Efemérides.

 

 

Presentación     Día del Empleado Público

 

 

29 de mayo

Día del servidor de la administración pública

 

Hugo Reyna Goicochea

Past Decano del Colegio de Periodistas Cajamarca

 

Hoy domingo 29 de mayo de 2022, quienes nos encontramos inmersos dentro de la Administración Pública, en sus diversos niveles de gobierno, celebramos el “Día del Empleado Público”, aún en condiciones de crisis sanitaria, económica, social y de inestabilidad política, que mucho mal está ocasionando en nuestra sociedad.

El servicio público, constituye una especial situación de manejo de los recursos públicos,  que la sociedad reconoce a un grupo de servidores del Estado que, con su trabajo y denodado esfuerzo, contribuyen o son partícipes de la gestión administrativa e institucional en las entidades públicas, en cumplimiento de sus objetivos, funciones, atribuciones y competencias en la prestación de los bienes y servicios y acciones de regulación que la población nacional demanda.

 

Los servidores públicos

Un día como hoy, en 1950, se promulgó el Decreto Ley N° 11377, referido al Estatuto y Escalafón del Servicio Civil, primer dispositivo referido al personal que laboraba en las entidades del Estado. Este dispositivo legal en su artículo 105° establece: “Declárese ‘Día del empleado público’, la fecha de la promulgación de la presente ley, debiendo conmemorarse todos los años con ceremonias y actuaciones que realcen su significado”.

Se considera servidores civiles a toda aquella persona que desempeña su trabajo en cualquiera de las entidades de los niveles de gobierno,  gestionan la función pública, ya sea como funcionarios, servidores permanentes y contratados. “La concepción de este término nace de la necesidad de encontrar una definición que agrupe e identifique a los diferentes grupos de trabajadores que prestan servicio en las distintas administraciones, ya sean Ministerios, Organismos Autónomos, Municipalidades e Instituciones Públicas”.

 

La burocracia pública

La burocracia pública tiene sus orígenes con la aparición del Estado, en las primeras sociedades, como sustento del aparato estatal que comienza a organizarse en torno al ejercicio del poder del gobierno y con la finalidad de contribuir a la administración de la cosa pública; no obstante, de acuerdo a concepciones y teorías de las ciencias administrativas, también corresponde al conjunto de los empleados de las empresas y organizaciones privadas.

Desde el punto de vista sociológico, la burocracia es una estructura organizativa caracterizada por procedimientos regularizados, división de responsabilidades y especialización del trabajo, jerarquía y relaciones impersonales. El término puede referirse a cualquier tipo de organización, tanto pública como privada.


El burocratismo como acción ineficiente

No obstante, el término burocracia o burocratismo, ha proyectado en la sociedad una imagen no adecuada de un poder burocrático, el de una administración engorrosa e ineficiente a causa del papeleo, la rigidez, el excesivo control y de formalidades superfluas; también expresado en el exceso de normas, trámites y papeleo que dificultan o complican las relaciones del ciudadano con la administración y retrasan la solución de sus demandan. A este tipo de imagen ha contribuido, indudablemente, que el acceder a los puestos de la gestión pública, se vea en la actualidad, como un premio al esfuerzo y contribución de los militantes y simpatizantes de los partidos y agrupaciones políticas que, cada cierto periodo, mediante elecciones formales, acceder a los diversos niveles de gobierno, utilizándose el empleo público, como una retribución o premio a los esfuerzos y apoyo en las campañas, en función a su identificación partidaria y militancia política.

 

La desnaturalización del empleo público

En las últimas décadas en nuestro país el servicio público ha ido desnaturalizándose, un gran sector de “empleados públicos” permaneció y permanece aun laborando bajo la modalidad de servicios de terceros o servicios no personales, mecanismo para contar con personal que, pese a estar prohibida desde el año 2008, aun constituye práctica usual en las entidades públicas. Un sector significativo de servidores está en el marco de Contratación Administrativa de Servicios CAS, con derechos reducidos inicialmente y otros sectores ya en extinción tal como el régimen laboral de la Ley N° 20530 y en camino, el D. Leg. 276. Existen también servidores del régimen privado, es decir bajo el marco del D. Leg. 728, mayormente en las empresas estatales y organismos públicos y también otros regímenes especiales; coexistiendo escalas remunerativas de privilegio y otras sumamente diferenciadas que no cubren las expectativas de un trabajo digno.

Los regímenes pensionarios, también muestran diferenciados montos de pensiones, tanto en el sistema público, como en el régimen de pensiones de las administradoras privadas, que otorgan magros montos de pensiones, increíblemente, por debajo del sueldo mínimo vital; es decir, pensiones no dignas para los jubilados que prestaron sus servicios por muchas décadas.


Servicio civil meritocrático

Desde unos años atrás se cuenta con un marco normativo de lo que se conoce como la Ley del Servicio Civil, Ley N° 30057, en la perspectiva de una carrera pública basada en la meritocracia, régimen que se encuentra en procesos de implementación y que se “supone” contribuirá, de mejor manera, a la gestión de la administración pública peruana.

Han pasado varios desde su promulgación y hasta el momento, la carrera del servicio público está aún en sus etapas iniciales, quedando en buenos deseos, en tanto los aspectos remunerativos escalonados, que se proyecta como una verdadera carrera administrativa; situación aún incipiente, en en proceso de implementación.

Tocar el tema del empleo público o burocrático, indudablemente, en esta coyuntura de crisis sanitaria por la pandemia del Corona virus, el clientelaje político, de partidos y agrupaciones que asumen a las entidades de gobierno en sus tres niveles, en muchos casos con sonadas manifestaciones de corrupción en el manejo de los recursos públicos; así como por otros factores, el aparato público y su administración, muestra serias carencias, debilidades y brechas en la provisión de los servicios públicos; por tanto, este tema será siempre controversial.

 

Un saludo fraterno en este día

Sin embargo, en este especial día, consideramos sea motivo de análisis y reflexión sobre la labor que cotidianamente desarrollamos en las entidades y dependencias públicas, para contribuir, en mayor o menor medida, en el cumplimiento de nuestras funciones y tareas institucionales.


Desde este medio, un saludo, congratulaciones y sinceras felicitaciones para los servidores públicos en el país, de manera especial para los servidores del Gobierno Regional Cajamarca, entidad en la que tengo el privilegio de laborar, desde hace más de cuatro décadas. ¡FELIZ DÍA DEL SERVIDOR PÚBLICO!     

 

Inicio


Presentación     Día del Empleado Público