POEMAS AL ARCÁNGEL SAN MIGUEL, O

A SAN MIGUEL DE PALLAQUES

 

 

Presentación     Cincuentenario

 

La recepción de un hermoso poema dedicado

a San Miguel de Pallaques y un acróstico

al Santo Patrón Arcángel San Miguel

nos precisa iniciar esta página,

esperando que se amplíe

con el aporte poéticos de otros sanmiguelinos

que tienen, han tenido o tendrán

como fuente de inspiración

a esta pujante provincia

o a su santo Patrón

El Arcángel San Miguel.

 

Juan C. Paredes Azañero

 

Cajamarca, 24 de setiembre de 2014.

 

 

 

Esperamos sus poemas


 

 

PROVINCIA DE SAN MIGUEL

Tercetos encadenados


Tito Pérez Quiroz


Provincia de distritos soleados,
de trece, menos mal, jurisdicciones,
de pueblos por la lluvia remojados.

Volar deciden hoy mis emociones,
llevadas por versística palanca,
y tras aniquilar mis defecciones.

Quisiera respirar en Agua Blanca,
los aires del fantástico paisaje,
sentado en, de Lives, una banca,

Bolívar gracia tiene, y coraje,
y cedro, y mamey, y chirimoya,
y pampas de verdísimo ropaje.

Es Calquis buena tierra, una joya,
Y hay, en La Totora, más progreso,
con trigos y centenos, y no soya.

Comer en Catilluc, el rico queso,
mirar el buen ganado de Quilcate,
son actos de contraste y de peso.

Cochán
, en su virtual escaparate,
sostiene bella muestra del Castillo,
obrado por abstracto calafate.

El Prado y sus panes con quesillo,
Pencayo más el rudo Condorcuna,
son temas del cervántico sencillo.

Mirar en La Florida blanca luna,
saciarse del café, de los frutales,
es obra sensorial como ninguna.

En Llapa son felices los mortales,
pues tienen rico trigo, rica papa,
regados por libérrimos aguales.

Nanchoc
 está feliz en bello mapa,
el noble poblador es nanchoquero,
shurumba sirve hoy la niña guapa.

En Niepos hay recurso maderero,
hay cedro, hay nogal, y quinaquina,
hay sueños de niepano postrimero.

Vivir en San Gregorio me fascina,
también en Mirador o Talambito,
la célica Deidad lo determina.

Empero San Miguel es el distrito,
que bulle con fervor y donosura,
el lar del pisadiablo circunscrito.

Tongod mantiene gran agricultura,
en Lanche, en Pisit, en Casharume,
y vacas que produce leche pura.

Que viva San Miguel y siempre sume,
los triunfos del valor yla paciencia,
y que en eucalíptico perfume,
enjugue su crucial magnificencia. 

-----------------------

En: Pallaques. Poesía terrenal. Pág. 42.

 

Inicio


 

 
PALLAQUISMOS
 
 Versos octosílabos

Tito Pérez Quiroz

Palabras de bello tono,
vocablos de fe directa,
palabras que bien entono
en prosa pluscuanperfecta.

La tierra del palangana,
el suelo de los tatacos,
de gente que con palana
se lía con los cachacos.

La tierra de los amitos,
el pueblo de la matraca,
que ruge por los santitos
en tiempos de la resaca.

Es tierra de los shapingos,
cashpados en media lumbre,
es tierra de los viringos,
de nuestra vital costumbre.

Entonces el badulaque,
se junta con los pishunas,
brindando racial ataque,
los cizos de gordas tunas.

Me gusta comer shawindo,
adoro a las cansabocas,
prefiero guarapo lindo,
que whisky de frías rocas.

Consumo las rojas moras,
doy fe de mi mote-mote,
el lanche de largas horas,
manjar es del sacerdote.

Un lunes por la mañana,
dormí con el tabardillo,
después que la vil terciana
fundiera mi novanillo.

Tenía don Luis shucaque,
por culpa de doña Mari,
quien yace por el ataque,
del drástico pachachari.

De pronto quedé potroso,
tendido en brusca cama,
y luego fue tormentoso,
ser presa de la yatama.

Juguemos al curruncoche,
juguemos a las bolitas,
en shotas que por la noche,
tendrán a las tirachitas.

Juguemos al tarro-tarro,
los cotos ya pronto llegan,
el quécher me da desgarro,
los músculos ya reniegan.

El misho que ronronea,
sonríe con el huayhuaco,
en tanto la churga fea,
asume su mal cardiaco.

En Chulis hay landaruto,
con gente de toda laya,
veré si después disfruto
del chulco de guardarraya.

Hoy día me dan chochoca,
ayer fue pepián el plato,
ricuras son en mi boca,
las uvas de sauco grato.

La trucha pidió cushpín,
decían los millacuros,
mas tú le darás ishguín,
y salsa de diez pajuros.

-----------------------

En: Pallaques. Poesía terrenal. Pág. 70.

Inicio


 

 

SAN MIGUEL “PUERTA DEL CIELO”


Autor: Eliseo León Pretell
*poeta peruano
“Ciudad Satelital”
Houston Texas, EE. UU.
 

 

 


(DECIMA ESPINELA)

San Miguel “Puerta del cielo”
claro sol, verde y pureza,
lágrimas del que regresa
a tu seno en raudo vuelo.
Beso prolijo a tu suelo
de tus hijos a su estancia,
reencuentro con la fragancia
del surco y tibia majada.
madre buena, tierra amada,
mil recuerdos de la infancia.
♪♪♪♪
No hay barrera ni distancia
para volver a tu lado,
nunca te hemos olvidado
en ninguna circunstancia.
Eres nuestra fe, con ansia,
el recuerdo más hermoso
del provinciano orgulloso,
que ha nacido en tu terruño,
tatuado por el rasguño
de tu camino espinoso.
♪♪♪♪
Que sean días de gozo,
de abrazos y algarabía
el festejo de tu día
con un sentido alborozo.
Al terminar, un sollozo
se dará en la despedida,
cuando la tierra querida
vuelva a quedarse solita
pidiendo que se repita
esta experiencia vivida.


Derechos reservados
La sangre nos hace parientes, pero la lealtad nos hermana haciéndonos una verdadera familia
Si eres un amante de la poesía clásica inmortal y “El canto del zorzal” ha tocado tus sentimientos,
visítame en las siguientes páginas:
http://eliseoleonpretell.wordpress.com/
www.cajamarca-sucesos.com
eliseo.leonpretell.3@facebook.com
Google: Eliseo León Pretell

 

Inicio


 

 

SAN MIGUEL TIERRA QUERIDA

 

Carmen Lilí Larrea Díaz


En este día, de inmortal memoria,
vuela a ti; ¡San Miguel Querido!
el pensamiento mío
y a él la ilusión de verte le confío,
pues se niega a mis ojos esa gloria.

Y si otro noble, hospitalario suelo,
solaz me brinde y con amor me acoja,
pensando en ti con intima congoja,
quisiera estar bajo tu limpio cielo.

San Miguel, tierra noble de mi infancia,
nunca tan bella como a la distancia,
que perdí en el camino de la vida.

Sin ti la noche en torno mío crece
y mi alma, pronunciando tu nombre desfallece.

Ya que todo en mi corazón ha muerto,
menos tú San Miguel querido,
recibe mi amor que sobre todo vive.

--------------------

Fuente: San Miguel de Pallaques Puerta del Cielo

Inicio


 

Vuelvo a tu fiesta

 Antonio Goicochea Cruzado

San Miguel,

San Miguel,

en tus días de fiesta vuelvo.

 

Vuelvo como Anteo,

tomar fuerzas

que tu ambiente amoroso prodiga.

 

A gozar de la esplendidez

de tu paisaje sin par,

de cantarines arroyos

de aguas cristalinas,

de prados y colinas solariegas,

arbolados,

floridos,

preñadas de mieses

y de aves canoras

surcando el azul

de tu límpido cielo.

 

Paisaje fecundo,

henchido,

poliforme,

tierno,

multicolor; y,

risueño.

 

Vuelvo a encontrarme

en bucólica escena de bueyes,

yugo, arado y gañán

roturando campos labrantíos

en sinérgica unión.

 

Vuelvo a tus lares

 

a reverdecer amistades.

Vuelvo añorando amores,

recordando aquellos

que pudieron ser

y no fueron.

 

Vuelvo, como ayer

al rítmico golpetear,

ronroneo de gráciles manos femeninas

en el arco iris ondean te

del tejido de callua,

pútic,

cungallpo y

siquicha.

Vuelvo al albazo musiquero

con campanas de alegre tañer

¡Qué alegres se tornan

las campanas de mi pueblo!

que en mañanas pletóricas de vida,

montando idílico escenario,

despiertan a ensoñado soñador.

 

Vuelvo perceptivo,

a los olores

que se escapan de las ollas

abrigadas en típico fogón,

preludiantes de amical jornada

de la mesa familiar en derredor

-estrechando lazos de unidad-

 

Vuelvo a degustar

las papas con chiche

y quesillo tierno,

carausho crocante;

jugoso cebiche de trucha

con yuca y cancha.

Al caldo de cabeza de carnero;

al picante de cuy con papa.

 

Al cuy con rocoto,

abundante cebolla,

tomate y chicha,

estofado en olla de barro ...

¡a la sanmiguelina!

 

Sanmiguelina comida:

frugal o abundante,

simple o complicada,

blanca o colorida

eres delicia al paladar.

 

Vuelvo a tus noches de retreta

de cohetes,

bombardas,

globos y

fuegos artificiales:

luminiscentes,

coloridos:

¡que elevan el espíritu

y enfervorizan!

 

Vuelvo a los cadenciosos pasodobles,

al cabrioleo de los caballos de paso

y filigranas de marinera,

que abren la tarde torera,

¡torera!

de sangre y de arena,

de seda y de sol-o

En unción panteísta y freudiana,

vuelvo embelesado

a encontrarme con mi ancestro ...

mis raíces.

y en dionisíaca algarabía entonar

el "Jarro Verde"

y el "Todos Vuelven"

con la sempiterna promesa

que el eco responde retumbante:

El próximo año volveré ...

Volveré…

Volveré…

-------------------------------

Recitada como poesía coral en Sesión Solemne del 29-Set-85 en el Palacio Municipal de San Miguel de Pallaques por las niñas: Sarina Lingán Gálvez, Luisa Montenegro Alcántara, Gladys Quiroz Hernández, Paquita Soberón Romero, Marleni Terrones Cruzado y Sandra Yeckle Aniceto.

 

Inicio


 

CANTATA A SAN MIGUEL

 

 Antonio Goicochea Cruzado

 

Cántico I

 Quiso el destino insondable

que de entre todos los lugares

naciera en San Miguel.

San Miguel

es el balcón desde el que miro

el presente en devenir;

es el resquicio

donde espejea el pasado

y se agolpa,

donde mi esperanza no pierde su verdor,

aguardando la eclosión de mil corolas.

Loar quiero a San Miguel,

a los conjuros de añoranzas,

donde solloza, profunda,

la nostalgia, en un bucólico madrigal.

 

Cantar a San Miguel,

donde vieron mis ojos

la luz primera.

 

Canto a San Miguel,

de lirios y geranios

de campanillas y retamas

de formas y colores

de un no sé qué

caleidoscópica coreografia;

donde bebí de fuentes cristalinas,

de puquios y arroyuelos,

aguas y esperanzas esperanzas

e ilusiones, ilusiones e ideales.

 

San Miguel,

donde en los blancos inviernos

los amaneceres tenían su enigma:

¿nuestro día, hoy de lluvia o de sol será?

 

Evoco las doradas pinceladas de sol

en las laderas del Nihuilán,

luminosos los cielos de El Pabellón,

que en los ocasos los rojos cardenales,

se tornan violetas y

se esfuman en oscuridades.

 

Cántico II

 Hoy que la pena es honda

y el anhelo infinito,

cual niño añorando estoy.

 

Sentado en colinas,

a veces solitario,

miraba con pena el naranja atardecer.

Yo que me crié en el campo,

por laderas andinas,

al suave dulzón

de sachapapayas en chamiza asadas,

y fruta silvestre;

en tiempos de choclos y de humitas.

 

Evoco los barquitos de papel,

los molinitos de penca

las cometas de hilos, trapo y papel

ganando las alturas,

la sin razón de juegos de niños,

en lúdico y placentero ambiente

abrigan mis nostalgias

impulsando al tiempo a perder cadenas y

volver quiere mi voluntad entera.

 

En mi tierra que es serrana

con aires aún puros

aprendí a escuchar quedo

lo que nos dice en su silencio

una noche en plenilunio,

cuando tan cerca

se tiene a miríadas de estrellas

titilando en el confin ...

 

Cántico III

 En San Miguel,

los gallos de la comarca

cantando alegres, despiertan,

y al rayar la aurora

salen los labriegos,

débil todavía el sol,

besando el frío sus mejillas.

 

Aquí un niño, allá una niña

en la escarcha matutina

pastan ovejas y vacas.

 

Ya baña el sol las laderas

y las pampas y quebradas se han vestido

de colores;

los pajarillas del monte silban

y saltan alegres.

 

Sale el humo perezoso

por las rendijas del techo

de la choza solitaria

anunciando que mamá ya prepara el desayuno.

 

El sol mañanero pincela, dorado,

las laderas,

y el paisaje se viste de alegría.

 

Entretanto el papá pasta la yunta pintada

que este día solariego,

arando la pampa grande,

sembrará entre nosotros esperanzas

del mañana.

 

Ya el fogón sobre las tullpas

calentó el desayuno: aromas de amor y campo,

sabores de noble tierra.

 

Suena el batán al compás del ir y venir

cadencioso de las manitas de mamá,

y la tostada cebada

va soltando blanca harina

que acompañará oportuna

al caldo verde de paico

con papitas lunta lunta

y quesillo lazo, lazo.

Alrededor de la mesa, una familia feliz

degustará estas delicias

de estos lares campesinos.

 

Cántico IV

 En San Miguel,

en las tardes indecisas

que inocentes vacilan entre la lluvia y el sol

entre el aire alcanforado

y el aroma a tierra fresca,

sale el arco iris a solazarse extasiado.

 

Oí en mi tierra

la quena que lastimera

quejose de las inquinas de amor.

 

Vuelven hoy frescos los recuerdos.

¿Cuántos sueños se forjaron

en tus prados y laderas,

en tus calles,

en tus días y en tus noches,

y cuántos se habrán perdido

aún antes de haber nacido?

 

Tenían mis sueños

colores de alegrías,

más que los del arco iris de sol y de garúa.

 

Con violín y guitarras,

de un amor correspondido

me solacé en sus ternuras

y para aquel desdeñoso

fuertes notas lastimeras dimanaron.

 

San Miguel, no sé cuándo empezaste

a oprimirme el pecho

pero en tus lares

exhalé los primeros

suspiros de amor y también, de todos,

el suspiro mayor me inundó.

 

Escuchando al chilalo

en arpegios armoniosos,

dormí a la sombra de un árbol solitario

o de una fronda aromada.

 

Vi crecer y cosechar mieses.

Escuché el viento en el pajonal,

y el rugir de las turbias aguas.

de tus quebradas, cristalinas en estío,

río en febrero se vuelven,

y, la ira de las nubes

cuando anuncian su llanto.

 

Aprendí, amores e ingratitudes,

antípodas de la vida ...

Escuché la alegría de los niños,

la risa abierta y franca

de la niñez en su candor.

¡más bulliciosos

que abejas en su colmenar!

 

Cántico V

 Los setiembres, a los sanrniguelinos,

nos llenan de una extraña mezcla de nostalgia y

exultación de tiempos idos;

y, de presentes

y futuros con promesas.

 

Los que por conocer anhelante otros caminos,

otras frondas, otros ríos;

los que fueron a mirar otros celajes

y allende pisan otras tierras;

los que fueron tras otros horizontes y a las distancias,

tras las fronteras,

tras otros mares,

labran horizontes nuevos,

halagüeños porvenires;

diáspora obligada;

en cuerpo y alma vuelven,

regresan a bañarse en amistad, ternura

y en ancestros.

 

Vi como San Miguel salía con

los brazos abiertos a recibir al visitante,

que San Miguel tiene,

para el visitante,

las puertas abiertas de par en par,

y es tanto su cariño

que San Miguel,

en muchos echó raíces

y sus vidas se sembraron aquí

al conocerte.

 

Cántico final

Por lo vivido:

esparciéndose a raudales

en una chacra florida

quiero volver a mirar al arco iris

cantando alegre a la vida;

y acariciar rebosante,

con clarines y pututos,

los inmensos horizontes

plenos de aires impolutos.

Quiero que mi patria vea,

por quebradas sanmiguelinas

ríos y arroyos cantantes

con sus aguas cristalinas;

y a sus prados y laderas

gritando en verdes y en oros,

en animales y frondas

la vida que yo adoro.

 

Por estas vivencias,

amo y quiero a la vida

y a los montes y a los llanos

de mi San Miguel querido.

San Miguel, cuando mis ojos

por siempre se cierren,

para hacerme polvo de tu polvo

alberga en tu regazo

rnis cenizas.

 

Inicio


SAN MIGUELINO... POR ALGO
 

Autor: Eliseo León Pretell

*poeta peruano
“Ciudad Satelital”
Houston Texas, EE. UU.

 
Me siento más que orgulloso, del paisa San miguelino, 
por ese cielo azulino, por esas cumbres sin par.
Por tanta mano que al dar, sólo espera del divino
los guíe por buen camino, iluminando su andar.
☼☼☼
Les abren de par en par, a su corazón entero,
al propio y al forastero, como el limpio de un espejo.
Nunca les faltó un pellejo y lo dieron con esmero
al debilitado arriero, mojado y sin aparejo.
☼☼☼
Como un eucalipto viejo, enraizado a su terruño,
conviven con el rasguño, de las piedras y el abrojo.
Tienen un febril arrojo, y unidos son mero cuño
todos como un solo puño, cuando provocan su enojo.
☼☼☼
Como que en todo rastrojo, queda la mejor espiga, 
poseen el alma amiga, del que amigo quiere ser.
A su ardiente buen querer, sólo otro amor lo mitiga,
es bueno que aquí lo diga..., nunca les gusta perder.
☼☼☼
En el campo del saber, gustan de la tinta buena
tan sólo el alma les llena, el arte bello y genial.
Su sentir espiritual, es como la blanca arena,
como aromas de azucena..., o trompeta angelical.
☼☼☼
San Miguel es un caudal de artesanía y progreso,
la tierra del rico queso, orgullo de Cajamarca.
Por su auriverde comarca, es la más bella, y por eso
le entrego mi abrazo y beso, en las letras de mi marca.

Derechos reservados
Facebook: eliseo.leonpretell.3@facebook.com

Aún cuando no creas en Dios, nunca le digas a tu hijo que Dios no existe. 
Natalia Ginzburg

 

Inicio


 

 

San Miguel de Pallaques

 

Eva Torres Becerra*

Estás tan impregnado en mi alma

cada día añoro contemplarte

¡oh! pueblo hermoso lindo y bello

enclavado en las alturas silenciosas;

veo y siento tu neblina invernosa

y aunque estoy lejos, parece contemplarte,

también veo tu estruendoso y oscuro cielo azul nublado

de pronto.… parece escuchar….

cual tropel de enormes pedregones

que se precipitan en veloz carrera

por el gris firmamento opacado

acompañado de chispeantes y fugaces luces

como si fuese un día de castigo,

creo recién ahora me arrepiento

y corro delante de la “Sagrada Imagen”

y de pronto me veo rodeada

con toda mi familia implorando,

¡oh Señor! perdonaos nuestras ofensas

me arrepiento de haberte ofendido

¡aplaca oh Señor omnipotente

“tu ira Santa” de este instante tan vivido

que lo siento tan inmenso….

y cuando estoy tan cerca de ti implorando

me hace volver en mí un estrepitoso estruendo

acompañada de una luz zig zageante  y refulgente;

la caudalosa lluvia va calmando lentamente,

y todo va volviendo a su normalidad y calma

         ¡ha caído el rayo!

que sensaciones vividas que nos da la vida

que parecen sueños en el recuerdo postrero

así te siento tan lejano mi querido pueblo

cual sencillo San Miguel de Pallaques

con grandes habitantes de costumbres buenas y de talento;

de tan hermoso paisaje serrano

enclavado en las altas cumbres como una puerta del cielo

así te recuerdo mi querido “San Miguel de Pallaques”

¿ojalá?.... ¿? que siempre caballeroso y altivos te encuentras

cobijando a verdaderos hombres

hijos de tu entrañable tierra

y que por las laderas de tus quebradas y ríos,

corran sin hacerte daño,

las bajas pasiones de los hombres que ahora se desbordan

como tormentosos y caudalosos ríos

arremolinando la maldad de la envidia

y ambiciones malsanas desmedidas….

Recuerdo que por tus ríos y quebradas

corre la “Sangre Incaica”

que siempre fue altiva, heroica de ambiciones puras

de honrado trabajo, lealtad y abnegado esfuerzo

donde todos caminan haciendo producir su suelo

con su tenaz trabajo honrado de cada día;

¡esa senda de huellas incaicas es tu camino!

y siempre así serás dichoso

digno y hermoso caballero honrado

y también así siempre recibirás las bendiciones celestiales

de un Dios que siempre te ha amado

y brillarás eternamente en la entraña

de tu cumbre solitaria

¡oh! “San Miguel de Pallaques”

vive siempre sano y limpio

como el límpido azul de tu cielo serrano

defiéndete del enemigo con tu espada

refulgente de tu Patrón: San Miguel Arcángel

 

 

 Inicio


 


 

San Miguel Arcángel

Eva Torres Becerra*

 

Santo Patrón amado, de mi querida provincia

Arcángel San Miguel de San Miguel de Pallaques

Nunca abandones a tus fieles devotos,

 

Miradlos y dadles tu bendición divina

Impíos de pecado cuídalos, protégelos y

Guárdalos en el altar de tu Omnipotencia

Unidos a tus amantísimo corazón, consérvalos

Elevando con gran fe una oración para derrotar a lucifer

Luz radiante de amor y paz derramad a tu provincia

 

Abrazados de ferviente devoción paz y felicidad

Reunidlos en la Asamblea Divina y

Cuidadlos de sus impías ideas liberales terrenales

Ante tu “Tribunal Bendito” purifícalos con

Nacientes ideas de grandes valores encaminadlos así

Ganaremos la verdadera vida Celestial Divina

Enrumbando nuestros pasos seguros a tu lado

Legítima defensa contra el lucifer para

“Una vida de gloria eterna “Sanmiguelina”

---------------------

Eva Torres Becerra. Poeta y profesora peruana nacida en San Miguel de Pallaques, parte de su educación primaria lo realizó en su tierra natal y los concluyó en Chiclayo allí realizó sus estudios superiores titulándose de Profesora.

Su producción poética es abundante y permanece inédita, sus poemas son de añoranza a su natal San Miguel, al Arcángel San Miguel y a sus paisanos.

 

 

Inicio


Presentación     Cincuentenario