MI SOLEDAD EN LA JALCA

 

Antonio Goicochea Cruzado.

 

Tenía que ambientar la rústica construcción que los pobladores habían levantado para conseguir la creación oficial de su escuelita, como cariñosamente decían. Había llegado a Quengococha a iniciar mi trabajo docente. Allí estrenaría mi título pedagógico.

 

Con el apoyo de padres y madres de familia, reunimos mesas y sillas; con la pequeña pizarra que habían comprado inicié mis clases. Arrendé una cuartito en la casa del teniente gobernador, allí también me darían los alimentos.

 

De día los niños me hacían compañía, en cambio las noches, además del frío hacían sentir mi soledad. Un cierto temor me invadían los atardeceres que las anunciaban. Llovía en abundancia.  Y como el discurrir de la lluvia de los techos de paja solo tienen un sonido sordo, para acompañarme, en las noches de frío y de lluvia colocaba latas de conserva vacías para que al recibir los goterones del techo de paja dejaran escuchar, ahora sí, su concierto. El tac, tac, tac, era su música que me hacía conciliar el sueño. La soledad en la jalca se siente con más intensidad.

 

Cuando fui a la capital de provincia, en lomos de un caballito, encontré a compañeros de promoción. Allí me enteré de la escenificación del drama El Pasado presentada por el grupo teatral Amauta. En eso, como mandado a llamar, el fotógrafo del pueblo se presentó a ofrecernos unas fotografías que las tenían en venta.

 

En una de las fotografías aparecía una chica con la protagonista de El Pasado, llevaba zapatos de taco alto dorados; un vestido de época, de seda color grana, de amplia falda, llena de plisados, lleno de puntos blancos, el escote cuadrado tenía como marco un bordado plateado, que hacía resaltar el busto; mangas cortas, bombachas que dejaban al descubiertos unos seductores brazos; en la mano izquierda sostenía unos guantes blancos; aretes, gargantilla y pulsera de oro le daban una elegancia sin igual; un peinado, también de época, dejaba caer sobre el busto dos canelones que enmarcaban un rostro inquieto, una mirada de comprensión y solidaridad dirigida a la protagonista y unos labios grana completaban la figura de la dama que me atrajo sobremanera.  Carolina era su nombre. Todos los atributos que describo hicieron que me prendara de ella.

 

Compré fotos de aquella chica. Ya en Quengococha, hice un álbum con ellas. Yo, cual Quijote enamorado devanaba mis sesos por hacerla mía.

 

Retorné a mi trabajo con enormes inquietudes en el corazón. Compré un radio a transistores. Llené alforjas de vituallas para el mes: latas de atún y otras conservas, bolsas de fideos, arroz, rellenas, cecinas y pellejo de chancho. Los resbalosos, como le llamaban a los ollucos, aunque sabrosos también cansan.

 

Carolina me había obsesionado. Deseaba conocerla en persona. En mis sueños aparecía, desdeñosa.

 

En mi cuarto, empinándome sobre mi camastro, escribí en el rústico cielo raso, con el humo de una vela, el nombre de la mujer que me estaba robando la tranquilidad: Carolina, Carolina de mi vida, te quiero y te querré, tú serás mía. Los versos siguientes parece que fueron escritos para mí y para estos momentos:

 

Llegaste

a mi vida quieta

como a endeble surco

el agua,

trastrocando

paz

y calma mías

en mórbidas emociones

-libidinosa, anegante-

me inundaste en la vorágine

envolviéndome todo.

 

Los pasillos, de emisoras ecuatorianas, que escuchaba al amanecer aumentaban mis deseos de amar. Verbenita, El aguacate, Sombras, eran los pasillos que acicateaban mis deseos y mis manos estrujaban deseos contenidos. El viento, en la madrugada, silbaba en los pajonales.

 

Luego de los almuerzos, tendía mi poncho de lana en el pasto contiguo a la escuela, y tirado a lo largo, miraba al cielo. El sol y el viento me azotaban la cara. En las nubes encontraba formas a las que atribuía parecidos a borreguitas, a otros animales, a personas con rostros gigantescos. Un día creí encontrar el de mi amada.

 

Para estar acompañado promovía, los fines de semana, encuentros de fútbol en la comunidad. Piqueos de papa, quesillo y chiche, que las esposas de los jugadores preparaban completaba mis alegrías. Unas copitas de aguardiente consumaban el jolgorio. Los pobladores estaban contentos conmigo y con mi trabajo.

 

El sol, el viento con su silbido, los caminos, por los que pisaba mi sombra y los pedregales, las quebradas, los riachuelos y el vuelo de las chinalindas llenaban mi soledad. Sin embargo sentía ese vacío que debería ser llenado. Leía a los románticos, Amado Nervo, Felipe Santiago Salaverry y otros. Me gustó aquella frase de Gustavo Adolfo Bécquer, “la soledad es el imperio de la conciencia”. Creía llegar al delirio. Pergeñé algunas poesías en que decía mis ansias en mi soledad.

 

DE QUE SIRVE

 

Cuando no tienes

quien te espere

de qué sirve que cuentes

las estrellas

y en busca de cometas

escudriñes

vesperales cielos.

 

Cuando no tienes

quien te espere

de que te vale

haberte metido en charcos

y que el agua cristalina

te haya baña el corazón.

 

Cuando no tienes

quien te espere

de que sirve que mil veces

miraras el reloj,

de que te sirve desandar

los caminos

de qué los adioses

y hastaluegos.

 

¡Qué importan

los largos caminares

por estrechas cañadas!

 

¡Qué importan

los zig zag

trajinantes

por abruptos

despeñaderos!

 

De qué,

si no tienes nadie

quien te espere.

 

Cuando no tienes

quien te espere

y no encuentras

mas que un lecho frío:

de qué sirven

todos los trajines.

 

Los queñuales circundaban las chacritas de papas y ollucos, que crecían pródigos. Pero había un queñual que estaba en una colina, solo. Ese arbolito de jalca, así solito que recordaba mi soledad. Decía convencido: ¡Cristalino ardor, mi soledad, me abrazas en tu inmensidad!

 

A mis amigos en Quengococha, una noche que la abrigábamos con unos tragos calientitos, les conté de mis ardores amorosos. –Y quespéraste, dígale nomá, ustés profesional, gana su platita, la puede mantener, tráigalo pacá y tranquilícese, me dijo el teniente gobernador, fíjese nomá en el campo: las chinalindas andan en pareja, igual las tortolitas, nosotros tamién tenemos nuestra compañera que nos acompaña puestas jalcas, y usté ni siquiera lo conoce.

 

Los fines de mes en que tenía que cobrar mi sueldo, iba al pueblo, me reunía con los amigos y sin disimulo preguntaba por mi pretendida, decía mis propósitos, y de mi anhelo de hacerla mía. En mi billetera llevaba una fotografía de Carolina en cuyo reverso había escrito, con deseos premonitorios, una dedicatoria: Con todo mi amor para Arturo. Un día la ví, aunque de lejos, aprecié su hermosura. Mi corazón en su agitación parecía salirme del pecho. Después supe que ella también me vio.

 

En otro de esos viajes con la intermediación de un amigo común, hice saber de mis intenciones a la mujer que me había robado la tranquilidad. El emisario regresó con el mensaje: de que lo iba a pensar. Anímate Arturo, eso quiere decir que sí, sólo que está dándose su importancia.

 

Al otro mes, con el mismo amigo de por medio, reiteré mis requerimientos. Con impaciencia, en una cantina de la plaza del pueblo, junto con entusiastas amigos y unas cervezas, esperaba. Parecía una eternidad.

 

Retornó el amigo con respuesta positiva. Los amigos prorrumpieron en sonoros ¡ra!, ¡ra!, ¡ra!, Arturo, Arturo ¡ra!, ¡ra!, ¡ra!. De inmediato, en mi contento, eufórico,  salí a la plaza y con alarde atlético di saltos mortales y volantines, gritando ¡Caro!, ¡Carolina!, ¡Carolina mía!

 

El domingo, “en sana salud”, como se dice por estos lares, en la casa de una amiga fue el encuentro. Como sabía de mi enamoramiento por la foto del drama se había vestido como había participado en la escenificación, estaba sentada en un butaca e igual de bonita. Mi amor le declaré, le juré que sería eterno. Encontré eco a mis proposiciones, Carolina, en correspondencia a mis requerimientos, aceptó gustosa. Abrazos y besos apasionados sellaron aquellos juramentos. El fru fru de las enaguas y la seda del vestido; y, el perfume que emanaba me transportaron al paraíso. Reímos, luego, de las muestras de alegría que había hecho en la plaza.

 

A los tres meses nos casamos. Carolina, desde entonces, me acompañó a Quengococha llenando mi vacío existencial.

 

Por ti, soledad, la busqué y la encontré; por ti, soledad, soy feliz.

-------------------------------------

 

*Antonio Goicochea Cruzado, ha sido antologado en "Literatura Actual de Cajamarca" Nº 1, Cuervo Blanco Ediciones. "Cajamarca: caminos de poesía" (2004) de la poeta Socorro Barrantes Zurita, Literatura de Cajamarca de  Manuel Rodríguez Gutiérrez Diciembre, 2008. Es miembro de la Asociación de Poetas y Escritores de Cajamarca (APECAJ), participó en los  Festivales de Poesía "El Patio Azul II,III,VI,V,VI Y VII desarrollado en Cajamarca y en el Festival Internacional de Poesía Arnulfo Vásquez Vásquez-Bambamarca (2008) Participó en el Festival Internacional de Poetas 2008 en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (Ecuador).

Participó en el II Festival Internacional de Poesía José Rodríguez Vásquez –Bambamarca 2009.

Participó en el IX Encuentro de Escritores Manuel Jesús Baquerizo en San Pedro de Lloc (20109.

Participó en el X Encuentro Internacional de Poetas y Escritores en Jesús -Cajamarca 2010 "Socorro Barrantes Zurita".

 Recientemente ha publicado Cantata a San Miguel, Paideia;  y Teluria y ensueños, esta última en un tiraje de mil ejemplares, con el auspicio del Municipio Sanmiguelino, para su distribución gratuita en las escuelas de San Miguel.

En pocos días, nos entregará tres antologías de narrativa: Encender Palabras, sin apagar culturas (de Cajamarca, Celendín y San Miguel) en un tiraje de seis mil ejemplares, para su distribución en escuelas rurales de estas tres provincias, con el auspicio de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

 

Ir al inicio


Ir a Presentación    Ir a San Miguel    Ir a Mitos, cuentos y anécdotas