Carátulas de libros de Cajamarca - 2020

 

Ir a Presentación    Ir a Carátulas de libros    Ir a Página Literaria

 

Este 2020 se empieza con pie derecho la publicación

de libros de autores cajamarquinos, el Sr. Carlos Cabellos,

 -uno de los principales artífices del Concurso Regional

“Vanguardia Literaria”-, que convoca, organiza, desarrolla

y publica el Gobierno Regional de Cajamarca, me obsequió

la colección de libros de los ganadores de la 3ra. Edición de 2019.

 

Aquí les presento la carátula y el prólogo de la novela

“Morir por la Patria” de Julio Goicochea Zamora, Celendín, 1964;

ganadora del III Concurso Regional de Literatura

 “Vanguardia Literaria” 2019 / JCPA.

 

 

SALAS SALAS, Luzmán. Prólogos, Presentaciones y comentarios. Edición, julio 2020,  Diagramación, elaboración y edición Guillermo Bazán Becerra. Impreso en los talleres gráficos de Armando Emiliano Gutiérrez Coro. Cajamarca, Perú. 420 pág. 14.9 x 20.6 cm.

Palabras liminares

Amigo lector: ¿Sabías que he escrito más de sesenta prólogos, muchas presentaciones y numerosos comentarios sobre diversas obras literarias?, ¿sabías que tramontada mi juventud y durante los años otoñales de mi existencia, paralelamente al ejercicio de mi docencia universitaria -por más de treinta años consecutivos- y alternando con la publicación de mis libros acerca de la poesía y la narrativa cajamarquinas, me he recreado en la crítica literaria? Pues, luego de la siembra fecunda -cultivada con indesmayable pasión por la lectura y escritura-, asisto hoy a la sabrosa cosecha con la publicación de mi obra titulada Prólogos, presentaciones y comentarios.

¿Qué es un prólogo? Es la crítica o elogio de una obra, con algunas referencias sobre el autor. Proviene del

término griego prólogos, cuyo prefijo pro significa “antes”, y logos, tema, palabra o tratado. El prólogo tiene como sinónimos los siguientes términos: proemio, exordio, prefacio, preludio, introducción y preámbulo.

El prólogo forma parte de la crítica literaria; es en sí una pieza literaria. Es colocado al comienzo de una obra, y es considerado como un paratexto debido a su ubicación; es decir, forma parte de los alrededores o periferia de la obra. Sirve para encaminar o motivar al lector, y tiene como propósito fundamental exponer algún hecho relevante o característica sobresaliente y peculiar del libro. Quien escribe un prólogo -después de haber leído en profundidad una obra- realiza un ejercicio hermenéutico, porque en forma clara y precisa analiza, explica, argumenta, interpreta, informa y a la vez persuade al lector para ingresar en el cuerpo de la obra.

Existen muchos prólogos famosos como muestra del excelente uso del lenguaje literario. Cito a continuación, por ejemplo, los siguientes: el prólogo de Cervantes a su obra Don Quijote de la Mancha (1605); el prólogo de José Martí al Poema del Niágara, del poeta venezolano Juan Antonio Pérez Bonalde (1882); los prólogos del gran escritor y académico peruano Luis Alberto Sánchez, bajo el título de Prólogos Latinoamericanos (1986); los luminosos, densos, poéticos, filosóficos y eruditos prólogos a Trilce, de César Vallejo (1922) y La dimensión de la piedra, de Julio Garrido Malaver (1955), ambos escritos por el ilustre cajamarquino Antenor Orrego Espinoza; el prólogo de Mario Benedetti de su obra El amor, las mujeres y la vida; el prólogo de Octavio Paz de la famosa obra del escritor cajamarquino Carlos Castañeda, titulada Las enseñanzas de Don Juan (1973); el prólogo de Gabriel García Márquez de la novela Cuatro años a bordo de mí mismo, de Eduardo Zalamea, destacado escritor colombiano, etc.

La segunda sección de este volumen lleva el subtítulo de Presentaciones. Es un conjunto de textos escritos sobre el valor y las características de algunos libros. Algunas de estas presentaciones las he expuesto ante públicos presentes en ceremonias especiales.

La tercera sección, bajo el título de Comentarios, recoge algunos escritos en torno a personajes y obras que han motivado mi singular admiración y justo reconocimiento.

Cabe advertir que, lamentablemente, no figuran en este libro algunos prólogos, presentaciones y comentarios, debido a que escaparon de mi reiterada búsqueda, con ánimo de pesquisa, y en consecuencia quedan por ahora dispersos y escondidos en la fronda de libros y papeles guardados, pero inubicables.

Considero, amigo lector, que si tú no tuviste acceso a muchos autores y libros de la literatura cajamarquina, en esta obra encontrarás una referencia sobre algunos de ellos.

Te entrego este abanico de páginas con la ilusión de que ellas, reposando en tus manos, se iluminarán con el resplandor de tus ojos.

Luzmán Salas Salas.

Inicio

 

SANTOLALLA FERNÁNDEZ, Carlos. Once relatos. Primera Edición, marzo 2020,  KN Editores de Carlos Ernesto Cabrera Miranda. Impreso en Crear't S.R.L. Cajamarca, Perú.

PRÓLOGO

Nuestra maravillosa memoria, función fundamental de la conciencia, permite retener información y recuperarla voluntariamente, de tal modo que recuerdos y vivencias antiguos o cercanos, se revisten de permanencia y actualidad. Y gracias a esta facultad del cerebro, evocamos innumerables sucesos de nuestra experiencia vital.

“Once relatos”, expone, como en una cinta cinematográfica, acontecimientos que, por su trascendencia emocional, marcaron los años de vida del autor en Cajamarca y Hualgayoc. Al favor de sus recuerdos, revive las emociones y las comparte al lector con complacencia. Y, desde la actualidad de su persona, desde el hoy que palpita, acaso con nostalgia, el autor cuenta y comunica aquellas experiencias.

Teniendo en su haber dos libros anteriores: “Un Viaje a la China” y “Perdido en las nubes” considero que estamos asistiendo a la creación de una trilogía en la que este volumen representa la tercera parte. Esperamos que luego nos acerque a otro volumen y así tendríamos la saga testimonial de sus memorias, de por sí sorprendentes y diversas.

Alguien dirá que, al final, nuestros recuerdos siempre son un invento, una ficción; que nuestros recuerdos son un cuento que nosotros mismos nos contamos y en ese sentido el narrador se debe a la vivencia.

Para que la evocación de una vivencia sea íntegra, pasará a través de la mente del escritor, que debe reelaborar los contenidos, y en este proceso entra en juego su imaginación creadora, que, como hacedor de historias, en el laboratorio oculto de su mente y de su corazón, debe operar los instrumentos de su inspiración. Con ello se explica cómo el paisaje, la ambientación, el clima, el perfil de los actores y otros elementos accesorios del relato, cobran más relieve cuanto mayor fuerza transmitan los aportes de su experiencia. Así, Carlos Santolalla, tiene la capacidad para atraparnos y seducirnos con la sencillez de lo cotidiano.

El primer relato trata sobre su primer vuelo en avión, experiencia que con los años se tornó en su pasión; logró volar y convertirse en piloto privado. El relato siguiente nos revela que Carlos Santolalla tuvo siempre un criterio valioso para tomar sus decisiones personales y aunque esta fue una “Difícil decisión” sirvió, a pesar de lo arriesgado, para salvar la vida de su padre. En “Tres cortitos”, la evocación de su Cajamarca natal y tres ocurrencias de los paisanos. “Juez de un duelo por honor” es un relato que evoca la juventud, las tranquilas noches para dar serenata y el duelo entre un teniente policial y uno de sus amigos. Un relato inquietante es “Me intoxiqué en la mina” donde la vida de Carlos pendía de un hilo y por cosas del destino tuvo a la mano el elixir salvador: un pisco,desde ese día aprendí el valor que tiene el alcohol como desinfectante aún interno, por lo que adquirí la costumbre de “desinfectarme” con un traguito como aperitivo todos los días antes del almuerzo”, concluye con humor. “Los chuguranos y la gringa alemana”, relato con varios subtítulos para exponer con fluidez experiencias de su vida en la actividad minera, la relación con los pobladores de Chugur y la presencia de una gringa alemana que, por albures de la existencia llegó a la comunidad para capacitar a los pobladores en la fabricación de quesos. “Pide nomás” narra los apuros monetarios de jóvenes amigos en un local nocturno con la atención de hermosas vedettes. “Dolor de pecho”, “La cuca”, “La pirámide” y “El brujo” nos introducen en el mundo esotérico y el misterio. Experiencias con toque sobrenatural que el autor descifra con acierto por su vocación y formación mística.

