Salario mínimo ¿Trabajo máximo?

 

Ir a Presentación   Artículos de opinión

 

Por: Guillermo SILVA RODRÍGUEZ

Cajamarca, 21 de noviembre de 2012

 

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el sueldo o salario mínimo es “la suma que deberá pagarse al trabajador por el trabajo o servicios prestados, dentro de un lapso determinado, bajo cualquier forma que sea calculado, por hora o por rendimiento, que no puede ser disminuida, ni por acuerdo individual ni colectivo, que está garantizada por la ley y puede fijarse para cubrir las necesidades mínimas del trabajador y de sus familia, teniendo en consideración las condiciones económicas y sociales “.

Este organismo especializado de Naciones Unidas, OIT, se ha planteado como uno de sus objetivos el garantizar un “salario vital adecuado” para todos los trabajadores y trabajadoras. Así, en diferentes convenios y recomendaciones ha intentado formalizar y establecer límites mínimos y obligatorios al nivel de los salarios. Por ejemplo, el Convenio 99, sobre los métodos para la fijación de salarios mínimos. El Convenio 131, sobre la fijación de salarios mínimos. Igualmente, la Recomendación 135, sobre la fijación de los salarios mínimos.

Además, la OIT menciona que los Estados tienen que establecer una política que ayude a eliminar la pobreza y asegurar la satisfacción de necesidades de todos los trabajadores y de sus familias. Obliga, a sus Estados miembros a establecer un sistema de sueldo mínimo por ley para todos aquellos a los que sea apropiada su aplicación y ajustarlos periódicamente. Declara que, busca proteger a los trabajadores contra remuneraciones indebidamente bajas e injustas.

Según la OIT los criterios que hay que tomar en cuenta para determinar el nivel de los salarios mínimos son dos: 1. Las necesidades de los trabajadores y de sus familias. 2. Los factores económicos, incluidos los requerimientos de desarrollo económico, los niveles de productividad y la conveniencia de alcanzar y mantener un alto nivel de empleo. Es decir, la OIT valora la función social del sueldo mínimo y en el sistema de fijación tiene que haber participación de los representantes de los trabajadores y de los empleadores, así como del Estado, es decir, una negociación tripartita.

Las consecuencias que ha generado la aplicación de esta teoría económica son positivas y negativas. Entre las positivas tenemos: Reducción de los gastos de los Estados en materia de ayudas y compensaciones. Aumento del rendimiento y productividad. Mayor inversión social. Como consecuencias negativas: Proliferación de la economía informal. Crecimiento de la tasa de desempleo en los puestos de menor rango. Aumento del costo de vida.

En América Latina los salarios mínimos (mes) vigentes en cifras referenciales de algunos países, para 2012 son: Argentina: 2300 Pesos (545 Dólares), Chile: 182000 Pesos (388 Dólares), Brasil: 622 Reales (388 Dólares), Colombia: 634500 Pesos (327 Dólares), Bolivia: 815 Bolivianos (119 Dólares), etc.

En el Perú, al salario mínimo se lo denomina como Remuneración Mínima y su monto es fijado por el Ministerio de Economía y Finanzas. Para el 2012 el sueldo mínimo es 750 Nuevos Soles por mes, lo cual equivale a 282 dólares USA. El sistema que se maneja en el Perú, se aleja de tomar los dos criterios de la OIT antes mencionados y nos damos cuenta que el segundo es más prioritario que el primero. Con el sueldo mínimo no se alcanza a satisfacer las necesidades de manera digna de la mayoría de trabajadores y de sus familias.

El problema de fondo está también en el sistema laboral que existe en el Perú. Con el sueldo o salario mínimo actual de 750 Nuevos Soles, vemos que solo se sigue creando informalidad (trabajadores sin beneficios sociales) y escaseando verdaderos puestos de trabajo. Hay temor en distribuir equitativamente nuestra riqueza, así como la codicia y las ansías de seguir en el poder.

Entonces, para evaluar el cumplimiento del sueldo o salario mínimo tenemos que estimar el número de personas ocupadas que perciben remuneraciones inferiores al valor de 750 soles como proporción del número potencial de personas beneficiarias de la ley. Para esto, los funcionarios se tienen que servir de la Encuesta Nacional de Hogares y darnos soluciones rápidas para contribuir a eliminar la pobreza y de disminuir la desigualdad existente en el país.

Para terminar, recordando a nuestra región de Cajamarca, en el norte del Perú, enteramente convulsionada por la “fiebre del oro” y en Cajabamba, donde en una conversación amical, Elvia, Julia, Celina y Ángela, intercambiaban ideas sobre el salario mínimo, comentaban: Si tengo salario mínimo, voy a trabajar al mínimo. Yo no tengo el salario mínimo, pero trabajo al máximo. Veamos que nos dicen sobre la teoría de salarios: Adam Smith, David Ricardo, John Keynes,… el enfoque Neoclásico,… ¿En Cajabamba, existe el salario o sueldo mínimo?

 

Guillermo Silva Rodríguez

18/11/2012

Bibliografía:

-       Informe Mundial Sobre Salarios 2010/2011. Políticas salariales en tiempos de crisis. OIT, 15/10/2010.

-       Dictionnaire de léconomie. Édition 2000. Larousse – Le Monde.

-       América Economía 1986 - 2012. Revista Digital.

 

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión