CANTARES DE MUJER

 

 Presentación      Cantares de Mujer

 

 

UN IDA Y VUELTA DEL AÑO, ACABA Y COMIENZA…

 

Socorro Barrantes

 

        

Año 2021,  lleno de dolor y peripecias para mi familia, doblegada por la enfermedad y la muerte de José Antonio, a quien lo recordaremos con su mejor sonrisa de humanidad, a quien hoy extrañamos con lágrimas y risas; a quien ya no tendremos en esta oscura navidad, esperando en vano que vuelva, cargado de juguetes, ropa linda, panetones, abalorios,  para hacer felices a los nietos de su alma, a la mujer que amó hasta la muerte, para los hijos que siempre recibieron lo mejor que podía darles.  Ya no estará, como en tantas otras familias alguien o algunos faltarán a esta celebración cristiana, festiva, comercial.  Sí que la pandemia ha llenado el rostro de la luna de costras dolorosas, de mieles amargas, plaga de miedos y tristezas…Queda la esperanza colgada de una frágil rama que oscila el tiempo…

         Nuevo presidente estrenó el país, la mayoría pensó que traería algo mejor que la Keiko.  Hasta ahora no es así, cumpliéndose el rito de que cada gobierno trabaja con afán y malas artes, para beneficiar sus intereses propios y los de su shicra turbulenta.  El pueblo, pueblo, sin trabajo, los jóvenes mendigando “trabajito” de dos, tres meses y ¡alalay!  después.  Las mujeres sufriendo para llenar la olla, zurcir la ropa y mendigar a los gobiernos locales, regionales, nacional de alguna migaja en derechos y oportunidades.  Las viviendas tugurizadas porque el Perú crece a cada rato en nuevos ciudadanos de tercera, cuarta y de no sé qué categoría, por debajo del bienestar que debiéramos mereces todos y todas. La violencia no descansa, se empecina en causar cada vez más tragedias,  arrebatos de locura, de odio, de maldad por las puras ganas de causar la visión de una sociedad corrupta, injusta, deplorable…. Queda la esperanza colgada de una frágil hora que el tiempo debe encaminar…

 

 

          Si allí, en esa frágil rama se columpia la ESPERANZA.  Las cosas buenas que si han pasado y que los noticiarios, ni las redes sociales nos han comunicado.  Allí están la infinidad de construcciones que el obrero ha erigido con el sudor de su frente y la energía de nuevas maquinarias que la tecnología ha inventado.  Allí está la vida resguardada por miles de comedores populares y reciprocidad andina, que alimenta a los niños y niñas que nacen sin parar, hijos e hijas de los hijos, de los hijos de las hijas.  Allí están esos niños anhelando el juguete que el sol o la luna los envuelva en sueños de colores mágicos.  Allí queda el calor humano que tanta gente generosa otorga en una clase escolar,  confesionario,  empresa, hospital,  en un centro de baile, en una casa que tendrá, seguramente una digna cena para la familia, con el lechoncito que la vuela alimentó con los gajos de sus años y el uso de los desperdicios.  Allí están mirándonos, nuestros hijos, los nietos, la bisnieta esperando la generosidad de la vida y de un Dios que escuche nuestros desesperados o pacientes ruegos.  Nuestros hijos y sus hijos esperan una Patria nuestra, donde se respire aire puro, bienestar, derechos y deberes ciudadanos.  Allí está la madre Naturaleza, esperando la piedad de nosotros para no herirla más, para no mutilarla con nuestras pensamientos, sentimientos y pensamientos destructores, que explotan sin parar.  Esperando está nuestro solidario apoyo el agua, el aire, la montaña, la selva bendita, los caminos, los paisajes,  a que seamos justos en la utilización de los recursos de manera recíproca, justa, saludable. 

¿¿¿¿¿NOS TRAERÁ ESTOS CAMINOS EL AÑO QUE PRONTO LLEGARÁ?????

 

Cajamarca, 26 de diciembre 2021.

Inicio


Presentación      Cantares de Mujer