El desempleo

 

Presentación   Artículos de opinión

Por: Guillermo Silva

El desempleo es el mal económico número uno. Se dice que una persona es desempleada cuando no tiene trabajo, está buscando un empleo y está disponible a ocupar un puesto. La tasa de desempleo, mide la relación entre el número de personas desempleadas y las personas económicamente activas.  Las tasas varían por el movimiento del mercado de trabajo, resultado principalmente por el cambio tecnológico, entre otros.

El Perú, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tiene una tasa de jóvenes desempleados al 2015 de 14,7% (edad entre 15 a 24 años). Y en general, la tasa de desempleo es de 6,4%, donde el 7,8% son mujeres y 5,3% son hombres. También, según la Encuesta Nacional de Hogares, las personas de 15 a 24 años son casi la quinta parte de la población total del Perú. La historia del desempleo en nuestro país, sigue en progresión constante.

La explicación, según el análisis liberal, es una afirmación de autorregulación del mercado; si este funciona como tendría que ser, el desempleo disminuye automáticamente. La condición básica es, la flexibilidad de los salarios. En periodo de desempleo, el salario baja y entonces se puede contratar más personas. En los países industrializados este sector de la población, recibe un subsidio, pero en nuestro caso están obligados en su mayoría, a delinquir.

El economista británico John M. Keynes, dedujo que de ninguna manera depende de los salarios, pero sí de la demanda de los bienes y servicios dirigida a las empresas. Afirmaba que, estas no tendrán interés en contratar más personas, incluso con salarios bajos, si estos constatan que no tendrán compradores, es decir, a quien vender. El desempleo puede combatirse con el aumento de la demanda y de este modo, aumentarán los salarios. En la realidad, esta receta de Keynes no es muy operativa.

La mayoría de países, aplican la receta liberal para luchar contra el desempleo: la flexibilidad y la supresión del salario mínimo. La experiencia peruana es particular y dramática, por el desorden e informalidad, incluso si la coyuntura económica es regular, el desempleo aumenta. El principal problema está situado en la “calificación”, es decir, no hay gente calificada para los puestos que se necesitan. Entonces, la enseñanza técnica va solucionar este vacío donde las ofertas de trabajo quedan sin cubrirse.

Por último, lo que importa es el nivel de bienestar social de las personas y esta se realizará disminuyendo el desempleo, lo que tiene que hacer este próximo gobierno.

Guillermo Silva

22/05/2016

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión