ELEGIDA TEMPESTAD DE SANTIAGO AGUILAR

 

Presentación    Comentarios literarios

 

 

 

                                                                                                   Por: Bethoven Medina

 

 

Santiago Aguilar murió el 05.06.20, sin embargo, seguirá viviendo como una elegida tempestad para quienes nos acerquemos a su obra, lo cual constituye el mejor homenaje a su amistad. Integrante del Grupo Trilce, ahora debe estar en celestial conversación con  Manuel Ibáñez Rosazza, Rogelio Gallardo Bocanegra, Manlio Olguin, Gerardo de Gracia y Cristóbal Campana; mientras que nosotros seguimos con la participación viva de Juan Paredes Carbonell, Teodoro Rivero Ayllon, Gerardo Chávez, Juan Morillo Ganoza, Eduardo González Viaña, Armando Reyes, Eduardo Paz Esquerre y Jorge Díaz Herrera; entre otros. Las redes sociales han mostrado testimonios y remembranzas, por lo que, me dedicaré a analizar su poesía.

 

INICIACIÓN Y BÚSQUEDA

 

Iniciación

 

En la iniciación considero al libro  “Tinieblas elegidas” (1965)  en cual manifiesta su testimonio y protesta con versos cortos, tan similar a la de sus contemporáneos, con lenguaje concreto y de temas cotidianos que surgen de la desesperanza, su poesía es desenfadada y de imprecaciones ante el orden social. Asimismo, “Mito” (1966) en el cual aplica el método realista con conocimientos cognoscitivos e ideológicos. Sus temas son el origen de la vida, la significación metafísica y el sinsentido del hombre y su dolor. De la libertad del hombre y sentimiento colectivo. En 1967, cerró la década con “De Rogelia al Infierno” (1967) de temas comunes y humanos.

 

 

Búsqueda:

 

En 1970, el poeta Aguilar editó “Confesiones fuera de almanaque”, y  Manuel Ibáñez comentó que “en la primera parte se revela contra toda atadura convencional y dominado por el sentimiento y del infinito.  En la segunda parte, se manifiesta poseído   por un inconfundible amor, alba insondable, fresca y  rutilante”.  En 1972, en el libro “Barajas para ganar y vencer el tedio” cambió su lenguaje. Del verso corto y sintético pasó a los poemas de largo aliento usando versículos extensos y prescindiendo de algunos  signos  de puntuación. En este itinerario de búsqueda se ubica a “Semilla de Viento” (1978) en donde insiste en el poema de largo aliento y con manejo extraordinario del ritmo interno del poema.

 

Aguilar publica en 1984 “Coral de Roca”,  libro coloquial, sencillo y trascendente por el tema elegíaco a Machu Picchu y las ruinas de Marcahuamachuco. Machu Picchu para Martín Adán es expresión de conflicto existencial y en Pablo Neruda una visión fascinada del hermano mundial que llega a sus huellas; en cambio, para Santiago es “Padre, hijo, hermano y compañero” con quien dialoga sobre múltiples enigmas de la vida.

 

 

ENCUENTRO Y PLENITUD:

Encuentro

 

Se independiza de la escritura de sus contemporáneos y con autonomía presenta “Puerta de Espera” (1991) usando nuevas palabras o renovando palabras y expone en prosa poética, bien acabada y de contenido humano, espléndidas manifestaciones del ser, el tiempo, la vida, los sueños y las posibilidades de los habitantes de esta aldea universal. Saniel Lozano destacó que “son construidos con unas fluidas y plásticas sintaxis, frecuentemente atizadas por un léxico herético “gallofero”, “soflamado”, “carraco”, “macas”, “ringleras cuitas”, “charranada bíblica”, así como por la exploración de nuevas significativas expresiones y giros coloquiales”.

 

Aguilar presentó “Celebración Continua” (2000), en el cual se enaltece con un lenguaje nuevo, sugerente y conciso; es decir, la madurez plena. En este libro ejerce la escritura abierta, a través de la cual, las figuras del pensamiento y las figuras literarias se corresponden y, propician un arte poético innovador usa principalmente sustantivos y verbos, prescindiendo a veces de adjetivos y artículos. Los temas son: amoroso-sexual, socio-político y el ancestro familiar.

 

Plenitud:

 

La “Celebración Continúa” (2007) para Ricardo González Vigil, de algún modo, es la segunda parte o la continuación de la “Celebración Continua” (2000); y, al ser así, es confirmación de este título, porque al “continuar” la celebración prueba que es “continua”. Aguilar expone que aún existe la consideración andina ante la lluvia, el trueno, el rayo,  el arcoíris, los cerros y las lagunas. En “Celebración del memorial oculto” (2007), la temática es, otra vez,  universal con ciertos rasgos de rescate de la historia o la andinidad. El objetivo es la comprensión de la intensidad, la variabilidad de los impactos de los recursos históricos y las prácticas antrópicas en la vegetación. En “Tempestad de la Nada” (2008)  dio anuncio auroral de lo que fue su libro mayor. Aguilar reitera la deidad de Dios y estoicamente nos muestra la entraña de la Nada. Origen de la Nada.

 

En la última década publicó “Acto de fe” (2013), ahí vibra su espíritu superando los conflictos internos y sociales con su correspondiente categoría filosófica.  Santiago, también  incursionó en la novela histórica con  “El mensajero de asombros” (2013),  y el libro de poesía “Diario de los sentidos” (2013) ratificando su valía.

 

Finalmente, editó “Nudo de Utopías” (2019) que  contiene los grandes temas humanos, siendo portavoz de la utopía andina y logra iluminarnos de fe y esperanza. Santiago,  fue alfarero permanente que renovó formas y obtuvo dinámica e intensidad, lo cual, toda  poesía auténtica y sentida, debe tener para que  nos sobreviva. Amén.

 

 Cajamarca, 09 de junio de 2020

Inicio


Presentación   Comentarios literarios