¡BIEN, GRACIAS!

Ir a Presentación   Artículos de opinión

Por: G. Guillermo Silva R.

Cajabamba, es una provincia que se encuentra situada al sur del Departamento de Cajamarca, en la sierra norte del Perú. Está ubicada a 124 kilómetros al sur de la ciudad de Cajamarca y a 60 kilómetros al norte de Huamachuco. Ambas ciudades, con más progreso socio-económico, la primera por ser capital de la Región y la segunda por la solidaridad, diálogo y visión de su gente. También, cabe mencionar a San Marcos, provincia reciente pero que se perfila con mejor ambición social.

La Gloriabamba de Bolívar, con una diversidad geográfica impresionante, de hermosas pampas, bosques, lomas, quebradas y lagunas, los cuales dan un panorama hermoso y con un valle rico, pero sin buenas vías de acceso. La ciudad de Cajabamba, podría ser una ciudad bella, pintoresca, agradable para vivir… pero no es así. Si vienes por unos días, muy bien, gracias. Pero si te decides a quedarte un tiempo, te darás cuenta del atraso. Es una ciudad maquillada, desordenada y sin planificación alguna. A la mayoría de la población los han acostumbrado a las fiestas y celebraciones en exceso. Actualmente esto es lo más importante, su prioridad. No existe perspectiva alguna para los niños y jóvenes y se ha quedado igual como al final del siglo XX, sin despertar que estamos en el siglo XXI.

En Cajabamba, la población escolar en los niveles de Inicial, Primaria y Secundaria, se incrementa gradualmente. En el 2014, el número de matriculados en los diversos centros de enseñanza,  ha sido de 8232 alumnos y alumnas en los tres niveles educativos. Se puede observar que, después de las labores escolares, en las instituciones públicas que son la gran parte, no hay suficientes acciones tendientes a fortalecer los valores humanos, por falta de personal  y de recursos financieros.

Entonces, esto ha originado que su tiempo de ocio lo dediquen a otros quehaceres, como mirar la televisión o ir a las cabinas internet que son muchas y como consecuencia está aumentando los problemas en los hogares familiares, el sedentarismo, el maltrato, el embarazo precoz, el abandono escolar y otros.

Discutiendo con una cajabambina, María Piedad, me hizo remembranzas de su padre, don Alberto, quien fue Alcalde de Cajabamba. Este señor se decidió entrar en la política, porque decía: “Acá (en Cajabamba), cada uno hace lo que le da la gana, se parece a una Republica independiente. Hacen y deshacen… ¡Bien, gracias!”. Logró poner orden y respeto en la ciudad, que algunas personas lo recuerdan todavía con beneplácito y cariño, porque estuvo al servicio del pueblo.

Hoy en día, estamos como en la frase anterior, con algunos “políticos” poco instruidos y sin voluntad de hacerlo o nivelarse a la modernidad. El instructor de ajedrez de Cajamarca, tiene un comentario de “rey”: Cada pueblo tiene las autoridades que se merecen. Por esto, Cajabamba necesita un cambio, un gran cambio, con gente nueva que tengan las ganas de ver a nuestra ciudad en competencia con las ciudades de la costa, porque si podemos y sería formidable también, ver a la gente feliz y contenta. Aunque, todavía hay muchos que siguen pensando…  ¡Bien, gracias!

Guillermo Silva Rodríguez

14/08/2014

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión