Chilche, el curaca de los Cafiaris; Huamán, el curaca de los Chachapoyas; los aristócratas: Páscac, Inguil, Guaypar y Paullo Topa del Cusco, entre otros.

“De no haber estado yo allí, no quedara cristiano dellos”, decía con razón y con orgullo el noble Paullo Topa, a quien, por sus invalorables servicios, lo llamaban los españoles: “el verdadero pilar del reino Además de los Pizarro, Almagro, Soto, Candía, Valverde y otros, España tiene sus héroes indígenas en el Perú, a quienes les debe gratitud, eterna memoria y pleitesía.

Manuel J. Portal Cabellos.

Inicio


SALAZAR SOPLAPUCO, Jorge Luis. Enigma: Suicidio o eutanasia. Derecho a morir o sucumbir para vivir eternamente. Primera edición: abril 2022. Composición e impresión: Editora y librería jurídica Griley E.I.R.L. Lima. 72 pág. 14.1 x 21.0 cm.

CONTRACARÁTULA

¿Existe el derecho a morir? La defensa de la dignidad justifica el hecho de reparar el sufrimiento insoportable, Infiriendo la propia muerte, ¿acaso no es un suicidio asistido? La medicina, el Estado y la propia sociedad son garantes de la persona, de la sobrevivencia de la especie humana a pesar del sacrificio que importa la propia vida. Los derechos humanos se fundan en libertades, estas a su vez, se sustentan en la autonomía, el ejercicio de la voluntad incluso eligiendo y decidiendo la propia muerte. Estos temas aparentemente paradójicos requieren debate y consenso. Ahora se abordan en las historias y ficciones, que se narran en este cuento jurídico: Enigma: suicidio o eutanasia. El derecho a morir o sucumbir para vivir eternamente..

Inicio

ABANTO MARÍN, José Lidio. Aguardiente y otros cuentos. Primera edición. Lima, julio 2022. Imprenta Editora Pachakuteq. Lima 36. 155 pág. 14.6 x 20.4 cm.

PREÁMBULO

Aguardiente y otros cuentos

El presente libro AGUARDIENTE Y OTROS CUENTOS, incluye una serie de narraciones de diferente matiz, en su mayoría cuentos inspirados en la realidad, en los que se cuestiona, generalmente, la conducta perversa del ser humano.

   Empieza con La capa del burro y de otros animales, donde se describe la brutalidad del ser humano para maltratar a los animales con métodos de castración inimaginables y termina con un juego de muchachos que se llama: LA CAPA DEL BURRO. Continúa con El pastor Carroña Ibáñez (un tiranuelo que le da una pésima vida a su rebaño y su perrito pastor, animales que un día se rebelan y acaban con el amo).

El testigo (narra la tragedia de un pueblo que es exterminado por un bando beligerante. Solo escapa un campesino, quien –después de 18 años– regresa y vive un drama terrible. Finalmente, tras alcanzar, a las autoridades, la ubicación de las tumbas donde enterraron a las víctimas del asalto, encuentran aún fresco –en la última fosa– el cuerpo del testigo).

La palmeta de don Renán (narra una anécdota ocurrida un día de clase, que se volvería inolvidable). Aguardiente (resume la atormentada vida de tres mujeres que viven en una cantina-prostíbulo). El perro del camino (un perro hambriento y abandonado es adoptado por una familia campesina; un día el canino da mal pago y muerde la mano de quien un tiempo fue su benefactor). Otros cuentos son: El mal olor de los diablos, La comarca encantada, El tránsfuga (describe la conducta de los políticos). El sueño del inquilino (un inquilino, aquejado por su bajo salario y los excesivos costos del alquiler del cuarto que arrendaba, se queda dormido; en su sueño llega a ser senador; recibe jugosos sueldos, derrocha y se olvida de los electores; al final recapacita y lanza a publicidad su proyecto; llega al Congreso con un mar de inquilinos; los congresistas –ante las cataratas de insultos y amenazas de la plebe– aprueban la Ley de reforma urbana; pero se da una masacre, en la que él inquilino también es herido; al despertar, escucha que la dueña de la quinta estaba que le tumbaba la puerta; él había caído de la cama al suelo y estaba sangrando por las fosas nasales). El burro presidente y el burro periodista (un comentarista llama burro a un presidente, entonces un «burro» periodista sale en defensa del resto de burros que son constantemente insultados por los humanos).

El autor, J. Lidio Abanto Marín, como hijo de campesinos, desde su niñez y hasta los primeros años de su juventud, trabajó al lado de los hombres del campo –humildes minifundistas y peones de las haciendas de entonces del norte andino– donde se nutrió con la savia de ese mundo del que da testimonio en sus obras.

Su primaria la realizó en la Escuela de Primer Grado N° 1027 de su tierra y la culminó en el Centro Educativo de Varones N° 93 (hoy Institución Educativa N° 83007) de San Marcos, donde fue uno de los más destacados alumnos. Su secundaria la cursó en el Colegio Nacional Mixto «San Marcos» de Cajamarca, centro educativo en el que ocupó el primer puesto. Estudió periodismo en la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde obtuvo el título de Periodista Profesional con la tesis: Carácter y problemas del periodismo en los pueblos jóvenes de Lima. Tesis que refleja el drama de los asentamientos humanos: esos cinturones de miseria que rodean a las urbes.

En la capital peruana se atiborró de la cruda realidad que sufren miles de provincianos, quienes –tras abandonar el campo, que a su vez ha sido abandonado por los gobiernos de turno– llegan con el sueño de labrarse un porvenir menos penoso. Y se dan contra la inmensa muralla de la ignorancia, el egoísmo, el racismo..., del mundo limeño, frente a la terrible tragedia del hombre andino y del hombre de la jungla. Mundo limeño que fue perdiendo las batallas y quedó concentrado en un minúsculo núcleo de ese inmenso enjambre de asentamientos humanos de «todas las sangres», del que también da testimonio en otras obras.

Cuando se inicia en la labor periodística en un diario limeño, entusiasmado cree haberle llegado la ocasión de defender a la clase explotada... ¡Sueño iluso!: sus notas –desde el primer día– se estrellaron contra los muros de los dueños del país, dueños –a su vez– de los «grandes» medios de comunicación y de la «libertad de prensa», y amasadores y moldeadores de la «opinión pública» ... 

Sus pasos empiezan a ser marcados. ¡Y sus notas vuelan al tacho de basura! Entonces, aún no existía la papelera de reciclaje del mundo computarizado. Esta trágica realidad lo llevó a difundir sus trabajos en revistas y periódicos del interior del país y en numerosas publicaciones populares –que en un gran número– circularon dirigidos por audaces y aventureros hombres de prensa. Algunos de cuya hermosa pléyade de comunicadores sociales, por decir lo menos, dos décadas más tarde, pagarían con meses y años de prisión y hasta con sus propias vidas.

Su prolífica labor periodística se difundió en algunas emisoras, mediante programas radiales, como: La voz de los pueblos y Un minuto con las provincias. Y en una serie de periódicos y revistas: Horizontes pasqueños, Labor, Temas, La voz de Pasco, Panorama peruano, Amauta, Púriq, Rimasun, El provinciano, Panorama universitario, La voz, El Sol, EL SANMARQUINO. Y una multitud de publicaciones que –bajo su asesoramiento– circularon en los diferentes asentamientos humanos de Lima y Callao y en algunos departamentos.

En este ambiente enriquece su experiencia, gracias a esa gama de comunicadores sociales que surgen como hongos ante la necesidad de dar a conocer sus múltiples problemas que aquejan a sus barrios y que la «gran prensa» no difunde, porque «no califican como noticia».

    Como dirigente popular ha desarrollado una amplia labor en pro de los desposeídos. La antesala (que forma parte de La hija del cura) refleja parte del intenso drama que le cupo experimentar como tal.

Inicio


MIRES ORTIZ, Alfredo. Romance de la montaña. ©Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca. Primera edición, abril 2022. Impresión: Gigraf eirl, Cajamarca. 96 pág. 12.4 x 18.0 cm.

Abriendo puertas

La poesía es música y filosofía, dijo un poeta. Teniendo un borrador de los poemas de Alfredo en mis manos, como es mi costumbre busqué primero el último poema y me impactó: ¡tanto amor a una montaña para componer este poemario!

Con paciencia leí todo no solo una vez, a veces usando el diccionario: el castellano no es mi idioma nativo. Encontré el hilo para llegar a la profundidad del Romance. Vi la poesía con otros ojos y también vi lo que hace sentir al poeta.

Alfredo, en su propio espacio encuentra la libertad de sentir y expresarse. En la montaña está "en contacto" por la cercanía con la naturaleza, con los antepasados; llevando penas y alegrías, recibe ánimo e intuición para su vida creativa. La montaña es madre, padre, abuela, hermana, amiga, amada. Todo.

Tenemos algo en común: lo que es la montaña para él es el bosque para mí.

No soy poeta

soy práctico,

soy constructor:

construyo con mis manos,

con argamasa y amor,

lo que compone el poeta

con palabras y ardor.

Alfredo, te agradezco por abrirme la puerta a otro nivel de la vida y por hacerme sentir presente en la montaña.

Herbert Eichenlaub

--------------------

N.R.: Expreso mi agradecimiento al escritor Alfredo Mires Ortiz, por el obsequio de este libro, que me alcanzó el escritor Antonio Goicochea, asimismo imploramos a nuestro Señor su pronta mejoría. / jcpa.

 

Inicio


OLIVEROS SOTO, Deilú Elizabeth. Cruz del Molle. ©Dilú Elizabeth Oliveros Soto, 2022, ©KN Editores, de Carlos Cabrera Miranda, 2022, Cajamarca, Perú. Primera edición, marzo 2022. Impresión: Crear’t S.R.L. Cajamarca, Perú. 146 pág. 14.8 x 20.9 cm.

DEDICATORIA

Este libro está dedicado con todo cariño, gratitud y devoción a:

La Santísima Cruz del Molle

Dedicado también, con amor, respeto y gratitud:

A mi bisabuebita:

Trinidad Castro Muñoz, quien en mi niñez me cobijó en su regazo, para así escuchar [as más bebías historias; quien me cuidó y acarició con su bella mirada y su hermoso corazón...

Siempre te llevaré en mi recuerdo y en mi corazón mi querida Mamita...

A mis abuelitos maternos:

Zoila Margarita [Arana Castro y José Inocente Soto López, por haber sido grandes devotos de la festividad de la Santísima Cruz del Molle.

A mi Madre:

Aída Trinidad Soto [Arana, por seguir con su devoción, ca­riño, respeto, y por habernos inculcado tan maravilloso legado. Además, por haber sido ella quien abrió las puertas para escri­bir el libro:

Cruz del Molle

A mis Hermanas difuntas:

Aída Marilú Oliveros Soto, quien desde niña participó con fervor y cariño en la celebración de [a Santísima Cruz del Molle.

Dey Milagros Oliveros Soto, quien siempre demostró devo­ción y respeto a la Santísima Cruz del Molle, y la trasladaba a su hogar, con mucha fe y oración...

A la señorita Margarita Iparraguirre Quiroz, quien con su tiendecita de azúcar permitió que mi niñez sea un regocijo de dulce felicidad.

A la señora Carmen Marcela Rodríguez Montoya, quien heredó el legado místico de sus bisabuelos y abuelos, y año a año sigue cuidando, organizando y convocando la festividad de [a Santísima Cruz del Molle, con la más grande devoción y cariño

La señora Marcela Rodríguez Montoya se ha convertido en la eterna guardiana de esta bella tradición.

En memoria de sus fundadores:

Manuel María Rodríguez Marín

Dolores Cepeda de Rodríguez

José Natividad Rodríguez Cepeda

Carmen Tarcila Álvarez Torres


AGRADECIMIENTO

Mi eterna gratitud, respeto y cariño a La Santísima Cruz del Molle por haberme permitido escribir su historia y su de­voción.

gracias Santísima Cruz del Molle por haberme concedido milagros y bendiciones en mi vida y en la de mi familia...

Mi agradecimiento a cada uno de mis familiares y devotos, por permitirme plasmar en este libro, sus historias, anécdotas y devoción; especialmente a mi tía abuela: Ángela Zavala Castro por haberme brindado hace treinta y seis años la valiosa información de la historia de la Santísima Cruz del Molle.


Prólogo

Cruz del Molle

Me llegó el encargo de hacer un prólogo de un hermoso libro, más por consideración y cariño de la autora, antes de que, por mis dotes literarios y pergaminos intelectuales, ya que quienes me conocen podrán dar fe que estos no son escasos, sino más bien son nulos.

En lo que coincidimos la autora y yo, es que los libros encierran esa magia cautivante de poder contar historias ciertas o imaginarias, reales o impresionantemente irreales, que nacieron de las experiencias propias de la vida de un escritor, o se engendraron en su mente privilegiada. Algunas veces nos puede llevar media vida o unos cuántos años más para escribir un libro y así entregar al lector la magia encerrada en unas páginas, las cuales pueden ser devoradas en un tiempo muchísimo más corto que el que llevó al escritor plasmar su libro. Es allí, donde la magia adquiere una dimensión infinita y se produce esa tertulia entre escritor y lector.

Deilú, significa “De Dios la Luz”, pero desde que tengo uso de razón a ella siempre la llamaron Eli, y aunque en su época de aventura literaria, que aún no deja escapar, prefirió firmar como Elizabeth. Fueron sus amigos de las letras y poesía quienes la bautizaron como “Isabelita” y que al fin y al cabo ya sea en latín, en diminutivo, en inglés británico o en castellano, siempre significarán lo mismo, para nombrar a la romántica mujer de mejillas serranas, sonrisa inacabable, viajera incansable, amante de las tertulias y eventos culturales, eterna enamorada de la poesía. Dueña absoluta de la naturalidad que le hace gozar de las ocurrencias de una vida simple, amiga de intelectuales, quienes se tomaron la respetuosa libertad de calificarla como una ferviente defensora de las costumbres antañas y típicas; aunque yo esté convencido de que el título de “defensora” no es el más adecuado, porque para ella las costumbres de pueblo chico, el puquio de agua cristalina, la casita y escuelita de paredes de adobe y techos de tejas de arcilla, el caminito de tierra con flores a los costados y pasto verde un poco más allá; ese mismo pueblito de tejedoras y artesanos, donde viven aquellas personas maravillosamente simples, con vivencias tan propias y reales y en donde lo absurdo es cotidiano, no son algo que ella pro­teja, sino, es que son su vida misma.

Isabelita supo de Gabriel García Márquez de tanto escu­charme a mí, ya que por estar absorta en la poesía, poco in­dagó sobre alguno de los libros del autor mencionado. En alguna ocasión, por esa magia de sus buenos amigos, fue invitada a un evento en Colombia, donde se iba a hablar de la vida y obra del autor de “Cien años de Soledad”; por supuesto, ella sin consultar a nadie aceptó e hizo los preparativos inmediatamente, cuando escuchó sus dos palabras favoritas, y por si fuera poco esta vez encantadoramente juntas: “Viaje” y “Evento”.

A su regreso de Colombia me contó que había conoci­do Cali, la ciudad de las mujeres hermosas; había conocido la hacienda “El Paraíso” (en el departamento de Valle del Cauca), que fue el escenario de la novela cumbre del romanticismo latinoamericano, esa novela llena de poesía llamada “María” y que “Isabelita” lee una y otra vez, solo para deleitarse con la forma poética de como Efraín describe a María. Me contó que conoció a personajes extraordinarios en un lugar tan simple como hermoso, que probó el tintico y así se trajo de esas lejanas tierras el haber aprendido a preparar las arepas y el plátano frito, y nos lo ofreció en medio de una festividad de carnes. También me contó un episodio, de aquellos que solo ella sabe ver y que en carcajadas lo cuenta como una de sus infaltables anécdotas; esta vez, vio un letrero en la puerta de madera de una casa, el cuál decía: “Se vende hielo bien frío”. Me contó muchas cosas, pero nada del evento, hasta que tuve que interrumpir para preguntarle —¿y el evento de Gabriel García Márquez? y ella respondió haciendo pausa a su inagotable risa —Nada oye, qué cólera, yo llegué al lugar y hora indicada, pero todos los panelistas solo hablaban de un tal Gabo— y terminó con una reluciente carcajada...

Elizabeth no sabía mucho de Gabo, ni de su realismo mágico; pero este libro lleno de personajes cotidianos y anécdotas simples de años pasados, parece que se hubieran escapado de algún capítulo de una de las novelas de García Márquez: allí está la quebrada Romero, que es la versión pequeña del río de aguas diáfanas; allí están las señoritas de más de setenta años, que verdaderamente visten santos; allí están los remedios caseros, de la curiosa del barrio; allí están los dulces de la señorita Margarita, que se parecen a los caramelos de animalitos de Úrsula Iguarán; allí está más de una joven parecida a Remedios la bella; allí está la gymkana anual, en vez de la feria de Melquíades; allí están las abuelitas de más de cien años, que cuidan de los nietos de menos de diez años; allí está la devoción y respeto, de las costumbres religiosas; allí están las respetuosas y alegres celebraciones, antes del día, en el día central y después de ese día de las festividades más importantes de la comunidad; allí está los cien años en el título de la gran novela, y también están los cien años de la crucecita. Lo que en la novela es un enorme castaño que pertenece a una sola familia, en el libro de Deilú, este árbol toma una forma realmente mágica, puesto que le pertenece a toda la comunidad, es respetado y adorado, es por eso que este viejo molle tan real como irreal supera toda magia y se convierte en el personaje principal más mágico que muchos, y más real que ninguno.

En el libro se cuenta también los milagros de la crucecita, vividos por personajes tan simples como extraordinarios y que tanto ellos como sus descendientes han cuidado a lo largo de los años con la forma de vida que les tocó vivir: natural, devota y trascendente.

Como si se tratara de un mandato divino la historia trascurre en tomo a una trinidad religiosa: La cruz, el molle y la capilla, las tres ubicadas en el mismo lugar y en el corazón del barrio que no podía llamarse de otra manera: El barrio Cruz del Molle.

Algo que no puedo dejar de mencionar es que Deilú, cuando en sus años de niñez estudiaba en la escuela Belén, ubicada a cuatrocientos metros del camino de su casa, al costado de su escuela se encontraba la plazuela Amalia Puga de Losada y en medio de ella la estatua de tan insigne poeta cajamarquina, fue esta plazuela el escenario de lo que sería su tercera vocación: la de recopilar historias. En aquellos tiempos, cada día después de clase, lo primero que Deilú hacía, era salir corriendo hacia la plazuela y sentada en una banca contemplaba durante varios minutos, a la estatua de la poeta, sin comprender por qué. Después de esos minutos retomaba el camino a casa y exactamente a doscientos metros, es decir a la mitad del camino, se paraba frente a la capilla de la Cruz del Molle, donde sus inocentes ruegos pedían no ser castigada por llegar tarde a casa. Es así que el primer escenario de su trilogía literaria (poesía, historia, costumbrismo) se dio tan solo en los cuatrocientos metros de distancia y en el lugar donde nació, algo que sin duda alguna constituye el privile­gio de los que realmente saben ver a su alrededor.

Deilú ha plasmado en libros y presentaciones dos de sus grandes pasiones, un libro de poesía, y varias presentaciones y documentos escritos cada vez más completos de su poeta más admirada y respetada: La insigne cajamarquina Amalia Puga de Losada y con este libro: “La Cruz del Molle” completa su trilogía literaria, donde tal vez a plena conciencia o sin apenas darse cuenta y por el puro placer que a ella esta actividad le produce, se convierte en una poeta historiadora y costumbrista cajamarquina.

Para estar acorde con la historia de cómo nació este libro, caigo en la cuenta que estas últimas líneas las termino de escribir exactamente treinta y seis semanas después de que Eli me pidiera escribir el prólogo del libro.

Las anécdotas que surgieron al terminar de escribir el libro (en los meses de la actual pandemia), son también una conexión que Elizabeth no escribió y que, sumado al mundo mágico de historias y personajes tan auténticos como simples, son la clara muestra de que solo los que ven de verdad saben describir lo cotidiano y convertirlo en mágico. He aquí uno de ellos:

He leído una y otra vez el borrador del libro, lo tuve que hacer ayudado por una lupa, ya que Eli conociendo mi costumbre de preferir leer los libros impresos en papel y no a través de la pantalla de un ordenador, pidió a su hija que se encargara de coordinar la impresión (todo por comunicación virtual). Su hija en su afán ahorrativo y del cuidado del planeta, eligió reducir el tamaño de la letra para así ahorrar papel; sin embargo, por alguna razón que desconozco, envió cada página con una letra tan menuda utilizando solo un es­pacio de la hoja, quedando el resto en blanco; por lo que ni ella cumplió su cometido de ahorrar papel, ni yo el de dis­frutar la lectura impresa, así que no quedó más remedio que recurrir a la lupa. (Bueno, creo que eso fue consecuencia del estrés de la pandemia).

En el mundo de sus amigos intelectuales, en el que Isabelita siempre está, hay más de un respetado intelectual o poeta que podía haber escrito un prólogo a la altura de este libro, que engalanara las primeras páginas y le diera la seriedad respectiva; pero sin embargo me eligió a mí, decisión que estoy seguro que en algún momento se cuestionará, y que espero que encuentre consuelo al saber que a mí me entregó la más grande responsabilidad literaria que he tenido en mi vida, tan grande, que la preocupación se convirtió en placer, y que poco a poco logró convertirse en la continuación de anécdotas que son el alma de este libro. Así que no puedo es­tar más agradecido por tan alto honor, sin olvidar la angustia que siempre tendré de haber escrito tan solo unas páginas del prólogo, revisada treinta y seis veces, para también estar de acorde con la historia del libro.

Isaac Oliveros


--------------------

N.R.: Manifiesto mi agradecimiento a la escritora Deilú Elizabeth Oliveros Soto por el obsequio de un ejemplar del libro "Cruz del Molle", una verdadera joya literaria que retrata y perenniza a la Centenaria Santísima Cruza del Molle y las tradiciones y costumbres de la celebración de su festividad. / jcpa.

Inicio


CELIS SANTA CRUZ, Roberto. Peregrinaje al silencio. Primera edición, junio 2022. © Roberto Celis Santa Cruz, Fondo editorial de la Municipalidad Provincial de Bambamarca. Impresión: Imprenta Kartergraf S.R.L. Lima, Perú. 197 pág. 14.7 x 20.8 cm.

PRESENTACIÓN

Cuando Simón Robles, mítico personaje de Ciro Alegría en Los perros hambrientos, en plena sequía, guarda el maíz en un turpo, lo que hace es proyectar su mirada al futuro, como quien guarda pan para mayo; el sabio Simón sabe que los tiempos cambiarán, que la sequía no es eterna, que nuevos tiempos vendrán. Roberto Celis, poeta y docente, también ha mantenido guardados sus escritos en el turpo de su corazón, y como Simón Robles, al llegar la lluvia o los nuevos tiempos, saca a luz sus escritos, renovados, listos para la siembra, para inyectar con su verbo la esperanza, la nueva semilla del amor a las generaciones actuales.

Como todo poeta y escritor, el maestro Roberto Celis, quiso ver publicada su obra, pero esto no fue posible

por muchas razones, por un lado, lo costoso que es publicar en el Perú, y, por otro lado, la indiferencia de las autoridades que ofrecieron y luego se sumieron en el silencio. Ahora, el libro se publica con el apoyo de los propios poetas y escritores del Colectivo Voces de Altura, pero paradójicamente el maestro no lo verá. Lo sentirá en lo profundo de su corazón y sin duda, se deleitará acariciando su papel entintado de ternura y percibiendo su aroma a solidaridad, a libro recién nacido.

Peregrinaje al silencio congrega la producción literaria y periodística de un poeta que camina lentamente por las rutas del silencio y la oscuridad. El poeta no ha cesado de caminar, lo hace mientras dormimos, mientras ventilamos nuestra soberbia en el balcón de la indiferencia, él no se detiene, él transita nuestras calles, sin descanso, avanza en silencio, es el peregrino que llega a nuestra puerta en pos de compartir un poema y un abrazo y a cambio de ello espera un pan o al menos una migaja de amor. Su pluma desgarra el alma, se eleva, se hace rayo y trueno, ahuyenta las sombras del pasado, luego cae y se desvanece, pero resplandece en nuestras tardes de nostalgia para decirnos «aquí estoy, hermanos, aquí estoy de pie, no le temo a la muerte, le temo al olvido».

Entonces, el silencio se rompe, la oscuridad sale huyendo, porque aquí estamos tus hermanos, los poetas de altura. Aquí estamos, maestro, para bebemos juntos tu tercera taza de café.

César Mejía Lozano

Voces de Altura

 

--------------------

N.R.: Manifiesto mi agradecimiento al escritor Roberto Celis Santa Cruz por el obsequio de un ejemplar del libro "Peregrinaje al silencio" . / jcpa.

Inicio


TIRADO MEDINA, Britaldo. Dones de la Luz. Primera edición, mayo 2022. © Britaldo Tirado Merdina, Fondo editorial de la Municipalidad Provincial de Bambamarca, Impresión: Imprenta Kartergraf S.R.L. Lima, Perú. 165 pág. 14.7 x 20.8 cm.

DEL PRÓLOGO UNA SOMBRA

AFANES DE LA ESCRITURA

ESCRIBO para quitar inviernos a las sombras, castaños al silencio, para no dejar que, ante el desengaño, se rompan las coordenadas dentro del corazón. Van a saberlo un día el cactus, las perlas, los caprichos del viento, los pétalos doblados, el pájaro audaz, el crepúsculo azul, las junturas abstemias de los labios, el asombro de los ojos ante las abreviaturas. Están advertidas las mañanas desdeñosas, chopos de agua hospedados en la palmera, ruido de clavos aterrados, alfiles y peones, alacranes de palacios, el trasfondo de tribunales hipócritas, hasta las escaleras infinitas del grillo. La poesía experimenta batallas insólitas ante esa horda de coyotes, sus palabras cual espadachines repican en silencio de los significados abstractos.

Tantas noches para ser triste espectáculo maldecido frente a los abecedarios, cuántas veces uno acaba desplazado por la luna como emigrante. El poeta, como carpintero talla sobre el cedro afanoso por obtener olmos de su garlopa. Hambriento de ese trópico evita toparse con esa frase suicida, cual antorchas acicala pájaros celestes y, como suele suceder a muchos, acaba sumando infinitas noches de insomnios. Ante este intento de escribir poesía emergen torbellinos surrealistas, voces cargadas de humo, colinas mordidas, fotografías colgadas junto al monstruo despiadado, sonetos de apocalipsis, en el tobogán de los justos e injustos. Los vocablos en este avatar no dejan de ir de bruces al evadir semáforos, acariciar escondrijos ocultos del alma. Inventan delirios a la valeriana, angosturas argentadas, miradas perplejas, contracciones bajo la ingle y renglones en la espesura de la noche, hasta arremeter al invernadero del tiempo aplazado. Este poeta mira el mar y su angustia se vuelve transparente, toca la arena y desteje recuerdos, rozado por la brisa de Gibraltar; solo él es capaz de alcanzar y echarse el verano a la piel en invierno, sin necesidad de ser un huracán. En esa búsqueda, solo intenta hallar una piedra donde poner a descansar el silencio y fundar al viento donde la lluvia mide el desconcierto.

--------------------

N.R.: Expreso mi gratitud al escritor Britaldo Tirado Medina por el obsequio de un ejemplar del libro "Dones de la luz" . / jcpa.

Inicio


MEJÍA LOZANO, César. Bicentenario. ¡Vivos o muertos, esclavos jamás! Poetas, Escritores y Pintores de la provincia de Hualgayoc. Mayo, 2022. © César Mejía Lozano, Fondo editorial de la Municipalidad Provincial de Bambamarca, Impresión: Imprenta Kartergraf S.R.L Lima, Perú. 228 pág. 14.7 x 20.8 cm.

A MANERA DE PRESENTACIÓN

Hualgayoc del Bicentenario: historia y poesía
de una provincia de altura

Luego de la revolución de Túpac Amaru en el sur, se sucedieron en todo el virreinato sublevaciones contra el yugo español y Hualgayoc no estuvo ajena a ello, fueron calando profundamente en su gente las ideas libertarias, tal es así que con la llegada de San Martín y luego de Bolívar al Perú, nuestra provincia se unió a la lucha por la independencia. Los pueblos anhelaban la libertad, sobre todo la población aborigen. El emisario de Torre Tagle fue don José María Monzón de Aquino Hernández,

clérigo natural de Hualgayoc, quien recorrió todos los pueblos que comprendían la Intendencia de Trujillo, entre ellos la actual región Cajamarca con el objetivo de organizar actos y pronunciamientos en favor de la Independencia del Perú. El 15 de enero de 1821, Bambamarca proclamó su Independencia, mediante cabildo abierto. Se levantó un acta y se realizó un juramento, que se resume en las siguientes palabras: «...llevar adelante su libertad e incluso a través de su propia sangre», con la siguiente proclama: ¡Libres o muertos! ¡Esclavos, jamás!

En diciembre de 1823, Bolívar recogió la plata de los templos de las provincias y pueblos de Cajamarca, entre ellos Bambamarca, que además fue un gran proveedor de ganado vacuno, ropa, herraduras, mulas y dinero; y un contingente de soldados provenientes de nuestros pueblos. En la revista del Centro de Altos Estudios Militares del Perú, figuran los nombres de los bambamarquinos que lucharon en la batalla de Junín y Ayacucho, ellos son don Manuel Sánchez, José Vásquez, Manuel Gonzáles, Remigio Valderrama, Manuel Espinoza, Ciriaco Vásquez, Benito Rojas, Manuel Acuña, Manuel García. Bambamarca fue establecida como Villa en la época de la independencia. En 1828 se le conoce con el nombre de Villa de San Carlos de Bambamarca. Luego, el 15 de noviembre de 1906, durante el gobierno de José Pardo y Barrera, por Ley 324, se elevó a la categoría de ciudad. Posteriormente, el 10 de marzo de 1950, por Decreto Ley N° 11297, Bambamarca se constituye en capital de la provincia de Hualgayoc, cuya categoría ostenta hasta hoy.

Bambamarca, tierra de poetas...

La Casa del Poeta Peruano Filial Regional Cajamarca, tiene su sede en la ciudad de Bambamarca. Se constituyó en marzo del 2008, su primer presidente fue el poeta y escritor César Mejía Lozano; ese mismo año, la primera semana de julio, se organizó el Primer Festival Internacional de Poesía, denominado «Arnulfo Vásquez Vásquez», el poeta del pincel. En setiembre del 2009, se llevó a cabo el II Festival Internacional denominado «José Guillermo Vargas Rodríguez» en homenaje al presidente nacional de la CADELPO. En octubre del 2011, bajo la presidencia de Britaldo Tirado Medina, se llevó a cabo el Tercer Festival al que se denominó «Luis Yáñez Pacheco», un especial reconocimiento a un maestro forjador de nuevas voces para la poesía en nuestro país. En setiembre del 2013, bajo la presidencia de William Carranza Edquén, la CADELPO - Bambamarca, realizó su Cuarto Festival al que denominaron «José María Gálvez Barzallo» — Homenaje al gran poeta bambamarquino, cuya obra Joyas Literarias cumplía 100 años de su primera edición en 1913; así mismo se rindió homenaje a los escritores Ulises Gamonal Guevara (Jaén), José López Coronado (Chota), Noé Zúñiga Gálvez (Hualgayoc) y Guillermo Torres Ruiz (Cajamarca) por su extraordinario aporte a la literatura en nuestra región Cajamarca y el país. En octubre del 2015, bajo la presidencia de Magdiel Azula Coronel y acompañado de un entusiasta grupo de poetas la CADELPO - BAMBAMARCA, lleva a cabo su Quinto Festival, al que denominaron «OSCAR AGUIRRE MENDIZ» el poeta del humor y la amistad.

La Casa del Poeta Peruano en Bambamarca se caracteriza por rendir homenaje a personalidades del arte y la cultura local o nacional en vida, y al mismo tiempo defender el medio ambiente, forjando una comunidad mundial de poetas, escritores, pintores y cantautores comprometidos con la conservación de la vida sobre el planeta. Motivo por el cual todos los eventos tienen un lema: ¡Por aires, suelos y ríos limpios!

Hasta el momento y como parte de nuestros eventos se han publicado siete antologías, a saber:

1.     De Chala al Corellama (Compilador: José G. Vargas R.). Es la primera antología de poetas bambamarquinos. Marca un hito en nuestra historia literaria (2008).

2.     Las voces bajaron al valle (Compilador: José G. Vargas R.). Se reúne los textos de los poetas nacionales y extranjeros participantes al Primer Festival Internacional «Arnulfo Vásquez» (2008).

3.     Y la luna brillará junto al sol (Compilador: César Mejía). Reúne las voces femeninas de poetas jóvenes que surgen de los talleres de escritura creativa de la CADELPO-Bambamarca (2009).

4.     Arquitectos del alba (Compilador: José G. Vargas R.). Reunión de poetas asistentes la II Festival Internacional de Poesía (2009).

5.    Ontolírica del viento (Compilador: César Mejía L.). Poetas asistentes al III Festival Internacional de Poesía (2011).

6.     Voces de altura (Compilador: Wilmer Saldaña H.). Poetas y narradores de la provincia de Hualgayoc (2013).

7.    Necesitarse (Compilador: José G. Vargas R.). Reúne a los poetas asistentes al IV Festival Internacional de Poesía «José María Gálvez Barzallo» (2013).

Desde el primer festival hasta la actualidad se han congregado en nuestra ciudad cientos de poetas venidos de distintas partes del mundo (Francia, España, Portugal, Italia, Rumania, Sri Lanka, EE.UU. Canadá, México, Puerto Rico, Colombia, Venezuela, Ecuador, Brasil, Argentina, Chile, entre otros), y poetas de las diferentes regiones de nuestro país y provincias de nuestra región. Pero lo más rescatable de todo esto es el surgimiento de poetas y escritores bambamarquinos que han empezado a renovar la imagen que se tenía de nuestra provincia, llevándola a un sitial especial en el mundo de la literatura, organizando eventos, publicando libros, revistas, trípticos, participando en eventos internacionales, obteniendo premios mundiales de poesía. Como resultado de ello nuestra ciudad es considerada como: Bambamarca, tierra de poetas.

Ahora (2021), con mucho amor y fervor patriótico, 69 creadores entre poetas, escritores y pintores de Chugur, Hualgayoc y Bambamarca, nos comparten el libro BICENTENARIO ¡Libres o muertos! ¡Esclavos, jamás!, como un homenaje a la tierra, a la historia, a los hombres y mujeres de ayer, hoy y siempre, cuya obra enaltece a nuestra región y perenniza el nombre de nuestra provincia.

César Mejía Lozano

(compilador)

---------------------

N.R.: Expreso mi gratitud al Lic. César Mejía Lozano por el obsequio de un ejemplar del libro "Bicentenario. ¡Vivos o muertos, esclavos jamás! Poetas, Escritores y Pintores de la provincia de Hualgayoc" . / jcpa.

Inicio


BURGOS VARGAS, Elio Nóbel. Aura pasional. ©Elio Nóbel Burgos Vargas. 2022. Diseño: Frannk Alexander Goicochea Cabanillas, Diagramación; KN Editores. Pre prensa: KN Editores. Impresión: Crear’t S.R.L. Primera edición: marzo 2022. Cajamarca, Perú. 140 pág. 14.7 x 21.0 cm.

PROEMIO

Elio Nóbel Burgos Vargas, mi amigo, me ha pedido prologar su poemario Aura Pasional, y con el mayor de los gustos, lo hago, no sin antes desear que pueda cumplir con el encargo, a la altura que merece.

Al mirar el prolífico quehacer de Elio, pensamos que son pocos los que nacen con ese designio: de cultivar diversidad de artes, es dibujante y pintor, compositor de canciones, escritor y poeta, Elio es profesor, por tanto, didacta, además de promotor cultural. Alguna vez le escuché, que le pedía al destino, unos años más para seguir pintando, ahora creo que lo hacía, para realizar todos los talentos que traía encima.

Desde el título: Aura Pasional, bien escogido, se presenta como poeta del alma, pinta a su libro de poemas, de palabras elocuentes, aún en su sencillez un fuerte ahondamiento espiritual, con una temática que atrapa al lector: amor al terruño; el amor y su antítesis el desamor, la soledad y la muerte, Corpus poético que la aborda con valentía y decisión. El verso libre manejado con maestría, a veces del lenguaje coloquial, trajina al formal, así como de los hechos cotidianos a los parnasianos; baja por las faldas del Yamadón en un ofertorio telúrico. Ofrenda, y los primeros de sus poemas son eso, un canto a San Pablo de Chalaques y a su historia en su máxima expresión, Kuntur Wasi.

Sus poemas tienen un ritmo, una musicalidad bucólica, y es que son los parajes sampablinos que cantan con él, al campo y sus labriegos, al amor y al desamor, sueño y realidad, la presencia y la ausencia, la súplica; el ruego y el desdén; fidelidad y perfidia; la luminosidad auroral; y la penumbra del véspero y a los amores pros­perados en la floresta

En Aura Pasional, no como pintor, pinta, ahora sin pincel, con la palabra, los paisajes de la vida y la defiende. Pinta a San Pablo y sus artesanos, a San Pablo y sus meteoros, brisas, lluvias y vientos. Brinda por la vida con añoranza bucólica. Ahora orfebre de la pluma, así como el fuego en sus pinturas de fogones, sus versos arden en llamaradas de palabras en los que forma y fondo van en armonía.

Se despide, a pesar de afirmar que cuando se haya ido, aquí se quedará, regalándonos poemas en intrínseca una cosmovisión andina. Con una voz genuina, en la que el amor se desliza con versos nacidos en los llanos y laderas de su pueblo, con una fuerza trascendente, desea que su decir perdure en el alma sampablina, por lo que empuña los versos que pareciera están en el ámbito como a la espera de que alguien las tomara, el los agarra y hace que fluyan en armonía, uncidos a tempranas vivencias, y logra unos versos a satisfacción logrados. Dialoga con la vida en un embeleso sonoro de las metá­foras, el símil, anáfora, prosopopeya entre otras, en reto con la iconografía pueblerina.

Cual, si parafraseara a Descartes, cogito, luego exis­to; Elio, nos dice a lo largo de Aura Pasional, amo, luego existo. El leit motiv, de su creación es el amor. Se inspira en el pasado que es sustento del presente y catapulta del futuro sampablino. Protagonizan sus poemas, los sampablinos, niños, jóvenes, hombres y mujeres, con sus vivencias apegadas a su terruño, que San Pablo imprimió en su conciencia e inteligencia su alma plena. Por eso desde el inicio sus poemas encandilan, concitan la atención y hacen que se desee seguir leyéndolos. Así como pasó conmigo, deseo que similar experiencia vivan los lectores, que espero sean infinitos, los que accedan a este hermoso libro.

Antonio Goicochea Cruzado.

---------------------

N.R.: Expreso mi agradecimiento al escritor Antonio Goicochea Cruzado por el obsequio de un ejemplar del libro "Aurea pasional" de Elio Nóbel Burgos Vargas, / jcpa.

 

Inicio
 

SALAZAR MENA, Santiago. José Sabogal. ©Santiago Salazar Mena y ©Municipalidad Provincial de Cajabamba. Primera edición febrero 2022. Fondo Editorial de Pan American Silver. Imprenta Editora Gráfica Real S.A.C., Trujillo, Perú. 510 pág. 24.8 x 34.5 cm.

JOSÉ SABOGAL

Cajabamba en el Bicentenario del Perú

José Sabogal es el hijo predilecto de Cajabamba, el primer indígena por excelencia, fue inspiración para narradores como José María Arguedas y Ciro Alegría Bazán, Sabogal fue como lo definiría José Carlos Mariátegui,  el primer pintor peruano,  que a través de sus obras describiría al Perú en su variedad autentica,  territorial y técnica.

El Perú, en doscientos años de independencia, merece un país activo y enérgico, con mejores condiciones de vida y espíritu de justicia social para los que habitamos

en esta noble tierra. En cada obra José Sabogal intento reivindicar los derechos del movimiento indigenista del Perú, aún vigente.

Sabogal; es de los pocos artistas del siglo pasado, que ejerció una influencia dentro de la definición cultural del Perú. Y como diría Mariátegui “su estilo tiene un proceso biológico, espontáneo y ordenado. Sabogal ilustro diversas portadas de Amauta, también surgió el nombre de esta revista fundada y dirigidas por Mariátegui.

El Bicentenario nos invita a reflexionar sobre la vida republicana del país. Es necesario fortalecer nuestra identidad cultural inspirada en José Sabogal, Túpac Amaru, Garcilaso de la Vega, Micaela Bastidas, José Olaya por un Perú más libre y unido.

También nos comparte batallar por un país con igualdad de oportunidades para todos. Un Perú libre de actos de corrupción, que apaga el sueño a miles de ciudadanos. Un Perú como anhelaban nuestros antepasados libertarios que dieron su vida por la Patria. Un Perú justo con las diferentes clases sociales.

Cajabamba siente orgullo de José Sabogal Diéguez, por gracia a su obra nos mostró su verdadera esencia, “Pero si, somos indigenistas en el justo significado de la palabra, y más aún, indigenistas culturales, pues buscamos nuestra identidad integral con nuestro suelo, su humanidad y su tiempo.

Con entusiasmo, entregamos, al Perú Bicentenario este aporte editorial sobre la vida y obra de nuestro pintor Cajabambino.

Mg. Víctor José Morales Soto.

Alcalde de la Municipalidad Provincial de Cajabamba.

 


 

JOSÉ SABOGAL

diversidad, cultura y orgullo por nuestra identidad

 

En el marco del Bicentenario de nuestro país no solo conmemoraremos 200 años de la independencia del Perú, también la ruta de consolidación de una sociedad más justa, tolerante y respetuosa de la diversidad, capaz de promover el desarrollo desde la multiculturalidad en cada una de sus regiones.

José Sabogal, pintor Cajabambino, palma con su excelencia que la riqueza de nuestro país está en la heterogeneidad, poniendo valor la categoría indigenista en la sociedad y descentralizando los componentes culturales de nuestro territorio, convirtiéndolo en uno de los principales símbolos en la historia del arte moderno peruano.

En Pan American Silver tenemos un compromiso permanente con promover la historia, cultura y costumbre sede Cajabamba como parte de nuestro legado. En este sentido, a través de esta publicación, nos sumamos al merecido homenaje de la vida y obra de José Sabogal como una de las principales figuras artística del siglo XX en nuestro país.

Nos sentimos orgullosos de formar parte de la provincia de Cajabamba; vivir y compartir el valor histórico de este territorio, creyendo firmemente en la suma de esfuerzos como uno de los pilares que permiten continuar fortaleciendo a esta hermosa provincia como referente de cultura y progreso.

Marco Balcázar Balarezo.

Director de asuntos sociales y corporativos.

PAN AMERICAN SILVER PERÚ

-----------------------

N.R.: Reitero mi agradecimiento al educador y economista cajabambino Gamaniel Guillermo Silva Rodríguez por el obsequio de un ejemplar de este interesante libro. / jcpa.

Inicio


Ir a Presentación    Ir a Carátulas de libros    Ir a Página Literaria