Libros de Cajamarca - 1986

 

Ir a Presentación     Ir a Carátulas de libros

 

 

SALAS SALAS, Luzmán. Poetas de Cajamarca. Cajamarca, Imprenta Editora "Los Andes" S.R.LTDA. 1ra. edic. 1986. 368 Pág. 16 x 20.7 cm.

 PROLOGO

En primer lugar quisiera destacar la significación que tienen los estudios histórico-críticos sobre las literaturas regionales. En este punto, como en otros, hemos quedado retrasados: la historia y la economía, por ejemplo, han demostrado hace buen tiempo que la perspectiva regional no sólo es estimulante sino indispensable. Sólo con ella podemos dar cuenta de la compleja heterogeneidad de la sociedad y de la cultura del Perú. Más tarde, cuando conozcamos bien los procesos regionales, será posible generar nuevas visiones de conjunto, de verdad nacionales, que escapen al casi inevitable centralismo capitalino que apenas le lo que hay entre

sus muros. El presente estudio sobre la poesía cajamarquina está en esa línea: nos abre un nuevo espacio, rescata figuras olvidadas y apunta peculiaridades -como el sincretismo de las corrientes literarias- que invalidan los juicios generales sobre el ritmo de nuestro quehacer literario.

Quisiera poner de relieve precisamente esa función de rescate de escritores y obras respetables que nuestras historias literarias olvidan o apenas mencionan de pasada. Puestas en su contexto estas figuras se aprecian de otra manera y adquieren su verdadero significado y su auténtico valor. Después de todo se inscriben dentro de un proceso regional, con todas las especificidades del caso, y responden a sus requerimientos. Basta esto para comprender, por ejemplo, cuán injusto y equivocado es medir la modernidad con un solo rasero, como SI en el Perú no hubiera tiempos distintos en función de diversas condiciones sociales.

Poetas de Cajamarca tiene otro mérito imposible de silenciar. Es producto de una investigación y -como tal- ofrece nuevos conocimientos. Para mí ha sido un descubrimiento la primera poesía romántica escrita en Cajamarca: ella completa un panorama que estaba recortado y mente- lo modifica. Nunca será suficientemente apreciado el trabajo de investigación: sin él muere la ciencia y -en nuestro caso- la Universidad.

Cuando buena parte de nuestros especialistas dan vuelta a la noria de lo conocido, es saludable que algunos comprueben que hay espacios desconocidos u olvidados. Con este tipo de trabajo se construirá la nueva historia de la literatura peruana. Dentro de este horizonte desaparece la aparente modestia de ciertas revelaciones: pueden ser en sí poco espectaculares, pero van forjando nuevas imágenes y hacen posible también nuevas interpretaciones de conjunto. Para decirlo con un lugar común: son las piedras con las que se construirá el edificio del mañana.

Por lo demás, Poetas de Cajamarca significa, tal como se presenta, un acto de respeto a la poesía. Digo esto porque las largas citas de los textos más importantes y la mesura del comentario crítico ponen en primera línea -que es su lugar- a la propia poesía. El lector se enfrenta a ella con libertad, sin una excesiva presión del estudioso, para vivir el júbilo o el desencanto que produce la palabra poética. Tal vez los especialistas sientan que falta una mayor elaboraci6n crítica, o una interpretaci6n más audaz, pero el lector común -y los verdaderos especialistas, aquellos que jamás han dejado de ser lectores- estarán agradecidos del materia1, rico y bien seleccionado, que le ofrece con generosidad Poetas de Cajamarca.

Dr. Antonio Cornejo Polar.


INTRODUCCIÓN

El presente trabajo se inició en 1972 y llegó a su término diez años después. Se realizó de manera sistemática, paciente y apasionada como corresponde a toda investigación seria y prolija, aunque con algunos períodos prolongados de inacción debido a los absorbentes cargos administrativos desempeñados por el autor en su Alma Máter, la Universidad Nacional de Cajamarca.