A través de la pluma de Carlos Santolalla, que decidió contar historias y anécdotas con la amenidad como guía, es lindo saber que siempre pasan cosas extraordinarias en la vida, y que cada vida es extraordinaria. Y si no inventa historias, nos cuenta sus recuerdos escritos con sabor local y con magistral naturalidad. También hay aquí sabiduría, humor fino, la inefable ironía, añoranza.

Finalmente diremos que escribir las memorias es una forma lúcida de trascender a despecho del tiempo.

Carlos Ernesto Cabrera Miranda.

Inicio


SANTOLALLA FERNÁNDEZ, Carlos. Juan y el Chamán. Primera Edición, marzo 2020,  KN Editores de Carlos Ernesto Cabrera Miranda. Impreso en Crear't S.R.L. Cajamarca, Perú.

PRÓLOGO

Las antiguas y existenciales preguntas de la especie humana: ¿por qué estoy aquí?, ¿para qué he nacido?, ¿hay alguna misión que cumplir?, ¿cuál es la verdad?, ¿adónde vamos?, preguntas que en esencia remiten a explicar el sentido de la vida —la pregunta por excelencia para todas las filosofías— ha entregado a la humanidad diversas doctrinas, visión del mundo, conocimientos y posición moral frente a la vida y sus acaeceres. Tenemos una impresionante obra mística que los grandes pensadores han edificado a lo largo de los siglos.

Argumentos del conocimiento místico son novelados a través de la pluma de Carlos Santolalla en esta historia que revela conceptos filosóficos y teológicos y algunas prácticas que procuran regir la vida; una síntesis de adagios, juicios y conocimiento en palabras de Juan, el personaje principal de

esta novela que busca su liberación, en armonía con la Tierra que nos cobija, los seres elementales, los reinos que la pueblan y los fenómenos telúricos a los que estamos expuestos en este paso por el planeta. Juan es un hombre común y corriente, tiene sus necesidades, pasiones, temores, pero gracias a su conocimiento esotérico va salvando los percanes materiales,

psicológicos y las dudas del alma. Más aun cuando puede experimentar un fenómeno maravilloso en la selva peruana donde un chamán le aclara los misterios del mundo, de los elementos de la naturaleza: agua, aire, tierra, fuego y del hombre con toda su responsabilidad humana y su libre albedrío, frente a su hábitat.

La trama narrativa se sustenta en exponer conocimientos a través de las experiencias y aventuras de Juan, un hombre al que el autor no ha individualizado con un apellido porque Juan es el hombre universal, el individuo humano, que en su interior anhela la redención. Juan que sufre las contingencias de la vida civilizada, Juan que como todos está en la búsqueda y a veces en la práctica de ser mejor. Juan, somos todos los que ante lo perentorio de la vida buscamos la experiencia suprema, la trascendencia. Entonces se produce el fenómeno milagroso y esperanzador. El chamán aparece como un iluminado, el que conoce los mundos dentro de muchos mundos, el que ve lo que pocos ven en las variadas dimensiones de la existencia, el que vive la vida en plenitud como quisiéramos todos para no inquietarnos ante los misterios y problemas de la vida y de la condición humana.

Aquí, mediante las experiencias de Juan, el autor expone su escuela. La formación mística de Carlos Santolalla se empeña en imponerse en el arte narrativo; en este sentido, la literatura deberá hacer concesiones a la exigencia de la teoría doctrinal, pues este libro apunta a formar lectores prácticos porque al final debemos llevar a la literatura, amén del cometido estético, a nuestros temas indispensables: la consecución de una humanidad verdaderamente humana. La novela se tornará un complemento o instrumento auxiliar de las doctrinas ante las exigencias de una sociedad en donde la oferta multimedia y tecnológica ha separado desarrollo y espiritualidad. Los tiempos actuales requieren de este impulso para mejorar la relación de hombre con el hombre y con su hábitat: la Tierra.

Carlos Santolalla, profundo conocedor de estos temas y munido de su vocación y práctica mística tradujo del francés al español, primeramente, tres tomos de la obra del maestro Baird T. Spalding, “Vida y enseñanza de los Maestros del Lejano Oriente”, y luego los dos tomos escritos por el maestro en inglés. Cinco tomos que entregó al grupo metafísico al que pertenecía para que tengan acceso a este fascinante conocimiento. Y como él dice en el prólogo de aquella traducción, —y la misma intención es para este libro—: “es mi mayor deseo que la lectura de estos libros lleve a los lectores por caminos de realización”.

En los párrafos precedentes se ha expuesto los conceptos referentes al tema de fondo de la novela, sin embargo, en el tema narrativo habrá que resaltar el talento del autor para: describir escenarios, para incursionar en los estados de ánimo y de conciencia de sus personajes gracias a la visión de un narrador omnisciente que define con fidelidad a sus protagonistas; para estructurar la novela en un solo capítulo con una serie de acontecimientos bien engarzados y un final en donde descubrimos que el mayor tiempo de los sucesos de la narración (ocho días) solo han transcurrido en la conciencia del personaje y su esplendorosa experiencia trascendental, mientras en el tiempo real, el de la normal y cotidiana vida, solo han transcurrido unas horas.

Quiero terminar este prólogo recordando un párrafo final, del cual soy partícipe,

Un personaje único y real y otros ficticios

El mundo de los indígenas es un mundo de trabajo y explotación, donde “el río tiene dueños”,

El mundo de la selva y sus brebajes

atraído por otra clase de salvación, por otra redención posible. Un intento solitario, casi secreto, abstracto, acallado, en fuga, un intento que es apenas pura creencia y a la vez completamente increíble.

Carlos Ernesto Cabrera Miranda.

Inicio


GOICOCHEA ZAMORA, Julio Héctor. Morir por la Patria. Primera Edición, enero 2020, Cajamarca, Perú. Diseño y diagramación: Héctor Huerto Vizcarra. Impreso por Digital Copy Print Srl. 112 pág. Tamaño 14.5 x 20.5 cm.

PRÓLOGO

Pocas son las novelas que enganchan por el contenido o testimo­nio crudo de sus protagonistas. Y este es el mérito de la novela titulada Morir por la patria, donde su autor, Julio Goicochea Za­mora, con una prosa ágil, sobria y por momentos desenfadada nos muestra el encuentro de dos amigos que cumplieron el servicio militar obligatorio. En una vieja cantina de la zona del Callao, Gonzalo y Mariano contarán las vicisitudes y situaciones límite que pasaron durante su servicio militar; desde el internamiento en el cuartel donde cumplieron un intensivo entrenamiento, no exento de maltratos por parte de sus superiores, hasta ser des­tacados, Gonzalo en zona de emergencia ubicada en la selva y Mariano en un barco de la Marina de Guerra del Perú.

Aquel encuentro también servirá para contar las desventuras y rendir un homenaje a un sinfín de conscriptos que no tuvieron tanta suerte y perdieron la vida, tanto en el cuartel como en los constantes patrullajes por zonas de emergencia.

Esta novela galardonada con el primer puesto del III Concurso “Vanguardia Literaria Cajamarquina” 2019, también lleva el sugestivo título Morir por la patria. Si bien las acciones y reflexiones son contadas por el par de sobrevivientes de un durísimo servicio militar; ellos, de cierta manera, han muerto sirviendo a la patria, debido al pésimo trato, inclemente entre­namiento e indolencia de sus superiores, así como los constantes enfrentamientos con las huestes subversivas de Sendero Lumino­so que pusieron en vilo sus vidas, dejando una estela de muerte y destrucción. Llegan a ser, en definitiva, despojos y escombros amargados, con secuelas en el cuerpo y alma, de lo que alguna vez fueron jóvenes con esperanza.

Juan José Cavero

Novelista.

Cajamarca, 12 de febrero de 2020.

N.R.: Expreso mi agradecimiento al Sr. Carlos Cabellos, uno de los principales organizadores del Concurso de Literatura Regional "Vanguardia Literaria" que desarrolla el Gobierno Regional de Cajamarca, por obsequiarme el kid completo de las obras ganadoras en la edición 2019, que me permite compartirlo. / JCPA.

Inicio


Ir a Presentación    Ir a Carátulas de libros    Ir a Página Literaria