Libros de Cajamarca - 2010

 

Ir a Carátulas de libros          Ir a Página Literaria

Ir a Presentación


 

VARGAS BAZÁN, José Antonio. Un shingo en el basural. Gestión de residuos. Martínez Compañón Editores S.R.L.1ra. ed.. Cajamarca, Diciembre 20108. 146 Pág. 14.8 x 20.8 cm.

José Antonio Vargas Bazán.

Nace el 14 de octubre de 1987, en la ciudad de Trujillo.

Su padre Felipe Vargas Silva y su madre Silvia Bazán Zurita, cajamarquinos. Desde muy pequeño, vive en Lima, y asiste al Colegio San Luis Maristas. Su madre fallece tempranamente en 1997, evento que le marca la infancia y la vida. Entra en la adolescencia cuando se vivían los agitados años del ocaso del régimen fujimorista.

Viaja a Brasil, a la calurosa ciudad de Río de Janeiro, donde inicia sus estudios de ingeniería civil en la Universidad Federal do Río de Janeiro, en donde termina su carrera profesional con honores académicos. En el extranjero, comienza a  escribir  algunos  poemas que comparte con algunos amigos y familiares.

Sigue, luego, en la misma universidad brasileña, estudios de Maestría en Ingeniería, siendo un destacadísimo alumno.

Teniendo una habilidad nata para las matemáticas y los "números", posee una vena poética de mucha calidad, lo que se refleja en este su primer poemario. Y, sin duda, tiene delante un largo trajinar en las ciencias y un amplio camino en las letras. Un privilegio, definitivamente, para una persona joven y con mucho porvenir como profesional y como lírico.

Dr. Homero Bazán Zurita


MÁS QUE UN CANTO A LA REALIDAD

UNA ODA A LA IDENTIDAD

Leer "Un shingo en el basural" es releer la realidad, es una propuesta que intensifica la identidad, basada en principios de las comunidades de ayer, hoy y siempre, en la autonomía y la verdadera independencia de nuestro país. El autor es consciente de la necesidad que la poesía intensifique la búsqueda de su contexto, teniendo en cuenta elementos básicos de su propia raza, la proyección de ideales amparados en los diferentes procesos históricos.

Las poesías contenidas en este profundo trabajo literario, instan al hombre peruano y latinoamericano del presente y del futuro a un nuevo reto, que indudablemente constituye una reflexión ante el creciente descalabro socio-estructural que amenaza consumir a las grandes masas del continente, porque la variedad lingüística y la diversión geográfica tienen una fuente común que es la universalización de ideales para lograr metas y objetivos comunes.

Dentro de este contexto la presente obra presenta una sencilla pero vigorosa literatura dialéctica, con conceptos serios y objetivos en donde el mensaje es la vida del hombre con sus pasos y espacios cambiantes; constituye una esperanza para las nuevas generaciones que corregirán nuestros errores y abrirán muchos caminos en que nosotros nos quedamos atrás.

Para Vargas Bazán la vida es una guerra sin tregua. Él se agita dentro de este mundo con toda su existencia, se internaliza en el avance técnico moderno, pero también se internaliza en la existencia de los hombres, en la urbe; como los poetas andaluces que amamantan sus versos de la ciudad.

Vargas Bazán es un poeta vitalista que profundiza su propia vida, sus emociones al mundo externo. Su mismo ser ingresa en

el ser natural, su biología se hace poesía, su filosofía se adentra en el ser humano, en su dignidad, en la falta de valoración por ella, en su verso la protesta está puntual, su mundo antropológico se hace raíz y vivifica al ser humano, lo cuestiona y lo ubica en un ángulo agudo de reflexión.

Vargas Bazán nos habla del enfrentamiento ideológico; lo que fue ayer hoy sigue siendo, porque en las sociedades dictatoriales de Latinoamérica los hombres viven de su miseria, de su pobreza por la denominación capitalista en la que vivimos, la contradicción como un reloj puntual se manifiesta en el lenguaje del poeta.

Vargas Bazán cuestiona el amor, nos dice que el amor no es sólo puro sentimiento, es razón es sociedad, es un don universal, porque muchas veces uno no solo se piensa en sí mismo sino también en los demás, por los necesitados, por los que pasan hambre y se duele por el mismo.

Para el autor la amistad es el símbolo viviente, es la memoria del corazón agradecido porque aun pareciéndose sólo, manifiesta que alguien lo acompaña, alguien está con él.

El autor nos muestra su locuacidad, su lirismo y su profesionalismo en la poesía por la utilización de recursos expresivos que contribuyen y fortalecen su capacidad verbal, su lenguaje poético, su poesía nos muestra figuras como Metataxas (elipsis, asíndeton, polisíndeton, enumeración, repetición, concatenación, simetría, estribillo, silepsis), Metasememas (Símil, metáfora, metonimia) y Metalogismos (hipérbole, gradación, ironía).

Que la poesía de Vargas Bazán se haga presencia en nuestras comunidades, en aras de revitalizar la salud de nuestra propia cultura. Deseo muchos éxitos y parabienes al autor de "Un shingo en el basural"

Guillermo Manuel Torres Ruiz


SILVA LATORRE, Rosa Zoila. Cuentero empedernido. Chota, julio 2010.  Grupo Editorial Wayrak. 44 Pág. 14 x 20 cm.

PRESENTACIÓN

ROSA ZOILA SILVA LATORRE:

CUENTERA PERTINAZ

 

«Lamento escribirte una carta tan larga

 no tengo tiempo de hacerla más corta».

Carta de Marx a Engels

 

La mejor narradora de todos los tiempos es una mujer, la de Las mil y una noches, Sheherezada. Explica la leyenda que su habilidad narrativa le salvó la vida, dejándonos esta conclusión: para narrar bien hay que hacerlo con pasión y seriedad excluyentes. Sheherezada, entonces, enseña -a escritores y lectores- que la narración es arte pulcro y persuasivo, franco e incólume, prolijo y sutil

Eso es lo que observo en Rosa Zoila Silva Latorre, poeta y narradora que ejerce su oficio con firmeza y solvencia, oficio demostrado en sus libros anteriores: "No me quisiste ", (Poesía, 2002), "Albedrío ", (Poesía, 2003) y "Los músicos fiesteros" (Cuentos, 2005). Si bien Estuardo Villanueva Díaz, Rolando Díaz Martínez y Andrés Díaz Núñez son los primeros cuentistas chotanos, Rosa Zoila Silva Latorre es la primera chotana que tiene mejor ganados el honor y la responsabilidad de considerarse puntualmente como escritora. Hasta ahora nuestras otras paisanas han escrito y publicado, fruto de su arrebato, obras esporádicas que no tuvieron continuidad como ella lo tiene: he ahí, pues, este innegable mérito de Rosa Zoila.

"Cuentero empedernido" es un libro de narrativa breve, a diferencia de "Los músicos fiesteros ", que contiene textos más o menos extensos. La minificción es aquella que capta toda la realidad que permite el flash vertiginoso de una cámara fotográfica; es decir, es la narrativa que precisa, pero dilucida; que concreta, pero fabula; que urge, pero determina, y se le considera, con justa razón, género narrativo autónomo. En nuestra Región Cajamarca la minificción es todavía incipiente y sólo existe a la fecha contados obras y autores como: Imágenes salvadas (1974) de Julio Garrido Malaver, Alforja de ciego (1979) de Jorge Díaz Herrera, Cuentos del Tío Lino (1980) de Andrés Cevallos, Bajaron al valle (1983) de Mario Gastelo Mundaca, y, entre otros, Los escritos del oidor (2006) y Lo que yo Barman oí (2009) de Jorge Guillén Padilla, galería a la que se suma pertinaz Silva Latorre.

En Chota, en el Semanario Chotano de Opinión "Amor y Llaga", se han publicado cuentos y relatos de Blasco Núñez Carranza, Mario Gastelo Mundaca, Amílcar Mestanza Bustamante, Rosa Zoila Silva Latorre, Carlos Vigil Vásquez, Estuardo Villanueva Díaz, Flor de María Llanos Tafur, Jaime Vásquez Vega, Ricardo Quiroz Mejía, Rony Vásquez Guevara, Eber Zárate Bustamante y José López Coronado, entre otros, consolidado una narrativa breve que ya tiene textos meritorios. (Una Antología del género es ya urgente y necesaria). Rosa Zoila Silva Latorre es, sin duda, la narradora que ha sabido abrirse camino a paso firme en este género, comprendiendo que la minificción es la escritura del presente milenio y que cada día cobra actualidad, adhesión y vigencia en muchas latitudes.

La teoría moderna del cuento literario valida su calidad, más que en el qué se narra, en el cómo magistralmente se lo desarrolla. Reclama, para ello, que debe poseer los elementos esenciales para adquirir el valor agregado que le facture su autor. Esos elementos son: Principio con conflicto desarrollado, Niveles de tensión, Puntos de distracción, Puntos de confrontación, Punto dramático definitorio, Lado visible de la historia, Lado oculto que sugiere la historia.

Aplicados con sutileza estos elementos son los que hacen que las fuentes orales o populares con que trabaja su libro Roza Zoila adquieran categoría literaria. De estilo personal, que sustenta su lenguaje cotidiano y argumentos narrados con estrategias técnicas peculiares, hacen que estos 32 relatos que conforman "Cuentero empedernido" sean leídos con rapidez y fruición. Por ello, parodiando su título, diremos que Silva Latorre es también cuentera empedernida, tal como uno de sus personajes. Ya que no sólo es una dama con obligaciones familiares, religiosas y sociales, sino aún con dedicación a la literatura, arte que procura que lo mortal de nuestra humanidad pueda trascender en el tiempo y que nuestros amigos y familiares nos quieran mucho más.

José López Coronado


VILLANUEVA, Estuardo. ¡Yo soy el Juez!. Cajamarca, junio 2010.  Fundación por el Arte. 60 Pág. 20.9 x 20.9 cm.

PRESENTACIÓN

Era la última corrida de Acho en el 2007, no había sido una buena tarde para El Juli, pero aún así fue capaz de trasladar su energía y su vida en cada pase; y más cuando cargado en hombros su palma tocó la mía. El toreo es poesía me dije, es fuerza, coraje, valentía, arte. La emoción de aquella tarde se quedó en mis venas y en mi memoria por largos días, y hoy hace que quiera mucho más a todo lo que sucede en una tarde de toros.

Coincidimos con Don Estuardo Villa nueva en nuestro afán por editar libros, me mostró varios, pero uno llamó mi atención,  mis  deseos  y  mis  sueños

deberían hacerse realidad. La vida me ponía, como desde el inicio, al frente de los toros.

"Yo soy el Juez", es un recorrido por las principales ciudades de Cajamarca que tienen la tradición de la fiesta brava: Chota, Cajamarca y Celendín. Don Estuardo toma como pretexto hechos que pasaron en fiestas pasadas para enseñarnos toda su sapiencia de la Fiesta de toros, convierte al libro en un ruedo, en donde explica términos como nobleza, bravura, casta, fiereza, mansedumbre, poder; a propósito de escoger los toros para una buena corrida. Toma como referencia hechos de las fiestas de Chota para que los lectores sepan qué no hacer para contribuir con un buen espectáculo. Si tenemos buenos toros, necesitamos buenos toreros, nos habla de Juan José Padilla, Arturo Macías, Fernando Roca Rey, Juan Carlos Cubas. Nos narra su encuentro con la bella ciudad de Celendín y los "chaques" que reciben en un abrazo al pueblo ávido de una buena corrida de toros. El toreo mexicano y su neoedad de oro son visitados con cariño, agudeza en una bella semblanza. Su glosario mínimo de términos taurinos nos ayuda para que no vayamos sin capote a un espectáculo de toros. El "califique usted mismo", nos hace sentirnos en el ruedo como lo que somos: jueces. Y para terminar la faena: "rabo de toro al vino", provecho "espectaor".

Las tradiciones como la fiesta taurina, nos hacen VIVir nuestra realidad como somos, siempre en verdad; esta fiesta nuestra contribuye a la identidad de los pueblos. Las corridas siempre están asociadas a fiestas patronales, todos los hombres regresan a sus orígenes y ¿con qué se encuentran?: con su historia, con la alegría del pueblo. "Yo Soy el Juez" nos lleva por estos caminos.

Creo que Estuardo Villa nueva es más poeta, actor, folklorista; porque vive con pasión una corrida de toros, este arte influye directamente su sensibilidad y lo lleva por terrenos insospechados de pura inspiración. El autor ha crecido con la fiesta brava y sus impulsos están asociados a ella.

Este libro está dedicado a todos aquellos aficionados que aman la fiesta brava, y a los nuevos querendones que ingresan con toda su fuerza por estos menesteres, como mi amigo Oscar, quien se ha vuelto un apasionado ya quien una tarde de toros le hace más feliz la vida.

Quiero agradecer a la Municipalidad de Provincial de Cajamarca, a mis amigos Marco La Torre y William Araujo, por contribuir a la cultura, tradiciones y folklore de su pueblo. Han pasado varios años para hacer realidad esta edición, gracias por su apoyo.

Cuando voy a los toros me siento libre, recuerdo la faena en Acho el 2007, han pasado tres años, y esa misma energía recorre mis venas ... y hace latir mi corazón.

 

Richar Vigo Gutiérrez

Director Ejecutivo

Fundación por el Arte

Ir al Inicio


LEÓN MUGUERZA, César Enrique. Los Fantásticos Cuentos del Tío Lino. 1ra. Ed., Cajamarca, Marzo 2010.  Editora Gráfica del Norte. 46 Pág. 14.4 x 20.9 cm.

INTRODUCCIÓN

En mi tierra, Contumazá, existieron hace mucho tiempo tres famosos narradores que con sus cuentos fantásticos arrancaban las más desbordantes carcajadas y hacían pensar a más de uno en lo inimaginable. Estos eran: el Tío Lino León, el Tío Abel poncho y el Tío Cachungas. Existentes entre la segunda mitad del siglo XIX y el siglo XX sus cuentos han cruzado las fronteras de nuestra patria y han transitado las plumas de los escritores contumacinos más renombrados, agrupados en un representante del trío: "El Tío Lino".

En la actualidad, en este torrente de aventuras y cuentos fantásticos que como contumacinos vamos describiendo y pintando de distintas formas, e incluso, pisando las huellas de los narradores mencionados, es que, a partir de una experiencia familiar de lectura y teniendo en cuenta algunas consideraciones didácticas nace la idea de escribir a la par de mis paisanos y amigos que ya lo hicieron,

"Los fantásticos cuentos del Tío Lino", versión adaptada para chicos y grandes, que introduce a mi ver y línea artesanal la caricatura del personaje en mención.

A través de la investigación bibliográfica, las fuentes orales y un poquito de imaginación es que se consolida este texto, pensando ya en la historieta de la caricatura, y rebasar límites para que en un tiempo no muy lejano observemos a nuestro Tío Lino en el dibujo animado.

El autor.

Ir al Inicio


ROJAS QUIROZ, Martín. Estados de Ánimo. 1ra. Ed., Cajamarca, Enero 2010.  Editora Gráfica del Norte. 98 Pág. 13 x 18.2 cm.

Martín. Pescador de Luz

Hay una noble manera de enfrentar el mundo. Una forma que al utilizarla queda adherida a la coyuntura diaria con un resplandor de eternidad. Cubre heridas. Hace del clima una persona. Del dolor un aroma. Oculta con la maravillosa tierra el avance del fuego e impide la destrucción. Se recupera sin gritos ni perfidias. Busca atajos para llegar allí donde ilumina con sencillez y prudente ejercicio. Seca el cuerpo humedeciendo el alma. Algunos la confunden con frontera y ejercicio de armas, pero el suministro de este límite es la escritura, con ella Martín Rojas edifica un poemario que viene desde sus profundidades con palabras asustadas de sentirse cuerpo, ternura, temblor. A veces sólo se capta rumor sensitivo, el jadeo se convierte en asombro, las palabras en estandartes o en sencillo des-

file de verbos que cual hojas se quiebran y como manos desmayan adioses.

Martín Rojas es un hombre que ha dejado la piel en manos de mutuyes, sauces y Dios. Este poemario es un eco, no puede ser cierto, pero existe como fragancia impalpable cubriendo el rostro campesino de la belleza. Es la biografía de una casa que el viento ha derribado y de pronto sale una paja, una viga, una teja y con ellas las voces vuelan transparentes buscando un panal. Hay tanta necesidad de miel en este libro que la lectura termina convirtiendo en laurel la mano que se estira para tocar un recuerdo.

Estados de ánimo es la resonancia magnética del alma de un poeta que está en el límite de la guerra y la paz. Es un poemario dedicado al amor por la naturaleza y al amor por los vientos que la vida atraviesa. Es dolor humedecido con ternura. Es un batallón de versos sobrevivientes, cada uno toca la piel de la amada y con muchísima emoción los grandes ojos de Solmelina, su hija que ilumina un sendero de espinas.

Beatriz, la madre del poeta, aparece como una vaharada de trinos, conjugando hacer con paciencia, ese antiguo ritual de la raza que nos hace permanentes como especie.

Es un libro que sale de la penumbra, atenazado de luz, no batallando con ella sino ejerciendo la palabra como sombra que la hace su ejemplar compañera. El poeta envuelto en dos túnicas de luz deposita su libro bajo nuestros ojos, como larva que se apresta a volar acabada la faena sobre las hojas.

Los escritores suelen tomar una liana y hamacarse en el bosque, casi sin sentirlo. Cajamarca no es un bosque, pero cada árbol que crece en el valle es muy querido y por poco no tiene nombre propio. Cuando el creador habla de ellos lo hace con la lengua sensitiva de la ilusión; muy real y cruel es la respuesta: mientras los árboles caen, los amores vuelan.

Martín Rojas es el hombre que canta al corazón fracturado, a su hija Solmelina que queda después del viento de agosto, canta a la única rama, al gajo, al esqueje de vida, a la hija que cubre de savia su dura y sufriente corteza; lo hace con la lucidez del afecto, dejando brotar palabras que expresan algo tan sencillo como amor, lágrima, domicilio, persistencia que igual que los planetas giran alrededor de dolor y felicidad.

 

Esteban Quiroz Cisneros

Lima, diciembre de 2009.

-----------------

N.E. Agradecemos la deferencia del escritor Martín Rojas Quiroz.

Cel. 976-669858 / 976-112258.  Email: arawicu_27hotmail.com

Ir al Inicio


CERNA MALAVER, Grimaldo. Estampas del cuento encañadino. 2da. Ed., Cajamarca, 2010.  CODIA EDITORES. 86 Pág. 14.5 x 20.5 cm.

Prologo

El bucolismo es una clave existencial engarzada históricamente en la literatura oral. Se trata de un sentimiento propio del hombre que vive en lo natural y para lo natural. Allí, la "aparición" del paisaje, con todos sus referentes, personajes, animales, plantas, etc., constituyen el hábitat para la floración del sentimiento estético de muchos poetas y escritores. Allí el olor de ruralidad se plasma, en añoranza, conflictos y anhelos que forman parte de las voces polifónicas de la tierra de verdor y frescura altamente nostálgica que es aprehendido por el escritor.

La Encañada, un pueblito cajamarquino, circundado por el eterno paisaje, posee estos referentes. Su historia es discurso explícito que lo podemos ubicar en algún libro de historia.

Su geografía en el Atlas de la región Cajamarca. No obstante, hay un discurso implícito, poco conocido, a manera de un verbo relativamente conjugado. Es la otra historia que está inscrita en la memoria de las piedras y que sólo los poetas y escritores conocen el código exacto para plasmarlo en palabra, canto y narración. De eso se trata. Y Grimaldo Cerna Malaver, con un estilo espontáneo y sencillo, casi añorante y poco especulativo, logra traducir la voz polifónica de la tierra, la otra historia, la otra narración escrita con sentimiento y que se plasma en los siete cuentos o motivos narratológicos en derredor de su tierra natal, la Encañada.

Un manojo de cuentos breves, escritos con ritmo ponderado pero con el latido intenso que refleja su sentimiento popular, vivencial, genuinamente existencia!. Esto es significativo para un antiguo y muy querido luchador social, idealista en su concepción, pero francamente realista en la acción. Grimaldo Cerna, el autor, nos hace recordar que el ser humano existe sólo cuando existe para las voces tierra. Eso es digno y plausible. Porque la tierra posee un sentimiento integrador y olístico, a pesar de las paradojas sociales que giran en torno a ella.

En el cuento "La pelota de jebe", advertimos la vivencia del mundo infantil con sus conflictos y añoranzas; la dimensión mítica -genuinamente andina-, se plasma en "La mujer encantada. Y la implícita prosopopeya, casi en la orilla de la fábula y del mito, se manifiesta en "Los cerros que hablan". Hay un cuento "Tres amigos" que recrea la conocida versión occidental sobre la insolidaridad humana. La clásica huida del seudo amigo ante el peligro, abandonado a su suerte, el personaje, enfrenta el peligro. Hay una intención de estimular la educación axiológica como es el mensaje del cuento popular didáctico, moral, que se observa en el breve relato "Alma de maestro".

El autor no se somete a la retórica occidental, sino más bien -insistimos- pretende revalorar el relato popular, para avivar el espíritu regional a partir del rescate del dialecto, de los modos de hablar y del sentimiento del habitante andino. Por eso, no dudamos que estas siete estampas encañadinas nos harán meditar en torno al paisaje como centro de la belleza del Ser.

Cajamarca, septiembre, 2007.

Dr. Ricardo Cabanillas Docente principal de la UNC


Padre Miguel Garnett

Profesor de la UPN

PRESENTACIÓN DE:

"ESTAMPAS DEL CUENTO ENCAÑADINO"

Amigos, como dice el prologuista de este libro, el profesor Ricardo Cabanillas de la Universidad Nacional de Cajamarca, tenemos entre manos con este libro "Estampas del cuento encañadino" "un manojo de cuentos breves, escritos con ritmo ponderado, pero con el latido intenso que refleja un sentimiento popular". Nuestro autor, don Grimaldo Cerna Malaver, es un luchador social y político, recibió preparación universitaria en la especialidad de Lengua y Literatura, y en esto es un miembro más de una constelación de escritores que ha usado la pluma como una espada. Esta es una constante en la literatura mundial, sobre todo desde las obras literarias de los pensadores del siglo XVIII como Voltaire, con sus "Cartas inglesas" y Juan Jacobo Roseau con "Emilio o de la Educación". De hecho, aún antes del siglo XVIII los dramaturgos y los escritores se habían dedicado a reflexionar sobre la condición humana. De sus críticas agudas de la sociedad contemporánea podemos tomar en cuenta los dramas clásicos de los griegos y aquellos de Shakespeare. Podemos pensar en las obras de la Edad de Oro del siglo español, o de Racine y Voltaire en Francia. Con el empleo de la literatura pasa pues la sociedad bajo la lupa del microscopio; se intensifica durante el siglo XIX con los grandes literatos como Dostoievski, Tolstoy en Rusia; Víctor Hugo y Emilio Zóla en

Francia; Dikens y George Elit en Inglaterra -para mencionar a unos cuantos-o Y aquí en el Perú, Clorinda Matto de Tumers hizo su propia contribución a esta literatura crítica de la sociedad en "Aves sin nido" y luego cuando pasamos al siglo XX tenemos las obras de José María Arguedas, César Vallejo, Ciro Alegría, Manuel Scorza, Oswaldo Reynoso, entre otros.

Mirar nuestra realidad es un primer paso en cualquier análisis social y crítico, y esto no es siempre tan fácil que digamos. Vemos pero no vemos. Cuando se trata de nuestras propias fallas de conducta, el señor Jesucristo propuso la parábola de "la paja en el ojo ajeno"; pero creo que en cierta manera se puede aplicar la parábola a otras facetas de la vida. Y, es aquí, que el novelista y el cuentista tienen un papel que jugar. Ellos nos pueden pintar el lienzo verbal que concentre nuestra atención en ciertas facetas de nuestra propia realidad.

Aquí, en la sierra, en el corazón del Ande, puede ser que haya una capa de tecnología modema de aparentar que ya estamos cien por ciento allí. Claro está, en algo estamos en el siglo XXI, aunque no me arriesgo a proponer una proporción, ni tampoco estoy totalmente convencido que los supuestos avances tecnológicos siempre son mejores. Por ejemplo, donde yo trabajo tengo que llamar la lista a mis alumnos por computadora. Cuando el sistema está funcionando, que no es siempre, tranquilamente demoro cinco minutos para conseguir la lista y en cinco minutos podría hacer la misma operación con un papel y lapicero o talvez en menos tiempo.

Bien, ahora pensemos que aparte de los avances del siglo XXI, existe en nuestro medio un fuerte sustrato ancestral que nos marca, que influye en nuestra manera de ser. He aquí el valor de los cuentos que nos ofrece Grimaldo Cerna Malaver. Son cuentos bastante diferentes entre si, pero tienen algo en común, todos tratan de inculcar valores. Es frecuente escuchar hoy en día de la quiebra de valores. Entonces es recomendable que este libro sea leído y comentado en familia. En él se habla de la amistad, la honestidad, la sinceridad, la solidaridad, de la palabra empeñada, del honor rural, del respeto a nuestros semejantes, y cosas por el estilo. Si hablamos de estas virtudes simplemente como distracciones, fueran aburridas, pero en el contexto de un cuento todo cambia. Entonces, esto es mi primera recomendación, que consigas el libro como un buen instrumento de enseñanza y de aprendizaje de valores.

Otra dimensión importante es el sabor netamente andino de los cuentos. Vivimos en lo que se llaman a veces "la aldea global" y mientras la globalización y la revolución cibernética traen muchas mejoras para la vida, también traen facetas negativas. Una de estas facetas es difundir una serie de modas, conductas y gustos que son iguales en todas partes. Hoy en día, nos ponemos zapatillas Nibe, casacas y gorros de béisbol si vivimos en Nueva York, París, Lima, Cajamarca, Celendín o en las orillas del Marañón. Ya se come hamburguesas en Cajamarca y se toma Coca-cola, como si estuviéramos en el corazón no del Ande, sino de los Estados Unidos. La pizza se consigue aquí con la misma facilidad que en cualquier pueblo de

Italia. Si en los Estados Unidos hay gripe nos invade a todos. Peor todavía cuando todos comenzamos a pensar lo mismo, bajo la influencia de los juegos en red, las películas de acción y la música chicha.

Entonces los cuentos como éstos de nuestro amigo Grimaldo, nos hacen recordar de las raíces culturales andinas que no se deben perder. Creo que una figura triste en nuestro medio es el cholo o indio andino que se ha gringuificado. Si el cantante negro Michael Jackson hizo todo lo posible para hacerse gringo, mi personaje en las novelas "Rondo", Kackson, es un indio que se ha barnizado de limeño. Jamás debemos intentar olvidar nuestras raíces, porque resulta negamos a nosotros mismos.

Está muy de moda hablar de la autoestima y parte de ella es la redefinición y la plena aceptación del Lic. Don Grimaldo Cerna Malaver, quien ha podido viajar a la entonces Unión Soviética, a pesar de ello, jamás se ha olvidado que sus raíces están en la Encañada.

Quisiera hablar también de lo que para mí es lo más elocuente de lo que se encuentra en este manojo de cuentos, y es la memoria de la lucha que el comunero andino ha tenido que emprender para conseguir el trato justo y digno de cualquier ser humano. Por supuesto, esto implica una crítica fuerte contra el Estado y algunas de sus instituciones. Desde hace muchos años por mi amistad con campesinos, he escuchado sus experiencias de vida relatadas alrededor del fogón en las noches y últimamente he participado en la compilación de los libros que presentan los campesinos y campesinas en la provincia de Hualgayoc. Algo parecido encuentro en este libro de cuentos "Estampas del cuento encañadino". En ambos casos podemos tener entre manos materia prima para entender la realidad del país en que vivimos. Probablemente todos recordamos por lo menos el título de un libro importante publicado en 1990, "En qué momento se jodió el Perú". Hay una variedad de opiniones y claro está, la tarde fatal del 16 de noviembre de 1532, en nuestra plaza mayor -aqui en Cajamarca- considerado como el momento más resaltante. Pero ¿por qué no se pudo superar cuando se declaró la independencia de la corona española el 28 de julio de 1821? ¿Por qué tuvimos que sufrir más de una década de guerra civil el siglo pasado? y ¿Por qué podria volver la insurgencia en cualquier momento y, a pesar de la insistencia del gobierno de turno que dice que económicamente estamos bien; sin embargo seguimos sociológicamente jodidos?

Este precioso libro que se presenta esta noche provoca estos pensamientos. ¿De qué se trata cada cuento, ustedes muy bien me pueden preguntar? Mi respuesta es, compre el libro, léalo y asi va a descubrir la respuesta. Al fin de cuentas se \lama al mago para que presente sus trucos y para que entretenga al público, no para que explique cómo se hace los trucos, por supuesto, queremos saber cómo se hacen, entonces aquí están las explicaciones en este librito. Cómprelo, disfrútenlo.

Cajamarca, 26 de noviembre de 2009


"Para que despierten otros, vine" Juan de Tetrarca

Encañada-Cajamarca - mi tierra natal-, pueblito enclavado en la Cordillera Central de los Andes peruanos; lo pueblan gentes, dogmatizadas, conformistas, atarantadas, egoístas.

El patrón, el Señor con látigo en mano recorre sus recuerdos y comportamientos.

Las autoridades dan pase libre para el saqueo del oro, la plata, el cobre y para el envenenamiento del agua.

Sus metales preciados vuelan por el mundo, gracias al mercenarismo de corregidores y virreyes de cuatro años.

Los pobres están acostumbrados a recibir migajas.

Los Campesinos no quieren trabajar la tierra, les gusta recibir del Estado y beber agua contaminada.

Para que despertemos y construyamos una Encañada próspera, no es necesario rezagos coloniales, dogmas hipócritas, ni piratas, ni aventureros del cambio, ni asistencialismos mezquinos. Requerimos una educación liberadora, nacional, científica y democrática que irradie valores éticos, morales, una estrategia auténticamente participativa, de poder popular, que impulse un desarrollo armónico, sostenido y sustentable basado en la socialización de las fuerzas productivas, con equidad plena justicia social.

Grimaldo Cema Malaver

Ir al Inicio


GOICOCHEA CRUZADO, Antonio. Encender lecturas sin apagar culturas. Literatura de la Provincia de Cajamarca, Celendín y San Miguel 1ra. Diciembre 2010. Editor: Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, La ciencia y la Cultura (OEI),   165 Pág. 17.5 x 24 cm.

Agradecimientos

Hacemos público nuestro agradecimiento:

A los autores, que nos han hecho llegar sus textos y no han requerido derechos de autor.

A los dueños de las páginas web al proporcionamos textos, gráficos y fotografías que insertamos en este libro.

Un agradecimiento especial al Profesor Juan Paredes Azañero, dueño de www.caajamarca-sucesos.com/  de donde hemos extractado muchos textos que insertamos en nuestra bibliografía.


PRESENTACIÓN

Estimado lector, bienvenido a este escenario cultural: el libro, que te conducirá al conocimiento con gozo de las tradiciones, mitos, leyendas, cuentos y relatos costumbristas de tu comunidad, narrados por distinguidos cajamarquinos.

Las lecturas acopiadas en este libro son una muestra significativa de relatos y cuentos de diferentes estilos y escuelas que, consideramos, tienen una enorme carga motivacional para tí, amigo lector.

La tarea de conformar una antología es intrínsecamente difícil, una clasificación casi siempre con parámetros establecidos por el antologado y la población objetivo -alumnos de educación primaria de escuelas rurales de las provincias de Cajamarca, Celendín y San Miguel la región Cajamarca- a los que está destinada la constriñen, la restringen además las razones de espacio. Otra de las razones es que como en toda clasificación se hace materialmente imposible incluir a todos los narradores ya que, por obvias razones "no son todos los que están, ni están todos los que son". Sin embargo están narradores cajamarquinos, clásicos y jóvenes, y del medio rural. Salvo los no publicados y por lo que no tenemos conocimiento de su existencia.

Las transcripciones son fieles de los manuscritos alcanzados y de las bibliografías citadas.

Esta actividad responde a la necesidad que plantea la diversificación del currículo, mejor dicho, de su adecuación a las características particulares del contexto, de contar con materiales de lectura sobre aspectos de la realidad local en el entendido que sólo se ama lo que se conoce; el pueblo amará su cultura en medida que la conozca y cuando los niños disfruten en su lectura, por placer, de esta cosecha literaria, habremos logrado nuestro propósito; y, si se proyecta a generaciones venideras, nuestro logro será mejor.

La adecuación curricular a las condiciones del contexto en el propio escenario laboral, desde su inicio ha sido un desafío permanente para concretar la intención normativa. Este desafío fue acogido por el proyecto "Maestros Itinerante: Apoyo a las escuelas rurales", que optó por la estrategia del acompañamiento pedagógico de los maestros de aula del tercer grado de Primaria por un maestro itinerante calificado para tal acción, siendo el escenario de trabajo el aula, la escuela, los hogares y las comunidades rurales del entorno.



El proyecto fue concebido con el objetivo general de contribuir con la mejora de la calidad de la educación primaria en las escuelas multigrado de las comunidades rurales, particularmente de los aprendizajes de los estudiantes en comprensión lectora y escritura y en pensamiento lógico matemático.

El proyecto ha sido desarrollado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y la Comunidad de Madrid, en coordinación con la Dirección Regional de Educación de la Región Cajamarca en 48 instituciones educativas multigrado de las provincias de Cajamarca, Celendín y San Miguel, de la Región Cajamarca en el periodo 2009-2010.

En este espacio agradecemos a los narradores de Cajamarca o Celendín o San Miguel (según sea el caso) que nos han alcanzado sus creaciones, por lo que en nombre de la niñez beneficiaria les manifestamos nuestro agradecimiento.

La OEI

MEJÍA LOZANO, César. En busca de La Infancia Perdida. 1ra. Ed., Cajamarca, Diciembre 2010.  Creart. 94 Pág. 14.7 x 20.7 cm.

Presentación

El puñado de cuentos que os comparto, se sitúan en los inolvidables años 70 cuando mi ciudad era pequeña y por tanto, muy hermosa y acogedora. Sus casonas de adobe, con peculiares balcones corredizos de madera tallada y techo entejado le daban un espíritu de pueblo pintoresco y atractivo, y por supuesto se complementaba artísticamente con el color esperanza de su paisaje serrano. Ahora, es una mole de cemento que burdamente pretende imitar al urbanismo costeño.

En aquel entonces nos conocíamos casi todos, no había Chat y la alegría consistía en jugar a la corrida de toros con un pedazo de "penca". Bambamarca era un patio de recreo en donde los niños, aún con nuestras penurias y vicisitudes, en realidad éramos felices. Por sus empedradas calles correteaba el "Cochenando", el "Tuta", el "Mashcanki", el "Tocho", el "Atún" y muchos más.

Ayudábamos al sacerdote a tocar las campanas sólo por el gusto de subir a la torre de la iglesia y desde allí contemplar el maravilloso panorama de nuestra bella ciudad. En las tardes disputábamos una "pichanguita" con la "mancha del Bebe chico" y en las noches nos sentábamos en las banquillas de la plaza de armas a escuchar las historias del "cura sin cabeza".

Tanto los personajes como las situaciones son reales, se les ha revestido de cierto misterio gracias a las licencias que nos permite la literatura, pero esencialmente estos cuentos no son sino un retazo de la vida de mi pueblo, un retazo de ternura que los niños y adolescentes de los años setenta supimos en sus calles derrochar.

Ir al Inicio


SALAS SALAS, Luzmán. La prosa de los cajamarquinos. 1ra. Ed., Cajamarca, octubre 2010.  Publiser SRL. 464 Pág. 16.3 x 20.3 cm.

INTRODUCCIÓN

Cuando en 1986 publiqué mi libro Poetas de Cajamarca, las palabras prologales del lamentablemente fallecido y renombrado crítico literario latinoamericano, Dr. Antonio Cornejo Polar - por aquel entonces eminente Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima- honraron y enaltecieron mi obra, a la vez que reconocieron en ella el valor de los estudios histórico-críticos que dan cuenta de la heterogeneidad cultural y literaria del Perú, abriendo nuevos espacios, rescatando figuras olvidadas y apuntando peculiaridades regionales capaces de completar o modificar la historia de la literatura peruana.

Halagado con tan significativo y honroso espaldarazo intelectual, re leí las páginas de mi citado libro para encontrar la causa del juicio valorativo del Dr. Cornejo. Y junto a la placentera constatación temática, advertí, además, que el panorama literario

de Cajamarca, con sólo enfocar la producción poética en verso, quedaba visiblemente recortado en su dimensión y trascendencia nacional.

La acuciosa y escrutadora lectura de novelas, cuentos, ensayos, biografías y tradiciones de autores cajamarquinos, despertó en mí la inquietud y el interés por apreciar y valorar en profundidad la producción prosística de esta región norandina del Perú. Tal prurito se plasmó en un proyecto de investigación titulado La prosa de los cajamarquinos, cuyo resultado se ofrece hoy en este anhelado volumen. Pensamos que con ello se redondea la fisonomía literaria de Cajamarca, pues su valor y prestancia ocupan un lugar privilegiado e imprescindible en el contexto cultural del país.

Debemos señalar que el ejercicio hermenéutico en tomo a la obra o el texto literario de cada autor gobernó constantemente la tarea indagatoria. Cada juicio o apreciación valorativa ha sido en lo posible demostrada con su respectiva ejemplificación. Ello, sin duda, alimenta el goce estético del lector porque puede vivir y saborear en fuente directa el encanto de la prosa artística cultivada con galanura por los cajamarquinos.

El presente estudio comprende cuatro capítulos. El primero ofrece un marco teórico de preceptiva literaria sobre la prosa y sus diferentes tipos;

específicamente incluye el deslinde semántico de prosa, tipos y géneros en prosa, la prosa poética, la prosa de ficción, la prosa realista, la prosa de temas folklóricos, la prosa periodística y los caracteres de la narrativa contemporánea.

El segundo capítulo considera a los autores cajamarquinos y sus obras en el género novelístico, ubicándolos según la clase de novela cultivada.

Figuran en este capítulo los siguientes escritores: En la novela social: Alfonso Alcalde, Miguel Arribasplata, Miguel Garnett, Andrés Díaz Núñez, Gregorio Díaz Izquierdo, Jorge David León Muguerza y Juan Cabrera Guarniz. En la novela social, cholisa e idigenista: Pedro Barrantes Castro, Mario Florián y Julio Garrido Malaver. En la novela social costumbrista: Amalia Puga de Losada, Salomón Vílchez Murga, Miguel Arribasplata, Miguel Garnett y Mónica Buse. En la novela político-carcelaria: Julio Garrido Malaver y Luis Urteaga Cabrera. En la novela poético- filosófica, Julio Garrido Malaver. En la novela sicológico-filosófica, Jorge Díaz Rerrera. En la novela romántico-social: Noé Zúñiga Gálvez, Ever Iván Chávez Mendo, Waldo León Cabanillas, Tomás Paredes Díaz, Genaro Ledesma Izquieta, Julio C. Guerrero Villanueva, José Santiago Chávez Vallejo, Wílker Esparza Urtecho, Manuel Eduardo Cueva Rojas, César Concha Sisniegas, Walter Lingán, Sonia Ibáñez Otiniano, y con mención especial Alfredo Pita. De la utopía a la modernidad. En la novela histórica: Amalia Puga de Losada, Miguel Garnett y Manuel Pereyra Chávez. Entre la novela y el testimonio, figura Carlos Castañeda. En la novela del realismo mágico: Andrés Díaz Núñez, Tomás Paredes Díaz y Jorge Díaz Rerrera. En la novela biográfica, Réctor Rodríguez Barboza; y en la novela religiosa, Miguel Garnett. El tercer capítulo se refiere a la prosa de los cajamarquinos en el género del cuento, que incluye tanto el cuento de ambiente urbano y las tradiciones como el cuento de ambiente rural, el cuento del realismo mágico y el cuento de otros contextos sociales y humanos.

En este capítulo han sido considerados los siguientes narradores: En el cuento de ambiente urbano y las tradiciones: Amalia Puga de Losada, Julio Garrido Malaver, Jorge Díaz Rerrera, Genaro Ledesma Izquieta, EIsa Vásquez Pereyra, Antonio Campos Fernández, Nicolás Puga Arroyo, Alfredo Pita, René Casanova, Rodolfo Pereyra Terrones, Jorge Pereyra Terrones, Manuel Ibáñez Rosazza, Jorge Wilson Izquierdo, Carlos Esparza Díaz, Mónica Buse y Carlos E. Quevedo Guerra. En el cuento de ambiente rural: Amalia Puga de Losada, Mariano Iberico (con su prosa poética), Julio Garrido Malaver, Fidel Zárate Plasencia, Mario Florián, Marco Antonio Corcuera, Alfonso Peláez Bazán, Estuardo Villanueva Díaz, Andrés Zevallos, Carlos Cabrera Miranda, Gutemberg Aliaga, Miguel Arribasplata, Luzmán Salas Salas, Luis Urteaga Cabrera, Socorro Barrantes Zurita, Grimaldo Cerna Malaver, Isaac Garrido Gallo y Segundo Genaro Asencio Boñón. En el cuento del realismo mágico:

Andrés Díaz Núñez y Ricardo Suárez Correa. En los cuentos de otros contextos sociales y humanos: Jorge Díaz Rerrera, Andrés Díaz Núñez, Noé Zúñiga Gálvez, Wiilliam Guillén Padilla, Waldo León Cabanillas, Leonidas Delgado León, Walter Libgán José López Coronado, Ulises Gamonal Guevara, Estuardo Deza Saldaña, Salomón V ásquez Villanueva, Maribel Zagaceta Sarmiento, Doris Carranza Gálvez, Rernán Guerrero Risco, Oscar Villanueva Cubas, Éber Zárate Bustamante, Antonio Goicohea Cruzado, César Mejía Lozano, Carlos Cabrera Miranda, Iván Chávez Mendo, Julio Muñoz Abanto, Miguel Valderrama Cabrera, Manuel Sánchez Aliaga, Wilson Izquierdo González, Luis Alberto Vásquez Medina, Carlos Vigil Vásquez, Ybrahim Luna Rodríguez y Lúcido Enrique Boy Palacios. En el capítulo cuarto se ofrece una breve referencia acerca de los autores cajamarquinos representantes del ensayo, la crítica literaria, la biografía y la investigación histórica.

Conviene anotar que en esta obra se han incluido a algunos autores importantes que no son cajamarquinos de nacimiento, pero que sus obras están estrechamente relacionadas con personajes, episodios, temas, hechos, ambientes y circunstancias de Cajamarca.

Sin duda, y con las disculpas pertinentes, quedan fuera de estas páginas narradores cajamarquinos cuyas obras no fueron de nuestro conocimiento. Sin embargo, este tratado, sumándose al libro de mi autoría Poetas de Cajamarca, complementa el universo literario de esta región, y contribuye a configurar la visión de conjunto de la prestigiosa y reconocida literatura peruana.

 

El autor.

Ir al Inicio


CABRERA MIRANDA, Carlos E. Poesía Quietud. 1ra. Ed., Diciembre 2010.  Diseño e Impresión JR SRL.. 66 Pág. 14.8 x 21 cm.

PRELUDIO

En lo profundo de cada ser hay un lugar de armonía, calma infinita y silencio perfecto. Es el lugar de la quietud. Existen momentos, vislumbres del espíritu, en los que confluimos con la energía de iluminación y totalidad. Son instantes de expansión que desbordan la memoria, el espacio, el tiempo y la forma.

Amén del lugar de quietud personal, hay ámbitos geográficos de quietud telúrica que coinciden plenamente con el espíritu humano. Allí convergen el ser y su intuición con la naturaleza dispuesta a mostramos las dimensiones de su inmensidad.

Aquí, en el terruño que me acoge, que me atiende y que a veces me oculta, armoniza la quietud individual con la quietud de un pueblo.

Esta es mi aproximación poética al ser que existo y a mi semejante, a la naturaleza serrana y al enigma que desde aquí presiento al habitar y convivir en este reino andino, inconcebible en su totalidad. Este es mi lugar y mi quietud, mi sitio cósmico y esencial.

Desde los montes púrpura de mi sosiego este testimonio.

Confesión poblana en sus páginas.

El Autor

Ir al Inicio


TERRONES COTRINA, Camilo. Del relámpago a las rangras. 1ra. Ed., 2010.  C&J IMPRESIONES E.I.R.L.. 116 Pág. 14.8 x 21 cm.

PRESENTACIÓN

La poesía cultivada por Camilo Terrones Cotrina, siempre se caracterizó por ser tenue y metafóricamente delicada, como lo demuestran los versos plasmados en aquel hermoso poema "Juventud", que aparece en el poemario "Alas de Cartón "; donde es notoria la secuencia lógica cerrada por la presencia de la céntresis literaria y los nucléolos poéticos.

Sin embargo, en este libro: "DEL RELÁMPAGO A LAS RANGRAS"; la temática es diferente, adquiere matices bucólicos y se bifurca en dos deltas, ramales o partes.

En la primera, se hace referencia a las añoranzas del autor por la tierra que lo vio nacer, en medio de una "naturaleza viva ", donde nos da a entender que su infancia fue dura, triste y solariega, marcada por la presencia del patronaz-

go o cacicazgo, donde no solamente está presente el tema telúrico de la tierra; sino también, los dependientes de ella, tales como el hombre, la mujer y los animales; muchos de ellos con diferentes denominaciones.

Lo curioso, en esta parte, es que Camilo, siendo un conocedor de la matemática, cultiva una poesía "anafóricamente similitada ", redactada en primera persona, dando la idea de una poesía autobiográfica, recurre mucho al estribillo y al recurso hiperbólico, en cuanto le da un alto valor lírico y humano a los temas tratados. De vez en cuando acude a unas cuantas aposiopesis; y diseña o grafica, con pinceladas de buen artista, un escenario o ambiente: el ande. En su poesía se encuentra atisbos similares a poetas andinos como Mario Florián Díaz y F élix Huamán Cabrera.

La segunda parte es mayormente arengaría. El autor no claudica a sus principios, ni es un ente pasivo ante el acontecer social. Con sus versos incita a no ser un subordinado, y demuestra que no es indiferente con la sociedad, frente a las injusticias sociales, putrefactas y protervas. Su estilo es ágil y cadencioso, denunciante y no adocenado. Está imbuido de ideas revolucionarias, enarbola la bandera de la libertad y los principios de equidad, practicados por el español Rafael Alberti, y los peruanos Alejandro Romualdo Valle y Javier Heraud; amén del primer revolucionario del mundo que fue Cristo.

En resumen, pone en práctica esa hermosísima expresión del ex presidente panameño amar Torrijos: "siempre de pie, de rodillas nunca"; para finalmente terminar con un canto de victoria, semejante al canto del ecuatoriano Joaquín de Olmedo.

Cajamarca, 22 de febrero del 2010

Jorge Puelles Obando

Ir al Inicio


TORRES RUIZ, Guillermo Manuel. Como una ronda de espigas. 1ra. Ed., Setiembre,2010.  CODIA EDITORES, Cajamarca, Perú. 120 Pág. 13 x 20.6 cm.

PRÓLOGO

Cuando un poeta se convierte en narrador, todas las historias que hilvana a través de sus versos convertidos en prosa, resultan siendo una hermosa poesía. Guillermo Torres Ruiz creía que era sólo un poeta. Pero se animó a escribir en prosa y el resultado de ese su esfuerzo intelectual es este hermoso ramillete de "cuentos" que se han agrupado en lo que ha dado en denominar: "Como una ronda de espigas", que no es otra cosa que un obsequio más que el autor de poesías nos ha querido hacer esta vez.

La prosa de Guillermo Torres inunda de poesía a todas las historias que aquí en este libro, él nos narra. Es de presumir que todavía no se convence de su gran capacidad para hacer narrativa. Hasta hace algunos días, él mismo, asustado por haber emprendido esta nueva aventura, me pidió con la sencillez que le caracteriza, que le ayudara a revisar el presente libro, basado seguramente en la gran amistad que nos profesamos y, sobre todo, a la experiencia que adquiriera haciendo este mismo trabajo en el Ministerio de Educación.

No ha significado mucho trabajo este encargo que Guillermo me hiciera. Él es, además de un maestro en el arte de hacer poesía, un iniciador privilegiado y con las capacidades más que suficientes para hacer narrativa... de la buena. Esa narrativa que encandila al lector que comienza a leer el primer cuento y no termina hasta acabar de leer todo el libro. "Catalina y la libélula" es un hermoso y dulce comienzo. Podría afirmar que, todos los cuentos que aparecen en este libro, están hechos como si antes de comenzar a escribirlos, Guillermo se hubiera teñido con la investidura, el pensamiento y los sentimientos del "niño" que lleva por dentro al poeta que él es.

Esa es la conclusión a la que, sin duda, arribarán todos los que lleguen a leer "Como una ronda de espigas". Para los que nos deleitamos con la lectura, enhorabuena que a Guillermo Torres se le haya ocurrido la feliz iniciativa de escribir cuentos. Historias como "Cuando los apus juegan", "La Tornado", "El avión de papel", "Osadía", "Los siete hijos de la lluvia" y todos los demás incluidos en este libro, estoy seguro que nos harán retroceder en el tiempo para u bicarnos en la edad de la dulce inocencia, de las ilusiones ingenuas y hasta de las pesadillas que tuvimos cuando niños, con caída de la cama incluida.

Wilson Izquierdo González

Escritor moyobambino

Ir al Inicio


MEJÍA LOZANO, César Gonzalo. Benito Vena'o y otros cuentos. 1ra. Ed., 2010.  C&J Impresiones, Cajamarca, Perú. 170 Pág. 14.7 x 21 cm.

PRÓLOGO

El Lenguaje de César Mejía Lozano: un Canto a la literatura regional y una Oda a la realidad

Muchas veces escribir un libro es enfrentarse al recorrido vivificante y de luminosidad mágico-virtual del creador que en su afán por transmitir la hondura de su corazón se rasga las vestiduras y se alimenta de calma e ilusión hasta formar un vástago literario.

La narrativa literaria o la poesía, como posibilidad de expresión y como búsqueda de la forma artística, es infinita como el número, la imaginación, los colores, los sonidos, los aromas, las distancias, el tiempo, el movimiento, las formas, la materia, la energía, las circunstancias, el azar. La narración y la poesía nunca terminan de crearse... Sirviéndola, escribiéndola, cantándola, reflexionándola, infinitas como son no

empiezan, no acaban en uno ... son una continuidad que hallan asidero en nuestra actitud y nuestras vivencias para plasmarlas luego por medio del lenguaje y procurando la forma artística. Por ello es que las personas acogen con entusiasmo los textos literarios y los hacen &suyos. Eso es una adopción literaria. Porque cuando se publica un libro ya deja de ser de uno y pasa a ser del público censor y lector.

........................................................................................

..........................................................................................

Leer "Benito Vena'o" es releer la realidad, es una propuesta que intensifica la identidad, basada en principios de las comunidades de ayer, hoy y siempre, en la autonomía y la verdadera independencia de nuestro país. El autor es consciente de la necesidad que la narrativa intensifique la búsqueda de su contexto, teniendo en cuenta elementos básicos de su propia raza, la proyección de ideales amparados en los diferentes procesos históricos.

Los cuentos contenidos en este profundo trabajo literario, instan al hombre peruano y latinoamericano del presente y del futuro a un nuevo reto, que indudablemente constituye una reflexión ante el creciente descalabro socio-estructural que amenaza consumir a las grandes masas del continente, porque la variedad lingüística y la diversidad geográfica tienen una fuente común que es la universalización de ideales para lograr metas y objetivos comunes.

Dentro de este contexto la presente obra presenta una sencilla pero vigorosa literatura dialéctica, con conceptos serios y objetivos en donde el mensaje es la vida del hombre con sus pasos y espacios cambiantes; constituye una esperanza para las nuevas generaciones que corregirán nuestros errores y abrirán muchos caminos en que nosotros nos quedamos atrás.

Para Mejía la vida es una guerra sin tregua. Él se agita dentro de este mundo con toda su existencia, se internaliza en el avance técnico moderno, pero también se internaliza en la existencia de los hombres, en la zona rural y en la urbe, como los poetas andaluces que amamantan sus versos de la ciudad.

Mejía es un escritor vitalista que profundiza su propia vida, sus emociones al mundo externo. Su mismo ser ingresa en el ser natural, su biología se hace palabra, su filosofía se adentra en el ser humano, en su dignidad, en la falta de valoración por ella, en su temática la protesta está puntual, su mundo antropológico se hace raíz y vivifica al ser humano, lo cuestiona y lo ubica en un ángulo agudo de reflexión.

Hablar de este libro, es hablar acerca de la simbiosis entre el hombre y la naturaleza, entre este mundo vital externo que nos conmueve, nos fascina al descubrirlo con su verdor con sus fuentes que recorren los caminos, al ver esa inmensa hilera de árboles que nos sosiega al contemplarla o al ver volar a las aves que alimentan el mundo de la fantasía de los niños. El corazón se estremece y los pulmones se regocijan de contento cuando uno respira aire puro y se llena de placidez cuando recorre los campos subiéndose a los árboles o saltando los charcos. Cuántas veces cada uno de nosotros ha experimentado ese enorme placer en el campo, en el valle, en la plena naturaleza y a eso es lo que nos lleva a meditar César Mejía Lozano, que para escribir este libro se ha revestido del niño que lleva en su interior, y su imaginación vuela con los recuerdos que nos comparan los años vividos cuando niño, con los años pasados cargados de nostalgia, sufrimiento, pero también de una extraordinaria madurez para avanzar, para salir adelante, para progresar. Considero que este libro constituye una literatura de alto interés en nuestra Región, en primer lugar por la temática que nos muestra, en segundo lugar por la destreza con que César maneja la técnica de la narrativa y en tercer lugar la didaxia con que pinta cada una de sus historias.

Los temas como "Benito Vena'o", "Payaso cucharita", "El costeñito", "Una cierta pepa de lúcuma", "Mi amigo Nando", "La guerra del arroz", "Dios se lo pague, taitito", "Tarde de toros", "La fuga", son referentes importantes para ubicar a César en el sitial de la literatura regional que se merece. Estoy seguro que este libro dará que hablar, porque César como poeta y escritor hurga en la realidad y el sueño, en lo misterioso y fascinante, específicamente en el hombre y en el mundo. Como profesor comparte feliz y a través de su recuerdo, la bulliciosa alegría de una niñez ansiosa de identificación en el salón de clase, que es para él otra forma de conquistar la vida.

César es un Escritor, Poeta, Estudioso, Investigador, Comunicador Social y Promotor Cultural de su querida Bambamarca. Ha sido merecedor de un Premio Nacional en "Horacio Zevallos Gámez" y también un premio Internacional en "Andrés Bello". Ha sido antologado en innumerables libros de poesía y narrativa, tanto a nivel nacional como internacional y viene trabajando silenciosamente por la Literatura Regional; aportando con su estro creador la raíz, la esencia y la vida de las tradiciones de su pueblo, sus costumbres y su regocijo de niño vivaz y luchador que carga en sus alforjas de recuerdos.

......................................................................................

......................................................................................

GUILLERMO MANUEL TORRES RUIZ

VICEPRESIDENTE DE APECAJ

 Ir al Inicio


RODAS CUBAS, Elmer Alfonso. Islita Serrana1ra. Ed., 2010.  Ediciones Percy Alex Carrascal Quiroz, impreso en Lima, Perú. 128 Pág. 14.8 x 21 cm.

La imagen más arraigadamente sentimental que se tiene del pueblo natal se crea en la adolescencia. Los hechos vividos en aquella época serán siempre reflejados e influidos por los espejos rebeldes de la pasión y emoción.

Este es el fundamento principal de Islita Serrana, novela corta que evoca en sus sugestivos 16 capítulos -distribuidos en una narración entrecortada y vibrante- hechos, escenas y experiencias, conformando un inasible lienzo del suelo que recordamos continuamente.

Esta es una "sincera" historia de amor, narrada en un lenguaje particularmente familiar y coloquial, que emplea distintas voces y tiempos literarios que seguramente conmoverá el espíritu de quienes recorran sus páginas; de seguro la nostalgia y la melancolía disputarán su corazón.

Este entrañable libro es, sin vacilaciones, la prueba de un ingreso importante a la nueva literatura regional de este siglo.

Roger Rodas Cubas

Ir al Inicio


Antología Personal: Participantes IV Encuentro de Narradores Peruanos "Ciro Alegría". Tomos I, II y IIIC&J Impresiones E.I.R.L., 1ra. Ed., Cajamarca, Julio, 2010.

 

PRESENTACIÓN

Desde la ciudad de Cajamarca, declarada por la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1986 Patrimonio Histórico y Cultural de las Américas; desde la tumba del portentoso imperio de Atahualpa y cuna donde se meció la peruanidad mestiza, presentamos este primer volumen que testimonia la esencia y la presencia del IV ENCUENTRO DE NARRADORES PERUANOS en homenaje al icono clásico de nuestra narrativa, el genial novelista Ciro Alegría Bazán, al conmemorarse el primer centenario de su histórico nacimiento.

Entre el 4 y 7 de noviembre del año 2009, Cajamarca se erige en la capital de la cultura peruana y en escenario de las más sublimes vivencias espirituales porque motiva el goce estético ante el producto creativo de preclaras figuras del arte literario en los géneros de la novela, el cuento, el relato, la biografía, el testimonio y la tradición.

Un hecho relevante que ha enaltecido el IV Encuentro ha sido la presencia de Dora Varona, laureada escritora, distinguida poetisa y periodista cubana, discípula, dignísima y fiel esposa del inmortal Ciro Alegría, junto a su hijo Ciro Alegría Varona. A ellos les expresamos nuestro inmenso reconocimiento y eterna gratitud por haberse acercado a los parajes andinos de Cajamarca por donde trajinó azarosamente el autor de El mundo es ancho y ajeno reclamando justicia social y dignidad humana.

La narración es la sucesión de hechos, encadenamiento de sucesos con personajes debidamente perfilados y necesariamente inmerso s en el fluir temporal y la ubicación espacial, cuyo constructo es elaborado por el narrador, amo y señor, soberano del lenguaje y los acontecimientos, monarca del universo creado por él con los diversos ingredientes de la ficción, el suspenso, la tensión dramática, las múltiples voces, estructura, universo interno, formas y estilos. El narrador convoca y cautiva al lector para compartir las múltiples sugerencias que produce el discurso narrativo, en cuya fluencia podemos advertir frecuentemente anacronías (discordancia entre el orden de sucesión en la historia y orden de sucesión en el relato, o la retrospección o analepsis (flash back, raconto, mirada hacia atrás), la prospección o prolepsis, esto es adelantar acontecimientos del futuro; la digresión autorial (comentarios del narrador), resumen, elipsis, diálogo, mudas, tempo narrativo (ritmo de la narración), trasgresiones temporales o espaciales, monólogo interior, cajas chinas, etc. Además, podremos advertir la caracterización de personajes como sujetos planos o redondos (profundidad psicológica), y los roles que asume el narrador como son: narrador homodiegético (cuando forma parte de la historia e interviene en los sucesos narrados, pudiendo ser protagonista o testigo); narrador protagonista (cuenta el relato como su propia historia, en consecuencia es personalista y altamente subjetivo, todo el universo se organiza en tomo a su accionar); narrador testigo (lo que narra le ocurre a otro); narrador heterodiegético (cuenta el acontecer desde afuera, utiliza la tercera persona gramatical); narrador omnisciente (conoce todo sobre el mundo representado, es una especie de dios); narrador objetivo (asume el rol de una cámara de cine que registra exclusivamente lo que ocurre en la exterioridad del universo representado. No penetra en las conciencias de los personajes, por lo que no interpreta sus pensamientos y sentimientos. Aunque, no existe la objetividad total o absoluta en el relato).

Éstos y otros elementos podrá descubrir el lector de esta antología conformada por múltiples voces, cuyos variados estilos, temas y asuntos, al ser interiorizados según nuestra sensibilidad, sin duda dejarán honda y perdurable huella en el espíritu.



Insignes narradores como Dora Varona, Carlos Eduardo Zavaleta, Miguel Gutiérrez, Edgardo Rivera Martínez, Rodolfo Hinostroza, Carmen Ollé, Jorge Díaz Herrera, José Hidalgo y otras imprescindibles figuras de la narrativa y de la crítica, nacionales.

Cabe destacar que este libro es publicado por el Gobierno Regional de Cajamarca, representado por su Presidente, el Eco. Jesús Coronel Salirrosas, en un gesto de promoción artístico-cultural sin precedentes en el ámbito regional.

Merecidamente testimoniamos el profundo reconocimiento a las instituciones organizadoras del Encuentro: Congreso de la República del Perú, Gobierno Regional Cajamarca, Municipalidad Provincial de Cajamarca, Universidad Nacional de Cajamarca, Minera Yanacocha y RTC Huamachuco, entidades que brindaron feliz acogida al encomiable requerimiento de los destacados poetas Santiago Aguilar Aguilar, en su calidad de Presidente de la Comisión Organizadora del IV Encuentro de Narradores Peruanos, y William Guillén Padilla, Vicepresidente de la misma, para hacer posible, en esfuerzo mancomunado, la realización de tan trascendente evento literario.

Asimismo, dejamos constancia de nuestro sincero agradecimiento a las siguientes entidades auspiciadoras:

Universidad Privada del Norte, Instituto Superior Pedagógico Público "Victorino Elorz Goicoechea", Canal 25 TV, Hostal Cajamarca, Programa Raíces, TV Norte y Panorama Cajamarquino.

Jubilosos de haber cristalizado el homenaje a la egregia figura de Ciro Alegría, anhelamos que esta antología vaya al encuentro de los lectores, ávidos de vivir el encanto de la narración literaria en la pluma de nuestros talentosos y consagrados narradores peruanos.

 Luzmán Salas Salas

Ir al Inicio


IZQUIERDO GONZÁLEZ, Wilson. La OchoraIndustria Gráfica Libertad S.A.C. 3ra. Ed., Trujillo, Mayo, 2010.

 

PRÓLOGO

“La Ochora" es el título del libro en tomo del cual, su autor: Wilson Izquierdo González, ha logrado estructurar 10 cuentos que ocurren, en su totalidad, en un lugar que lleva ese nombre. En la realidad, La Ochora no es otro lugar que el pueblo de Calzada, el "más cercano a la ciudad de Moyobamba, capital del departamento de San Martín, en la Selva Peruana", según lo que reza en la solapilla del libro "La Marcha del Shaplinco ... y algunos otros más" que el mismo autor escribiera hace ya algún tiempo.

"La Ochora"; reúne cuentos con los que Wilson Izquierdo González obtuvo el premio "Horacio 2007". Tengo la certeza que el jurado para decidir tuvo en cuenta la madurez estilística del autor traducida en el lúcido tratamiento del lenguaje que utiliza para perennizar las historias de su pueblo;

historias que desde las primeras líneas nos introducen en el universo mágico de sus personajes, dejándonos huellas de irónica ternura en cada uno de sus hermosos relatos.

Todas las narraciones que se pueden encontrar en este libro, ocurren en una época en la que Wilson Izquierdo era todavía un niño menor de 12 años y vivía con su abuela materna Doña Isolina Escalante Rojas en Calzada, pueblo que descansa apacible bajo las faldas de un morro secularmente solitario y majestuoso -El Morro de Calzada- que se yergue enhiesto sobre esa gran llanura que es el Valle del Alto Mayo, regado por los ríos Jera, Indoche, Tónchima, Negro y otros más, todos subsidiarios del Río Mayo, un río grande incluso en la época de estiaje, que es cuando sus afluentes bajan su caudal al mínimo, haciendo posible su pesca con barbasco, práctica que en la actualidad ya no existe, pero que en los tiempos en que ocurren las historias de La Ochora, era una costumbre tradicional.

El autor de La Ochora, justamente por ese detalle, inicia sus narraciones con la descripción del escenario donde ocurren sus "historias": el pueblo de Calzada, así como de su "morro" y de los personajes pintorescos que habrán de hacer su aparición por allí y por allá. Así, después del Morro irán apareciendo don Ubaldo López, su esposa doña "Caramela", doña Petilla y doña Roshilla, y por supuesto doña Mishi Rashpa, entre otros, para de allí dar paso a los personajes actuando o participando en las escenas propias de cada una de las narraciones.

Es de suponerse que en aquellos tiempos no habría electricidad en La Ochora, por eso el mundo que se describe y las historias que narran en La Ochora es un mundo mágico, plagado de fantasía y de esas cosas que desaparecen tan pronto irrumpen en el escenario la electricidad, las luces y los postes del alumbrado público.

Según lo que el mismo Wilson Izquierdo refiere, fuera de los márgenes de su libro, en cierta oportunidad en que su abuelita le mandara a comprar kerosene en una botella, para la lámpara de tubo y mecha con la que se alumbraban en su casa, al regresar de la tienda con el encargo, de pronto se hizo de noche y, al atravesar la plaza de armas donde dormían por la noche las vacas del pueblo, resultó subido a una de ellas. Es obvio que la vaca al sentir sobre sus lomos a una persona, se levantó tirándolo al suelo junto con la botella de kerosene que comenzó a vaciarse a su gusto, hasta que pudo ubicarla en la oscuridad reinante, cuando ya sólo había menos de un tercio del líquido. No cuenta el autor si su abuelita le volvió a hacer el mandado y si le dio una tunda para que tenga más cuidado.

Ese era pues, el escenario donde ocurren las historias de "La Ochora". Léala y compruébelo por usted mismo, amigo lector.

Santiago Aguilar Aguilar

Presidente del Frente

de Escritores de la Libertad

Ir al Inicio


PITA, Alfredo. Extraños frutosFondo Editorial de la Universidad Garcilaso de la Vega. 1ra. Ed., Lima. Agosto, 2010.

Presentación

El libro “Extraños Frutos”, obra del laureado periodista Alfredo Pita y editado por el Fondo Editorial de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, fue presentado a la comunidad durante la inauguración de la 15ª Feria Internacional del Libro de Lima (FIL Lima), la misma que se desarrollará hasta el 04 de agosto en el Parque de los Próceres - Jesús María.

La ceremonia de presentación del libro estuvo presidida por el Jefe del Fondo Editorial, Dr. Lucas Lavado Mallqui, quien destacó que “Extraños Frutos” es una publicación de cuentos “extraordinarios”, narrados con gran vigor y escrito en un lenguaje pulcro, exacto y con gran manejo de la imagen coloquial. “Cada línea del libro te sobresalta y te hace comulgar con las pasiones y delirios de los personajes”, manifestó.

El Jefe del Fondo Editorial señaló también que esta es la última producción del escritor peruano y exitoso periodista de la Agencia France Presse, Alfredo Pita, quien durante su trayectoria ha obtenido importantes logros como el Premio al Poeta Joven, durante el Encuentro Nacional de Poetas Peruanos (1966), y el Premio Internacional de Novela “Las Dos Orillas”, que

obtuvo con el libro “El Cazador Ausente”, en el marco del Salón Iberoamericano del Libro de Gijón, España, (1991).

El Dr. Lucas Lavado Mallqui explicó que el libro contiene diversos cuentos donde el narrador ausculta la vida de diversos personajes, peruanos en su mayoría, que viven la realidad del difícil mundo que les ha tocado vivir en Perú. “Los personajes de la obra son intensos, sombríos, van por la vida luchando y sobreviviendo, con procederes a veces dudosos, con tal de responder a los retos que les plantea su condición de migrantes en los países ricos”, informó.

En el acto de presentación estuvo presente el actor de teatro, Nerit Olaya Guerrero, quien realizó una brillante narración del primer cuento del libro, denominado “La Noche Anterior”, el cual se basa en los peligros y las emociones que viven aquellos peruanos que, nocturnamente, cruzan las fronteras de otros países. La obra contiene también cuentos como “Las Víctimas”, “El último hombre”, “Pishtaco”, “Salvador” y el propio “Extraños Frutos”, entre otros.

Los comentarios del libro estuvieron a cargo del narrador y profesor universitario, Dr. José Antonio Bravo, quien resaltó que el autor del libro tiene una forma peculiar de formar sus oraciones, a través de frases incidentales. “Además, el escritor Alfredo Pita maneja con excelencia los sentidos, principalmente en el cuento “La Noche Anterior”, donde el lector sentirá sensaciones internas como el miedo, el temor y la angustia, a través de la cual irá descubriendo ese mundo difícil, hostil, ingrato y perverso”, indicó.

El libro “Extraños Frutos” también fue comentado por el escritor y periodista Nilo Espinoza Haro, el mismo que expresó su satisfacción y agradecimiento al Fondo Editorial de la UIGV por editar este “brillante” libro, “en el cual el lector experimentará la misma emoción que se siente frente a un pintor, quien con una pincelada nos da una gran profundidad y otra dimensión”, sentenció.

A la ceremonia asistieron importantes escritores, actores y profesores universitarios, así como público en general que se encuentra visitando la 15ª Feria Internacional del Libro, donde la Universidad Inca Garcilaso de la Vega presentará también las obras “Miscelánea Humanística”, de Marco Aurelio Denegri, y “Las Independencias. Doce ensayos”, de Hugo Neira Samanez

Ir al Inicio


VÁSQUEZ MEDINA, Luis Alberto. Pasiones y Desilusiones. Fondo Editorial de la Municipalidad Distrital de Chetilla. 1ra. Ed., Cajamarca, Mayo, 2010.  54 Pág. 14.3 x 20.4 cm.

PRÓLOGO

"EL SENTIR DE UN PUEBLO"

En 1532, según nuestra historia llegan a ésta ciudad "Los conquistadores" comandados por don Francisco Pizarro, con la finalidad de agrandar su riqueza y poderío.

Nuestros hermanos incas los recibieron tan cortésmente, demostrando así el cariño y afecto por nuestra humanidad, a pesar de esto aprovechando de tener una mejor tecnología militar nos traicionaron, por lo que nuestros compatriotas muchos de ellos murieron aplastados por caballería, y otros por la infantería.

Los españoles tomando prisionero al inca Atahualpa y teniendo el mando y con el apoyo  

de algunos fieles al inca, aprovecharon para enriquecerse llevando todo tipo de objetos de oro y plata que tenían nuestros conquistados.

Ha pasado mucho tiempo, desde que fuimos la gran colonia oprimida y saqueada por los conquistadores. Luego de un sin número de luchas intensas se logró nuestra independencia, gracias a grandes hombres que luchando por ella, derramaron su sangre y ofrendaron su vida hasta conseguirla.

Hoy, en los últimos 17 años aproximadamente en nuestra bella "Ciudad del Cumbe", "PATRIMONIO HISTÓRICO y CULTURAL DE LAS AMÉRICAS", "Capital del Carnaval Peruano", Paraíso eterno, ciudad de honor que nos vio nacer; nuevamente se empezó a sentir la presencia pero no de conquistadores, sino de explotadores que empezaron a llevarse nuestras riquezas a cambio de unos cuantos dólares con que engañaron al ingenuo e iluso propietario y obrero, sin conocer ellos el valor incalculable de riqueza que llevan y el daño que ocasionan a nuestro medio ambiente.

Acaso no nos damos cuenta paisanos que en nuestra ciudad noble y generosa: CAJAMARCA, está pasando de todo, las truchas se están extinguiendo, pajarillos que no oímos cantar, sapitos tampoco croar, los valles están secos, las tierras que eran tan fértiles hoy áridas, nacen animales con problemas genéticos, nuestros ríos contaminados, nuestras vías de comunicación en mal estado por el excesivo peso de grandes unidades móviles que por ellas transitan, y la contaminación atmosférica ni que decirlo.

Nosotros los cajamarquinos debemos expresar nuestro malestar, que por empeño de algunos pudientes creyendo que con el dinero se consigue todo y nos quieren silenciar.

Evitemos seguir con esta contaminación que tanto daño hace a Cajamarca, sus hijos, sus campos y su naturaleza en general.

"EL ENRIQUECIMIENTO DE POCOS, GENERA

 EL EMPOBRECIMIENTO DE MUCHOS".

 

EL AUTOR.

Ir al Inicio


CUERVO BLANCO EDICIONES. Lluvia de palabras en el ande - X Encuentro Internacional de Poetas y Escritores en Jesús - Cajamarca 2010 "Socorro Barrantes Zurita".  1ra. Ed., Cajamarca, Junio, 2010.  82 Pág.

En este libro de Cuervo Blanco Ediciones que conduce el Prof. Manuel Rodríguez Gutiérrez se antologa a los poetas y escritores que participaron en X Encuentro Internacional de Poetas y Escritores en Jesús - Cajamarca 2010 "Socorro Barrantes Zurita" desarrollado en el distrito de Jesús y la ciudad de Cajamarca, contiene una semblanza de cada participante con alguna muestra del género literario que cultiva e  ilustrado con su correspondiente fotografía.

Felicitamos al prof. Manuel Rodríguez por la realización de este importante suceso literario y plasmarlo en esta nueva antología cajamarquina.

Ir al Inicio


MERCADO VARGAS, Anamaría. Jesús Tierra Bendita de Encanto y Tradición.  2da. Ed., Cajamarca, Junio, 2010.  106 Pág.

INTRODUCCIÓN

En el mundo actual, el turismo es el motor que genera la promoción y el desarrollo de los pueblos a través de las diferentes facetas de su evolución histórico cultural; razón por la cual los gobiernos y los pueblos muestran y exhiben su pasado y su presente valiéndose precisamente del turismo, sabiendo que este es el mejor medio para lograr el incremento cultural y económico lo que convertirá en fuente principal de captación de divisas.

Como todos los pueblos, el Perú tiene su pasado histórico y su historia ha sido escrita en base a estudios de sus restos arqueológicos, que en diferentes formas y estilos se encuentran a lo largo y ancho de nuestro suelo patrio, indicando con ello como fue la vida de su gente, su labor, cómo fueron, qué hicieron.

El Distrito de Jesús, como todos los pueblos, tiene

como testimonio invalorables riquezas culturales que se remontan a la vida y obra de sus ancestros, además, un frondoso bagaje de manifestaciones culturales, religiosas y folklóricas que forman en conjunto el alma histórico popular de este hermoso terruño en el que se encuentran ruinas arqueológicas importantes y aun vírgenes que esperan ser estudiadas y difundidas incrementando el conocimiento, aporte cultural y atracción turística al distrito de Jesús, Cajamarca y al Perú.

Jesús tierra bendita y privilegiada al haber sido escogida por el Divino Infante El Dulce Nombre de Jesús, para reinar no solo en estos bellos parajes donde pidió le edificaran su templo sino en el corazón de todo jesuense quienes con inmensa devoción el tercer domingo de cada Enero le rendimos homenaje al Divino Patrón que es una bellísima imagen impresionante y milagrosa.

El Distrito de Jesús no solo cuenta con los encantos y misterios de sus ruinas arqueológicas, el mensaje turístico que ellas guardan, sino sus monumentos históricos, aguas termales, cataratas, lagunas, puentes colgantes, molinos hidráulicos, su paisaje natural y el corazón acogedor de sus hijos que constituye la carta de presentación al turismo receptivo y su rol e importancia en el desarrollo histórico y sociocultural de nuestra patria.

El turismo receptivo constituye una fuente de trabajo generando nuevos ingresos económicos que invita a llegar hasta esta tierra fértil de encanto y tradiciones para disfrutar de los encantos de su paisaje natural, del trabajo y esfuerzo de su gente, así como de su tradicional hospitalidad que es como' el sol de cada mañana que da luz calor y vida abriendo sus brazos al visitante, entregándose incondicionalmente para hacerle feliz y placentera su estadía.

Ir al Inicio


MEJÍA LOZANO, César Gonzalo. Turismo Escolar e Identidad Escolar.  1ra. Ed., Cajamarca, Diciembre, 2009. . 98 Pág.

PRESENTACIÓN

La actividad turística ha adquirido en los últimos tiempos una especial importancia en el desarrollo sociocultural de los pueblos; no sólo dinamiza las actividades económicas, sino que además permite el rescate, difusión y conocimiento de los valores culturales de las diferentes comunidades del país.

La provincia de Hualgayoc posee y custodia un gran potencial arqueológico pre-hispánico y atractivos naturales que constituyen una fuente inagotable para la actividad turística. Existen condiciones favorables para el turismo de aventura, turismo eco lógico, turismo medicinal y, de manera especial, el turismo escolar.

Los docentes que asesoramos a las promociones en provincias, generalmente planificamos visitas a una gran ciudad, un famoso centro arqueológico o una reserva nacional; esto, además de fascinante, es sumamente ilustrativo y motivador; pero si con esta misma dedicación planificáramos visitas a los

centros arqueológicos y lugares naturales de nuestra provincia o asistiéramos a una Feria Patronal; sitios y actividades donde se ponen de manifiesto las tradiciones folclóricas de la comunidad, habremos contribuido sustancialmente a que nuestros alumnos identifiquen los rasgos culturales y el proceso histórico del grupo humano del cual descienden nuestros padres y abuelos.

En tal virtud, esta obra pretende dotar al maestro de una serie de informaciones y documentos de trabajo que le permitan planificar y ejecutar visitas, excursiones, paseos campestres; en suma, hacer turismo escolar y propender a la revalorización de nuestra cultura y fortalecimiento de nuestra identidad local.

Ir al Inicio


PÉREZ QUIROZ, Tito. PALLAQUES - Poesía Terrenal.  1ra. Ed., Lima, Abril, 2010. . 144 Pág.

“PALLAQUES, poesía terrenal”

Última publicación del poeta y escritor sanmiguelino Tito Pérez Quiroz, dedicado a San Miguel de Pallaques, la tierra que lo vio nacer. El libro está en circulación en Lima y provincias desde el 01 de mayo del 2010.

Títo Pérez nos refiere: “Este libro es el quinto de mi producción personal, y está dividido en cinco capítulos que contienen sonetos, décimas, octavas, tercetos, quintillas, y versos endecasílabos, eneasílabos y octosílabos. También contiene crónicas del quehacer sanmiguelino. Temas sobre los usos y costumbres, sobre las comidas, sobre los personajes, y también sobre las vivencias del autor. Temas sobre la tierra que alegrarán el espíritu de los paisanos y amigos que se acerquen a conocer el trabajo literario de este servidor”.

Estructura: El libro “PALLAQUES, poesía terrenal” consta de 144 páginas y está dividido en cinco capítulos:

Capítulo I, San Miguel / Capítulo II, Colegio San Miguel / Capítulo III, Personajes / Capítulo IV, Mixturas mías / Capítulo V, Crónicas sanmiguelinas

Ir al Inicio


GOICOCHEA CRUZADO, Antonio. Paideia - Poesía y Narrativa. Fondo Editorial de la Municipalidad Provincial de Cajamarca, Imprenta CAJAMARCA, 4ta. Ed., Cajamarca, Enero, 2010. 14.8 x 20.8 cm. 150 Pág.

 

PAIDEIA, alta expresión poética en Cajamarca

Antonio Goicochea presenta al público cajamarquino y nacional una de sus obras en poesía y narrativa a la que le ha llamado PAIDEIA.

Antonio, es un gran maestro, de vocación, con quien tuve la suerte de compartir las aulas en el Instituto Superior Pedagógico “Hno. Victorino Elorz Goicoechea” en donde sus alumnos lo querían mucho y aún lo siguen recordando porque trabajaba con gran maestría, con mucho desprendimiento y desinterés. Este libro que ya está en su cuarta edición, nos hace conocer su pluma, la cual se va perfilando en la región como la de un representante digno de la literatura infantil cajamarquina. Los griegos denominaron paideia a todas las formas y creaciones espirituales y el tesoro entero de su tradición, del mismo modo que lo denominamos cultura”.

             La paideia aparece por primera vez en la historia como un saber acerca del hecho educativo, susceptible de aprendizaje y de realización con arreglo a unas directrices teóricas. En este sentido no es extraño que, en alguna ocasión paideia se haya traducido como maestría para hacer algo.

              Colijo que este nombre es pertinente por el conjunto de títulos que nos va mostrando en este texto le da el valor a su creatividad, porque nos recrea con exquisita ternura, como un espadachín que zigzaguea con las palabras, como un gran escucha de la naturaleza, abriéndonos las puertas de su niño interno que como un coro de trinos que silencian la tristeza o ennoblecen a los frutos de nuestras comunidades.

Antonio, a lo largo de sus poemas y de su narrativa nos trae un mensaje de esperanza, de pedagogía, del colorido de la vida del campo; juega con las palabras y se regodea haciendo de la palabra una fiesta: Se está de fiesta / en la floresta / ¡Zas! viene y va, / rápido ¡paf! / y, en la hoja / y la panoja / leve se posa / la mariposa./

Leer “Paideia” es releer la realidad, es una propuesta que intensifica la identidad, basada en principios de las comunidades de ayer, hoy y siempre, en la autonomía y la verdadera independencia de nuestra educación. El autor es consciente de la necesidad que la poesía intensifique la búsqueda de su contexto, teniendo en cuenta elementos básicos de su propia raza, la proyección de ideales amparados en los diferentes procesos históricos.

Las poesías y narraciones contenidas en este profundo trabajo literario, instan al maestro peruano del presente y del futuro a un nuevo reto, que indudablemente constituye una reflexión ante el creciente descalabro socio-estructural que amenaza consumir a las grandes masas del continente, porque la variedad lingüística y la diversidad geográfica tienen una fuente común que es la universalización de ideales para lograr metas y objetivos comunes.

Dentro de este contexto, la presente obra propone una sencilla pero vigorosa literatura infantil dialéctica, con conceptos serios y objetivos en donde el mensaje es la vida del niño y del hombre con sus pasos y espacios cambiantes; constituye una esperanza para las nuevas generaciones que corregirán nuestros errores y abrirán muchos caminos en que nosotros nos quedamos atrás.

El autor nos muestra su locuacidad, su lirismo y su profesionalismo en la poesía por la utilización de recursos expresivos que contribuyen y fortalecen su capacidad verbal, su lenguaje poético, su poesía nos muestra figuras como metataxas (elipsis, asíndeton, polisíndeton, enumeración, repetición, concatenación, simetría, estribillo, silepsis), metasememas (símil, metáfora, metonimia) y metalogismos (hipérbole, gradación, ironía). Antonio utiliza los juegos lingüísticos a través de sus adivinanzas y sus trabalenguas, donde juega con las palabras y usa expresiones que sobrepasan el significado estricto y exacto de las palabras y su lenguaje literario lo realiza con una intención consciente y creativa. El autor da realce expresivo y belleza a su obra para que emocione y llegue mejor a la imaginación del lector: las figuras literarias que son ciertos modos de hablar que embellecen o realzan la expresión de las ideas y de los sentimientos, sube y baja por la marea del tiempo mostrándonos una cosmovisión particularísima, con lugares y con personas que han sido significativas para su existencia. Y en su narrativa sencilla y de variedad lingüística, muy bien hilvanada, nos muestra al mundo andino con toda su magia y su identidad.

Que la poesía y la narrativa de Antonio Goicochea se haga presencia en nuestras comunidades, en aras de revitalizar la salud de nuestra propia cultura.

Deseo muchos éxitos y parabienes al autor de “Paideia”.

 

Guillermo Manuel Torres Ruiz

Ex presidente de la Asociación de Poetas y Escritores de Cajamarca.

Profesor estable del ISPP “Hno. V.E.G.”

Ir al Inicio


TORRES RUIZ, Guillermo Manuel. Como presagio de cenizas. Fondo Editorial de la Municipalidad Provincial de Cajamarca, Imprenta CAJAMARCA, 1Rra. Ed., Cajamarca, Diciembre 2009. 13 x 21 cm. 54 Pág.

 

PREÁMBULO

Pensar que la vida es una huella insondable que dejamos en nuestro recorrido por el corazón de quienes compartieron sus vidas con la nuestra, mirar aquello que hicimos y lo que no hicimos, sentir que se ha ido como un vuelo de hojas de papel tras un remolino que nos encontró desprevenidos por la calle, es así que llega la muerte y la vida se torna una pintura que dejamos sin terminar, una canción que escuchamos una sola vez, un reloj que nunca terminó de medir las horas.

El reconocido poeta y declamador Guillermo Torres Ruiz esta vez en su poemario titulado Como Presagio de Cenizas historiografía y describe la vida y obra del vate Manuel Ibáñez Rossaza, a través del símbolo del lenguaje poético. En dieciséis poemas apreciamos la maestría para construir imágenes sensoriales: acústicas, visuales y tactiles: "El día que las sombras envolvieron tu cuerpo / nadie te dolió con su llanto / te alegraron con guitarras / y sonidos de picaflores / no pregonaron responsos de nostalgia / y de consuelo".

Mas luego utilizará, también, la animización para describir la partida del poeta de los Sonetos, de las piedras de Cajamarca: "El día en que tus pupilas / apagó su luz por culpa de la noche / no se enmudecieron de tristeza / se levantaron como las flores / al sonreír al sol / mostraron su mejor rostro de alba / y en tu lecho dormido / contemplaron una alfombra de claveles"; asimismo, reflexiona nostálgicamente de su ausencia: "El minutero enloqueció en su recorrido / ha llegado la hora y tu ausencia se mide en el reloj / nuestras letras despojos de ensueño ... "

No cabe duda de que con este trabajo poético la silueta de nuestro poeta Ibáñez, quedará perfilada en sus matices literario-vital. Guillermo Torres que siempre nos ofrece su calidad poética inconmensurable, no podía ofrecernos menos: este muy bien logrado libro que, sin embargo, espera más versos que se re-crearán en la mente de quienes lean esta ofrenda a, Ibáñez Rossaza, quien dedicara sus mejores versos a la bella Cajamarca, orgullosa de tener dos hijos putativos de talla poética sin igual: Manuel Ibáñez y Guillermo Torres.

Francisco Sarmiento Cerquín.

Ir al Inicio


RODRÍGUEZ GUTIÉRREZ, Manuel. Voces en el fuego de la palabra. Cuervo Blanco Ediciones, Editorial CAJGRAF, s.e., Cajamarca, Febrero 2010. 10.5 x 21 cm. 258 Pág.

Presentación

Es conocido por muchos en su natal Caja marca, el compromiso entusiasta, entrañable y, mejor aún, contagioso, que Manuel Rodríguez respira y transmite en todo momento por doquiera vaya. Esta humilde, risueña y sencilla persona que vive para ser, no sólo promotor, sino embajador de los suyos, es una incansable abejita obrera de la cultura que nunca para de elucubrar gestiones a favor de la poesía que hermana a los pueblos de Nuestra América toda. Ya antes, al calor de ese fervor afiebrado, y mediante el sello editorial Cuervo Blanco, él nos ha entregado otras vistosas y valiosas publicaciones en las cuales aglutina el variadísimo registro de voces que conforman el pulso literario de Cajamarca. Esta vez, Rodríguez se lanza al mar de la aventura literaria y asume un atrevido proyecto de envergadura todavía mayor. El recién horneado pan de la alegría, Voces, en el Fuego de la palabra, procura desplegar ante el lector las coordenadas más significativas del vasto mapamundi comprendido por la narrativa cajamarquina de todos los tiempos (así nos lo avisa el subtítulo de la antología). El título y la hermosa imagen que viste la desnudez del libro nos llaman a la mesa para deleitarnos con un alimento que no es para la boca. No demoremos, pues, en aceptar la invitación y allegarnos al exquisito banquete para los sentidos que nos ha confeccionado tan amoroso defensor de las letras peruanas.

 Edgardo Nieves Mieles.

PuertoRico, noviembre 2009

Ir al Inicio


VÁSQUEZ MEDINA, Luis Alberto. Cuentos de mi Tierra. Fondo Editorial de la Municipalidad Provincial de Cajamarca, Editora Gráfica del Norte, Primera edición, Cajamarca, Enero 2010. 14.7 x 20.5 cm. 48 Pág.

En Enero del 2010 sale a luz “Cuentos de mi tierra” del Br. en Educación Luis Alberto Vásquez Medina, joven poeta cajamarquino que imbuido de ese espíritu narrativo que cultiva y alejado de su tierra natal, busca motivos, escenarios y personajes en su lugar de trabajo el distrito de Unión Agua Blanca de la provincia de San Miguel de Pallaques y nos alcanza un conjunto de dieciséis cuentos en los que diestramente conjuga la ficción y la realidad en términos de personajes, lugares, hechos, acciones y otras tantas historias de maldad y de dolor, así como de justicia, de pasión, de intriga, de emoción, de amor y de aventuras que, obviamente, son vividas por los protagonistas.”, en cada historia se rescata un mensaje intrínseco, propio de un educador, orientado a inculcar valores elementales a la juventudcon los cuentos: El patrón y el mendigo / La profesora feliz / El extraño justiciero / La casa de todos / Coronel / El hombre que habló con Dios / El rico y el pobre / La niña de los ojos verdes  /  Primer amor eterno  /  El ave más

grande del mundo / Las cadenas del chancho / El encanto de Santa Rosa / La laguna encantada / El país de los sueños / El niño y el perro / El conquistador / El nacimiento de las estrellas y El venadito y la cabeza.

Creemos que el escritor y poeta Prof. Antonio Goicochea Cruzado, poseedor de amplio criterio selectivo y responsable de la recolección de los textos para el Libro de Narrativa que editarán el Gobierno Regional de Cajamarca y La Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) -Actualidad Regional de Enero 2010- , ya tiene escogidos algunos de estos hermosos cuentos.

Juan C. Paredes Azañero

Ir al Inicio


Ir a Carátulas de libros          Ir a Página Literaria

Ir a Presentación