Jóvenes a la TIERRA

 

Ir a Presentación   Artículos de opinión

Por  César Alfaro

cesaralfarovargas@hotmail.com

Jóvenes a la tierra: Y a la obra.  “… no contemos con los hombres del pasado: los troncos añosos y carcomidos produjeron ya sus flores de aroma deletéreo y sus frutas de sabor amargo.”.

“Que vengan árboles nuevos a dar flores nuevas y frutas nuevas. Los jóvenes a la obra  los viejos a la tumba  que es lo que tienen como  única esperanza redentora…” pronunció  hace siglo y medio el ilustre González Prada”.

Tiene vigencia este pensamiento? El tema de la edad queremos abordar, pues los años cuentan mucho sobre todo para el joven que vive en el campo.  

Abordémoslo, revisando   “Contribuciones para una Visión del Desarrollo de Cajamarca” y más concretamente en los Lineamientos para una Política Regional de Agricultura (editor Francisco  Guerra García Julio de 2006).  Y aquí es donde se indica que la edad resulta un principal problema que enfrenta este sector. Lo explicamos con algún detalle..

En Cajamarca los agricultores se mantienen acumulando y reteniendo sus activos agrarios hasta más  allá de los 65 años. El tamaño promedio de tierras al ingresar a la actividad agropecuaria es menor para los agricultores más jóvenes;  en contraste con el resto del país, generando un marco que podría calificarse como de difícil acceso a la tierra y al ganado para estos  agricultores que recién se inician.  

Este patrón de acceso a la tierra sesgado en contra de los agricultores más jóvenes y más educados se convierte en un importante obstáculo para la modernización de la agricultura en esta región.

Ellos, están más dispuestos a adoptar cambios tecnológicos e innovaciones que incrementen la productividad e ingresos en el mediano plazo.

Para ello se debe implementar una política de Redistribución de tierras para los más jóvenes. Un asunto  complicado, que no tiene antecedentes en el Perú; pero que aparece como aspecto clave para la trasformación del agro cajamarquino en el largo plazo.

Eduardo Zegarra Méndez y Daniel Calvelo Aros  (autores citados en la edición de Pancho Guerra) indican: “… es preciso desarrollar incentivos para que los agricultores y ganaderos que lleguen a cierta edad, puedan jubilarse y trasladar esas tierras a la nueva generación que está en mayor capacidad para procesar cambios tecnológicos, y que estén organizados empresarialmente.”

Y que además enfrenten variables como: articulación al mechado, asistencia técnica, créditos, toma de decisiones, insumos, fragmentación de la propiedad, etc.etc. O sea, que sepan analizar  muy bien el atraso absoluto y relativo del agro cajamarquino.,

¿Podrá asumir este  reto la juventud de hoy que según la última prueba PISA,  ha condenado a nuestros niños a una  condición sub humana que equivale a cortarles las manos y las piernas  para que enfrenten su trabajo en situación de   minusválidos?

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión