Presentación    Aprendo en casa

VIRUS EDUCATIVO

Escribe  César Alfaro V.

Las nuevas tecnologías ocasionarán división, inequidad y exclusión social. “Así ha sucedido en toda la historia de la humanidad, desde el invento de la escritura que permitió la existencia de seres alfabetos y analfabetos, hasta la invención del internet que también divide al mundo en alfabetos y analfabetos digitales. El estudiante “lector” de antes, se ha convertido hoy en alumno “navegante”, sólo que no es una realidad universal, pues son varios millones de alumnos sin acceso a este servicio (/lo explica bien Iván León C en “Educación Remota, Conectividad y Calidad”)  

El MINEDU manifiesta que se llega a un 95% de estudiantes, dato que no es creíble enfatiza Iván.  Como un tema afín, cito al colega Alamiro Villanueva Sánchez (“Redes Sociales y el peligro de la Desinformación), cuando explica que “…esto, es un flagelo tan o más agresivo que las enfermedades sicológicas y físicas en sí mismas. La desinformación está causando estragos, nunca antes vistos, que nos alejan de la realidad de una manera realmente increíble.  

El Internet encuentra en las redes, a su especial vehículo propulsor para provocar la INFODEMIA, por la gran cantidad de informaciones inexactas, sensacionalistas imposibles de verificar.  Cuidadito con perfiles como facebook, twitter, wasap, Mesenger que exponen a millones de personas que caen en la desinformación. Son peligros del ciber espacio: Pérdida de la privacidad y de la relación con el entorno familiar, casos de estafas y ciberacoso    Conductas adictivas Acoso y abuso sexual en línea, el ciberbulling, el grooming, el sexteo. El virus está ya en nuestras casas; tenemos a la INFODEMIA al costado. 

En tanto la conozco, me permito hablar de una escuela concreta. Sus maestros, de repente (digo) ya tienen los primeros síntomas del virus de la Información o INFODEMIA y ya tienen también acechando sus vidas, al virus del COVID. Pero luchan por sus niños (como otros de zonas más alejadas). Se sienten muy defraudados pues ni siquiera las “Reglas de Oro” (“Buenos días” Buenas tardes, “Por favor”, “discúlpame”) escritas en papelotes en las paredes de sus aulas (hace varios años atrás), ni siquiera esas reglas, son interiorizadas y aprendidas.   Escriben así cuando se les pide: “VUENOS días”.

A esas cabecitas ni eso les entra. Es un tema de desnutrición ni hablar. Y la grave parasitosis que la tienen igualmente sus maestros. Y el descuido al lado de la indiferencia de las autoridades. Esa Institución Educativa está saliendo al norte de la ciudad de Cajamarca, a poca distancia se ubican los mejores picapedreros de la región.  Con medio siglo de existencia y con ímpetu, coraje y espíritu de lucha; consiguieron que se les construyeran un local nuevo con cerco perimétrico incluido, en los tiempos de Marco La Torre.

El 75 % de sus docentes tienen más de 50 años de edad. Sólo la escuela tiene internet. Muchos hogares tienen tele pero no hay canal alguno donde recrearse. Sólo el padre de familia tiene celular para que en la mayoría de veces, timbre, la maestra le devuelva la llamada y por el wasap les remita los audios, los videos y los PDF de la Plataforma del Misterio de su ¡Aprendo en casa”

Cuando el papá sale, para buscar chamba y cuando hay varios hijos; se hace más difícil que respondan a las tareas; lo hacen por la tarde o por la noche. Y el maestro tiene que atenderlos de manera “personalizada” al igual que con cada padre de familia. Funcionará así la “educación virtual” con maestros no capacitados para estos menesteres y con edades para enseñar, pero no para aprender (o lograrlo con mucho esfuerzo?).

El tiempo dedicado a su quehacer presencial, se ha triplicado hoy por la estrategia de la educación remota. Y no están, luego de remitir su wasap ;  el resto del día  “con la panza arriba”  tal como sostuvo un periodista (firmemente pienso que es todo lo contrario). Ojalá y estos profesionales no resulten con otros males (fibromialgia, herpes, presión alta de preocupación diaria), pues falta agregar reuniones virtuales con el director y colegas, con especialistas de UGEL, con el soporte pedagógico (ausente antes) y por ultimo, con cursos obligatorios que dicta “Perú Educa”.

Ubico a la Institución Educativa en cuestión como la de mayor presencia en la zona. En ella hay diversas fortalezas y ventajas; también problemas y dificultades lo mismo que en otras, como es natural. No la presento como centro escolar “vitrina” donde se deban mirar las demás. Si sostengo que viene a ser algo así como un centro escolar “centinela”. O sea que si por allí están las cosas como están, ya se imaginarán lo que sucede en lugares más apartados.

Definitivamente la brecha con la zona urbana es muy evidente, yo lo veo en mis nietos que tienen cada uno su celular, cada uno su laptop (pero y los que no tiene estos recursos?)  

Y para remate ha surgido con fuerza el “síndrome de la cabaña” que viene a ser el miedo que tienen ahora la mayoría de los niños cuando se les ocurre salir a la calle. Los medios de comunicación han torpedeado a la gente respecto a que allí fuera de sus casas, se encuentra la muerte. Ya no quieren salir y a medianoche invaden los dormitorios de sus padres para pedir auxilio que les aparte del terror.   El corona virus los espanta y ellos aun no quieren morir.

Otra muy seria y delicada misión tienen los progenitores, aparte de la de llevar el aula a sus casas- “Hay que tener y obrar con mucho cuidado y sobre todo con mucho amor…decía no hace mucho una reconocida terapeuta y neuro educadora limeña”

Cajamarca, 17 de junio de 2020.

 

Inicio


Presentación    Aprendo en casa