Bodas de oro matrimoniales de los esposos Goicochea-Rojas

 

 

Presentación    Matrimonios

 

 

 

 

Escribe Consuelo Lezcano Ruiz.

 

El reconocido escritor Antonio Goicochea y su esposa, señora Imelda Rojas, fueron objeto de un caluroso homenaje ofrecido por sus hijos Ronald, Duany, Antonio e Imelda, al cumplir cincuenta años de ejemplar unión matrimonial. El grato e inolvidable acontecimiento familiar tuvo lugar recientemente en la “Ensenada-Hotel y Campo”, un lugar de ensueño enclavado en la campiña cajamarquina.

 

Imelda, o Kika, como se la llama cariñosamente, luego de ofrecer el saludo y bienvenida a los asistentes, resaltó con palabra emocionada el ejemplo de vida que siempre dieron sus padres en el hogar y cuyos valores éticos y morales han gravitado positivamente en la vida de sus hijos.

A continuación, don Antonio el patriarca de la familia Goicochea Rojas, agradeció a sus hijos por el ágape ofrecido. A sus nietos, Ronald Antonio, Verónica Nikole, Arantxa Eliana, Macarena Elisa, Ronald Manuel, Miguel Sebastián, Ivanna Micaela, Magna Alejandra, Rubén Nicolás, Facundo Gabriel y Gilmer Mateo: “Que nos regalan sus alegrías y que nos hacen enorgullecernos con sus éxitos. A Yola que nos acompaña siempre. A mis nuestras primas- hermanas Adita, Dorita y Toñita. Un agradecimiento especial a los amigos, de cuya amistad nos preciamos, aquí presentes”.

 

 

Y como buen poeta, describió con bellas metáforas su etapa romántica para conquistar el corazón de su amada Ime “…nos citamos para encontrarnos en el río San Miguel. Llegamos tomados de la mano, y al pie del puente de Calicanto, nos sentamos en una redondeada piedra, muy cerca de las aguas cristalinas. Allí le dije de mis sentimientos por ella. Y arrullados con el suave rumor de las cristalinas aguas le declaré mi amor. Discurrían las aguas cantarinas entre las piedrecillas, con un sutil susurro; eran pocas, pero límpidas (…). Sí, al pie del Calicanto nos prometimos amor que perdure (…), y miren son cincuenta años que llevamos juntos. Con gozos, angustias y sinsabores, pero juntos. Mas el tiempo ha corrido como sin dimensión”.

 

El brindis de honor estuvo a cargo del reconocido escritor, docente universitario y periodista, doctor, Luzmán Salas Salas. A continuación, sus palabras:

 

 

Agradecemos a la digna familia Goicochea-Roja por permitirnos compartir la alegría de la celebración de las bodas de oro matrimoniales de don Antonio y doña Imelda.

 

No es fácil llegar a los cincuenta años de unión matrimonial, sobre todo en estos tiempos en que las familias son impactadas por los antivalores éticos, morales y sociales. Don Antonio y doña Imelda, en su vida conyugal, nos han dado ejemplo de verdadero amor, honestidad y responsabilidad familiar.

 

Gracias a dichas virtudes se han convertido en auténticos paradigmas no solo para nuestra generación, sino también para las jóvenes generaciones. Por ello les expresamos nuestro sincero reconocimiento y felicitación. Hemos escuchado las elocuentes palabras de don Antonio. Ellas constituyen un hermoso y conmovedor testimonio romántico porque en la íntima evocación de la alborada conyugal y la convivencia familiar, con sus diversos avatares, don Antonio, como poeta y escritor, hoy se ha confesado. Pues, cuando el poeta escribe, se denuncia a sí mismo, sabe revelar sus íntimas esencias y vivencias. Son significativos pasajes de su vida matrimonial que nosotros saludamos y congratulamos entrañablemente. Si bien es cierto don Antonio no es creyente, anhelamos que Dios siga protegiendo por muchos años más a su digno hogar”.

 

Sean estas palabras finales, un elogio al amor perdurable labrado en el almanaque del tiempo. Antonio e Imelda conquistan nuestra admiración y aprecio.

 

Fotos para el recuerdo:

 

Cajamarca, 05 de febrero de 2020.

Inicio


Presentación    Matrimonios