INVESTIGAR  CON  RIGOR

 

Presentación   Artículos de opinión

Escribe      César Alfaro Vargas

No hay que pedirle mucho por más que sea “la academia” Que tal titulito este de “academia” verdad?   A quien se le ocurriría distinguir con este adjetivo al quehacer fundamental de la universidad? O mejor será preguntar: Que universidad merece ser llamada o considerada como tal? Porque no hay que olvidar que “academia” está definida como una “sociedad” de literatos,  científicos, u otras personas. La “academia” es el lugar donde se enseñan ciertas carreras o profesiones. Y, que las personas que allí trabajan (en la academia =  universidad); tienen “autoridad  pública”.

Por eso, pido a los lectores me ayuden con sus comentarios en este punto de los “académicos”. Creen ustedes que la docencia universitaria, o los académicos que allí laboran, generan el “conocimiento” que las colectividades lo exigen para solucionar los múltiples problemas que las aquejan? 

Por supuesto NO es su responsabilidad. Es del estado y/o del sector privado. Entonces, las investigaciones que desarrollan justamente nuestros académicos (en su afán por encontrar la luz y la verdad), están destinadas a llenar las bibliotecas y ser alimento de polillas?

No tendría ningún sentido si esto fuera así. Haber. Volvamos a la primera línea. A la “academia” se le debe exigir rigor en sus investigaciones? SI. Y mucho. Tienen presupuesto y es parte de su responsabilidad social. Es razón de su existencia, por si fuera poco. Quiero ir al grano para no hacerla larga. El punto es el rigor. Lo otro puede seguir en sala de espera.

Pónganse en mis zapatos. He quedado muy sorprendido por lo siguiente: Dos enfermeras (una de ellas amiga y casi contemporánea), han estudiado la labor que desarrollan sus colegas  que trabajan en el Hospital Regional Docente de Cajamarca. La investigación se denominó “Intervención de Enfermería en la Administración  de Medicamentos en el Servicio de Pediatría” de nuestro primer nosocomio regional.  

Elaboraron su encuesta y la implementaron a sus pares del establecimiento de salud ya referido. También utilizaron la observación directa como técnicas válidas para recopilar datos. Y cuales creen que fueron los resultados?

Aquí un breve resumen: Las enfermeras (en su labor diaria), respetan dosis, vías indicadas, leen su composición, aplican las normas? SI y en un 100 %. Verifican el número de cama del paciente, realizan lavado de manos?. También SI y en otro 100 %.

Allí les remito otro porcentaje igual para estos indicadores: Verifican la orden dispuesta por el médico tratante, reconocen las vías de administración, prestan especial atención al punto de los antibióticos que requieren intervalo de dosificación estricta, revisa la permeabilidad de venopunción (sugiero ir al diccionario para descubrir  el significado de este último término. Al parecer tiene algo que ver con nuestras venas).

Que bien está todo esto. Bien por ellas: las enfermeras estudiadas. Bien igualmente por las enfermeras investigadoras. Y mejor aún, por los niños que son los pacientes.

Hay otros indicadores motivo de la investigación. Son estos: Aplica medidas de seguridad, si tienen alguna duda consulta con el médico, comprueban el aspecto del medicamento antes de administrarlo, registran el motivo por el cual no se administró el medicamento, tienen conocimientos farmacológicos en niños.

Y otros que son los menos. No llegan otra vez al 100 %. Pero no bajan del 80 que sigue siendo un  altísimo porcentaje de eficacia y eficiencia. Al final, sus conclusiones y sobre todo sus recomendaciones, como que ya no tendrían razón de ser. Claro. Si todo marcha viento en popa/(es decir muy bien), este punto ya no debería existir (pero existe y lo he leído varias veces).

La muestra estuvo conformada por  15 enfermeras. El estudio fue realizado entre Marzo, Abril y Mayo de 2017   Total 3 meses. Para procesar los datos se usó el paquete estadístico SPSS graficados en tablas de frecuencia.

De nuevo. Para terminar, debo ir al inicio. Ha cumplido con el “rigor académico y científico” la citada investigación? Las señoras enfermeras que han trabajado este tema, están adscritas a la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de Cajamarca. Publicada está la investigación. Y por lo tanto si la UNC (o sea la academia) les ha dado luz verde, es porque ha considerado correcto aquello del “rigor”. Quienes somos nosotros para oponernos?

Tampoco somos “don nadie”. Es que el campo de la investigación es amplio, muy diverso y controversial. Para el caso de ustedes y del suscrito, sostengo la necesidad de regresar a él.

El tema que nos ha ocupado (por ejemplo el de las enfermeras) se enmarca en una especie de campo necesario de investigar? Creo, con todo respeto, que hay otros tópicos de mayor urgencia y envergadura. Además, teniendo en cuenta el alto porcentaje de buen desempeño de las profesionales de la salud en este hospital, nos lleva a preguntar: ¿Ha existido o NO  un problema que motive el estudio?

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión