Género no es igual que sexo

 

Ir a Presentación   Artículos de opinión

 

 

Hugo REYNA GOICOCHEA

hugo_reyna@hotmail.com

 

En lo que va de las últimas décadas, especialmente de finales del siglo pasado, los movimientos reivindicatorios de la mujer, fueron asumidos como una lucha constante por el reconocimiento de los derechos femeninos, desde una postura de género; es decir, el antagonismo del denominado “género femenino”, lógicamente frente al “género masculino” : subyacente y dominante.

A propósito de género, el Diccionario de la lengua española, en su Vigésima segunda edición, consigna, entre otras acepciones a: “1. m. Conjunto de seres que tienen uno o varios caracteres comunes. 2. m. Clase o tipo a que pertenecen personas o cosas”.

Al respecto, aprovechando las bondades de información y comunicación de la internet, recibí un correo a través del cual, se aborda un tema, por demás, de especial relevancia actual, en el cual se indica que: “Género no es igual que sexo” y que por considerarlo importante, cito lo medular de esta posición de la norma lingüística. Lógicamente con las disculpas del caso, ya que por el hecho de no ser especialista en la materia, me expongo a cometer alguna herejía lingüística, lo cual no es mi intención.

Refieren que: “El género es una propiedad de los nombres y de los pronombres que tiene carácter inherente y produce efectos en la concordancia con los determinantes, los adjetivos… y que no siempre está relacionado con el sexo biológico”. Las personas no tenemos género, tenemos sexo.

Lo real es que a lo largo de la historia universal, a la mujer se le ha asignado un rol subordinado, fundamentalmente reproductivo y de sustentación doméstica de la familia y la sociedad. De allí que ésta, ha pugnado siempre por el reconocimiento de sus derechos y deberes tan igual que el hombre; en muchos casos con posiciones totalmente de confrontación y antagónicas frente al varón, desde una: “posición de género”, “violencia de género”, o reivindicación mediante la “igualdad de género”, “inclusión de género”, entre otras.

Es por ello que, a escaso tiempo de la celebración del “Día internacional de la mujer”, creo necesario, contribuir a la difusión de tan importante tema. En esta perspectiva, entonces, la expresión “violencia de  género”, no será apropiada porque la violencia la cometen las personas, no las palabras. Se refiere además que en nuestra lengua se debe decir  “violencia sexual”  o “violencia  doméstica”, como nos indica la Real Academia Española.

Seguramente que pasará mucho tiempo y será necesario superar tradicionales posiciones en el lenguaje usual de las organizaciones, especialmente de los movimientos feministas, y otras agrupaciones femeninas, que luchan y pugnan permanentemente por  la igualdad de derechos de las mujeres y los varones, en tanto seres antropológicamente humanos; cuya posición siempre ha estado enmarcada desde un punto de vista “de género”, naturalmente a partir de una posición reaccional, frente al “machismo”, que aún impera en muchas sociedades, y que determinan, en pleno siglo XXI, situaciones de marginación para la mujer, vista mayormente como “objeto sexual”.

-------------------------

Visite el BlogSpot de Hugo Reyna Goicochea: TierraHermoza

 

Inicio

Ir a Presentación   Artículos de opinión