Carátulas de libros de Cajamarca - 2017

 

Ir a Carátulas de libros          Ir a Página Literaria

Ir a Presentación

 

Iniciamos esta sección felicitando muy sinceramente

a la Mg. Bertha Petronila Sánchez Espinoza,

por la publicación de su libro "Un rayito de luz para ti"

cuya carátula, prólogo y agradecimiento nos honramos en presentarlos.

 

Esperamos que 2017, con la creación del "Fondo Editorial"

por el Gobierno Regional de Cajamarca, sea el año de las publicaciones de libros

en Cajamarca, deseamos que se hagan muchas publicaciones de libros

para ensanchar  el horizonte cultural de nuestra Región,

valorar esa labor cotidiana, silenciosa e incomprendida que realizan

nuestros escritores y poetas como un premio a ese esfuerzo desplegado.

 

Invitamos a nuestros poetas y escritores de nuestra Región Cajamarca

nos alcancen sus carátulas y prólogos -de cualquier año- para publicarlos en esta sección.

 

Juan C. Paredes Azañero

 

Cajamarca17 de enero de 2017.

 

CABRERA MIRANDA, Carlos. Ojos de la Noche. Crónicas de misterio. Segunda Edición, KN Editores 2017. Cajamarca, 100 Pág. 20.5 x 14.7

PRESENTACIÓN

Con esta nueva obra literaria, “Ojos de la noche”, Carlos Cabrera Miranda ratifica sus cualidades literarias de gran narrador.

El libro contiene quince relatos breves. Son relatos de misterio, oscilantes entre dos mundos: El mundo de acá y el mundo metafísico o sobrenatural, alternándose en dos esferas: lo real real y lo real maravilloso. Relatos de magia, de brujería, de fantasmas, de sombras, de enigmas, de lugares encantados, de duendes y demonios, de ficción que nos transportan a otra realidad.

Son asimismo, relatos de extracción popular, impregnados en la tradición colectiva. Algunos de ellos se acercan al género literario de la tradición, pues, Carlos Cabrera logra insinuar dos mentiras y una verdad, y ante nuestra perplejidad no sabemos si

creerle o no creerle, pero, de hecho caemos en el anzuelo de su intriga dramática.

El título de la obra resulta sugerente: Ojos de la Noche- Efectivamente, la noche con su oscuridad y misterios es la atmósfera predominante y recurrente en los relatos de Carlos Cabrera. Sombras y penumbras intensifican los enigmas tenebrosos de los sucesos.

Respecto al subtítulo del libro, Crónicas de Misterio. Podemos afirmar que no se trata de crónicas periodísticas, sino de crónicas literarias. Si bien es cierto se acercan a las crónicas del periodismo en cuanto a los detalles y la sucesión cronológica de cada suceso, la objetividad periodística es sustituida por la subjetividad y la carga emocional del autor. Sin embargo, desde el punto de vista estructural, varios relatos de Carlos Cabrera combinan los caracteres de tres tipos de crónicas periodísticas: crónica informativa, crónica opinativa y crónica interpretativa. A los relatos se agrega una explicación complementaria matizada de ciencia y ficción.

Hay que destacar, desde el punto de vista literario, la habilidad del autor para lograr el perfil humano mediante la narración de las actitudes de sus personajes. Carlos Cabrera maneja muy bien la caracterización y la exposición de los estados psicológicos de los protagonistas de los relatos. Leamos estos párrafos, como ejemplo:

Una tarde inmóvil se sintió abatido. No quiso meterse en la chacra como cada día, y, recostado en su soledad sobre la hierba a la vera del sendero, escuchaba el rumor de un viento apacible en las briznas del pasto seco; miraba las montañas y en el insondable horizonte buscaba el camino que había seguido su compañera. Esa tarde sintió la carga de los años, se le agolparon los recuerdos, la nostalgia de lo vivido, sol a sol, labrando siempre la tierra desde niño 'con su padre y sus hermanos. Miró los surcos perpetuos roturando las faldas de los cerros, los caminos de herradura como hilachas blancas cayendo en las laderas oscuras, las nubes disipándose, el vano afán de la vida, preocuparse, ir y venir, dormir y despertarse, agotarse hasta el cansancio para llegar a ser viejo sin haber entendido los acontecimientos de la existencia.                                                                                                                              (La tumba de Joxo)

En la medianoche, tumbado en su cama el Pascual estaba inerte y aterrado con la pesadilla, una entidad fantasmal lo apresaba...

Al comienzo se aferró a una muda oración, pidió amparo, hubo desesperación, un ansia agónica. Después lidió como buen cholo, rompió las cadenas del miedo y gritó, despotricó, injurió, y aunque nadie lo oía, retó a la sombra a que espere se despierte, pero, en vano esta amenaza, la sombra era un guerrero desigual que no tenía cuerpo, solamente tenía fuerza y el instinto que descubría nuestra debilidad, esos sitios oscurecidos del alma, llagas metafísicas por donde, como una sanguijuela, ingresa la duda, el terror y la muerte.                                                                                                                                         (Condenación)

Finalmente, destacamos que la prosa de Carlos Cabrera en esta obra adquiere niveles poéticos y destellos filosóficos que elevan su calidad literaria. Y así, en uno de los cuentos nos dice:

Cada tarde, desde la profundidad elemental del agua, una cadenciosa balada se eleva con el viento y un rostro hermoso asoma una mirada azul para ojear el crepúsculo, su reino.

Cuando cruzo el camino de la hacienda abandonada y veo el molino rodar con avidez, en mi razón gira el mundo así como el molino; gira el mundo con su misterio, con sus sueños, con sus fantasmas y sus almas y sus duendes, con sus días, con sus ciclos repetidos; también con sus hombres de carne y hueso, impulsados por el río de la vida eterna mientras la existencia exuda polvo que se riega, como rastro de nuestro vano afán.                                                                                                                (El hijo del duende)

Por lo expuesto, reiteramos la felicitación a nuestro talentoso narrador cajamarquino Carlos Cabrera Miranda, que prestigia a nuestras letras en los ámbitos nacional e internacional.

Dr. Luzmán Salas Salas

Docente universitario. Escritor, Crítico literario.

Inicio


PREFACIO

Desde tiempos inmemoriales y casi a perpetuidad, los seres huméanos experimentan extraños e inexplicables fenómenos sobrenaturales. Estos se producen en circunstancias especiales y no responden a las leyes científicas, de tal modo que un halo de misterio los envuelve. Así pues, aunque la esfera de lo enigmático ha ido reduciéndose a través de los milenios, un abismo insondable de misterio aún sigue sitiando al cosmos.

Los fenómenos esotéricos, que continuamente se manifiestan en el planeta, evidencian que existen muchas puertas invisibles, abiertas siempre y muy cercanas, que al cruzarlas nos transportan a otra dimensión, tan real como nuestra pequeña y encerrada existencia.

“Hay otros mundos, pero están en éste”, escribió un poeta. Ciertamente, las diferentes entidades y realidades se mueven y comparten el mismo y recóndito espacio. Hay mundos sobre mundos y hay puentes; sólo algunos conocen dónde están, cómo aparecen, para conducirnos a cualquier otro mundo. Puentes sobre la Nada, balanceándose en la niebla...

Así pues, reconocemos que una de las emociones más fuertes de la humanidad es el miedo y, sin duda, el miedo más antiguo y poderoso es el temor a lo desconocido, al mundo oculto y sus manifestaciones.

Amigo lector, el mundo paralelo está dispuesto a mostrarse a quienes por azar, por ventura o por desgracia coinciden en el tiempo y el espacio exacto, para abrir la puerta y ojear, gracias a Dios por instantes, un panorama desconocido, a veces espeluznante y oscuro, otras,

Los relatos que este libro expone provienen de casos reales. Es la vivencia íntima de paisanos, personas de nuestros pueblos, y están registradas en su memoria y en su cuerpo sensible, como experiencias únicas, acaso como un estigma imborrable. Por su impacto en el espíritu colectivo de los pueblos son por años relatadas y reconocidas en la tradición popular.

Invito al lector a explorar, con los ojos de la noche, el secreto de nuestra estancia en este mundo y a confirmar que, en las múltiples dimensiones del universo, convivimos con entidades, presencias y fenómenos inefables que provienen de lo más profundo de lo desconocido.

Inicio


FICHA LITERARIA

Título             Malú tierra adentro y tierra afuera

Autor              Melacio Castro Mendoza

ISBN              9788416704507

Páginas         146

Formato        13x21

Encuad.         Rústica

Idioma           Castellano

Año pub.       2017

Los versos de Malú tierra adentro y tierra afuera resultan una fiesta de homenaje a esa entidad que percibimos unas veces como indicios, rastros, quimeras o runrunes y que comúnmente llamamos amor, pero los poetas encierran enigmas en las palabras y nosotros, los lectores mortales, debemos aproximarnos a sus versos con alma de exploradores para gozar de sus esencias más allá de las limitaciones existenciales.

Para Melacio Castro Mendoza, el amor no solo son versos admirables, sino que son también evocaciones, remotos recuerdos, corceles desbocados, el vuelo de aves inquietas, potrancas alborotadas a campo abierto, ternura entre el mar y Malú. En suma, lirismo y erotismo a borbotones.

El poemario Malú tierra adentro y tierra afuera no solo es un canto incontenible a la naturaleza, al amor y al desamor, a la desesperanza y a la esperanza renovada, es también poesía espiritual y terrenal.

Cada poema es una leyenda de amor. Walter Lingán

Inicio


LÓPEZ CORONADO, José. Fe de ratas. La corrupción en la minificción Cajamarquina. Primera Edición, Abril 2017. Chota, Perú. Ediciones Wayrak Chota. 50 Pág.

Prólogo

La locución original es FE DE ERRATAS, frase que se usa ante una equivocación material cometida en un impreso o manuscrito y que se adjunta en hoja expresa al inicio o final del libro. El título de esta antología está intencionalmente distorsionada como Fe de ratas para testimoniar nuestra actual realidad social, política, cultural y económica, tan mísera y deplorable, Nunca antes se ha evidenciado actos de corrupción en todos los niveles institucionales en nuestro y otros países de similar sustrato, entendiendo la corrupción como práctica malévola que consiste en la utilización de las funciones y medios en provecho económico o de otra índole, de sus gestores, que se perpetran en hechos y conductas cotidianas, aparentemente inocentes. los escritores aquí reunidos y que ejercemos la minificción, no somos ajenos a esta realidad, por el contrario comprometidos con nuestro tiempo mostramos nuestra indignación y condena.

José López Coronado

Inicio


PEREYRA TERRONES, Jorge. Los nanoCuentos que siempre quise contar. Primera Edición, Noviembre 2016. Cajamarca, Perú. Martínez Compañón Editores S.R.L. 128 Pág. 22.7 x 16 cm.

Palabras del autor

Nací en el año del Dragón, en el Centro Histórico de Cajamarca, y viví mis primeros años en el jirón Atahualpa, en donde aprendí muchas cosas que quizás no debía.

Hice la primaria en diversos centros educativos porque siempre me trompeaba a la salida de la escuela. Y después que me expulsaron del Colegio Militar "Ramón Castilla" de Trujillo, por no aceptar las impertinencias de un cadete de año superior, culminé la secundaria en el glorioso colegio San Ramón de Cajamarca. Allí estudié cosas tan prácticas como Educación Cívica, Lógica y Religión. Pero 10 que más ansiaba era escaparme del aula a efecto de jugar fulbito o para leer a Vallejo y Arguedas bajo la sombra de un eucalipto.

Volvieron a expulsarme de la Escuela Militar de Chorrillos, no terminé Sociología en la UNC, tampoco culminé la carrera de Periodismo en el Instituto Jaime Bausate y Meza, pero trabajé como articulista en la página editorial del diario La Crónica, donde gané un Premio Nacional de Periodismo, hasta que me deportaron a México durante la dictadura de Morales Bermúdez.

En la capital mexicana laboré en el diario El Universal, dirigí la revista Textual de humanidades y ciencias sociales de la Universidad Autónoma de Chapingo y trabajé como investigador en el Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo.

Como corresponsal de guerra para diferentes cadenas noticiosas televisivas, cubrí las guerras civiles de Nicaragua y El Salvador, en las que estuve a punto de convertirme en una víctima más de las que diariamente reportaba.

Luego viajé a Estados Unidos donde me desempeñé como reportero, productor y presentador de noticieros en las cadenas televisivas de Univisión, Telemundo, Fax y NBC.

He vivido la vida que quise vivir y practiqué también algunos oficios inconfesables. Publiqué asimismo varios libros y artículos, y he viajado demasiado por el mundo debido a guerras, huracanes y terremotos. Me he casado cinco veces (no hay quinto malo), tengo dos hijas y dos hijos, y de vez en cuando toco guitarra, canto, y escribo cuentos y poemas.

Sigo empeñado en buscar la justicia social y la justa distribución de la riqueza. También amo profundamente a mi tierra, Cajamarca, y defiendo su medio ambiente y la limpieza de la naturaleza.

Esto no cae muy bien en el egoísta mundo neo liberal actual en el que vivimos, en donde se valora más la propiedad que la inteligencia. Y tanto la razón como el talento son combatidos visceralmente por la estupidez de los mediocres.

Creo en la dialéctica, en la paradoja, en la virtud de imaginar y de soñar con un mundo mejor y diferente al que nos ha tocado vivir.

En pocas palabras, soy un hombre de un tiempo que aún no llega.

Jorge Pereyra

Inicio


Prólogo

Jorge Pereyra fue aplazando por algún tiempo la escritura de estos cuentos; hasta que decidió no posponer más la plasmación de su inventiva. Comprendió que era tiempo de adentrase en aquel mundo mágico que revoloteaba en su interior, bullía buscando escaparse en el cauce de la palabra artística; sus sensaciones y percepciones pugnaban por aflorar.

Sin duda la creación literaria es producto de una fragua multidimensional que se agita sincrónicamente: la experiencia o vivencia, la emoción o sensibilidad, la creatividad o inventiva, la imaginación o fantasía y la palabra oral o escrita.

De dicha cantera espiritual ha brotado este conjunto de cuentos breves que lleva por título LOS nanoCUENTOS QUE SIEMPRE QUISE CONTAR.

Esta obra contiene cuarenta y cinco relatos cortos. Sin abundar en detalles interpreta ti vos, podemos sintetizar -siguiendo la secuencia-la naturaleza de cada uno de ellos:

Calle sangrienta. Es un cuento truculento, trágico, conmovedor. Censura. Lleva implícita la censura interna del escritor, el censor interior que lucha con la invención en la búsqueda de formas y temas narrativos.

Círculo vicioso. Encierra el simbolismo de la vida sin salida; cuando se cierran los caminos, se apaga la vida; cuando no encontramos a los demás, la vida se apaga en sombras. Desapariciones en la oficina. La atmósfera de misterio se tiñe de sugerente sensualismo.

El cloaquero. Es un relato no solo cacósmico sino cacómico. El mensaje está en que no importa lo escatológico si se salva lo ecológico.

El collar de los besos. El misterio y el fetichismo son superados por el humor: el protagonista imanta besos femeninos, pero rechaza el beso punzante del bigote masculino.

El fantasma del abismo. Aflora el fantasma interior del personaje narrador; su temor a la curva del camino se convierte en torbellino de realidad y ficción.

El fugitivo. La estructura narrativa se ha reducido a la mínima expresión. El ahorro expresivo sugiere que no hay más que decir, pues, 11 para un buen entendedor, bastan pocas palabras".

El loro usurpador. Más allá de la ocurrencia humorística, resulta implícita la sátira dirigida a los usurpadores.

El principio y el final. Tiene riqueza conceptual; en una línea está definido lo que es la novela.

Entrevista con Dios. Es una forma de expresar la angustia humana y la: debilidad para persistir en la fe.

Espionaje cibernética. Sugiere los riesgos cibernéticos. Evanescencia. Combina lo ex positivo con lo narrativo para presentar la desaparición de los seres.

Focos modernos. Se insinúa el realismo mágico.

La habitación de mi hija. Es un relato de ficción; son los demonios internos que a parecen en la visión fantasmagórica.

La nota. En la misma línea del relato anterior, el espejismo asalta al narrador.

 

Las “combis" invisibles. Nos devuelve a la realidad de las combis conducidas por salvajes temerarios e irresponsables.

Lectura vespertina. Es un relato onírico e introspectivo.

Limpieza química hogareña. Texto expositivo-argumentativo, con final conclusivo y sugerente.

Líos parlamentarios. Presenta la realidad política del congreso peruano.

Locura de amor. Sentencia poética que podría entronizarse como frase célebre.

Los diablos desempleados. Es una alegoría o perfil exótico de satánicos políticos ayayeros.

Marketing funerario. El humor burlón ante la cegadora de vidas.

El abuelo terrorista. En el perfil del abuelo se grafica la acción secreta del terrorismo.

Mi entierro. Curioso mandato para sus funerales. Muerto en vida. Retrato del hombre muerto en vida.

Muñecas de porcelana. Ficción y personificación de las muñecas. Página en blanco. Especulación sobre la palabra como creación estética que da vida a los personajes literarios.

Pistolero de bar. Interesante relato sobre cambio de personalidad por influjo de indumentaria ajena, acaso semejante a cuando uno escribe con lapicero ajeno: nuestra caligrafía se deja llevar por la caligrafía ajena.

Regalos inesperados. Relato psicológico. Los fantasmas persiguen la imaginación del autor.

Robot. Cuento logrado por su originalidad creativa. Capcioso por el rol de los protagonistas. Insinuante de la espectacularidad tecnológica en que se confunden la humanidad y el automatismo, el hombre y el androide, con fino ingrediente humorístico.

Ruta al cielo. Extraña forma de morir y de elevarse a la mansión del más allá; es la manera de perder la conciencia y de viajar a otros mundos. Posiblemente San Pedro se encargará del peritaje técnico del accidente y del reporte policial luego del dosaje etílico. Simulacro de divorcio. Sátira a la ingenuidad y la burocracia. Vampirismo. Es una forma de hacer el amor con humor.

Viejos criminales. Relata lo que podrían ser capaces de hacer los ancianos que sufren la injusticia social: es la protesta del bastón.

De manera general podemos decir que en estos relatos de Jorge Pereyra se perciben fácilmente el humor y la ironía; cada relato se cierra con un renglón o un párrafo redondo, sugerente. Cada historia tiene su identidad, impulsada por el soplo personal e Íntimo; la originalidad radica en decir lo propio; lo que dice Jorge Pereyra está en correspondencia con lo que le caracteriza.

Aunque sonriamos escépticos ante lo que nos cuenta, resultamos asumiéndolo, y por tanto nos hemos convertido en cómplices de lo acaecido. Si el final del relato impacta por lo sorprendente y provoca una reacción emocional, es porque -como decía Julio Cortázar- "ha ganado por knock out, a diferencia de la novela que gana por puntos".

En los cuentos de Jorge Pereyra se advierte con claridad la estructura cerrada, la concisión y la economía de recursos narrativos. Poseen una lograda forma sintética de presentar situaciones, sin extenderse en la profusión analítica propia de la novela.

Para el autor, en los nanorrelatos o cuentos de pocas palabras no importa tanto lo que se dice, sino lo que se deja de decir. Es un relámpago que fragmenta la historia pera dejar en libertad la imaginación del lector. Si la atmósfera creada predomina sobre el suceso narrado, generando alguna ambigüedad, esta debe ser resuelta por el lector.

Por tanto, quien lee los nanocuentos de Jorge Pereyra debe convertirse en un lector activo, porque detrás del texto el autor está guiñando socarronamente. En auxilio de quien se siente desconcertado surge el paratexto, como es el título del relato, para completar o precisar lo que no se dice.

Jorge cultiva de manera concisa los microrrelatos y los nanorrelatos, cuya estructura evita explicaciones y amplificaciones, y por consiguiente, el lector común se convierte en un lector minifictivo. Con razón alguien definió: "El nanocuento: un enano mentiroso".

Finalmente, podemos decir que en estos nanocuentos hay un carácter ficcional que permite al autor reconstruir la realidad para hacemos creer sus mentiras a medias. En otras palabras, ¡qué manera de inventar mentiras para decimos las verdades!

Luzmán Salas Salas.

Cajamarca, Navidad del 2014.

Inicio


Proemio

La historia de "El Loro Usurpador", un loro borracho, que figura en la colección de "Los nanoCuentos que Siempre Quise Contar", ofrecida ahora por el amigo Jorge Pereyra, me ha llevado a pensar en la borrachera.

Supongo que la borrachera es una experiencia conocida para la mayoría de los lectores de este prólogo, y los que son expertos en la materia saben que hay borracheras y borracheras -yo también 10 sé aunque no pretendo ser un experto, sino solo un aficionado de vez en cuando-.

Hay la borrachera que viene lentamente conforme el bebedor avanza de copa en copa tomando siempre el mismo licor. Pasa por la memoria triste: las decepciones amorosas, las traiciones de los amigos, los fracasos económicos, etc., y luego, si todo va bien, viene la euforia. Ya el bebedor es el capo, ya triunfa, ya puede todo y ya tendrá gran éxito en la vida.

Pero hay otra borrachera que es bastante diferente y resulta de tomar rápida y alegremente distintos licores, uno tras otro: cerveza, ron, pisco, whisky. Aquí, la habitación comienza a dar vueltas y el piso se convierte en una montaña rusa cuando se hace el intento de caminar hacia el baño; se confunden a la suegra con la querida. Las caras de los compañeros del trago van cambiándose: algunas se alargan y otras se aplanan; aquella de un amigo simpático se convierte en el rostro de un perro o de un gato cariñoso, y, si hay suerte, una vieja fea se convierte en una ninfa seductora.

Sí, seamos honestos, la experiencia es buena, pero luego, al día siguiente parece que la Banda Municipal se haya adueñada de la cabeza y no recordamos nada. Total, esta borrachera nos deja noqueados.

Ahora, apliquemos eso a "Los nanoCuentos" de Jorge Pereyra. Si los leemos, uno por uno lentamente, uno por día, es como tomar un buen licor a sorbitos. Se lo puede saborear el cuento, reír, pensar, o reflexionar. Pero, si leemos todo el libro a un solo porrazo, esto es como la borrachera con licores variados, y el peligro es que no disfrutemos de los distintos cuentos que son muy diferentes entre sí. Habrá una diversión efímera, pero no se disfrutará a fondo. Al fin de cuentas, una cosa es disfrutar del trago y otra cosa es simplemente emborracharse.

Jorge nos ha creado un mundo fantástico de lo que hay que gozar; es un mundo donde las combis son invisibles, donde la censura es estúpida -bueno, casi siempre ha sido así, pero aquí llega al límite de la estupidez-, donde la gente desaparece como por arte de magia, y donde el excremento es un elixir de la vida mientras un perfume huele a mierda y casi mata.

Hay una reflexión sobre la violencia que aflige nuestra sociedad en el primer cuento, y hay una mirada a la naturaleza en "Navegando Sobre Las Nubes". El "Círculo Vicioso" se puede leer como una alegoría de hacer trámites en El Perú y me hace pensar en una de las obras de Charles Dickens donde el autor describe "La Oficina de Circunlocución" en que nada nunca se resuelve. Y se puede decir lo mismo del cuento "Líos Parlamentarios". Hay el humor, a veces mordaz, como en "Los Diablos Desempleados", y en "La Importancia de Llamarse Alimenerio"; mientras hay lo inverosímil, como en "El Collar De Los Besos" y "Las Bodas Otoñales De Don Augusto Gil".

La muerte está muy presente en cuentos como "El Fantasma Del Abismo", "Marketing Funeraria", "Mi Entierro", y "Ruta Al Cielo". "El Pishgo Que Mataba Palomas" es como un largo cuento al estilo Tío Lino.

La "Entrevista Con Dios" me parece ser el retrato bastante fiel de mis propios intentos de conversar con el Todopoderoso, que es como pedir una entrevista con uno de nuestros alcaldes, gobernadores, o ministros, porque ellos siempre se esconden detrás de una cortina de humo compuesto de secretarios, consejeros, y personas de confianza que sólo sirven para estorbar. "Espionaje Cibernética" es un tanto escalofriante porque indica cual vulnerable cualquiera de nosotros puede ser cuando se trata de las mañas de los mafiosos de toda laya, sean del aparato oficial del estado, sean de los criminales dedicados al lavado de activos.

"La Belleza de la Utopía" suena la nota de esperanza y optimismo que corre como un riachuelo subterráneo debajo de estos "nanoCuentos".

Claro está, hay muchos cuentos más que el manojo que he mencionado aquí -cuarenta y cinco en total, donde mucho está al revés o de cabeza -como debe ser cuando la imaginación goza de rienda suelta-.

Esta es la libertad que Jorge Pereyra se da a sí mismo y nos invita a gozar del mundo loco que él ha creado. Entonces, lea usted este libro de "nanoCuentos" de a pocos, no de un solo porrazo, y saboreando cada cuento.

Miguel Garnett

Cajamarca, agosto del 2016.

 Inicio


SÁNCHEZ ESPINOZA, Bertha Petronila. Un rayito de luz para ti. Primera Edición, Diciembre 2016. Cajamarca, Perú. Gráfica Punto Azul. 120 Pág. 92. 20 x 14.7 cm.

UN RAYITO DE LUZ PARA TI

En mi imaginación, como bendición divina, fueron naciendo rayitos de luz, convertidos en versos de amor y ternura, los cuales como granos de trigo regados con gotitas de dulzura caídas del cielo, germinaron y ocuparon un espacio de felicidad en lo más profundo de mi ser.

Día a día fui volando hacia el infinito y el espíritu de bondad del Dador de Vida, vivificó el don que me dio al nacer e hizo que mi verbo se convirtiera en poesía; haciendo realidad mi sueño y el de mi adorado hermano, para sacar a la luz este humilde capullo literario, como aporte a la educación y cultura, en él va impregnado los sentimientos de la grandeza de mi corazón y vocación de educadora para la vida.

PRÓLOGO

Vivimos en una época de conflictos, de stress y de malas noticias. No pasa siquiera un día en que no vemos en la televisión información sobre asaltos, robos guerras y sufrimientos de toda índole. Probablemente muchos de los lectores de este poemario sufren sus propias penurias. Entonces, en este panorama bastante oscuro y triste, el poemario de la profesora Bertha Sánchez Espinoza nos ofrece un oasis de tranquilidad y de esperanza. Es un poemario para leer en un soleado patio que irradia paz y sosiego, o en un colegio con los niños y jóvenes entusiastas y llenos de esperanzas para el futuro.

El poemario está dividido en tres partes: La primera contiene poemas que Bertha ha rescatado de la producción poética de su hermano Carlos. Él usa un acrónimo que juega con su propio nombre y su oficio: YOSEC _ Yo, Sánchez Espinoza, Carlos y Yo soy educador cajamarquino _. En estos poemas de Carlos, a quien recuerdo como amigo y colega, se palpa su vocación de maestro, su patriotismo y su tierna espiritualidad. Como maestro escribe:

"Educación y Cultura / con ciencia y tecnología,

desarrollo y viva fe / renuevan el corazón."

Como patriota; Carlos declama:

"Oh Perú, por ti escribo

en los hermosos pétalos de pura y blanca flor,

con tinta de sangre de la piedra milenaria,

de los peruanos rebeldes y mártires,

con la recia pluma del cóndor que cruza nuestros Andes,

ávido de justicia y libertad."

La espiritualidad de Carlos se presenta como un amanecer cuando escribe:

"El lenguaje del silencio / con tu enigmático canto genético me hizo florecer de luz.

La segunda parte de este poemario contiene la obra poética de Bertha misma. Como profesora, ella se preocupa para que cada uno de sus poemas sea una enseñanza. Muchos de ellos están escritos específica mente acorde con el calendario cívico escolar. Entonces, encontramos poemas dedicados a la Patria, " como "Patria es mi Perú" y "Patria querida, patria adorada". Hay varios poemas rindiendo homenaje a la Bandera. En uno de ellos:

"La Bandera de mi Patria", la autora invoca:

“... a los peruanos / que vivamos como hermanos".

Además dice:

"Hoy debemos continuar la brega,

protegiendo a nuestra bandera y suelo peruano,

estudiando y trabajando con fervor

para llevar al desarrollo a nuestra adorada nación."

Bertha no solo mira al Perú, sino a la Patria más amplia, el continente Americano:

"América, continente maravilloso, / posada de Dios, jardín del Edén,... "

y aún nuestra poeta va más allá, a la Patria de todos, que es el planeta Tierra:

"Formemos a niños y jóvenes / con otra mentalidad,

de proteger con valentía al planeta / por ser nuestro valioso hogar."

También está la Patria chica, sea Ichocán o sea Cajamarca. La primera es la tierra natal de Bertha: "Posada de la larga vida" y el poema presenta el paisaje y las comidas:

"Disfrutamos del exquisito cuy con arroz de trigo y papa picante, /del caldo de mondongo, de gallina o verde, con su pan crocante... "

Están la gente y sus fiestas:

“… eres cuna de mujeres y hombres encantadores

longevos...

La fe de su gente y sus manifestaciones artísticas se ven en reflejadas en mayo, con la elegante danza de los diablos... "

Cuando se trata de Cajamarca, Bertha nos ofrece un poema bastante largo que termina diciendo:

“Hoy debe ser un reto de clamor y compromiso para los cajamarquinos, / trabajar unidos por nuestra región y llevarla hasta el firmamento.

Solo así, orgullosos podremos gritar a viva voz: iCAJAMARCA DORMIDA, DESPIERTA DE TU LETARGO, ES UN NUEVO DÍA!.

Cuando he leído este poema he sentido un eco de uno de mis poemas favoritos sobre Cajamarca, aquel de Mario Florián: “Dolor Musical de Cajamarca”.

Lógicamente, en un poemario orientado hacia el calendario cívico no pueden faltar personajes importantes, como Cristóbal Colon, Túpac Amaru II, Ramón Castilla, la Madre, el Padre, el Campesino, los Maestros y Maestras, como también Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres. Encontramos una reflexión amplia sobre la mujer:

“fuente inagotable de abnegación... dinámica y emprendedora...

trabajadora y competente... con un rostro (que) transmite alegría”.

También nuestra poeta reflexiona sobre el tema vital que es el agua:

“…símbolo de vida para la humanidad

y sirve para muchas cosas que dan felicidad,

desde calmar la agobiante sed, alimentamos y asearnos, / hasta bautizarnos para crecer en la fe espiritual",

Y, claro está, como Bertha es profesora, ella nos ofrece sus reflexiones sobre la educación que:

“... es un derecho / que tenemos en la vida...

es antorcha que guía a la humanidad".

“La educación es como un pan,.. "

La tercera parte del poemario simplemente recoge dos poemas que le han gustado a Bertha y uno que está dedicado a su hermano Carlos. Son un símbolo de la sencillez y lo refrescante de este poemario.

Miguel Garnett,

Cajamarca, mayo 2016.

 


AGRADECIMIENTO

Al Divino Hacedor, por obsequiarme un granito de talento y florecer en la vida como persona y como profesional.

A mis padres, que con su ejemplo me enseñaron a ser la tierra fértil de la vida, sembrando en mí, semillas de estudio, trabajo y progreso. Hoy no están físicamente conmigo, pero desde el infinito sé que me bendicen y siento su presencia en el aire que respiro, en la sangre que corre por mis venas y en la belleza del mundo.

A mi hermano del alma, que desde el cielo cual rayito de luz me ilumina, siendo el baluarte en mi formación como persona de bien y maestra de vocación.

A mis hermanas, cuñados, sobrinos (as), tíos y primos (as) , por sus palabras de aliento, cariño, alegría y entusiasmo e impulsarme a sacar a luz este anhelado trabajo, para compartir contigo.

A mis amigos (as), paisanos ichocaneros, profesores (as), compañeros (as) de promoción y colegas, por su camaradería, por su don de escucha y por compartir momentos de alegría y felicidad conmigo.

Al Grupo Apostólico "Saulo de Tarso", bajo la acertada asesoría del Rvdo. Padre Leoncio Urrelo Álvarez y a las Madres Concepcionistas, conducidas por Sor Lucía, por alimentar mi fe y crecer como persona de bien y cristiana comprometida con nuestro pueblo.

A Monseñor José Dammert Bellido, a los Hnos. Maristas y a los Rvdos, Padres Miguel Garnett, Felipe Cogorno, Luis Rebaza, y a la Hna. Julia Sánchez Marmanillo; por ser mis guías espirituales, fortalecer mi formación cristiana y apoyarme en todo momento en mi labor como docente.

A mis amigas y compañeras (os) de trabajo de la Oficina Diocesana de Educación Católica de Cajamarca (ODEC), por su amistad y don de enseña, para desenvolverme con eficiencia como Profesora y Coordinadora de Educación Religiosa, capacitar y guiar a nuestros maestros en dicha Área y formar niños y jóvenes forjadores de un mañana aspirador.

A las diferentes instituciones educativas de Sierra y Costa en las que laboré como docente, porque a través de las experiencias vividas en estos valiosos centros del saber, pude gestar este trabajo que comparto con todos ustedes.

A la Institución Educativa Privada "Ramón Castilla" de esta ciudad en la que laboro actualmente: Directivos, personal docente, administrativo y de apoyo, padres de familia; especialmente niños y jóvenes estudiantes, por ser el néctar de inspiración en cada una de mis creaciones, hacer realidad mis sueños y los de mi hermano, quien fue parte importante de esta comunidad educativa de prestigio.

Al Rvdo. Padre Miguel Garnett, escritor de trayectoria, pintor y karateca; guía en mis primeros años de trabajo como docente en la Provincia de Cajabamba, amigo con gran talento y don de servicio, por darle un brillo especial a este crisol lleno de perlas con sus tiernas pinceladas y hacer de él un rosario con su exquisito prólogo, que acicala mi sencilla obra literaria.

GRACIAS MIL Y QUE DIOS, BENDIGA E ILUMINE SU CAMINAR.

Inicio


Ir a Carátulas de libros          Ir a Página Literaria

Ir a Presentación