¡TODOS TENEMOS UNA MADRE!

 

Ir a Presentación    Artículos y Comentarios

Por: Gamaniel Guillermo SILVA RODRÍGUEZ

Economista y educador

 

En este 2015, Año de la Diversificación Productiva y del Fortalecimiento de la Educación (Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007-2016), celebramos el Día de la Madre, el domingo 10 de Mayo. Con este preámbulo y si le hubiese comentado a mí “viejita” de esta designación (del año 2015) de algún burócrata y funcionario, me parece que hubiera respondido: no comprendo este “quiquirimiqui” (en recuerdo a un gallo que teníamos en la casa y que nos despertaba a las 5:20 a.m. todos los días), porque sabemos lo único que producimos en gran y en pequeña escala. Sobre la educación, no necesitamos un fortalecimiento, sino una renovación, para cambiar nuestra mentalidad y que seamos más progresistas y respetuosos.

Me apresuro a buscar en el diccionario Larousse, el significado que dan los “galos” (franceses) a MADRE (del latín, mater): Mujer que ha tenido hijos “Agripina fue madre de Nerón”. Hago remembranza a Christiane, madre de Isabelle, mi amada esposa que provienen de Francia y que por el destino y el amor me acompañan en mi tierra natal, Cajabamba. Lugar pintoresco, como lo conceptualiza, el periodista Jaime Abanto, y que tal vez se quede solo en pintura y no en el desarrollo. De mi MAPA (Mamá y Papá) es decir, Elvia, no me inquieto, porque ella está en su habitación, en su urna, en su casa, con algunas de sus cositas de uso diario: catre, frazadas, colcha, lavatorio, chompa, abrigo, mantilla,… Ella me inspira, me contagia su optimismo y constructivismo como una verdadera y original maestra.

El “tiempo vuela”, por eso tengo que terminar el artículo para enviarlo pronto y no lo posterguen por el espacio, para que lo publiquen a tiempo. Pero, reflexiono sobre el tiempo que tienen las madres, para el trabajo, el cuidado, el control de los hijos. No es una tarea fácil, es una sobre carga física y mental, sin ningún aliciente, ni de la familia, ni del gobierno. Mi madre diría: nos sacamos la “mugre” y nadie nos reconoce nada. Una maestra, claro que no cotiza y para su jubilación, creo que recibe menos que el salario mínimo. En nuestro Perú, las diferencias son latentes en los diferentes estratos sociales y también en las diversas regiones del país. Nos falta educación y respeto entre nosotros.

Recuerdo una canción del argentino Leopoldo Dante (Leodan): Todos tienen una madre, ninguna como la mía… Por esto, el título de mi homenaje a las madres del Perú y del mundo entero, sobre todo a mi madre: ELVIA y a la mamá de mi adorada Isa: madame Christiane. Miramos las fotos, las recordamos, nos dan ganas de llorar, ambos suspiramos, con las ansias de verlas, abrazarlas y decirles: TE QUIERO MADRECITA… pero, solo nos miramos y sollozamos: ¡Todos tenemos una madre!

G. Guillermo Silva R.

07/05/2015

Inicio


Ir a Presentación    Artículos y Comentarios