Libros de la Región Cajamarca - 2005

Ir a Presentación     Ir a Carátulas de libros     Ir a Página Literaria

 

LEÓN CHÁVEZ, Carlos A. y GAITÁN PAJARES, Evelio. La poesía en el periodismo cajamarquino 1847 - 1925. 1ra. Edición, 2005. Fondo Editorial de la MPC. 212 pág. 15.0 x 20.0 cm.

 

PRESENTACIÓN

No puedo dejar pasar esta brillante oportunidad, que me dan dos ilustres cajamarquinos, me refiero a los autores de tan emblemática publicación que estoy seguro quedaré en la historia de Cajamarca, para saludar esta iniciativa que permitiré y contribuiré ton el desarrollo cultural de Cajamarca. Estoy convencido que una de las principales políticas de los gobiernos locales es la de promover y facilitar los espacios culturales diversos que permitan impulsar nuestro crecimiento y desarrollo socio educativo y cultural en sus diversas expresiones, como valor fundamental de formación, y que mejor motivo para la presentación de tan memorable edición, que el sesquicentenario de la creación política del departamento de Caja marca, para felicitar a nombre del Concejo Provincial y pueblo de Cajamarca, a quienes han hecho posible esta ilustración, la misma que estoy seguro cautivaré a los lectores de principio a fin.

EMILIO HORNA PEREIRA

Alcalde Provincial

PREFACIO

Dialogando en una de tantas tertulias amicales con Evelio Gaitán Pajares, Director del Archivo Regional Cajamarca, llegamos a la propositiva y retadora inferencia de que muchos trabajos de investigación se han ejecutado, se concretizan y se seguirán ejecutando en su institución, todos sobre diversas materias como: periodismo, historia, economía, antropología, arte; etc. sin lugar a dudas de un inmenso valor cultural para la ciudadanía, que quiere y desea, saber y conocer lo genuino, lo auténtico, lo prístino de su desarrollo como sociedad, aun cuando a veces la historia nos niegue, inconscientemente, conocer a muchos de sus artífices con nombres y apellidos, simple y llanamente porque ellos no lo quisieron así. De allí el reto de la inferencia, de rendir homenaje y gratitud a esas importantísimas personalidades que, aunque escondidos bajo el manto del anonimato legaron, a través de los medios de comunicación, un verdadero, hermoso y sustancioso bagaje literario que ahora ponemos en manos de los lectores como un bello legado artístico, sobre todo, en momentos en que Cajamarca se dispone a celebrar sus 150 años de creación política como departamento. No podemos seguir en la ingrata actitud de mantener ocultos eternamente en el anonimato a los poetas; por eso en esta oportunidad ponemos a vuestra disposición sus creaciones literarias.

El asunto, materia, tema o tópico del presente trabajo lo considero, de suma importancia, y con toda seguridad afirmo que nunca se lo ha tratado, tal vez porque no se le ha dado la importancia que el tema reviste, o por el hecho mismo de que su principal ingrediente o característica no le haga merecedor del interés de los investigadores: el anonimato de sus protagonistas; hecho maravilloso y desprendido de hacer sin esperar recibir, noble actitud de construir sin esperar recompensa.

Creo no pecar de ignorante si aventurera mente, reafirmo que poco o casi nada se ha hecho ni se hace por conocer la producción intelectual (como es el caso a tratar) de hombres y mujeres que lograron maravillosas obras de arte con la palabra escrita, actores de nuestra sociedad, quienes gracias a su magín, puño, pluma, letra, creatividad e ingenio, aportaron con su granito de arena a la construcción arquitecto-intelectual de nuestra identidad cultural. Extraordinarios intelectuales, escritores, poetas, periodistas; magníficos artífices de la prosa o del verso, que se hallan apilados en la oscuridad de los anaqueles de archivos, bibliotecas, etc. (públicas o privadas), sin que se haya presentado una mano grata y decidida a ponerlos en la palestra, muchos de ellos anónimos, pero valiosos por sus producciones. Ellos representan el pensamiento, en su tiempo, de su generación; aporte de gran valía para nuestra historia cultural; hombres y mujeres que amaron entrañablemente a su terruño y que por ello plasmaron ese sentimiento en las páginas de los periódicos de cada época, porque el amor es imaginación, desprendimiento, consecuencia, lealtad, el amor a fin de cuentas es poesía. Por eso, estamos seguros de que el presente trabajo permitirá reconocer con sincero amor y gratitud, a quienes sin afán de protagonismo, supieron hacer llegar a los lectores la claridad, la sinceridad, la armonía y la belleza de sus pensamientos, a través del peri6clico, en cada una de las etapas en las que les tocó vivir en nuestra productiva Cajamarca.

Fue así como nació, hace más de dos años, el proyecto de investigar entre las páginas de vetustos periódicos, (que meticulosa, responsable y celosamente custodia el Archivo Regional de Cajamarca en sus ambientes, convirtiéndose en preciado patrimonio para miles de investigadores), hurgar y recopilar, lo que ilustres cajamarquinos escribieron para los lectores de su época, tarea muy investigadora, reconfortante y placentera que poco a poco fue haciéndose parte de mis labores en mi diario quehacer. Más de dos años ha significado esta agradable tarea de recopilación, más de dos años de firme, disciplinada y rigurosa consecuencia con los vates cajamarquinos; gratificante y placentera idea que nos ha deparado una enorme satisfacción. Al ejecutarla, ahora podemos decir: ¡labor cumplida!.... muchísimas gracias a quienes coadyuvaron con su granito de arena, a hacer posible esta tarea.

La idea nos entusiasmó muchísimo desde el comienzo, pues el trabajo permitiría, no realizar una labor repetitiva de lo ya investigado y/o publicado por otras personalidades, obras o trabajos que se hallan al alcance de la mano en cuanta librería, puesto ambulante o biblioteca conozcamos. No, el trabajo realizado, permitirá mostrar la labor fecunda, pedagógica y de identidad cultural a través del tiempo entre poetas, medios de comunicación y pueblo, entre quienes supieron hacer arte de la palabra escrita en vetustos periódicos de hace muchísimos años, y los que ahora, ojalá tan igual que los de su tiempo, van a tener la posibilidad de conocer esa palabra escrita, transcrita de esos medios de comunicación, cuya primordial función era, como se puede leer en sus portadas, la de comunicadores literarios, políticos, comerciales y noticiosos.

La idea inicial fue buscar la poesía en verso, o sea "la palabra escrita sujeta a cadencia y medida conforme a reglas fijas y determinadas", pero a medida que se iba desarrollando la labor, hallamos escritos en prosa, que según nuestro parecer son "poesía en prosa", y para hacer honor a quienes hicieron posible toda esa maravilla, se recopilaron también estos valiosos escritos, dignos del conocimiento de quienes tengan a bien leerlos.

La imprenta llega a Cajamarca en momentos en que el romanticismo está en su máxima efervescencia; por ende, los escritores cajamarquinos se ven influenciados por esta corriente en su producción literaria.

Hay producciones que, seguramente los especialistas en el tema, con su sapiencia, los podrán identificar en el género que les corresponda: lírico, épico o dramático; o en el tiempo que la historia literaria marca para ellos: los primeros, el vanguardismo, el neoclasismo, el modernismo, etc. como recopilación, no ha sido esa la preocupación. Nuestro reto se ha centrado en recopilar, con ello, expresar nuestra gratitud a quienes han hecho armonía y belleza de la palabra escrita en nuestra tierra a través de los periódicos. Ser grato con quienes se hallaban y se hallarán en el anonimato, pero que sus producciones han sido y son verdaderas obras de arte literario, desde que "el ilustre caballero Manuel Luna Victoria, llegara a Cajamarca con la primera imprenta tipo Gutemberg, la cual perteneció a Antonio Ricardo y que según Pita, fue el primer impresor limeño". En esta máquina de tan singular importancia para nuestra civilización, se imprimió y emitió, el primer periódico cajamarquino "VOLCAN TERMAL". Con él, los Escritores cajachos verían la inmejorable ocasión para "alumbrar" armonía, belleza y cadencia a través de las letras, sabiamente ordenadas por esas inteligencias.

Se han recopilado todos los escritos en verso o prosa, desde 1847 a 1955, sin embargo en esta primera edición se está publicando todo lo correspondiente al periodo 1847 1925, esperando que en otro tomo similar se culmine con lo correspondiente a 1926 1955, lo cual lo tenemos en archivo. En esta labor no se ha tenido el prejuicio de escoger a poetas o poesías, de ninguna manera, aún cuando la mayoría de las obras producidas son anónimas, hemos recopilado TODO.

Las poesías se han distribuido cronológicamente, respetando el tiempo de su publicación, como vulgarmente diríamos, de atrás hacia delante.

Las poesías están recopiladas tal y como fueron escritas en los periódicos de cada época, a los cuales, con el mayor cariño he tratado con "pinzas de seda", con máximo cuidado, pues muchos de ellos se hallan (a pesar del esmerado cuidado que se les brinda), un poco deteriorados, pero con sacrificio y mucho de paciencia, hemos podido concretizar el objetivo inicial: realizar el trabajo y con ello, poner en manos de nuestros lectores poesías que seguramente serán de su completo agrado.

Concuerdo con lo escrito en la obra "Antología de la Poesía Cajamarquina", publicado por la Casa de la Cultura de Cajamarca en 1,967, en que cinco son las notas características esenciales de la poesía cajamarquina, a saber 1.- su innegable calidad estética, 2.- su acusada sensibilidad para captar las corrientes poéticas universales, 3.- su lograda y terca exaltación de la tierra y del hombre nativos, 4.- producida, tal vez sí, a incitación de la nostalgia, lejos de su tierra 5.- y que es creación entusiasta juvenil. A estas características, habría que agregar quizá lo referente a dichas publicaciones, mayormente anónimas, sentimentales unas, epopéyicas otras, sa hirientes, agresivas, irónicas, burlescas o jocosas las más. En fin, Ud., amable lector, es el dueño y fantasioso actor de la producción literaria de hombres y mujeres valiosísimos. Déles pues con respeto, las características que crea convenientes.

Esperamos que el presente se convierta en un pequeño aporte. Esperamos, así mismo, no defraudar a lectores y especialistas. El trabajo lo hemos concebido con una enorme gratitud para quienes nos legaron la herencia literaria de la cual Cajamarca seguramente se vanagloriará mañana más tarde.

Carlos A. León Chávez.

Ir al inicio


MORALES VILLAR, Nimia Luz. Catares agrestes. 1ra. Edición, 2005. Fondo Editorial de la MPC. 104 pág. 13.8 x 20 cm.

 PRÓLOGO

Un imposible me mata,

por un imposible muero;

imposible que consiga

el imposible que quiero.

 

Ojos que sueñan durmiendo

también sueñan sin dormir;

ojos para qué soñaron

lo que no han de conseguir.

 

Si porque te quiero quieres

que la muerte yo reciba:

cúmplase tu voluntad,

muera yo porque tú vivas.

 

Aquel que quiera borrar

tu amor de mi pensamiento,

ha de escribir en el mar

y ha de firmar en el viento.

 

En San Marcos las naranjas,

en Matara el alfajor;

en Namora el capulí

y en Cajamarca mi amor:

EL PUEBLO

Ir al inicio

 

GARRIDO GALLO, Isaác. Rústica - Cuentos Poéticos. 1ra. Edición, Febrero 2005. Impreso en Servicios Gráficos FUENTE. 285 pág. 11.5 x 17 cm.

 PRÓLOGO

La ciudad de Cajamarca y los lugares que la rodean se encuentran actualmente inmersos en un proceso de cambio acelerado. El pequeño mundo cajamarquino de antaño, cuando Isaác Garrido estaba escribiendo los cuentos poéticos que están incluidos en esta publicación, Rústica, ya desaparece. Era un mundo bucólico y lento, donde la actividad agrícola primaba y donde la mayoría de la población se trasladaba de un lugar a otro a pie o a lomo de bestia. Era un mundo donde el cuento, la anécdota y los chistes seguían siendo contados alrededor del fogón campesino; como sucediera desde tiempos inmemoriales. Aún no había llegado la televisión a muchos hogares, para cerrar nuestras bocas, opacar nuestras memorias y reemplazar nuestros valores tradicionales, con aquellos que se encuentran hoy en día en los programas de rating alto.

En resumen, el mundo cajamarquino estaba relativamente ajeno a la revolución cibernética y la post modernidad.

Ahora todo va cambiando, en gran parte porque el fenómeno de la globalización se extiende cada vez más, hasta alcanzar los rincones más recónditos del Ande. Aquí en Cajamarca, estos cambios se han acelerado a causa de la presencia de la mina Yanacocha. No pretendo juzgar el proceso de cambio, sino sólo hacer constar que está presente. Una de las consecuencias de su presencia es que el estilo de vida que ha predominado en Cajamarca se encuentra en vías de extinción.

Obviamente, no se puede dar marcha atrás. No se puede esperar que retornemos a vivir como lo hacíamos hace veinte o treinta años. Sin embargo podemos, y debemos, mantener vivos algunos aspectos y valores de la cultura tradicional de Cajamarca. Si bien es cierto que ahora comemos muchas conservas y comidas enlatadas, todavía gozamos a modo especial cuando hay la posibilidad de saborear la comida típica.

Es en este contexto que hay' que leer los cuentos poéticos ofrecidos por Isaác Garrido. Son comida típica para la mente. Son viñetas de una manera de ser y de vivir que no deben extinguirse totalmente. Considero que los cuentos de don Isaác tienen un parentesco con aquellos del Tío Lino. Son una especie de artesanía literaria; y la artesanía auténtica no es mero adorno, sino más 'bien es una expresión creativa que nutre al espíritu humano. Espero que los lectores de los cuentos publicados en Rústica gocen, como yo he gozado, de estos platos típicos preparados en puro cajacho.

 

Miguel Garnett,

Cajamarca, Enero de 2005

Ir al inicio


Nota del autor

 

... Más de 30 años de silencio... Vicisitudes mil...

 

Tuvieron que pasar más de 30 años, para que este trabajo, empezado el 6 de febrero de 1966 y concluido el 30 de abril de 1976, fuera recuperado de entre el polvo, humedad, roedores, cucarachas, polillas, qué sé yo; y hasta el frecuente olvido; para, finalmente intentar presentarlo a su escrutinio y consideración, en el convencimiento, después de mucho análisis, así lo pienso; me encuentro en la obligación perentoria de entregárselo, siendo que también soy un integrante de la comunidad humana; y ustedes, por la misma razón, tienen el derecho de ser informados de él, ya que, honestamente creo: el conocimiento humano debe ser general y compartido, y por lo tanto universalizado.

Sé muy bien, que ahora, habiendo transcurrido tanto tiempo, estamos en otro momento y circunstancia, y por tanto, puede haber perdido parte, o lo que es peor, toda su vigencia y validez; pero ¡eh! aquí, me arriesgo, pensando en que no me asiste ningún derecho a dejar que se pierda este esfuerzo que me ha costado un buen retazo le la vida, generando en mí, infinidad de sentimientos de toda índole: desvelos, zozobras, aflicciones, dudas, incertidumbres, expectativas, entusiasmos, esperanzas ... y hasta alegrías.

Si no llegaría a agradar, pido disculpas por haberles hecho perder unas cuantas horas de su valioso tiempo; mas, si sería lo contrario, me habrá llenado de una gran alegría, con lo que bastará para sentirme por demás recompensado.

Isaác Garrido

Ir al inicio


 

MEDINA SÁNCHEZ, Bethoven. Alntología Esencial.

 

Ir al inicio


Ir a Presentación     Ir a Carátulas de libros     Ir a Página Literaria