La tradicional fiesta de las Cruces en Cajamarca

 

Ir a Presentación       La fiesta de las Cruces

Hugo REYNA GOICOCHEA

 

En cumplimiento de las festividades tradicionales en nuestra ciudad de Cajamarca y en muchos otros lugares del departamento y nuestro país, hoy 3 de Mayo, se conmemora y celebra la Fiesta de las Cruces; acontecimiento religioso que se remonta a los inicios del cristianismo traído por los españoles y que se ha arraigado muy fuertemente en el pueblo católico del continente americano.

Las Cruces en Cajamarca

En nuestra ciudad, es de recordar que los españoles, blandiendo la Cruz y con la Biblia en mano, iniciaron la conquista, así como las labores de evangelización de la población nativa, siendo la Cruz, motivo de especial veneración por la feligresía católica, la misma que adoptó a lo largo y ancho de nuestro territorio, este importante ícono de identificación del cristianismo.

En diversos sectores de la Cajamarca tradicional, los vecinos construyeron e instalaron en singulares monumentos cruces de piedra y madera, para expresar su devoción a la Santísima Cruz, en recuerdo al madero en que fuera crucificado nuestro Señor Jesucristo, inmolado por la salvación de la humanidad. Es así que existen en la actualidad aún, algunas singulares cruces en los barrios como: Cruz de Piedra, en el jirón del mismo nombre; Cruz de San Antonio o del Cumbe, ubicada en su Capilla; Cruz de Subchana, en el jirón Unión, que experimentó un atentado de antisociales el pasado año;  Cruz Verde, en el jirón Junín; Cruz del Dos de Mayo, reubicada en la Capilla del ex hospital en Mario Urteaga; Cruz de Santa Apolonia en la colina del mismo nombre; Cruz Patronal en el jirón José Sabogal y la Cruz del Molle en San Sebastián.

La tradición indica que, décadas atrás, en cada uno de estos sectores, así como en casas particulares, los fieles católicos se reunían en torno a celebrar los denominados “rezos” de novena y misas, de alabanza a la Santísima Cruz, en recuerdo de la pasión y muerte del Cristo Redentor. Las reuniones de carácter vespertino, congregaban al vecindario, a las familias, que confraternizaban muy estrechamente, identificándose con la fe católica y como espacio oportuno para la evangelización de los niños y jóvenes, para luego departir un “cafecito” o “chocolate”, con panes, rosquitas y bizcochos con queso y otras delicias artesanales propias del lugar, que poco a poca han ido adquiriendo otras manifestaciones o simplemente ha ido desapareciendo.

Demás está decir que en las vísperas, en acción de gracias y darle un toque festivo, se quemaban los cohetes o fuegos artificiales, que en algunos lugares aún persisten; haciendo de la fiesta de Las Cruces, verdaderos espacios de identificación religiosa y social.

La Cruz del Molle

En la actualidad, el enorme madero de molle, se encuentra protegido al interior de una pequeña capilla, en la que se realiza una Novena, que se inicia el 24 de abril y culmina el día de vísperas 2 de Mayo, para realizarse los días 3 y 4, sendas misas de Acción de Gracias, programas a celebrarse a partir de las 8 de la noche por el párroco de San Sebastián Rvdo. Padre Pedro Terán. Para estas actividades, participan activamente el vecindario, y de manera especial, familias de devotos que vienen de Lima, Chimbote, Trujillo, Pacasmayo, Chiclayo y otros lugares, a venerar a la Santísima Cruz del Molle.

Actualmente existe un Comité de vecinos que organiza esta festividad, que lo dirige muy entusiastamente y con mucha devoción la Sra. Carmen Marcela Rodríguez de Eslava e integran Lucrecia Urteaga Vigo y Doris Rossell, quienes con otras familias, invocan a todos los vecinos y devotos que la cuiden a la crucecita del Molle, como la llaman cariñosamente, que la veneren con cariño y ofrezcan oraciones, porque la Cruz nos recuerda al cruento Sacrificio de Nuestro Señor Jesucristo en el Monte Calvario, quien resucito luego para salvar a la humanidad.

Difundir el patrimonio cultural y preservar nuestras festividades y tradiciones para trasmitirlas a las generaciones sucesivas, es una obligación natural nuestra, so peligro de perder nuestra identidad y convertirnos en un pueblo sin “Alma Colectiva”. 

  

Inicio


Ir a Presentación       La fiesta de las Cruces