APLAUSOS PARA LOS HÉROES 

 

Presentación      Coronavirus

 

Miki Di Liberto

España, con 110.238 contagiados, 10.003 fallecidos y 26.743 personas curadas, la convierten en uno de los países más afectados por la pandemia del corona virus, pero esto no merma la cantidad de ciudadanos que cada día participamos en el aplauso masivo que se realiza todas las tardes a las 20:00 horas. En lo personal, mi aplauso va dirigido a todas esas personas a los cuales considero mis héroes y créanme si les digo que mi lista es tan larga que me sería imposible recordarlos a todos y además crece día a día. 

Pero comenzaré nombrando a todo el personal sanitario de hospitales, clínicas, residencias de persona mayores, etc., etc. personas maravillosas que trabajan día y noche, pero sobre todo por las condiciones en que lo están haciendo, como si estuviéramos inmersos en una guerra. 

Hemos visto por televisión a muchos de ellos fabricar sus propios equipos mientras esperan la ayuda del gobierno.

Esta crisis sanitaria ha acabado con los materiales imprescindibles con los que deberían estar haciendo su trabajo y aun así se están dejando la vida en ello. Prueba de esto es que cerca de 15.000 están contagiados y dentro de los fallecidos tenemos que contar a varios de ellos.

“Ningún sistema sanitario del mundo está preparado para una pandemia así”

Gloria Serra. Periodista de La Sexta.

En mi lista también están los miembros de las Fuerzas Armadas, policías, bomberos y vecinos que han tenido gestos maravillosos con gente que no puede ir a por sus artículos de primera necesidad o también alegrar la vida de tantos adultos y niños que están sufriendo con esta cuarentena realizando actividades y actuaciones desde sus balcones.

Mi aplauso para los conductores de autobuses, metro y de mercancías, que sin su trabajo los supermercados no estarían abastecidos, a los repartidores de nuestras compras por la web, los trabajadores de supermercados, panaderías, gasolineras y farmacias que todos los días se desplazan desde la seguridad de sus hogares al trabajo y realizan sus tareas con el miedo del contagio metido en el cuerpo. 

Aplaudo a las personas que a través de internet están compartiendo sus enseñanzas con tutoriales, conciertos, bromas y anécdotas diversas con la finalidad de que nuestra cabeza esté ocupada y hacernos la cuarentena más llevadera.

Mi aplauso para todas esas personas que pueden trabajar desde sus hogares, colaborando para que el país siga adelante y por supuesto para los que no lo podemos hacer y hemos tenido que cortar nuestras labores de manera abrupta preguntándonos ¿Qué pasará después?, Tranquilos, saldremos adelante. 

Muchos de nosotros venimos de muy lejos y hemos empezado de cero, somos trabajadores y estamos acostumbrados al sacrificio. Esto solo será una mala anécdota en el curriculum de nuestras vidas. 

También aplaudo a todas las personas en paro o sin trabajo que en estos momentos de angustia no se vienen abajo y están planificando sus estrategias de vida una vez que esto termine y que nadie les quitará sus ganas de comerse el mundo.

Aplaudo a todas las personas que desde sus casas se han dedicado a fabricar mascarillas que han donado a hospitales y a los que acuden a trabajar a empresas, grandes o pequeñas, que han parado su producción habitual y se han reinventado para fabricar productos sanitarios.

En Italia no dejaré de mencionar el sacrificio heroico del sacerdote Giuseppe Berardelli de 72 años, que al enfermar de corona virus sus parroquianos le compraron un respirador, pero él decidió cedérselo a alguien más joven. Descansa en paz Giuseppe.

Maxime Mbanda, jugador de la selección italiana de rugby, reconvertido en chófer de ambulancia de Cruz Amarilla, quien traslada pacientes con corona virus de un hospital a otro y ayuda con la camilla así como también a llevar pacientes en silla de ruedas.

Siempre he dicho que el ser humano puede ser maravilloso o despreciable y que cada uno elige como queremos ser.

Como en toda historia siempre existen héroes y antihéroes, pero de los segundos nos ocuparemos después.

Ahora que nuestro aplauso sea por los que están luchando para que volvamos a sonreír, para que volvamos a abrazarnos y que ese aplauso sea también para nosotros que al quedarnos en casa somos una pieza muy importante en esta estrategia sanitaria.

En el mundo hay muchos héroes del día a día que con su sacrificio nos dejan maravillados y que también hay muchos que son anónimos pero no por eso dejan de ser personas maravillosas.

Por todo esto y mucho más mi aplauso es para vosotros, héroes. 

Barcelona 2 de Abril 2020.

Inicio


Presentación      Coronavirus