BASTA, Dejen de LUCRAR con la MUERTE.

BENEFICENCIA PÚBLICA o MALEFICENCIA

 

Presentación   Actualidad

Félix W. Lezama Abanto.

Los muertos se amontonan. Morgues colapsan, cementerios llenos; NO HAY DONDE ENTERRAR A LOS MUERTOS. Frases y hechos que hemos visto y oído hace meses en regiones del Perú y en otros países. Todo como en espejo, una vitrina, un libro, un manual.

Con la Obligación moral para EVITAR que eso ocurriera en Cajamarca, como ciudadano en uso de mis derechos constitucionales y porque confío plenamente en la Fiscalía como garante de defensa de la legalidad y sus atribuciones de coordinación con entidades públicas y privadas para asuntos de la labor preventiva; con fecha 24 de marzo, presenté ante la Fiscalía de Prevención del Delito la ADVERTENCIA, para que se constate el cumplimiento de condiciones, requerimientos y acciones mínimas exigibles para afrontar la emergencia COVID-19 y se soliciten los planes de Contingencia de los responsables, como: Cierre de fronteras regionales y con el Ecuador, a vista de lo ocurrido en Guayaquil y el ingreso de portadores por Namballe. Focalización y cercos epidemiológicos, pruebas Moleculares, atención primaria y sistemas preventivos promocionales de la salud. Protocolos de salubridad difundidos en asociación con los medios para lograr se conviertan en hábitos colectivos, evitando aglomeraciones en mercados, bancos y mayoristas, principales focos del contagio, a pesar de la cuarentena dispuesta por el Estado.

El 3 de abril reitero la necesidad de supervisar el cumplimiento de requerimientos mínimos Hospitalarios, Camas UCI, respiradores, Oxígeno, Médicos, Intensivistas, Enfermeras y otros recursos humanos especialistas y capacitados, Recomendaba Pruebas Moleculares, instalación del Laboratorio clínico y la convocatoria a la sociedad civil, como Universidades, Colegios Profesionales; para integrar un comité multidisciplinario Consultor o conformante del Comando Regional COVID.

El 01 de Mayo solicité a la Fiscalía su intervención en DIRESA, Hospital Regional y otros centros de salud, advirtiendo contagios por carencia de EPPs. Que cumplan especificaciones técnicas, porque todo apuntaba a una cresta incontenible, por omisión o inacción del sector, como por la negligente actitud individual de la gente, confiada, tal vez, en discursos y presentaciones ingenuas cuando no triunfalistas y politiqueras, sobre la contención de la pandemia y sus implicancias en la salud y vida de las personas como el impacto en lo social y económico.

El 11 de Junio, advertí por escrito en las redes sociales: CAJAMARCA COLAPSARÁ

El 28 de junio solicité por escrito en las redes sociales: AMPLIACIÓN DE CUARENTENA.

El 13 de julio alerté por escrito en las redes sociales: MÉDICOS Y ENFERMERAS SE CONTAGIAN.

En todos los casos cuyos documentos se explican por si solos, advertíamos el problema -que debieron también advertir las autoridades Regionales y Locales- pero además proponíamos alternativas viables, oportunas, que hubieran evitado muertes, costos al estado a y a las familias, pero y sobre todo, temor y hasta pánico que ahora se vive; como dolor en el alma a quienes pierden seres queridos a los que hoy, NO HAY DONDE SEPULTAR. No hay donde enterrarlos, en espera ociosa, perversa, indolente, inhumana y fúnebre cola; con el adicional probable de contagios y enfermedades de otra índole conducentes a una CALAMIDAD sin precedentes.

Ya en abril se sabía que TODO COLAPSARÍA por falta de planes de contingencia advertidos, pero también por la irresponsabilidad de la gente. Estas dos variables tenían que haberse tenido en cuenta a la hora de tomar decisiones, con cifras y proyecciones reales. Pero no solo para atender a la población contagiada o complicada COVID positivo, enfermedades pre-existentes como diabetes, cáncer, obesidad o coronarias; sino para poder inhumar los cadáveres. Es decir, haber construido macizos asignados a la pandemia, con criterio social y subsidiario, -tal como el estado subsidia a las grandes empresas-, destinando todos los recursos de la Región y/o Municipales, a fin de que al menos en la muerte seamos eficientes sin causar dolor, daño, pena, rabias, impotencia, odios y maldiciones.

Las Beneficencias Públicas, son personas jurídicas de derecho público interno que por encargo de la ley realiza funciones de bienestar y promoción social complementarias de los fines sociales y tutelares del estado. Tienen por finalidad prestar servicios de protección social de interés público en su ámbito local provincial.

Beneficencia se llama a los actos de donación o ayuda voluntaria a los necesitados, así como a las instituciones, tanto públicas como privadas, a través de las cuales se han articulado a lo largo de la historia.

Maleficencia: Hábito, pericia, práctica de hacer el mal, acto maligno o perverso que hace daño.

No-maleficencia: Es el primum non nocere. No producir daño y prevenirlo. Incluye no matar, no provocar dolor ni sufrimiento, no producir incapacidades. Este prolegómeno es consustancial a la función, objetivo y fin del espíritu de creación de las beneficencias allá por el siglo XXI, en comienzo para administrar los hospitales y cementerios.

En Cajamarca, Su Directorio está conformado por 5 miembros 3 de los cuales son designados por la Municipalidad Provincial de Cajamarca, 1 de la Dirección Regional de Salud y 1 de Educación.

En fin y en comienzo, la Segunda disposición complementaria de la Ley 27783, Ley de Bases de la Descentralización y Regionalización, dispone que a partir del ejercicio fiscal del 2003, se transfieren las competencias al ámbito local y regional. En ese contexto aplican para el caso, el DS.N° 036-2007-PCM y el DS. N° 008-2011-MIMDES.

El Directorio Presidido por César Chalán, (RA. N° 060-2029-A-MPC) pudo invocar la No Maleficencia y la beneficencia habría podido prever la solución a tiempo evitando el daño, el dolor y sufrimiento de las familias Cajamarquinas que son objeto y sujeto de su existencia.

¡No queremos beneficencia que hace daño, que lastima, que lucra con el dolor y la muerte!

URGE que se destinen TODOS los nichos necesarios sin objeciones, mentiras ni leguleyadas

URGEN decisiones:

Hagan convenio con AUXILIO MUTUO OBRERO, suscriba cesión de uso del pabellón y adicionales nichos con disponibilidad inmediata con cargo a convalidación en plazo perentorio de 15 días en devolverle otro pabellón y los nichos adicionales objeto del convenio.

URGE revisar los nichos disponible por contrato con SERFINC y, declararlos de necesidad por emergencia, con cargo a devolver la disponibilidad en plazo perentorio, construyendo macizos específicos para SERFINC.

URGE adaptar las normas y si la norma se opone, cambiemos las normas.

URGENTE, suscriban convenio con BIM ZEPITA N° 7, para:

1. Construir los macizos que convaliden los convenios suscritos, con SAMO y SERFINC.

2. Construir nuevo cementerio, en locación que el Minagri identifique como disponible, habilitando sepulturas provisionales en tanto se alzan los pabellones.

3. Encargar al Ejército Peruano, -con el Glorioso BIM ZEPITA-, el control y custodia del Campo Santo, hasta la consolidación e institucionalización del cementerio.

BASTA, ¡DEJEN DE LUCRAR CON LA MUERTE!

Félix W. Lezama Abanto.

Cajamarca, 08 de agosto de 2020.

Inicio

 Presentación    Actualidad