El valor de la Universidad en el 2011

 

Ir a Presentación   Artículos de opinión

 

Por: Guillermo SILVA RODRÍGUEZ*

Cajamarca, 12 de noviembre de 2012

Antes, se tenía la impresión que todos los diplomas universitarios alcanzan un lugar en el mercado del trabajo. Es por esto que la mayoría de la población creía que es necesario entrar a la Universidad para obtener un título profesional y lograr un buen empleo.

Ahora, la posibilidad de obtener conocimientos de cualesquier clase no es patrimonio sólo de la Universidad porque con la introducción de los medios de información, sobre todo con las bases de datos electrónicos, quitan a la Universidad la exclusividad de la transmisión del saber.

Por esto, el valor de la Universidad implica un lugar donde se conforma el presente y el futuro de todos. Entonces, este valor consiste en enseñar ciencia con imaginación creativa y sobre todo responsable.

Hoy en día, si deseamos rentabilizar rápidamente los estudios universitarios, tenemos que saber que no todos los títulos profesionales tienen la capacidad de conducirnos a un excelente trabajo. Analizamos que las formaciones especializadas, asociadas a una actividad precisa, son las más rentables.

Actualmente, no es raro ver a personas adultas regresar a las instituciones educativas técnicas, después de haber terminado sus estudios universitarios y que no le han permitido de encontrar un empleo. Hubiera sido preferible seguir una formación de otro nivel al “superior” desde el principio.

También, nos damos cuenta que varios programas técnicos y algunos programas de formación profesional ofrecen mejores salarios que ciertos diplomas universitarios. Entonces, cabe preguntarse ¿Cuál es el verdadero valor de la Universidad?

El valor de la Universidad que, se inició con la transmisión de conocimientos e investigación ya no es actual. Ahora, se trata de formar estudiantes para construir su futuro, pero lamentablemente la Universidad se ha convertido en un signo comercial, la cual no tiene que generar más egresados de los que necesita el mercado.

Tomemos por ejemplo Cajamarca, la población económicamente activa (PEA) al 2008 era de 930,294 habitantes, de los cuales el 47% solamente estaban adecuadamente empleados. La capital, Cajamarca, contaba con 117,309 habitantes. Existen en el departamento 13 provincias y 126 distritos.

En la ciudad de Cajamarca encontramos 5 Universidades, una pública y 4 privadas (San Pedro, del Norte, Antonio Guillermo Urrelo y Alas Peruanas). Además, los programas o facultades en grados académicos son casi los mismos, se repiten. Y desean la apertura de otras. Algunas tienen incluso programas en provincias, como en Cajabamba y otras. Parece que, falta información de la necesidad del mercado y un ente regulador eficaz para planificar el desarrollo sostenible de la región de Cajamarca.

En consecuencia, si se supone crear una Universidad, es preciso un estudio de factibilidad y que en principio sea pública, porque si es privada, de seguro que hay intereses financieros. Por último, la Universidad tiene que proyectarse porque ni el ser humano ni la comunidad son estáticos y ambos nos necesitamos para existir.

---------------------------

Guillermo Silva Rodríguez. Economista, escritor, periodista y educador peruano, natural de la provincia de Cajabamba, Cajamarca, Perú. Defensor de los grupos de población vulnerables, apoyando para mejorar sus condiciones de vida. Trabajó en varios países: Bélgica, Polonia, Suiza, Perú, Honduras, Guatemala, Mozambique y Canadá. En América Central, trabajó para la Organización Internacional del Trabajo y para la Misión de Naciones Unidas por los Derechos Humanos. Escribe artículos de opinión sobre cuestiones sociales, económicas y políticas para diversos periódicos, revistas y sitios Internet, en idiomas como: el francés, el polaco, el portugués y el español. Trabaja actualmente para la Comisión Escolar de Montreal

 

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión