CANTARES DE MUJER

NAZARENO, CAUTIVO DEL AMOR AL MUNDO

 

Presentación    Cantares de Mujer

 

 

         ¿Qué escribirte Jesús Nazareno Cautivo? Patrón de los illapas, aquellos hombres y mujeres, medio desconfiados, de abrazo difícil a quien no conocen, puerta cerrada para los extraños y sin embargo hombres y mujeres exitosos, sobre todo en el campo empresarial y del emprendimiento.  Qué decir en este doloroso territorio mundial donde la muerte y la enfermedad temibles, abren un socavón para enterrar las lágrimas del dolor, de la impotencia, duda, escarnio, pobreza, impotencia sin límites.  Nunca como hoy la tristeza hermana a los humanos Nos asimos de tus manos, ahogados en la impotencia de no poder respirar el aire vital de la esperanza.

         Cautivito, Patrón de nuestros ancestros, de los illapas. De aquellos viene nuestra sangre colmada de razones y sin razones en el devenir de los tiempos. Los abuelos amontonaron las piedras, de tal manera que, construyeron castillos inacabables, suplicando a sus dioses tutelares armar la argamasa de la vida y de la historia. Los padres copiaron de los viejos la manera de armar las luces, las tinieblas, las sombras, los relámpagos, para seguir alentando el árbol genealógico de un pueblo, que saque la cabeza, la nariz, por sobre toda pena, tormento o dificultad.  Bajaron al pueblo para que estudien los hijos, después las hijas; surgieron las familias exitosas, traspasando su éxito a otras regiones de la Patria.

         Allí están los hijos, de los hijos, tomando la pluma para escribir su propia historia, en el mundo tecnológico que abre sus puertas y ventanas.   Son nativos cibernautas, pero no deben olvidar la sabiduría de abuelos y de padres, urdiendo incansables el bosque entero y no sólo el árbol, como costumbre es, en la sociedad moderna del individualismo.  Los Illapas como las otras culturas ancestrales, fueron y siguen siendo culturas colectivas, hermanadas con todos los seres de la naturaleza.  De esta concepción deriva la filosofía de la armonía, del hermanamiento, de la recíproca unión, en los hechos, dejando evidencias innegables de grandeza.

 

 

 

         |Jóvenes varones y mujeres, hermosos en su naciente niñez y juventud.  Ustedes toman la posta de seguir escribiendo grande historia o triste historia.   No olviden las raíces del árbol fecundo derivando en juventud.  En ellas se da la creación perfecta del presente y del futuro.  Sigan valorando la savia de la raíz primera, sin ella no hay sustento.   Aprovechen en su máxima armonía, los senderos del ciberespacio, se abre fecundo, bueno, sin dejar de considerar sus limitaciones, enconos, devaneos, riesgos.

         No olvidar, así mismo, elevar vuestro ruego a JESÚS NAZARENO CAUTIVO, quien guía el ritmo equilibrado del existir, a través de su sabia doctrina equitativa, buscando construir con firmeza los caminos del amor y de la paz.

Cajamarca, 29 de agosto de 2020.

 

Inicio


Presentación    Cantares de Mujer