ROMPIENDO CADENAS

 

Presentación      Coronavirus

 

Miki Di Liberto.

Barcelona, 24 Marzo 2020

A lo largo de la historia, la humanidad sigue en sus intentos de romper diferentes tipos de cadenas que han condicionado nuestras vidas, por decir algunas podríamos nombrar las  cadenas de la tiranía, esclavitud, analfabetismo, corrupción, racismo, u otras como las de las penas, la soledad, el miedo, la indiferencia, etc., etc. Pero tenemos que reconocer que el ser humano ha superado con creces muchas de ellas y continúa en la lucha diaria por vencer otras.

La pandemia del corona virus, que ha transformado abruptamente la vida de mil setecientos millones de personas alrededor del mundo, nos demuestra la fragilidad del ser humano, en estos tiempos en que la ciencia y la tecnología influyen en la sociedad en aspectos tan variados como la agricultura, educación, comunicación, política, trabajo, entretenimiento o el transporte y son herramientas que han modificado la forma en la que esta se desenvuelve.

A través de la historia o los medios de comunicación hemos visto protestas del ser humano para romper muchas cadenas y nos hemos emocionado ante las manifestaciones de valentía de la sociedad y además hemos sido parte de esas protestas o hubiéramos querido serlo, sin poderlo hacer porque eso se desarrollaba en otra parte del planeta u otro momento de la historia.

Pero ahora que estamos inmersos en esta temible pandemia, tenemos la gran oportunidad de ser parte del lado bueno de esta terrible historia.

Unámonos para romper las cadenas del contagio, factor principal para que el corona virus no nos doblegue.

Presidentes de diferentes países han decretado un estado de alerta y está científicamente demostrado que la cuarentena es el factor principal para evitar nuevos infectados, la diferencia entre este virus y la gripe es el alto porcentaje de contagio, y de esta manera poder ayudar a que los servicios médicos colapsados que desde ya en países como Italia con 63.927 casos de infectados y 6.077de muertos y España con 39.673 casos diagnosticados y 2.693 muertos, entre los que se encuentra un compatriota peruano de 49 años llamado Roberto Rojas Poma, y que han tenido que reinventarse para descentralizar a pacientes de hospitales.

Los 15 días de cuarentena anunciados en un primer momento, ya ha transcurrido la mitad de ese tiempo, se ven prorrogados, al menos, otras dos semanas más. Esto significa que España permanecerá confinada hasta después de la Semana Santa.

En Italia se han reducido los permisos para poder circular por las calles.

En Madrid y Barcelona, las ciudades más golpeadas por el corona virus en España, se han montado hospitales de campaña. El pabellón 5 de la Feria de Madrid (Ifema) acoge a más de 200 pacientes con corona virus de la Comunidad. En los próximos días, espera atender a más de 1.300 de forma inicial aunque podrían alcanzarse los 5.500.

En la Fira de Barcelona el pabellón número 7, que recibe el nombre de Vitòria Eugènia; en él, personal de la Unidad Militar de Emergencia (UME), el Ejército de Tierra, Cruz Roja, la Guardia Urbana y Bomberos de Barcelona han iniciado el montaje y acondicionamiento del espacio.

Pero todo esto se ve empañado por el número creciente de nuevos pacientes infectados por no comprender la magnitud de la epidemia.

En el Reino Unido, Boris Johnson anunció el lunes la decisión de su Gobierno de imponer la cuarentena contra el corona virus a todos los ciudadanos británicos.

El primer ministro inglés, se ha visto obligado, en el breve plazo de un par de semanas, a dar un giro de 180º a su estrategia en la lucha contra el virus. Lo que comenzó con un discurso optimista y tranquilizador, en el que la única exigencia constante a los ciudadanos era que se “lavaran las manos el tiempo que dura cantar dos veces el Cumpleaños feliz”.

A las nueve de la mañana de este lunes, el número de fallecidos por el coronavirus en el Reino Unido había alcanzado la cifra de 335. El número de casos confirmados era de 6.650.

En Alemania, con la canciller Ángela Merkel que fue puesta en cuarentena el domingo, luego de que estuvo en contacto con un médico contagiado de corona virus, se anunció nuevas restricciones a la interacción social para desacelerar la propagación de la enfermedad. Aunque desde mi punto de vista, son medidas muy suaves teniendo el país 30.000 infectados aunque solo 123 muertos. Es tal vez por esto que no se toman medidas más drásticas.

En Estados Unidos, la inteligencia americana advirtió sobre la posibilidad de la pandemia en el mes de enero pero como vemos en las noticias, el presidente Trump no se tomó esos informes en serio, afirmando que el riesgo para los ciudadanos estadounidenses era muy bajo y que su método era “no tocarse la cara “algo que extrañaba mucho hacer.

Estados Unidos se ha situado desde este fin de semana como el tercer país del mundo más afectado por la pandemia, con un total de 46.450 casos y 593 víctimas mortales.

Desde aquí vemos aterrados como en Sudamérica suben los números de contagiados día a día y porque somos conscientes que a nuestra infraestructura sanitaria no podemos compararla con países más desarrollados.

Expongo todos estos hechos y números no por ser repetitivo y cansino, porque seguramente mucha o toda esta información ya la has visto por televisión, sino por la de hacerles entender lo importantísimo que es romper la cadena del contagio.

De una u otra manera en nuestros países luchan por contener la cantidad de contagiados porque no queremos ni imaginar qué pasaría si llegáramos a los números de infectados donde el corona virus se propagó tan rápidamente por no acatar medidas de aislamiento. 

Como en muchas partes del mundo, En Perú, mucha gente está teniendo un comportamiento ejemplar y sobretodo solidario. Han hecho un alto en sus vidas para poder ayudar al país y al mundo entero.

También es verdad que en el Perú y el resto del mundo a muchas personas no les importa. No ven gravedad en la situación o no les interesa por no estar en el grupo de riesgo, tema demostrado que es falso por recientes muertes jóvenes sin patologías previas. Todos conocemos a alguien incrédulo, que no participa, que no ayuda, que no obedece, pesimista, al que le gusta ir en contra de todo simplemente porque sí, porque cree que lo sabe todo, porque es vivo y le sobra barrio o que a nosotros nos falta. Pero este tipo de personas jamás han sido obstáculo para que tú seas feliz, para que salgas adelante y veas cumplir tus metas y sueños.

Estas personas sino te quieren escuchar, sino quieren ver lo evidente, no te preocupes que la vida o la ley se encargarán de poner a cada uno en su lugar.

Soy consciente que la realidad de cada país es distinta y jamás se me ocurriría comparar al Perú con el resto de países desarrollados y que están sufriendo esta pandemia. Pero seamos sinceros si todas las personas que realmente podemos quedarnos en casa lo hacemos, ayudamos a nuestras instituciones a que vean la manera de ayudar a  quienes no pueden hacerlo.

La participación ciudadana es clave en estos momentos de incertidumbre.

Hagámoslo por nosotros, nuestras familias, nuestros amigos, nuestro barrio, por el país, por el mundo. Que cuando todo esto pase volvamos a abrazarnos a nuestros seres queridos, a nuestros amigos, a la vida.

Recuerda Perú  que nosotros hemos roto muchas cadenas a lo largo de nuestra historia y nos sentimos orgullos de ello.

Recuerden como hace un par de años rompimos la cadena de la desilusión cuando clasificamos a un mundial de fútbol después de 35 años, la alegría era contagiosa y embargaba a todos los compatriotas, tanto dentro como fuera del país. Había mucha gente que siempre nos daba la contra con nuestras ilusiones de vernos en un certamen así, pero nunca renunciamos a ese sueño.

Estábamos unidos, éramos guerreros, somos guerreros!!!

Esa magnífica sensación no te la van a quitar jamás te guste el fútbol o no y pido disculpas si hago esta comparación deportiva, es por ser un amante del deporte y siempre lo he hecho así. Es por eso que ahora pido nuevamente esa unión y quiero que se sientan orgullosos de poder ayudar de esa manera tan importante que es quedarse en casa y así romper esta cadena que la historia ha puesto delante de nuestras vidas.

 

Inicio


Presentación      Coronavirus