¡¡¡MUSGO NO, MATERIALES RECICLABLES SÍ!!! EN LOS NACIMIENTOS O BELENES

 

Presentación   Artículos de opinión

 

 

Consuelo Lezcano Ruiz

Esta práctica cristiana de armar los belenes o nacimientos como se les conoce mayormente, son el motivo central en los hogares católicos, su historia data de siglos atrás y difieren según las costumbres de cada cultura. Es una manera de representar en las fiestas navideñas la venida de nuestro Redentor, Jesucristo y, en cuya confección se hace todo un derroche de arte y creatividad.

Pero al parecer medio sin darnos cuenta, talvez, en muchos de estos belenes, pesebres o nacimientos como se les denomina estamos cometiendo, no todos felizmente, una práctica que va en contra del cuidado de uno de nuestros valiosos recursos naturales: el agua y el medio ambiente. Me refiero, específicamente al uso de lo que comúnmente en el medio conocemos como el musgo.

Al respecto, transcribo literalmente a continuación lo aseverado hace años por la Ingeniera Judith Praklen, que por entonces ocupaba el cargo de gerente de Desarrollo Ambiental de la Municipalidad Provincial de Cajamarca. Dicha funcionaria expresaba en artículo periodístico sobre el musgo, que es de color verde y crecen en los humedales de las alturas, siendo muy atractivos para el arreglo de los belenes “es una planta pequeña que generalmente alcanza el tamaño de 15 cm.  y ha necesitado 50 mil años para formar una comunidad bien desarrollada. Vive en los lugares húmedos y tiene la capacidad de colonizar las rocas, descomponiéndolas y acumulando suelo.

Su función más importante consiste en que cada planta es capaz de retener grandes cantidades de agua. Se estima que puede liberar hasta un litro de agua cada día porque tiene millones de hojitas del tamaño de un lápiz, que puede absorber 17 veces su peso en agua.

Arrancar un musgo para arreglo de nacimientos o para cualquier otro fin, equivalen tanques para el almacenamiento de agua. Es importante entonces, aseveraba, tomar conciencia de la destrucción ecológica.

ALTERNATIVA: utilizar materiales que se tienen a la mano, especialmente reciclables, poniendo en práctica la creatividad”.

Corresponde entonces a las autoridades y funcionarios regionales y locales, competentes en aspectos de recursos naturales y gestión del medio ambiente, la evaluación correspondiente para la preservación de nuestros recursos, claro está para el mediano y largo plazo. No vaya a ser que por desconocimientos de nuestra población, sin querer estemos cometiendo un atentado ecológico, cuyas consecuencias e impactos aún no tenemos ni siquiera una remota idea.

Cajamarca, 27 de diciembre de 2019.

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión