CANTARES DE MUJER

                LAS MOVILIZACIONES POR LOS DERECHOS HUMANOS

 

Presentación    Cantares de Mujer

 

“En definitiva, ¿dónde empiezan los derechos humanos universales?

En pequeños lugares, cerca de casa; en lugares tan próximos y tan pequeños

que no aparecen en ningún mapa. […] Si esos derechos no significan nada en estos lugares,

tampoco significan nada en ninguna otra parte.  Sin una acción ciudadana coordinada para defenderlos en nuestro entorno, nuestra voluntad de progreso en el resto del mundo

será en vano."   Eleanor Roosevelt

 

 

Sabias reflexiones, que nos llevan a entender el porqué, de las movilizaciones que se han encendido en el país.  Nos habíamos acostumbrado hace ya tiempo, a permanecer sin mayor alboroto, ante cualquier fechoría contra los derechos de las personas, de la tierra, de los animales, del patrimonio natural y cultural, que cometemos desde ese pequeño lugar que nos habla Eleanor o desde esos grandes espacios gubernativos y administrativos desde donde se debería velar por su ejercicio, protección y defensa.

La pandemia fatal, nos ha hecho mirar de frente, la pus de la injusticia, el olvido de los esenciales derechos, para los desheredados del dinero y la oportunidad, de ser seres dignos de bienestar integral y sostenible.  Esa metástasis de la corrupción enraizada en todos los poderes, aún en la casa, el barrio, la comunidad.

 

 

Pero no todo está perdido, ¡los niños, los jóvenes salieron a ofrecer su corazón!  La pandemia y la esperanza de vida nos exigen cambiar las malas costumbres, pensar en la educación verdadera de los hijos.  Han estado como nunca, juntito nuestro, muchos tratamos de entender sus necesidades, las dificultades para aprender la lección, la falta de cariño que tantas veces les negamos por el trabajo, los viajes, el cansancio; ellos nos han enseñado a movernos por el ciber espacio, comprendiendo entonces, que no es fácil APREHENDER la cosa buena, necesaria, que nos sirva para batirnos en la vida.  Hemos sentido también que ya estamos viejos, muchos padres y madres, pero que no por eso somos inservibles, que podemos converger todavía en el ejercicio de los derechos humanos.  Que la experiencia acumulada se vuelve saber, ritmo, habilidad para repensar el país y que a los viejos también se nos vienen quitando derechos, o mejor dicho ni se piensa en las necesidades y derechos de los sexa, septua, octo… genarios.  No hay lugares especiales para nuestras pequeñas, progresivas dificultades o discapacidades, donde se nos trate bien, con justicia y equidad.  Que aún podemos ofrecer el corazón por nuestra Patria y por los hermanos que Dios ha puesto en el camino del bien y la alegría.

La consecución de los DERECHOS HUMANOS, es la lucha vital que ha movido al mundo, para cambiar hacia uno justo, hacia ese paraíso donde podamos gozarlo acá en la tierra. Todavía no lo hemos conseguido, pero la esperanza de ganar esa guerra, no está perdida.

 

Cajamarca, 11 de diciembre 2020.

Inicio


Presentación    Cantares de Mujer