GRITOS DE MUJER

 

Presentación   Artículos de opinión

 

Rosa Castañeda Gamarra

 

Escribo estas líneas, movida por el dolor e indignación, a sabiendas que voy ser linchada, como la madre de Camila, por las mayorías que siguen Facebook.

Estos casos lamentablemente siguen ocurriendo, recordemos la última pena de muerte a Udilberto Vásquez, en setiembre de 1970, hoy convertido en Santo Cajamarquino, por violar y matar a una pastorcita de 11 años de una comunidad Chotana. Las y los fieles cajamarquinos que lo veneran con mucha devoción, aseguran que fue inocente y probablemente al estilo de Cristo, lo veneran porque dio la vida por su hermano. Surgen las interrogantes entonces ¿Porque la niña que fue torturada y asesinada no es convertida en Santa?, si saben que el hermano fue el culpable porque no lo juzgaron a él.

La Antropología, la sicología, la filosofía, la teología, tendrán respuestas diversas a estos fenómenos humanos tan enredados e incomprensibles.

Si la policía no salvaguarda a la madre de Camila, probablemente había otra víctima. Me indigna como las mujeres y los hombres no podemos mirarnos en el espejo de Camila. ¿Quién de nosotras no ha ido a una fiesta, una reunión, al trabajo, etc. encargando a sus hijas/os en sus familiares, amistades, empleadas? , diría Jesús “ El que no ha pecado que levante la primera piedra”. Lástima que Camila no es Jesús, es una mujer provinciana, sin dinero, sin empleo, sin familiares, sin un compañero a su lado, con dos hijas que cuidar, una soledad y una juventud que la acosan, por eso, además de haberle arrancado la vida su hija de manera tan cruel es apedreada socialmente sin piedad. ¡Si, que nos hace falta a gritos una educación con equidad de género, sobre todo en nuestras autoridades!

 

 

Cajamarca, 04 de marzo 2020.

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión