LA FE EN EL MUNDO DE HOY

 

Ir a Presentación   Artículos de opinión

 

Por: Guillermo SILVA RODRÍGUEZ*

 

En el nuevo orden socio-económico en que vivimos, la mayoría de personas de una u otra forma se preguntan, si es posible de creer y comprender. Según su respuesta resultaran ser fundamentalistas o racionalistas.  Fundamentalista, cuando se conserva y aboga por la estricta interpretación de las leyes divinas y no las humanas. Racionalista, si la creencia está basada en la lógica o la evidencia.

Actualmente, son los medios de comunicación, los que más están al alcance de la gente. Pero, lo primero que busca la mayoría, es el horóscopo, el cual “indica lo que hay que hacer” porque son los astros los que influyen en nuestras vidas. Los signos del zodiaco son mejor conocidos que los Diez Mandamientos, los cuales tienen sentido y son exigentes.

Una inquietud para comprender y creer, es el avance de la tecnología. También se habla de términos ecológicos, de la destrucción del medio ambiente, los cambios climáticos, la polución, otros. Y muchos acusan al pensamiento cristiano, a causa de los pasajes bíblicos: Génesis 1, 28 y Josué 10, 12-13.

Parece que el antagonismo existente, está en relación de poder entre la Iglesia y la sociedad. Ver al ser humano superior a la tierra, sería dar libre curso a la violencia. Se denuncia a la herencia cristiana de ser la causa intelectual del malestar ecológico.

Para existir necesitamos de un cierto número de creencias y estas no son necesariamente irracionales o absurdas. Ellas corresponden a otros aspectos del espíritu humano que van del mito a la ética, de la filosofía a la mística.

Al principio, los cristianos creían que la verdad y los valores del Evangelio eran accesibles solo para aquellos que tenían fe. Con el dialogo, se pensó que existen verdades y valores universales, que pertenecen a un orden y a toda razón humana: la ley natural. Es decir, aquella ley  en el corazón de toda persona que nos manda ante todo hacer el  bien y evitar el mal.

Entonces, hay que tener presente el respeto, el diálogo y la cooperación para que todo sea posible, comprendiendo las diversas estructuras y valores que esto implica en la realidad. La fe no se puede demostrar. Se cree o no, así de simple. Pero, no se cree sin motivos. Como se dice: el corazón tiene sus razones, que la razón no conoce.

Las personas creyentes no se encierran en la irracionalidad, tienen sus razones para creer y guardan la esperanza que se traducen en sabiduría. La fe se basa en interpretaciones, en ideas y en acciones. En la fe hay una dimensión  de afecto, de corazón, de adhesión. La fe se sitúa en la inteligencia, pero hoy en día la inteligencia de la fe, es un gran desafío.

Mi madre Elvia, inculcaba en la familia, recordándonos que “la fe mueve montañas” ¿Usted qué opina?

03/11/2012

---------------------------

Guillermo Silva Rodríguez. Economista, escritor, periodista y educador peruano, natural de la provincia de Cajabamba, Cajamarca, Perú. Defensor de los grupos de población vulnerables, apoyando para mejorar sus condiciones de vida. Trabajó en varios países: Bélgica, Polonia, Suiza, Perú, Honduras, Guatemala, Mozambique y Canadá. En América Central, trabajó para la Organización Internacional del Trabajo y para la Misión de Naciones Unidas por los Derechos Humanos. Escribe artículos de opinión sobre cuestiones sociales, económicas y políticas para diversos periódicos, revistas y sitios Internet, en idiomas como: el francés, el polaco, el portugués y el español. Trabaja actualmente para la Comisión Escolar de Montreal

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión