MALEDUCADOS  Y  MALCRIADOS

 

Presentación      Coronavirus

 

Escribe  César Alfaro V

Por culpa de estos mal educados y por culpa de  estos mal criados, estamos como estamos: Confinados, Aislados, Recluidos, como Encarcelados en nuestras propias casas. Dicen que salen a trabajar para llevar un pan y saciar la angustiosa hambre que tienen, Hambre y necesidad de trabajo, tenemos y nos falta a la gran mayoría (sobre todo en mi región Cajamarca con indicadores conocidos como  vergüenza peruana).  Que me coja la muerte trabajando y no ocioso, señalan estos “amiguitos” ignorando que no sólo morirán ellos sino sus hijos, su mujer, sus padres, sus vecinos (pienso que mucho mejor es ser héroe que salva vidas antes que ser mártir donde solo él se inmola).

 Poseen  una muy mala educación, no lo dudo. Les faltan conocimientos sobre la pandemia.  Les falta cultura sobre el COVID. Y así como hay una cultura sobre el agro llamada Agricultura, hay otra cultura sobre los peces llamada Piscicultura, otra sobre las hortalizas llamada  Horticultura, sobre las aves,  Avicultura, sobre el arte, Escultura. Lo relacionado con el corona virus será la COVICULTURA.

Un pilar  muy fuerte sostiene a esta COVICULTURA. Esa gran columna, o eje central, se llama “Quedarse en casa”. Con patas fuertes en cada punto cardinal: Por el Norte: “lavarse las manos con agua y jabón”, Por el Sur: “mantener la distancia social” Oeste: “evitar los espacios con muchas personas que son lugares de contagio”. Y por el Este, “Usar permanentemente la mascarilla”. Son los mandamientos de una ley que regirá para cristianos, sabatistas, testigos de jehová, musulmanes, mahometanos, mormones;, y practicantes del sinnúmero de confesiones.

Tendremos con ello una COVICULTURA Básica (cuatro meses no bastan para interiorizarlos bien), deseosa de abrir puertas para investigaciones científicas, interpretaciones filosóficas, sociológicas, económicas, políticas, epidemiológicas; que servirá para cumplir  su función en bien del mundo, de los humanos, los animales y las plantas. 

 

 

Tomada esta licencia regreso con mis “amiguitos” a los que les falta educación, les falta un educador, un profesor. Es la “educación” un concepto que hace alusión al proceso que se denomina “enseñanza  - aprendizaje”. Como no quiero ser muy extenso, permítanme  recordar el articulo “Lo que si funciona en Educación” de Roberto Barrientos. Dice: “En un  episodio de la serie  Charlie Brown, el protagonista  les apostó a sus amigos que el, enseñaría a hablar a Snoopy (su perro). Luego de una semana, ellos se acercaron y le reclamaron la apuesta argumentando que la mascota no había logrado hablar”.  La respuesta  de Charlie fue bastante asertiva y clara. “Yo no dije que iba a aprender a hablar. Yo solo aposté  a que le iba  a enseñar a hablar. Y eso es lo que hice”

Pero es que la historia narrada, un poco grosera, grafica el dilema de la educación de este siglo. Se ha generado un sistema, una infra estructura y un andamiaje que garantiza la enseñanza, pero no el aprendizaje (concluye Roberto B.)

Es una realidad histórica explicada por tres situaciones muy concretas; a) Deficiencias en el sistema de la formación docente; b) Insuficiente infraestructura urbana y rural; y, c) Inestabilidad política que afecta la gestión de soluciones de su problemática laboral, económica y administrativa (extraído textualmente de la Revista Derrama Magisterial (Julio 2018).  En ella se dice además que “…Un añadido clave para la revalorización del docente tiene que ver con la estigmatización social que pesa sobre sus hombros, el debilitamiento de la escuela pública frente a la privada, y, la revolución tecnológica  que transforma de manera constante  el ejercicio de sus funciones.  Hay que sumar a todo ello el evidente desprecio que exhiben los medios de comunicación social tradicional, y las redes sociales; por todo lo que es educación, cultura y formación de valores.

 Ahora voy por el segundo punto: el de “los mal criados” a los mismos que colocamos el seudónimo de “los amigotes”. Y empiezo con esta suerte de sátira diciendo “Como para un roto siempre hay un descocido, para un mal criado siempre hay un corrupto” que es muchísimo más grave.

 

 Este, (el corrupto), tiene cientos de años de existencia, mientras el malcriado COVID apenas  cuatro meses. El malandrín, llámese gobernante, político, congresista, funcionario; con muy rarísimas y honrosas excepciones,  (traidor a la patria por lo que sigue haciéndole al pueblo, léase gran comerciante adulterador y acaparador); es así desde la cuna dorada.

Han sido amamantados para ello y constituyen un terrible mal endémico (e institucionalizado). Por Dios dirían mis abuelos. El mal endémico  encontró a su hermano de pila, ahora son los siameses; Endemia y Pandemia.  Nos toca ser como el junco que se dobla pero que siempre sigue en pie. En conclusión, establezco que no es lo mismo un “mal educado” que aun no asimila lo fundamental de la COVICULTURA  versus un “mal criado” que teniendo claro las bases de COVICULTURA le interesa un carajo  la salud y la vida de sus semejantes.  

Que la vida post pandemia será diferentes y que tendremos una nueva normalidad, es algo que sólo la historia lo dirá. Lo cierto es que si a los de ni generación no nos lleva el corona virus, ya no seremos materia de evaluación por Cristo. Con seguridad. Los “amigotes” y solo ellos, estarán en la primera línea del juicio final.           

Cajamarca, 10 de junio de 2020.

Inicio


Presentación      Coronavirus