Este libro aspira a brindar una amplia información sobre las tendencias literarias y los poetas representativos de Cajamarca. No se trata de una simple reseña o aglutinación de poetas como se estila en muchas antologías. Junto a la breve referencia gráfica o cuadro de obras de un autor, aparecen los juicios de valor acompañados de textos expresivos que permiten vivir los encantos de la creación literaria. Sin embargo, cabe advertir que el análisis crítico aquí ensayado tiene transparencia didáctica y orden metodológico, sin pretensiones de profundidad o juzgamiento definitivo, capaz de ampliarse mediante nuevos hallazgos; antes que la audacia crítica prevalece la visi6n histórica de la poesía cajamarquina. Los datos biobibliográficos y las frecuentes citas textuales procuran la ubicaci6n temporal y la valoración estética de los poetas más representativos de Cajamarca.

Ambiciosamente este libro incluye a los poetas del Departamento de Cajamarca, procedentes de sus diversas provincias. Sin embargo, es posible que al momento de haberse concluido el presente estudio, queden injustamente marginados algunos nuevos valores de la poesía cajamarquina, sobre los cuales no tenemos aún mayor información .

Poetas de Cajamarca comprende siete capítulos. En el primero se informa sobre los albores de la poesía cajamarquina; es decir, sobre sus manifestaciones aurorales, coincidentes con el romanticismo peruano y con la aparición de los primeros periódicos en Cajamarca. Cierra este capítulo una breve referencia a los poetas cajamarquinos de fines del siglo XIX y comienzos del XX.

En el segundo capítulo se da cuenta del neoclasicismo, romanticismo y modernismo en Amalia Puga de Losada y Diego Camacho.

El tercer capítulo se refiere a los románticos, cuyos principales representantes son: Pedro Barrantes Castro, Abelardo Pita y Armas, Felipe Alva y Alva e Irene Pereira de Vásquez.

El cuarto capítulo informa sobre la inquietud modernista representada brillantemente por Oscar Imaña, Guillermo Luna Cartland, Armando Bazán, Fidel Zárate Plasencia; Alcides Spelucín, Oscar Collantes Arana, Antenor Orrego, Mariano Iberico Rodríguez, Alfonso Alcalde, Yolanda Westphalen y otros.

El quinto capítulo se refiere a las tendencias de Vanguardia en Cajamarca; es decir, enfoca el regionalismo indigenista y el regionalismo cholista, aludiendo a sus más notables cultores: Nazario Chávez, Anaximandro Vega, Gerardo Berríos.

El sexto capítulo trata de los poetas más logrados de nuestra contemporaneidad. Está referido a la plenitud poética de Cajamarca, a través del grupo insigne integrado por Julio Garrido Malaver, Mario Florián, Marco Antonio Corcuera, Carlos H. Berríos, Demetrio Quiroz Malea, Jorge Díaz Herrera y Elqui Burgos.

El séptimo y último capítulo informa sobre los nuevos y los últimos. Da cuenta de algunos grupos literarios en Cajamarca, entre los cuales figura el grupo "Trinchera Mágica", gestado y animado por los insignes poetas Manuel Ibáñez Rosazza y Santiago Aguilar. Asimismo, se alude al fervor revolucionario expresado antes en la palabra poética de Alfonso Alcalde y Genaro Ledezma Izquieta, y continuado por Camilo Valqui Cachi, Hugo Varrgas Tello y Juan Castañeda Burgos.

Luego se alude a dos poetas marginales por su temática y recursos expresivos: Jorge Wilson Izquierdo y Hugo Díaz Plasencia, para culminar con los seguidores del romanticismo y los recientes grupos literarios en Cajamarca.

Este libro no sólo pretende historiar la poesía de Cajamarca, sino revelar, a través de sus más visibles representantes, el genuino espíritu provinciano. Esta obra se afana por abrir el pórtico para ingresar en la heterogeneidad de las literaturas regionales, cuyo descubrimiento y valoración permitirá encontrar el verdadero camino de nuestra identidad e integración cultural.

L. S.

Ir al inicio

 


Ir a Presentación     Ir a Carátulas de libros