Elvia ¿El 2015 será mejor?

 

Ir a Presentación   Artículos de opinión

 

Por: Gamaniel Guillermo SILVA RODRÍGUEZ

Economista y educador

 

En este primer día del Nuevo Año, tengo en mi mente tres temas que están haciéndome reflexionar, los cuales son: Los objetivos del Milenio, la burocracia estatal y Cajabamba. Trataré de ser concreto y conciso, invitándoles a la solución.

En septiembre del 2000 se celebró en New York, la Cumbre del Milenio, con la asistencia de 191 países, en la cual se analizaron las labores de cooperación para el mantenimiento de la paz y la reforma de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se fijaron ocho Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM) con metas cuantificables que se controlan mediante indicadores, reconociendo la dependencia recíproca entre el crecimiento, la reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible.

Los ODM para el 2015 son los siguientes: 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre. 2. Lograr la enseñanza primaria universal. 3. Promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer. 4. Reducir la mortalidad infantil. 5. Mejorar la salud materna. 6. Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades. 7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente. 8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Ya estamos en el 2015, entonces tenemos que saber los resultados esperados de los países involucrados, sobre todo del Perú, que crece sin una verdadera planificación, con una improvisación latente en todos los sectores, sin una generación de empleo sobre todo en la Sierra, con la corrupción inmersa hasta en las instituciones de justicia y otros, lo que impide mejorar el nivel de vida de toda la población.

De estos ODM, creo que el primero: Erradicar la pobreza extrema y el hambre, es la clave para lograr los demás objetivos, cuyas metas son: Reducir a la mitad el porcentaje de personas cuyos ingresos son inferiores a un dólar USA por día; el pleno empleo productivo y el trabajo decente y el de reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre. Para esto, los tres niveles de gobierno (Central, Regional y Local) están comprometidos, los cuales sin un desarrollo de capacidades y si los funcionarios no tienen la voluntad de hacerlo, habrá que ir pensando en una segunda Cumbre, para 15 años más.

Otro tema, en el cual pienso en este Nuevo Año, es la burocracia en el aparato estatal, es decir en el gobierno central, los gobiernos regionales y los gobiernos locales. Se tiene que disminuirla y que privilegie el interés ciudadano, la observancia de la ética personal y profesional, para evitar el aumento de la corrupción. De este modo, tendremos gestiones eficientes y eficaces, donde prime también, la transparencia y la participación ciudadana.

Por ejemplo, tenemos una Ley del Procedimiento Administrativo General (Ley 27444), la cual consta de 244 artículos y es aplicada en todas las instituciones estatales. Es posible que se pensó en el control, pero que al final alargan el proceso administrativo. Escuchamos y vemos los acrónimos: CAP, MOF, ROF, TUA, TUO, TUPA y otros que designan a los reglamentos, manuales, textos de procedimiento administrativo, los cuales nos dan las pautas a seguir y que algunos son completamente innecesarios, inútiles.

Por último, añado a Cajabamba, porque es lo que nos preocupa al constatar su situación, desde nuestra llegada en abril del 2013. Ya lo había mencionado en mi artículo: ¡Hasta nunca! publicado el 7 de octubre. Ahora, tenemos que apoyar al nuevo Movimiento Cajamarca Siempre Verde, con Marcelo Gamboa y su equipo, que tienen ya una ardua labor porque no creo que les hayan dejado un buen legado. Cajabamba tiene que ser “verde”, competitiva y estar al nivel de las ciudades de la costa, como mínimo.

Augurándoles todo lo mejor a ustedes y familias, deseo terminar preguntando a mi madre Elvia ¿El 2015 será mejor?

Guillermo Silva

01/01/2015

 

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión