Cantares de Mujer

Ir a Presentación    Ir a Casa de la Memoria     Ir a Cantares de Mujer

 

CASA DE LA MEMORIA

 

Cantares de Mujer

 

MATANDO A LAS  GARZAS UNOS SE SIENTEN TAN BIEN…

Por Socorro Barrantes Zurita*

 

                Uno de nuestros seguros regidores del próximo gobierno municipal de Cajamarca,    debe estar  diciendo “labor cumplida”, a esta hora,  cuando cayeron los nidos de las pobres garzas.  Ya no habrá mal olor  en esa zona,  ni virus, ni problemas,  donde ellas anidaban con tanto afán para seguir viviendo.  Salían tempranito a buscarse la vida, como los ambulantes, los vendedores de esquina, las  vendedoras de productos indispensables, pero de suelo, como los piratas que venden  CDs, DVDs, libros,  para ganarse el día y alimentar a sus hijos e hijas, que según la Constitución Política del Perú, deberían tener todos los derechos humanos a su favor.   Hacen poquitos días cayeron los nidos de las “garzas inmundas”,  por orden de la Municipalidad de Cajamarca, así como deben caer los pobres que afean y dan mal olor a la ciudad.  Sin embarg

Estoy llorando sí, porque las quería, porque eran bellas sus alas blancas, sus ojos amarillos, su pico anaranjado en una combinación maravillosa de sus formas, También porque ellas fueron mis maestras en la persistencia por la vida.  Los vecinos, no las vieron nunca, como seres con derecho a la vida, las vieron como estorbo,  maleficio, como un mal olor persistente.  Pero se han acostumbrado qué bien a vivir con el mal olor de los corruptos y de los que en nombre de la salud matan garzas y mañana gentes pobres que apestan, afeando  el  desarrollo consumista y el  insalubre olor a cemento

                Un día cogí entre mis brazos a Margarita, ese nombre le puse a una garza herida.  La traté de curar y tenerla en mi casa donde hay muchos árboles, pero ella me dijo que quería regresar a la Plazuela Amalia Puga, donde era su frente de batalla.

¡Viva la Salud aunque en nombre de ella se tenga que matar!

Cajamarca, 10 de julio del 2010

o el  pésimo olor de la corrupción es abalado por autoridades locales, regionales y nacionales.   Ud. en su próximo gobierno,  también erradicará el maligno olor de la corrupción?.  Señor  Molina, Gerente de Medio Ambiente, que tan bien estaba haciendo su trabajo, qué se siente cuando se mata la vida de inocentes seres que anidaban por la vida? Se siente Ud. contento a esta hora,  verdad?   A esta hora, en que esas madres garzas ya no tienen a dónde voltear sus alas. 

 

 

                Qué se siente al haber  hecho trizas tantos nidos, que albergaban la vida de aves que tienen todo el derecho de vivir como Ud. o como yo.  Buscaron lo más fácil, exterminarlas por donde más les doliera, mataron a  cientos de sus hijos, que anidaban hacia la vida y la esperanza.  Pero los pobres, los animales, los  árboles no tienen para vosotros,  el menor derecho a la vida.

 

                Para vosotros todo debe ser  cemento,  fierro firme,  comercio,  consumo, empresa para que todo huela a dinero, que es lo que más  atrae a  nuestras autoridades y lo que les da más votos.  Ya podéis estar contentos, las garzas, los árboles, las plantas, los animales no votan.  Los vecinos que olían malos olores, si y,  ya estarán contentos con sus presentes y futuras autoridades.  Los animales cagones han sido  liquidados por Ordenanza Municipal.   ¡Vivan nuestras autoridades presentes y futuras, así se hace Cajamarca!  

 

 

                Saben,  ese árbol centenario del que hablan,  estaba feliz de anidar en vez de sus flores rojas de tantos años, ahora  el palpitar de la vida en sus ramas tibias.  No le preguntaron, pero se sentía padre de todas ellas.  Los padres y las madres no tienen reparo de entregar la vida por sus hijos.

 

 

                    Era un paisaje espectacular,  verlas tempranito salir todas, al trabajo de buscarse la vida para seguir viviendo.  Sólo se quedaban algunas cuidando los nidos y  los polluelos recientes,  a la sombrea de ese árbol centenario.   Piaban despacito para saber que estaban vivos.   No habían garzas durante el día, como los piratas, los  micro empresarios, las que venden chochos, mote, canchita, helados, libros, Cds.   Trabajando  todo el día, haciendo de la vida un martillo para horadar ese poquito de plata o de vida y regresar con alguito para alimentar el día y el nido.  Me gustaba verlas volver a eso de las 4.30 de  la tarde o  las cinco regresar toditas en bandadas, con sus pechitos llenos de comida para regurgitar en sus piquitos,  alimentando a los recién nacidos, entonces,  calentar toda la noche los huevitos  que picarían un día los nuevos inquilinos del árbol centenario.

 

 

               

                   Estoy llorando sí, porque las quería, porque eran bellas sus alas blancas, sus ojos amarillos, su pico anaranjado en una combinación maravillosa de sus formas, También porque ellas fueron mis maestras en la persistencia por la vida.  Los vecinos, no las vieron nunca, como seres con derecho a la vida, las vieron como estorbo,  maleficio, como un mal olor persistente.  Pero se han acostumbrado qué bien a vivir con el mal olor de los corruptos y de los que en nombre de la salud matan garzas y mañana gentes pobres que apestan, afeando  el  desarrollo consumista y el  insalubre olor a cemento

                Un día cogí entre mis brazos a Margarita, ese nombre le puse a una garza herida.  La traté de curar y tenerla en mi casa donde hay muchos árboles, pero ella me dijo que quería regresar a la Plazuela Amalia Puga, donde era su frente de batalla.

¡Viva la Salud aunque en nombre de ella se tenga que matar!

Cajamarca, 10 de julio del 2010

 

------------------------

*Socorro Barrantes Zurita. Profesora, poetisa y escritora peruana, nació en Cajamarca, sus estudios de educación primaria y secundaria los realizó en el Colegio Particular "Nuestra Señora de Fátima" de Cajamarca y los superiores en la Escuela Normal "Santa Teresita", trabajó como Profesora rural en Huacapampa comprensión de la provincia de Celendín y en Ventanillas de Otuzco de la jurisdicción de Cajamarca, es miembro activo de la Asociación de Poetas y Escritores de Cajamarca (APECAJ), la “Asociación de Escritoras Norteñas”, SERCOFE, colabora con la Mesa Redonda Panamericana de Cajamarca, en la sección “Cantares de Mujer” de esta Web y en el diario “Panorama Cajamarquino”, laboró por muchos años conduciendo los destinos de la Asociación Mujer Familia luchando indesmayablemente por la defensa de los derechos de las mujeres. Iniciadora y promotora del: “Encuentro de Cartas y Poemas de Amor” y gestora indesmayable de la "Casa de la Memoria Cultural de Cajamarca" (CMCC).

 

Ir al inicio


Ir a Presentación    Ir a Casa de la Memoria     Ir a Cantares de Mujer