Precisando términos y conceptos:

municipalidad, gobierno local, municipio y concejo municipal.

Ir a Presentación   Artículos de opinión

Por: Hugo REYNA GOICOCHEA

Nos encontramos ya en un año preelectoral. Las diversas tiendas y agrupaciones políticas vienen vislumbrando posibles candidatos y esbozando planteamientos y propuestas respecto a planes y proyectos municipales y regionales, con miras lógicamente a mostrarse como los mejores, de cara a las elecciones del 2014.

En este contexto, en que se deben manejar apropiadamente terminología y conceptos, es común escuchar su uso distorsionado que induce a confusiones e inadecuado manejo de las categorías relacionados al nivel del gobierno local. Esta confusión, se da comúnmente, por el manejo en el léxico diario de quienes ejercen cargos municipales, laboran en las municipalidades y en la propia ciudadanía por el uso, a manera de sinónimos, de términos como: municipio, municipalidad, gobierno local y concejo municipal; lo cual, indudablemente, puede acarrear problemas de interpretación respecto de atribuciones, competencias, funciones y roles de este nivel de gobierno en nuestra patria, generando confusiones y consecuencias no esperadas por el inadecuado uso de estas palabras que refieren distintos conceptos y connotaciones.

En nuestro país la legislación municipal ha ido cambiando en el transcurso de la vida republicana y, las municipalidades, han ido asimismo experimentando, sustanciales cambios, desde su instauración en la colonia a la usanza de los Cabildos españoles.

En el marco normativo nacional las municipalidades están reconocidas por la Constitución Política del Estado y la propia Ley Orgánica de Municipalidades, Ley N° 27972 y otros dispositivos legales conexos, como el nivel de gobierno local.

La Ley N° 27783, Ley de Bases de la Descentralización, en su artículo 40° establece que: “Las municipalidades son los órganos de gobierno local que se ejercen en las circunscripciones provinciales y distritales de cada una de las regiones del país, con las atribuciones, competencias y funciones que les asigna la Constitución Política, la Ley Orgánica de Municipalidades y la presente ley…”.

Esta definición se reafirma en la propia Ley Orgánica de Municipalidades, Ley N° 27972, en su artículo I precisa que: “GOBIERNOS LOCALES. Los gobiernos locales son entidades básicas de la organización territorial del Estado y canales inmediatos de participación vecinal en los asuntos públicos, que institucionalizan y gestionan con autonomía los intereses propios de las correspondientes colectividades; siendo elementos esenciales del gobierno local, el territorio, la población y la organización”.

El Municipio (del latín, municipium), en la antigua Roma se refería a una ciudad libre que se gobernaba por sus propias leyes, aunque sus vecinos obtenían los derechos de ciudadanía romana. De acuerdo al Diccionario de Derecho Usual (G. Cabanellas), “El municipio se integra por un conjunto de familias que viven alrededor de un centro común, uno de los círculos que forma el Estado”. En una concepción muy simple el Municipio es una comunidad de familias vinculadas por una relación de vecindad, necesidades y aspiraciones comunes, cultura propia dentro los límites de un territorio y con capacidad para elegir al Gobierno Local.

El Concejo Municipal – único término que se escribe con “c” y no con “s”- artículo 5° de la ley de municipalidades a que hacemos referencia prescribe que: “El concejo municipal, provincial y distrital, está conformado por el alcalde y el número de regidores que establezca el Jurado Nacional de Elecciones, conforme a la Ley de Elecciones Municipales. La Ley N ° 27680; Ley de Reforma Constitucional del Capítulo XIV del Título IV sobre Descentralización, considera que la estructura orgánica del gobierno local la conforman el Concejo Municipal como órgano normativo y fiscalizador y la Alcandía como órgano ejecutivo.

Abordados los términos y conceptos corresponde, a cada uno de nosotros, optar por el uso apropiado de estos términos y conceptos en el contexto de nuestras relaciones en los procesos de interacción social; especialmente para los potenciales candidatos, si es que no quieren caer en una especie de verborrea altisonante, de solo figuración; pero de contenidos huecos. Como diría la peliaguda crítica de T.V. Magaly Medina: “Puras calabacitas”.

-------------------------

Visite el BlogSpot de Hugo Reyna Goicochea: TierraHermoza

Inicio

Ir a Presentación   Artículos de opinión